Archivo por meses: febrero 2016

EL COMPLEJO JUEGO DE LAS SILLAS

[Visto: 582 veces]

AQL- EL JUEGO DE LAS SILLASPrimer acto: Al largarse el proceso electoral con el inicio del año, aparecen casi 20 aspirantes a la Silla de Pizarro, cada uno con sus propios anhelos, aspiraciones, frustraciones y ambiciones.  Todos lucen alegres, contentos y, sobre todo, entusiasmados.  Todos tienen equipo de campaña, piquichón incluído, ideario, plan de gobierno y –por supuesto- asesores en markerting político. Los modestos tendrán a un improvisado local y los pudientes a uno -o varios- de talla internacional y seis ceros (en dólares). Habrán alianzas contra natura y frases para la historia con abuso de la sinonimia (“no es plagio, es copia”, “cambio de opinión, no de principios”, etc.)

Los hay para todos los gustos, desde los folclóricos sin posibilidad ninguna, los meramente entusiastas cuyo mayor mérito es la pepa y su principal asesor político es su espejito-espejito que todos los días le dirá que él es, él será, él está predestinado por los hados….

Participarán en cuanto debate se presente, irán a todos los programas posibles sin derecho a arcadas, eliminarán del diccionario la expresión “hacer el ridículo”, comerán cuanta cosa les ofrezcan en calle y mercados y, sobre todo, se posicionaran en cuanto debate haya.  El súmmum estará en el CADE que, lamentablemente, solo invita los que tengan más opciones.  Qué poco democráticos gritarán por calles y plazas.  Pero cuando fuercen ser invitados, escoba en mano –como en el deslucido evento de la Contraloría- hablarán como buenos: “en mi gobierno haré tal cosa”, “cuando sea presidente decidiré tal otra”, “cuando gane dispondré que el precio de tal producto sea tanto”, “en mi mandato pondré a tal o cual persona”; etc.  Ese, quizás, será el momento de su mayor éxtasis, cuando por tres minutos puedan hablar como presidentes llevando el tiempo al futuro describiendo una realidad imaginaria. Total, el principal requisito para postular es querer y anhelar diariamente, con todas las fibras de su humanidad, ser el presidente de esta república.

Segundo acto: Al final del segundo mes en medio de la apretada canícula estival algunos habrán caído en el camino.  Bien porque en su entusiasmo se topó con requisitos esenciales –como ser pariente directo del actual presidente-, bien porque se retiran al ver con todo su esfuerzo no pasan del rubro “otros” con menos del 1% en las encuestas, bien porque el fuelle del entusiasmo quedó exánime, bien porque sus ayayeros entraron en desbandada.

Entonces empezará el ataque artero, sobre todo al que está más adelante.  Empezará el juego del cangrejo en el balde o del palo encebado, y entraremos a una carroñera lucha sin cuartel, rogando al espejito que el de adelante se caiga o sea expulsado del sistema electoral para comerse los votos que deje.  Los favorecidos con las encuestas ponderarán con “humildad” sus guarismos y los no favorecidos pasarán a la frase de cliché –“es solo una fotografía del momento, la verdadera será el 10 de abril”- sin aceptar la cruda realidad.

Los piquichones y ayayeros saltarán a la yugular de los contrincantes y habrá opiniones para todos los gustos.  La procesión irá por dentro: disensiones, relevos con roche, renuncias y licenciamientos de los expertos extranjeros acusando su incompetencia. En cada comparsa muchos sentirán que se equivocaron, que su locomotora no jala, que está muy desgastada por la edad, la salud, la intemperancia, los vicios, el pasado, el presente o lo que fuese.  Piñas!, por qué no se fueron con el otro… Las redes se encargarán de inundar la campaña con leyendas, diatribas e historias urbanas de toda laya.  Los no favorecidos reclamarán al espejito echándole la culpa a cualquiera sin reconocer que, en verdad, jamás tuvieron una opción real que no haya sido tentar la lotería del ansiado outsider. No reconocerán que la pública intemperancia, o lucir impresentable en una entrevista a nivel nacional, o contradiciéndose, o con frases búmeran (como acusar a otro de haber ido al SIN, cuando el pasado la condena) les aleja del electorado.

Epílogo: Pasaron las elecciones.  Sólo dos seguirán en el juego para llegar a una silla.  La estadística seguirá como ciencia sólida y los resultados fueron los previsibles.  Entonces los no favorecidos estallarán, los intolerantes chillarán fraude, los otros echarán la culpa a aliados que no sumaron y los más deprimidos romperán el espejo.  En la interna, empezará la renovación del líder fracasado.  Los pitufos y la chauchilla empezarán a maquinar a qué nuevos incautos encandilarán para volver al mismo jueguito en el próximo proceso electoral. Such is life in the tropics…

CALEIDOSCOPIO ELECTORAL

[Visto: 398 veces]

AQL-CALEIDOSCOPIO ELECTORAL“Las uvas están verdes”: Con mucha razón Esopo describió, en una fábula, la explicación de la sonora frustración de quien no puede alcanzar algo y, piconazo, se torna a despreciar aquel objeto que ansiaba en su íntimo deseo. Precisamente eso ha pasado con un candidato a la presidencia, sistemáticamente ubicado con los pitufos, con menos del 2%, que anuncia con bombos que el proceso está viciado y que no se “puede prestar” a lo que considera un posible fraude.  En verdad, alguien engañó malamente al hijo de papá haciéndole creer con ser el outsider de esta campaña y que muy pronto estaría en la cresta de la ola directamente hacia el sillón de Pizarro.

***********

“Resolveremos con arreglo a ley y a la Constitución”: Es la frase cliché de los órganos jurisdiccionales para intentar explicar su comportamiento funcional, sobre todo cuando hay una justificada expectativa frente a un desenlace decisorio.  Pero, en la actual campaña, la camiseta le ha quedado grande al Jurado Nacional de Elecciones (JNE)  frente a lo que el país espera.  Sobre todo su suertudo presidente.  Naif, frente a la aplicación de la ley, le echa la culpa al Congreso, abdicando de su función de interpretar la ley y la Constitución en forma definitoria en materia de justicia electoral. Luego aparece blandengue cuando se dirige al Ministerio Público solicitándole que, contra la ley, no cambie a un magistrado provisional, por uno titular, como corresponde, debido a las suspicacias generadas en la actual coyuntura electoral.

La apreciación general es de que este JNE no garantiza, a nadie, una verdadera justicia electoral que –como manda la Constitución- sea limpia y segura en un proceso electoral que terminará con la legítima designación del nuevo presidente de la República, así como del nuevo Congreso, para el próximo quinquenio, periodo en el que afrontaremos -nada menos- que el Bicentenario de la Independencia Nacional.

******************

“Las formas sobre el fondo”:  Frente a la decisión del JNE de confirmar la primera resolución de la Oficina de Registro de Organizaciones Políticas (OROP), dejando fuera al candidato que araña el segundo lugar en las preferencias electorales, la polémica ha sido interminable y ha dado para todos los gustos.  Desde la aplicación irrestricta de la ley para todos, bajo el principio de igualdad, hasta la aplicación teleológica de la norma ponderando su finalidad en la interpretación del juez electoral.  Ha sido candoroso escuchar a un candidato a una curul en el Congreso sostener que, a diferencia del candidato tachado, los otros 18 partidos “han cumplido escrupulosamente con la ley”, cuando eso jamás ha ocurrido.  Para empezar, el partido de este buen señor ha tenido serias acusaciones de falsificación de firmas tan solo para inscribir al propio partido. Hace menos de dos meses un importante cuadro se le fue acusando ausencia de democracia interna en la designación de los candidatos al parlamento, con lo cual también estaría fuera de la ley.  Y así por el estilo, las mismas perlas, con todos los demás de este pelotón de candidatos presidenciales, la mayoría interesadamente aupados en tibios marsupios de alquiler, ya que los llamados “partidos políticos” –salvo uno por su antigüedad y evidente organización- distan mucho de ser propiamente tales y no pasan de ser clubes de patas entusiasmados, ensimismados y ambiciosos de poder, que se juntan a última hora, cafecito por medio, para tentar el ansiado gancho del outsider, la tinka electoral -para ser claros-, que los catapulte al premio mayor.

Por eso tanta informalidad y falta de cumplimiento de formas de casi todos.  Por qué la OROP, con su desorbitado y jadeante jefe a la cabeza, se puso tan exquisita con uno solo de los candidatos, aplicando una vara jurídica diferente y discutible.  Son cosas del Orinoco… En el ínterin, el sistema se debilita y entramos en un indefinido compás de espera: ¿Postulará? ¿No postulará? Si lo vetan, ¿A quién se irán esos votos?, ¿Me los llevaré yo?

Lo cierto es que, a diferencia de la justicia ordinaria, y aún la constitucional, la justicia electoral tiene en la Constitución un claro mandato teleológico ya que debe apreciar los hechos cuestionados “con criterio de conciencia” en función, precisamente, de aquello que sea mejor para los fines de la consolidación democrática, la certeza y transparencia de las elecciones y, sobre todo, el garantizar la legitimidad de su resultado.

TRES MENTIRAS UNIVERSALES

[Visto: 380 veces]

Con el nacimiento de la democracia moderna en la formación del Estado de derecho, desde finales del Siglo XVIII, apareció la masiva propaganda y la oferta política. Es decir, como el pueblo, en su mayoría, ya puede elegir a sus gobernantes a través de la voluntad expresada en el voto, los candidatos a dirigir los destinos de una nación inauguraron la publicidad de sus bondades –ciertas o no- para hacerse merecedores de esa voluntad popular y terminar ungidos en el cargo de gobierno al que estuvieran tentando con tanto afán.

Es evidente que los reyes, emperadores, visires, autócratas y demás de la misma laya no requerían de publicidad, ya que prescindían del voto o aceptación popular, imponiéndose por muchas otras razones en el gobierno, dictadura y tiranía de sus pueblos. Ellos no tenían necesidad propaganda política.

AQL-TRES MENTIRAS UNIVERSALESEn la ciencia política se reconocen, cuando menos, dos mentiras universales que acompañan subliminalmente toda la propaganda de los políticos, de aquí, de allá y de acullá, de todos los lares, con las cuales se pretende edulcorar la oferta.

(1) “Me sacrifico por la patria”:   Cuando uno pregunta o escucha a un candidato, cualquiera sea, lo primero que dirá es que su participación en la vida política le implica un sacrificio personal, familiar y hasta patrimonial, pero que lo hace porque cree que su destino vital es servir a su comunidad, a su sociedad, el  “devolverle” al país lo que este hizo por él; en definitiva, que pretende ser el más-más porque en verdad ha comprendido que su vida carecería de sentido sin ese esfuerzo final, sin esa cuota de sacrificio que pretende sacarle del anonimato de su entorno social y ponerle en la cúspide del mando, en ser el periquito pin-pin, el que corte el jamón, como siempre acota Augusto Alvarez Rodrich.

Y la verdad de verdades es que eso no es así.  Hay una gran dosis de narcicismo, de egoísmo y –en muchos casos- de ausencia de percepción de la realidad en el hecho de sentirse presidenciable, en creerse en que uno puede ser el número 1, el “top of de list”; y una gran cuota de hedonismo en sentir por adelantado el insondable placer de mandar, y de no ser el mandado, en tomar las decisiones que dirijan los destinos de una nación por un determinado tiempo, en ser destinatario de todos los halagos y sobonerías, en ver su retrato en todas las dependencias públicas, en el papel moneda, en los sellos postales, en definitiva, en hacer historia….

En consecuencia, la mayoría de las candidaturas, por no decir todas, jamás estarán signadas por el sacrificio personal del candidato hacia la patria, sino por un irrefrenable placer interno que el candidato siente, posee y anhela con vehemencia por cumplir lo que considera –muchas veces con absurdo convencimiento- es su destino vital, lo que será para su propio regocijo, placer y, muchas veces, conveniencia material.

(2) “El pueblo me lo pide”: Es la segunda de las mentiras universales de todos los lares.  En muchos casos, por no citar en todos, los prospectos de presidentes no conocen al pueblo, ni el pueblo los conoce.  Como bien dice (y cito nuevamente) Serrat, los candidatos hablan en nombre de quien no tienen el gusto de conocer…

Cuando se intenta entender porqué ese afán protagónico, de figuretismo irracional que les hace bailar o hacer lo impensable, llegando a cotas del ridículo en extremos hilarantes, la respuesta que les nace del forro del alma siempre es la misma: me lanzo porque el pueblo me lo pide, atiendo a un clamor popular que no puedo desoír de que yo sea candidato y que gane la presidencia, la gobernación, la alcaldía, el rectorado o el decanato en una universidad.  La ansiedad del poder, ese irrefrenable afrodisiaco humano, siempre será el mismo; lo que variará será el  calibre de aquello a lo que se apunte.

Y en verdad, el pueblo no le pide a uno otra cosa que el ser un buen ciudadano, un buen profesional, un bien trabajador, un buen padre/madre de familia.  No otra cosa que ser un ciudadano de bien para su comunidad contribuyendo con un sólido granito de arena a la consolidación de un Estado de derecho en una sociedad libertaria, justa, tolerante y verdaderamente humana, en el buen sentido de la palabra, como decía Machado.

EL EFECTO PARADOJAL EN LA POLITICA

[Visto: 476 veces]

Efecto paradojal alude a una expresión comúnmente usada en medicina para explicar un resultado contrario que un medicamento o un tratamiento logra en un paciente a fin de explicar resultados opuestos que se puedan presentar frente a lo que se preveía.

**********

carlincatur39-Noticia-736714La candidata que lleva la mayoría de la preferencia en las encuestas se ha quejado públicamente de cargar en los últimos años una “mochila muy pesada”, como queriendo indicar que arrastra una penitencia injusta por los pecados de terceros.  Por otro lado, se pensaba que la expresa desautorización del fundador de su partido, Alberto Fujimori Fujimori (AFF), a la sazón su padre, respecto de la exclusión de algunos líderes “históricos” (e histéricos) de la lista congresal, traería como consecuencia una bajada en la preferencia electoral en el entendido que evidentemente se cuestionaba el verdadero liderazgo de la candidata y se evidenciaba el evidente manejo y grosera intromisión de AFF en la campaña de su retoña.

Pero resultó todo lo contrario: el electorado afín a la candidata no solo se ha mantenido, sin mellar la preferencia por ella, sino que se ha incrementado. ¿Por qué? Ha ocurrido precisamente un efecto paradojal, ya que la intromisión de papi en la campaña, su grotesca participación desde la DIROES y el saberse que, al fin de cuentas, el es quien está de uno u otro modo detrás de la hija-candidata logra un mayor efecto de aceptación entre su fiel electorado.

Por eso, cuando la candidata se queja muy sentidamente de la “pesada mochila” que en los últimos años le ha tocado cargar “tan injustamente”, en verdad  sabe bien que tiene que agradecerle a esa mochila, ya que su valor y contenido es precisamente lo que en este momento le permite estar donde está.  En vez de quejarse de la mochila, debería agradecerle.

********

carlin2-Noticia-739665Se tiende a pensar que en el caso del candidato copión, la contundente información y evidencia de que habría hecho del burdo plagio un estilo de vida debería hacer que su electorado se aleje, como los veraneantes frente a una malagua en medio de la playa.  Las flagrantes evidencias del crudo plagio, tanto en la tesis doctoral -engañando a una importante universidad española (asesor y jurado de por medio)-, cuanto en la tesis de maestría en la Universidad de Lima, ahora sumadas al hecho de haberse apropiado de la autoría -o coautoría- de un texto en el que no puso una sola línea propia, y al que jamás aportó nada (salvo su nombre) debería hacer que su preferencia electoral se alejara y que sus más conspicuos asesores, acompañantes y comparsas se alejen.  No ha sucedido así: todo lo contrario, ahí están con cara de palo a su lado avalando las cada vez más desopilantes y alambicadas explicaciones respecto de falsas autorías, coautorías y textos que se pretenden pasar como propios y originales, pero que no son más que pura copia y plagio.

Tampoco ha perdido su electorado.  Es un efecto paradojal.  Entre su público objetivo las serias y fundadas acusaciones de plagio, y de vulneración a  los más elementales derechos de autor, no le hacen mella.  En una sociedad informal, donde las reglas de tránsito son violadas a diario por todos, donde cunde la anomia, donde lo rojo es pase, lo verde pare y el ámbar desgracia segura; en donde nadie pide permiso para apropiarse de la vía pública, o de la propiedad ajena, donde los derechos están aún en construcción y donde la estructura social se parece más al entramado urbano de un pueblo joven, del gana-gana, de la prepotencia y de que hago lo que quiero por que puedo y qué; no interesa que el candidato sea un copión o plagiador.  Al contrario, tal parece que podría ser un valor agregado.

Por eso, cuando en el CADE dijo, con un aire autosuficiente, hedonista y narcisista que ya lo había conseguido todo: título de ingeniero, maestría, doctorado, rectorado, etc., y que no único que le faltaba en su vida era obtener la presidencia de la república, eso podría ser refraseado así: en la vida he plagiado todo: título de ingeniero, grados de maestría y doctorado y togado rector de mi  propia universidad.  Ahora solo me falta “adquirir” a cualquier precio la presidencia de la república. ¿Cuánto es?

(Ilustraciones tomadas de www.larepulica.pe)

CAMBALACHE ELECTORAL

[Visto: 418 veces]

AQL-CORRUPCIONLa contienda electoral, como era previsible, se está encarnizando y –como ya los habíamos escrito- gracias a nuestro caótico sistema electoral que permite casi 20 candidatos (y candidazos) al Sillón de Pizarro, lo que termina haciendo de la propuesta electoral una lucha de todos contra todos, como en la “Carrera de los Autos Locos”.

Esta semana hemos escuchado las presuntas propuestas para la efectiva lucha contra la corrupción, grave mal generalizado en el país.  Unas han sido desopilantes y otras lugares comunes repetidos casi por todos.  Nadie ha propuesto realmente un plan integral verdaderamente efectivo que empiece por la educación escolar y la formación familiar que elimine ese mal de nuestro ADN nacional.  Han sido alegorías para la tribuna.

Hay muchas y variadas formas de corrupción con la que se convive a diario y de las que nadie habla.  Desde el pago a los policías, funcionarios y demás responsables de procesos e investigaciones para tener una primicia o acceso a documentos confidenciales, hasta el pago por el aviso cuando un famoso de la TV o de la política resbala por una comisaría.

Hay quienes hacen de la anticorrupción y la ética una profesión de vida y, desde esa atalaya, fulminan a quienes consideran, a solo juicio, no cumplen con los estándares que ellos mismos han trazado de modo arbitrario, pero nada dicen de las graves acusaciones contra gobiernos a los que han servido como ministros (arrodillándose ante el presidente de turno) y/o como embajadores.

Tampoco se habla ni se explica cómo es que expedientes de colaboraciones eficaces que estaban atrasados terminan resolviéndose primero que todos cuando de importantes traficantes de armas.  Se exige a los demás meritocracia y concurso de méritos, y títulos académicos válidos, pero nadie habla de aquellos funcionarios que fueron nombrados a dedo por ex presidentes a los que luego terminaron acusando –traicionando la confianza que éste mismo les dio- lavándose de ese modo la cara ante la sociedad. ¿Es o no una forma de corrupción?

¿Es o no una grosera forma de corruptela manejar ebrio, contra la ley vigente, asumiendo que está en “piloto automático”, jactarse de ello, hasta que un enhiesto árbol de una apacible alameda, contra el que termina empotrado el fanfarrón,  demuestra su grave error?

Quizás es por eso mismo, y porque a nadie importa en verdad desterrar en verdad la corrupción enquistada en el seno de toda nuestra sociedad, de que la solo se habla para ganar votos, aplausos fáciles o puestos con los que hacer artificiosamente una profesión con la que vivir cómodamente instalados y, encima, en la nata de los hombres y mujeres justos y políticamente correctos de nuestra sociedad.

Hace ya algunos años, Enrique Santos Discépolo describió magistralmente  –en un tango- esta realidad: “(…) Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador…¡Todo es igual! ¡Nada es mejor!, lo mismo un burro que un gran profesor. No hay aplazaos ni escalafón, los ignorantes nos han igualao. Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición, da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón…”

Mucho de esto presenta hoy nuestra fauna electoral.  Leyes que se quieren dar con efecto retroactivo. Castigos de los enemigos. Transfuguismo y travestismo político disfrazado de elegancia o de pragmaticidad.  Quienes ayer juraban contritos de rodillas ante sus entonces líderes, hoy son sus más acérrimos enemigos y principales acusadores, sobre todo traicionando los secretos que antaño sus entonces mentores les confiaron.  Y todo en nombre de la democracia y, sobre todo, como bien dice Serrat, en nombre de quien no tienen el gusto de conocer…

*********

Nuestra solidaridad con la Sra. Julia Panta, abnegada viuda del Héroe Nacional Mayor Luis Alberto García.  Lamentable papelón de la Comandancia General del Ejército que ha postergado su inhumación en la Cripta de los Héroes como corresponde y como, penosamente, se ha dispuesto por orden judicial -previo proceso- porque a las actuales autoridades de defensa no les daba la gana cumplir. Hay militares y militares: los hay quienes nunca pasaron de balas de salva en maniobras, y así han hecho su carrera, y los hay quienes han puesto el pecho por la patria, ofrendando con sacrificio su vida dejando a su familia en la esperanza  que una patria agradecida los acogería. No ha sido así. La envidia, mal mortal en muchos, aún es generada por nuestros muertos. También Grau, Bolognesi y Leoncio Prado supieron de ingratitudes.  ¡Loor al My. García!

CAMBALACHE – ENRIQUE SANTOS DISCÉPOLO