Archivo por meses: abril 2016

SI ME SACAS CON VALOR, GUARDAME CON HONOR

[Visto: 404 veces]

AQL-AFPPublicada la Ley 30425 que modifica parcialmente el régimen de las AFP’s permitiendo que los mayores de 65 años retiren –si lo desean- hasta el 95.5% de su fondo acumulado, el Primer Ministro –autodefinido como “demócrata” y “constitucionalista”- anunció que el Presidente de la República presentaría una demanda de inconstitucionalidad contra esta Ley ante el Tribunal Constitucional (TC).

Este no sería un  hecho inédito, pero si poco usual.  Conforme  la Constitución, sólo hay 7 autorizados –legitimados en la jerga forense- para llevar  una ley del Congreso al examen del TC a fin de que valide su constitucionalidad –y vigencia- o disponga su expulsión del sistema jurídico con la derogación absoluta de la ley cuestionada, perdiendo vigencia a nivel nacional (erga omnes en la jerga forense).

El primero de esos legitimados es el Presidente quien, para hacerlo, requiere del voto favorable del Consejo de Ministros apoderando a un Ministro a que lo represente en la formalización y sustentación de la demanda. En la historia del TC han sido muy pocas veces en que el Presidente ha hecho uso de esta facultad constitucional y, normalmente, cuando no ha estado de acuerdo con una ley del Congreso, ha movido a su bancada para que esta la presente ya que también están legitimados el 25% de los Congresistas. Pero, claro, eso cuando el Presidente tiene control sobre su bancada, no como en el presente caso en que el Presidente y sus ministros van por un lado y la bancada oficialista por el otro.  Una cosa de locos.

Un antiguo maestro de prácticas repetía un viejo proverbio árabe que enseñaba que el envalentonado reto a una pelea debe ser culminado con honor, no con deshonor.  Es algo básico de aprender ante el litigio, sea civil, penal o constitucional.

¿Por qué un Presidente ha planteado poquísimas acciones de inconstitucionalidad? Un expremier dijo que un Presidente no se debía exponer a una derrota en el TC.  Por lo tanto, si en el caso de la ley que modifica el régimen de las AFP’s el Presidente no está seguro de tener un triunfo en el TC, ojito-ojito, tendría que asumir el costo político de una derrota constitucional.

Para que una ley sea inconstitucional debe afectar un postulado o un principio de la Constitución. Es el ABC del derecho procesal constitucional. No es suficiente que la ley sea fea, o mala, o que estemos en contra de ella: eso no marca su inconstitucionalidad.  La ley inconstitucional es aquella que groseramente sale de los parámetros o postulados o estructuras constitucionales y, en el fondo, significa una anómala modificación constitucional. Por eso el TC la puede derogar para todos y a nivel nacional.

No parece ser el caso de esta modificación de la ley de al AFP’s.  Luce como ley populista, aprobada en medio de un proceso electoral, para el aplauso de la tribuna y aparece como poco técnica.  Pero eso, de por sí, no la hace inconstitucional.  Tampoco lo es porque sea inconveniente a las AFP’s y les complique el negocio. En verdad no se entiende porque en un libre mercado las AFP’s exigen una protección tuitiva del Estado para tener un mercado cautivo, cuando eso, por la ley de la oferta y la demanda, debería ser obtenido por una verdaderamente atractiva oferta de servicios que atraigan a los pensionistas, al punto que el pensionista sienta que está más protegido y saldrá ganancioso en el sistema de la AFP’s, y no como aparece hoy en el imaginario del pensionista que está convencido de que mientras él pierde su dinero, las AFP’s engrosan sus arcas.

Mientras las AFP’s le explican al pensionista sobre la crisis de los metales, la bolsa de Hong Kong, el dólar, Obama y el petróleo en el medio oriente justifican que, piña, haya perdido parte de su capital, ellas nunca pierden obteniendo anualmente pingues ganancias.  Tampoco tienen cómo justificar que 100, 150 0 250 soles mensuales sean verdaderamente “pensiones” tal como está definido en la Constitución, ya que con esos montos el pensionista no vive, se muere.

Por eso el Presiente debe meditar bien, y estar mejor asesorado, si realmente debe plantear esta demanda de inconstitucionalidad y si tendrá viabilidad y éxito. Si no asegura eso, mejor que no saque la espada, que se la guarde para mejor una ocasión verdaderamente plausible.

LA RESACA ELECTORAL

[Visto: 242 veces]

AQL-RESACA ELECTORAL 1Pasadas las elecciones queda claro que habrá una nueva composición en el Congreso, en donde a partir del 28 de julio el fujimorismo tendrá una clara hegemonía.  Lo que no se sabe es si esa mayoría congresal será la del Presidente de la República o de la oposición.  De eso dependerá la gobernabilidad del próximo gobierno.  Y es que el resultado del 10 de abril debe, necesariamente, validarse con el “ballotage” del próximo 5 de junio, que debe legitimar al nuevo Presidente cuando el candidato más votado en la primera vuelta no supere el 50% de los votos válidos.

Las celebraciones y triunfalismos de la primera vuelta deberían ser relativos.  Normalmente la segunda vuelta tiende a favorecer al segundo antes que al primero, cuando alrededor de aquel se junten los votantes de quienes fueron descartados para el repechaje.  Eso obliga a replantear profundamente la estrategia electoral de cara a la segunda y decisiva vuelta, si en verdad se quiere llegar al éxito.

Lo primero que debe decirse de las pasadas elecciones es que su realización fue marcadamente deficiente por la ONPE.  Colas inmensas, desorganización, menos orientadores y gente deambulando.  ¿Cuánto del ausentismo registrado fue efectivamente ausentismo y no ciudadanos que no pudieron votar por culpa de la ONPE?  Claro, si las mesas eran de 200 electores y ahora ese número se ha duplicado, habrá menos mesas pero más votantes en la cola. Simple aritmética. En las dos horas y media que a una ciudadana le tomó  votar sacó la cuenta que la demora en la votación era de 5 minutos por elector.  A 350 electores, se requerirían casi 30 horas por mesa para que todos voten.  Un caos.

Por otro lado, los ganadores parciales han empezado a sus primeros escarceos, acercándose a los votantes de quienes quedaron fuera de tabla.  Resulta difícil pronosticar a quién apoyará el electorado de la izquierda: si a la hija de quien dio un golpe de Estado liderando un gobierno autoritario, o al gringo pi-pi-key de centro derecha, liberal y pro inversión, pero comprobadamente demócrata.

Un primer resbalón fue protagonizado por la reelecta congresista Chacón, al anunciar que el padre de su candidata saldría pronto y “por la puerta grande” a pesar de estar condenado a largos años de prisión por la Corte Suprema. O se le escapó el inconsciente o reveló un secreto a voces de su partido o simplemente se le vió el fustán. Se convirtió así en la mejor propagandista de PPK reavivando los fantasmas ciudadanos acerca de las verdaderas intenciones de Fuerza Popular de si llegar al gobierno con tan abrumadora mayoría congresal.

La izquierda desunida conforma la tercera fuerza electoral, pero que vota -sobre todo en el sur, ya estaba visto- por quien sea que represente sus opciones.  De momento la Vero ha capitalizado ello, pero podría haber sido cualquier otro dirigente que hubiese encabezado esa opción, ya que históricamente ha sido el sur izquierdista el que ha determinado las últimas elecciones; sin perjuicio de representar esa cara olvidada y atrasada de una nación que cree haber ingresado a la modernidad, el desarrollo y el avance económico cuando aún mantiene una lacerante pobreza y niveles de vida intolerables con un sueldo mínimo vital de apenas $250 a pesar de lo cual algunos se llaman a espanto, cuando eso es lo que gastan en un almuercito con dos amigos, vinito incluído.

Algunos partidos han pasado la valla electoral con las justas y la noche de los cuchillos largos anuncia caer sobre su dirigencia.  Otros han desaparecido del mapa electoral producto de su poca democracia y pésima conducción.  Otros eran meramente ilusión y nunca pasaron –en conjunto- del rubro “otros” con menos del 1%.  No entiende como gente medianamente inteligente puede ser tan ciega al evaluar sus ambiciones personales con sus posibilidades políticas.

Y finalmente, el partido de gobierno que simplemente ha desaparecido por implosión. Mientras al Presidente le costaba muchísimo mantener su neutralidad en el proceso electoral, como lo manda la Constitución, desde el twitter se lanzaban envenenados dardos que soliviantaban el ánimo electoral sin contribuir en nada.

La mayor prueba: la reciente modificación de la ley de las AFP’s.  El Presidente y el Ejecutivo estaban en contra de su aprobación y los congresistas del partido de gobierno votaron a favor.  Como dice Grupo Río: “una cosa de locos”.

LA POLÍTICA Y LOS GESTOS

[Visto: 367 veces]

AQL-LOS POLITICOS Y LOS GESTOSCuando lea esto ya sabremos quienes han pasado al “ballotage” o segunda vuelta, dispuesta en la Constitución para legitimar al nuevo presidente de la República cuando en la primera ronda el candidato mayor obtenga menos del 50% de los votos válidos.

Es un albur vaticinar quién habrá pasado en el segundo lugar, ya que el primero parece estar definido.  Pero, a despecho de ello, sí podemos analizar algunos gestos que se han dado en la campaña electoral que, sin duda, han marcado la preferencia del electorado, aunque sus protagonistas no lo acepten.

Encadenarse al Palacio de Gobierno o salir a revelar intimidades conyugales en el “valor de la verdad” no le dio rédito alguno a su protagonista, quien más bien parecía haber perdido la brújula del ridículo.  Nunca pasó del 1% hasta que fue malamente retirado.

Lucir evidentemente beodo en una entrevista matinal, en el noticiero de mayor rating a nivel nacional, le valió a un ex presidente condenarse a la galera de los “otros” que -en conjunto- tampoco superan el 1% de la preferencia del electorado.  Y encima sale a decir malamente que el proceso electoral está enrarecido (¿?).

Otro candidato en alza, cual locomotora de desvencijados vagones ahítos por llegar al Congreso aún a costa del candidato, frenó intempestivamente su auge al mostrarse como “príncipe”, como señorito sin calle ni empatía despreciando un sombrero de regalo (sólo tenía que ponérselo!!!) y a una chicharronera de mercado que le alcanzara una porción.  El sebo se lo tuvo que tragar después con la andanada de críticas, que se tradujeron en el bajón de la preferencia electoral, por mostrarse como pituquito limeño sobrado y altanero, coronado con el indecoroso desplante una candidata a vicepresidenta en otra plancha, lo que en la hora digital y celularizada fue visto urbi et orbi y en todos sus ángulos.  Hasta el último día pidió disculpas por sus “humanos errores”, y es posible que se le perdone al mismo tiempo de negársele el voto.

Otra candidata parece permanente con botox, inexpresiva, no se le mueve ni una ceja, apegada al libreto y prendida de la mochila heredada de papi, con la cual está cómodamente sentada en el primer lugar de las preferencias.  Pero eso no le garantiza nada en la segunda vuelta ya que tendrá que enfrentarse al fantasma del antivoto, también en alza, a una poderosa opinión pública joven y  adversa que ha demostrado mover sus fuerzas cuando lo de la repartija y la ley pulpín. No es moco de pavo.

Un candidato de la tercera edad aduce no tener arrugas, cuyo hándicap es el pasaporte americano y su longevidad, tuvo la mala suerte de toser malamente en el evento del CADE, en vivo y en directo y a nivel nacional, además de aparecer leyendo sin convicción ni apropiada dicción en el debate presidencial, sin altos ni bajos, sin calor y sin comunicarse con la mayoría del electorado que no deja de apreciarlo sólo como el mal menor.  No conecta con la gente y –con un apellido difícil de pronunciar e imposible de escribir- parece poco probable que conecte con el electorado popular, ni que este llegue a identificarse con su figura y propuestas, ya que para ellos no pasa de ser un gringo bonachón.  Pero gringo al final de cuentas. Y un poquito mayor.

El carisma (del griego khárisma) es la cualidad o don natural que tiene quien atrae a los demás por su presencia, palabra o personalidad, por que es agradable, favorecedor, motivador o suscita la admiración de sus seguidores gracias a su “magnetismo personal”.  En un don con el que se nace, y que va de la mano con la empatía y la simpatía.  Un político antipático jamás podrá contar con el favorecimiento del electorado, por más que sea un buen técnico u honrado gestor de la cosa pública.  Carismáticos fueron Belaúnde y Felipe González.  Poco carismático su sucesor Aznar. Buen presidente fue Paniagua, pero mal candidato ya que luego de su gestión sólo obtuvo el 5% de la votación.

Nuestros políticos, a excepción de alguno, son poco carismáticos, poco empáticos y nada simpáticos.  Más bien destacan por su franca antipatía que restan votos y alejan al electorado.  ¿Aprenderán la lección de que los gestos en política, el comportamiento escénico y el necesario carisma son elementos esenciales para ganar una campaña electoral?

TAMBIÉN QUIERO SER PRESIDENTE

[Visto: 589 veces]

AQL- TAMBIÉN QUIERO SER PRESIDENTEContagiado por la efervescencia de la campaña electoral, Gonzalo soñó qué hacía si, como los entusiastas participantes en la carrera presidencial -algunos con pura ilusión-, ganara Presidencia de la República. E hizo su listita:

  1. Haría la autopista “Del Pacífico” uniendo Tacna con Tumbes, con tres carriles por lado, circunvalando pueblos y ciudades. Parece inconcebible que en pleno Siglo XXI, con éxito económico y desarrollo, el Perú tenga apenas remedos de autopistas en alguna parte del sur, a duras penas entre Playa Jahuay y Barranca, entre Chiclayo y Piura, y alguito más por allí.  Cruzar Chincha, hoy, tarda casi una hora.
  2. Haría la autopista elevada entre Iquitos-Tarapoto, y por tierra de Tarapoto a Cajamarca-Chiclayo, con un ramal a Trujillo.
  3. Construiría una vía férrea al lado de la autopista “Del Pacífico” que acompañe la conectividad multimodal entre Tumbes y Tacna, con una alternativa férrea al transporte aéreo y terrestre, solo que masiva y barata. Con ello todos los mercados se ampliarían relanzándose la economía a velocidades siderales.
  4. Haría la autopista entre Lima y Huancayo, con ramal hacia Tarma y San Ramón. Es inconcebible que la Capital tenga hacia el este un remedo de autopista de ¡solo 10 kilómetros!, y que sea un suplicio cualquier trasporte, encareciendo y dificultando el abastecimiento de Lima, alejando el mercado limeño a los productores del ande y la amazonía. Impajaritablemente todos los eneros la carretera central quedará bloqueada por los puntuales huaicos de la época de lluvias, como en todos los tiempos.
  5. Convertiría la “Marginal de la Selva” en la autopista “Del Oriente” que conecte transversalmente el Perú central, de norte a sur, con conectividad al oeste hacia la autopista “Del Pacífico”.
  6. Trasladaría al sur chico la reserva estratégica constituída por la Brigada Blindada acantonada en el Rímac, a espaldas del Palacio de Gobierno, que históricamente sólo ha servido para respaldar los golpes de Estado, fortaleciendo al golpista, para instalar una Brigada de Ingeniería y Rescate con capacidad de movimiento aéreo y terrestre a nivel nacional, apoyando a la ciudadanía ante tanto desastre natural, muchos actualmente irresolubles a sólo 40 kms. al este de Lima.
  7. Crearía la Escuela Nacional de Administración Pública, ENAP, como maestría, para especializar a quienes serán funcionarios de nuestra burocracia en cualquiera de sus ramas y ubicaciones, terminando con las improvisaciones, clientelismos, amiguismos y nepotismo que tanto daño hacen a la ciudadanía y al desarrollo nacional.
  8. Impulsaría la reforma constitucional para unificar el Sistema Electoral, hoy dividido en tres entes que caminan por su lado, cuando no peleándose entre ellos.
  9. Reformaría la Constitución para devolver al sistema democrático peruano el Senado, a despecho del descrédito ciudadano por los congresistas, a fin de adecentar el actual Congreso que, luego de cada proceso electoral, siempre evidencia un peor nivel peor al anterior.
  10. Extirparía de la política a tanto farsante y profesional del populismo-clientelismo, de falsa moral, tránsfugas, trasvestistas y mitómanos, cínicos de la palabra y campeones del eufemismo y la hipérbole.
  11. Impulsaría un gran acuerdo nacional -como el “Pacto de la Moncloa” o los “Acuerdos de Punto Fijo”- que unan a las fuerzas políticas alrededor de temas básicos de las políticas de Estado en materia de seguridad, defensa, educación, salud y desarrollo, economía, sistema cambiario e inversiones; haciendo que los grandes actores de la política dialoguen sobre aspectos suprapartidistas y metaindividuales al ego político, evitando la permanente guerra fratricida de nuestra la historia política en casi 200 años de república, y que hace del lema “Firme y Feliz por la Unión” una expresión retórica y vacía de contenido. Infelices, mayoritariamente pobres e históricamente desunidos en partidas de aventureros y caudillos sin verdadero sentimiento nacional.
  12. Trasladaría el INPE al Ministerio del Interior, ya que se trata de un tema de seguridad y de cumplimiento forzado de órdenes del Poder Judicial. Su actual ubicación solo lastra al Ministerio de Justicia, le resta rol de consejería jurídica al Ejecutivo y condena al Ministro de Justicia al primer motín en cualesquiera de las siempre hacinadas y paupérrimas prisiones, flor de diaria corrupción.

Ejecutaría una profunda reforma de la policía nacional refundando sus escuelas de formación, elevando sustancialmente su moral, salario, infraestructura y equipamiento, que provea la necesaria seguridad que hoy no existe, con policías que no hay, policías que dan la espalda al tránsito que deben vigilar, o que conversan o se enamoran entre sí, o chatean o hablan por celular, durmiendo en patrulleros, desguarneciendo a la ciudadanía y contrariando su principal deber.