Hoy has vuelto a decirme que sigues enfermo

[Visto: 209 veces]

Hoy has vuelto a decirme que sigues enfermo

que arrastras un aroma de cansancio, un abrigo de estrés probablemente.

Y yaces en una cama allá en Bulgaria deletreando suavemente tus pensares.

Quisieras estar en una ópera en Buenos Aires -solo de ti he escuchado que supera todo espacio, todo trueno.

Quisieras también, me confiesas, saborear un deliciosa comida, y dices: Perú,

caliente, sabrosa, reconfortante, saludable.

Hoy has vuelto a decirme que sigues enfermo

que un aire tosco te ha tumbado para poder sentir un afecto tierno -sureño

es el tic tac de una preocupación divina -sabe Dios por qué “estar enfermo” es diferente de “enfermarse”-

Y a tu lienzo llegan convocados Luciano, Alessandro y Antonio

y quieres adivinar quién de los tres, sí, quién de los tres murmura, citando

“¡Nadie duerma! ¡Nadie duerma! Incluso tú, oh Delfín”.

Y tu corazón está ahora en Honduras, en Guatemala, en México, en Ecuador

enlazado en una arteria americana muy hilvanada que sana tus heridas, tus dudas, tu “estar enfermo” hoy, y no más

Ya sabes que lo gris puede ser oro, y que la voz “resistencia” es una hermosa carta lexicográfica

Vence, porque la pieza más fuerte del ajedrez es el Delfín, y más del que bebe del adobe sólido, compacto

 

 

 

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *