Las 7 características de un padre suficientemente bueno

[Visto: 80 veces]

El término “padre suficientemente bueno” no lo he inventado yo (ya quisiera yo haberlo hecho). El término fue utilizado por la psicoanalista argentina Mariam Alizade en el año 2009 en una ponencia que dio en el XI Congreso de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis. A su vez, ella hacía referencia al término “madre suficientemente buena”, acuñado por el legendario pediatra y psicoanalista británico Donald W. Winnicott.

Simplificando muchísimo y solo tomando lo que nos interesa ahora, con “madre suficientemente buena”, Winnicott se refería a una mamá que no es “poco buena” (o mala), ni tampoco “excesivamente buena” (que también acaba siendo negativo), sino una mamá que da a su hijo y hace por él justamente lo que requiere para su óptimo desarrollo, sin caer en la negligencia ni tampoco en la sobreprotección o engreimiento.

El padre suficientemente bueno

Todas las ponencias del congreso del 2009 que mencioné giraban en torno al tema del padre, de los papás. Pues bien, Mariam Alizade habló en aquella ocasión de siete características de un padre suficientemente bueno. Yo aquella vez solo anoté la numeración. No recuerdo cómo desarrolló la autora cada una de ellas. De todas maneras, me parecen siete características muy importantes y voy a describir lo que yo entiendo por cada una de ellas:

  1. Protege: un padre que protege del peligro no es un padre que es el peligro. Un padre que golpea, que insulta, que abusa sexualmente, no es un padre que protege, ya que no puede proteger a sus hijos ni de él mismo. Un padre que protege también protege a sus hijos de los peligros, de los vicios, de las entidades dañinas que hay en el mundo.
  2. Enseña: un papá suficientemente bueno enseña a sus hijos lo que sabe. No es que sea el profesor de los niños. Los profesores o entrenadores de los niños hacen su trabajo por su lado (y es importante respetarlo). El papá suficientemente bueno enseña a sus hijos cosas que les pueden servir y proveer de bienestar. También, y esto es muy importante, enseña con el ejemplo cosas igualmente provechosas y saludables, y sus enseñanzas son congruentes con sus acciones.
  3. Pone límites: este punto es bien importante. Para un niño o adolescente, un “padre bueno” podría ser alguien que nunca le dice “no”, un padre que no pone límites. Un padre suficientemente bueno sabe poner límites a sus hijos porque así les enseña a manejarse en el mundo, cuando sean adultos, como miembros adaptados en la comunidad y no como emperadores engreídos y despiadados.
  4. Se ofrece como figura identificatoria: esto está relacionado con la segunda característica. La figura del padre suficientemente bueno es una figura con la que el niño puede identificarse sin con ello poner en riesgo su salud ni su desarrollo ni su integridad. Por ejemplo, un niño que se identifica con su padre delincuente no cumple con esta característica, ya que esa identificación ofrecida por ese padre, es un ofrecimiento nocivo, tanto para él como para la comunidad como para su descendencia.
  5. No le teme al contacto: el papá suficientemente bueno no tiene problemas con el contacto afectivo, es capaz de dar y recibir amor paternal, tanto a través del cuerpo como a través de las palabras, de los gestos, de las acciones. Un papá que teme el contacto no solamente está referido a un papá que se pone nervioso o incómodo con el afecto y el amor de sus hijos. Se refiere también a papás que temen al contacto sin darse cuenta, refugiándose en el trabajo o en los vicios, privándose de tiempo con sus hijos, no jugando con ellos, solo cumpliendo con lo básico para sobrevivir.
  6. No teme a las labores de crianza: se refiere a un papá que sabe dar de comer a sus niños pequeños, que sabe enseñarles a controlar esfínteres, que sabe llevarlos al colegio o al nido, que sabe enseñarles a limpiarse, a vestirse, etcétera, porque tiene o está teniendo experiencia en todo ello, que los cría junto con la mamá, no que se limita a dar dinero (o a veces ni eso). El modelo machista del padre que “ayuda” a la mamá en la crianza, como si estuviera haciéndole un favor, no estaría dentro de esta característica.
  7. Reconoce su vulnerabilidad y sensibilidad: es un papá que reconoce sus afectos (que se deja “afectar”), que no es de piedra, que no pretende vender una falsa imagen de “machoman” imperturbable, rígido y sin matices, sino que no tiene problema en dejar ver que no es de piedra. También es un papá que reconoce su sensibilidad, que reconoce su parte intuitiva, que también tiene una especie de “sexto sentido”.

Comentario final

No estoy seguro de si la autora lo habrá explicado con un significado parecido (ya lo averiguaré si algún día accedo a la memoria de dicho congreso). Por ejemplo, en la característica siete, yo tenía anotado “reconoce su parte femenina”. No me pareció ponerlo así porque se podría prestar a malentendidos. Me parece que de repente se refería a que reconoce esos aspectos que los hombres y las mujeres tenemos y que tradicionalmente se le han atribuido más a las mujeres, como el ser emocionalmente vulnerable, como el ser intuitivo y no tan concreto o rígido, como no solo ver la funcionalidad de las cosas, sino también su estética y su emotividad, incluso como el simple hecho de conmoverse o llorar frente a algo triste. También podría ser que Alizade se haya estado refiriendo a otra cosa que con solo el enunciado se me hace difícil captar claramente.

El hecho es que esas son las siete características de un padre suficientemente bueno. Las chicas harían bien en evaluar a sus futuros compañeros en la aventura de ser padres, antes de lanzarse a la piscina con ellos. Y los chicos haríamos bien en autoescanearnos y reconocer cuán capacitados estamos o si, de repente, hay cosas que convendría optimizar o desarrollar en nosotros mismos.

 

Diego Fernández Castillo
Psicólogo – psicoterapeuta
Colegio de Psicólogos del Perú 19495

diego.fernandezc@pucp.edu.pe

 

 Licencia Creative Commons
“Las 7 características de un padre suficientemente bueno” por Diego Fernández Castillo se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución – No Comercial – Sin Derivar 4.0 Internacional.
Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*