Perú: Una empresa minera ataca a Máxima Acuña, la campesina indígena peruana que defiende su tierra

El ataque de los empleados de la empresa minera Yanacocha que ha recibido la premio Goldman peruana la ha mandado al hospital.
RT

Este 18 de septiembre, un grupo de trabajadores de la empresa minera Yanacocha atacó a la mujer que recibió el último premio medioambiental Goldman, Máxima Acuña, y destruyó su sembrado en las inmediaciones de la Laguna Azul, en la localidad de Sorochuco (Perú), informa ‘El País’.

Los familiares de Acuña aseguran que la mujer necesitó atención médica urgente debido a los golpes y fue trasladada a un centro sanitario ubicado a cuatro horas del lugar donde sufrió el asalto.

La hija mayor de la agricultora, Ysidora Chaupe Acuña, relató al periódico que entre 100 y 150 empleados de seguridad, ingenieros y otros trabajadores de Yanacocha “entraron a destruir la siembra” y, cuando se acercaron a recriminarles su acción, agarraron a su madre de las manos y la golpearon con unos escudos.

Este año, Máxima Acuña obtuvo el premio Goldman, considerado como el Nobel del medio ambiente, por defender su tierra de la acción de las transnacionales, motivo por el cual ya sufrió daños en ocasiones anteriores.

En 2011, la multinacional Newmont compró los terrenos contiguos a la parcela de Acuña en Cajamarca para desarrollar el proyecto Conga, mediante el cual pretende que su filial Yanacocha extraiga oro y cobre.

Desde entonces, y a pesar de que perdió el caso judicial cuando esa familia indígena probó la legitimidad de su propiedad de 18 hectáreas, la compañía reclama el territorio y sus empleados realizan “actos de intimidación, hostigamiento y agresión”, informa ‘El Comercio’.

Por su parte, Yanacochaha emitió un comunicado en el cual rechazó esas imputaciones y alegó que realizó una “defensa posesoria pacífica de sus derechos”, debido a que los sembríos se encontraban en una zona que estima que le pertenece.

Fuente: RT

¿Por qué fracasó el proyecto ambiental de Yasuní en Ecuador?

Paúl Mena Erazo

Ecuador, para BBC Mundo

16.08.13

Ecologistas protestando por el fin de YasuníCientos de ecologistas pidieron frente al palacio de gobierno una consulta popular.

El jueves llegó a su fin la iniciativa ecuatoriana de dejar petróleo bajo tierra en uno de los sitios de mayor biodiversidad del planeta, el Parque Nacional Yasuní, a cambio de una significativa contribución económica internacional.

El proyecto ambiental Yasuní-ITT fue lanzado por Ecuador hace seis años y pretendía recaudar US$3.600 millones de la comunidad internacional en 13 años, en compensación por la no explotación de unos 846 millones de barriles de petróleo en los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT), localizados en el Parque Nacional Yasuní, en plena Amazonía ecuatoriana.

El presidente Rafael CorreaEl proyecto era una de las grandres promesas de la gestión del mandatario.

Luego de tres años de creado un fideicomiso con Naciones Unidas para la recepción de los aportes, la iniciativa alcanzó apenas US$13.3 millones en depósitos concretos, mientras que otros US$116 millones quedaron en compromisos.

“El mundo nos ha fallado”, dijo el jueves el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en cadena nacional de radio y televisión al anunciar el fin del proyecto ambiental y asegurar que “la explotación petrolera con adecuadas técnicas afectará menos del 1% del Parque” Yasuní.

En su intervención, el mandatario también afirmó: “El aprovechamiento de las reservas del ITT arrojaría un valor presente neto de US$18.292 millones”. A decir de Correa, ese monto le servirá al país “para vencer la miseria, especialmente en la Amazonía” ecuatoriana.

clic Lea también: “El mundo nos ha fallado”, dijo Correa

Razones

Pero mientras el gobierno de Ecuador avanza en sus planes de extracción petrolera, hay muchos que se preguntan por qué no tuvo éxito el proyecto ambiental que captó atención de diversos sectores internacionales.

Al hablar de “fracaso” en cuanto a los resultados económicos del proyecto Yasuní-ITT, el presidente Correa admitió que su gobierno seguramente cometió errores, pero dijo que estos no fueron decisivos.

Datos del Parque Nacional Yasuní

Parque Nacional Yasuní

  • Abarca 982.000 hectáreas en plena selva amazónica y se encuentra a 300 kilómetros al este de Quito.
  • Es el área protegida más grande del Ecuador continental y ha sido declarada por la Unesco como Reserva de la Biosfera.
  • Posee la mayor biodiversidad del mundo, según los científicos del lugar, y es el hogar de la comunidad indígena huaorani.
  • Sin embargo, allí también se encuentran los mayores yacimientos de crudo de Ecuador.
  • Actualmente, un 60% de su superficie está ocupada por empresas petroleras, con sus campos, oleoductos, carreteras y asentamientos humanos.
  • Un 30% de los ingresos de Ecuador, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), provienen de la extracción de crudo.

También reconoció que la iniciativa coincidió “con la peor crisis económica global de los últimos 80 años”. Pero especialmente resaltó que “el factor fundamental en el fracaso es que el mundo es una gran hipocresía y la lógica que prevalece no es la de la justicia, sino la del poder”.

“Los países contaminadores también son los más ricos y fuertes”, afirmó.

Sin embargo, hay otras lecturas del porqué del fin de la iniciativa.

Roque Sevilla, quien lideró la comisión técnica del proyecto Yasuní-ITT hasta enero de 2010, le dijo a BBC Mundo que, además de la crisis económica europea, influyeron contradicciones mostradas por el gobierno ecuatoriano en su posición frente al plan ambiental.

“Eso de tener siempre bajo la manga el plan B (de explotación petrolera en la zona del ITT) es algo que desanimaba a los aportantes”, manifestó Sevilla, al señalar que no cree que la extracción de crudo en la zona del ITT tenga sólo un mínimo efecto en la biodiversidad del Parque Yasuní.

Por su parte, el codirector de la Estación de Biodiversidad Tiputini de la Universidad San Francisco de Quito, David Romo, dijo que poner fin al proyecto Yasuní-ITT significa que Ecuador ha sido incapaz de convencer al mundo de un cambio de la mentalidad de explotación de la naturaleza para el beneficio inmediato.

“Estábamos como ecuatorianos apostando a que somos una sociedad con una visión bastante innovadora y promotora de la conservación de la naturaleza”, le comentó a BBC Mundo Romo, quien a la vez lamentó que los países más ricos del planeta no hayan asumido con esta iniciativa ambiental su “corresponsabilidad” en el problema ambiental.

Biodiversidad

Constitución “verde”

Autoridades y organizaciones ambientalistas ecuatorianas han resaltado que la Constitución en Ecuador es una de las más “verdes” del planeta. Aquí algunos de sus artículos:

  • Art. 71: “La naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos”.
  • Art. 407: “Se prohíbe la actividad extractiva de recursos no renovables en las áreas protegidas y en zonas declaradas como intangibles, incluida la explotación forestal. Excepcionalmente dichos recursos se podrán explotar a petición fundamentada de la Presidencia de la República y previa declaratoria de interés nacional por parte de la Asamblea Nacional, que, de estimarlo conveniente, podrá convocar a consulta popular”.
  • Art. 57: “Los territorios de los pueblos en aislamiento voluntario son de posesión ancestral irreductible e intangible, y en ellos estará vedada todo tipo de actividad extractiva”.
  • Art. 398: “Toda decisión o autorización estatal que pueda afectar al ambiente deberá ser consultada a la comunidad, a la cual se informará amplia y oportunamente (…) Si del referido proceso de consulta resulta una oposición mayoritaria de la comunidad respectiva, la decisión de ejecutar o no el proyecto será adoptada por resolución debidamente motivada de la instancia administrativa superior correspondiente de acuerdo con la ley”.

En cualquier caso, la decisión del gobierno ecuatoriano en torno del proyecto Yasuní-ITT ha generado una intensa discusión en Ecuador, país con una enorme biodiversidad y con una Constitución “verde” resaltada por autoridades y ambientalistas (ver recuadro).

El miércoles, varios líderes indígenas pidieron que se convocara a una consulta popular para definir el futuro de la iniciativa Yasuní-ITT y amenazaron con movilizaciones en caso de anunciarse la explotación, más aún cuando en zonas del Parque Nacional Yasuní habitan pueblos aborígenes en aislamiento voluntario, como los Tagaeri y los Taromenane.

Según la encuestadora Perfiles de Opinión, a junio de 2013 un 93% de la población ecuatoriana en Quito y Guayaquil estaba de acuerdo con la iniciativa Yasuní-ITT y un 66% no apoyaba la explotación en caso de que no recaudase suficientes fondos.

Y la discusión en torno de la iniciativa ambiental también se encendió en redes sociales como Twitter, con etiquetas como #NoToquenElYasuni, #Yasuni y #ElMundoNosHaFallado.

El jueves, el presidente Correa optó por dirigir buena parte de su mensaje televisado a los “jóvenes de la Patria”, a quienes les pidió confiar en el gobierno, mientras decenas de personas se concentraron a las afueras del Palacio de Gobierno en Quito para expresar, unos, su filiación al oficialismo y, otros, su rechazo a la explotación en Yasuní.

 

Fuente: ndo

Continúa leyendo “¿Por qué fracasó el proyecto ambiental de Yasuní en Ecuador?”

Documental: El mito de los biocombustibles – Parte 1 y 2

Para ver el documental ingrese al siguiente link:

http://www.hispantv.com/detail/2013/06/04/227598/el-mito-de-los-biocombustibles-parte-1

http://www.hispantv.com/detail/2013/06/05/227748/el-mito-de-los-biocombustibles-parte-2

Fuente: hispantv

 

 

Continúa leyendo “Documental: El mito de los biocombustibles – Parte 1 y 2”

La yuca y una ‘tragedia humana’ que se avecina

Inma Gil

BBC Mundo

 Jueves, 9 de mayo de 2013

Casava, yuca o mandiocaSe teme que los problemas con la yuca generen graves consecuencias en África.

“Nos estamos enfrentando a una tragedia humana”. El investigador Clair Hershey se refiere así a la enfermedad que potencialmente amenaza la subsistencia de 300 millones de personas. No se trata de una pandemia humana aunque sí podría tener consecuencias devastadoras para el hombre.

Hablamos de la enfermedad del estriado marrón de la yuca, conocida en inglés como Cassava Brown Streak Disease (CBSD), que está avanzando alarmantemente del este al oeste de África, según advierten los expertos, y que potencialmente podría afectar también a América Latina.

Después del maíz y el arroz, la yuca -también conocida en América Latina como mandioca, casava y guacamota- es la fuente de energía nutritiva más importante del mundo.

En África es una fuente significativa de nutrición y de ingresos para 300 millones de personas.

Aunque de origen latinoamericano, su cultivo fue promocionado durante años en el continente africano como una fuente de nutrición segura por su tolerancia a las sequías y a los suelos poco fértiles.

“Estamos bastante preocupados por la posibilidad de que esta enfermedad pueda llegar a América Latina, a pesar de que hay regulaciones de cuarentena bastante estrictas”

Clair Hershey

Ahora los expertos advierten que la enfermedad del estriado marrón, causada por un virus, podría provocar una caída en su producción en África del 50%, con consecuencias fatales en el continente.

“Ya está causando estragos en el este de África y está avanzando hacia el oeste”, le dijo a BBC Mundo Hershey, director del programa de investigación sobre la yuca del Centro Internacional de Agricultura Tropical, con sede en Colombia.

“Si llega a alcanzar a los grandes países productores del oeste de África, como Nigeria y Gana, sería absolutamente desastroso”, advirtió el experto, y añadió que ello podría afectar a millones de familias.

Detener ese avance es precisamente el objetivo que reunió esta semana a expertos de todo el mundo en una conferencia en Italia.

Pero, ¿cómo se detiene a un enemigo casi invisible?

Un cáncer sin síntomas

Producción de yuca

En el mundo: 50% África, 30% Asia y 20% América Latina.

En América Latina: el 90% de la producción total se da en tres países, Brasil, Paraguay y Colombia.

La enfermedad se descubrió en 1935 en la costa este de África y durante varias décadas se consideró un problema menor.

Con el tiempo, con la propagación de cultivos de yuca y el desarrollo de cepas del virus más agresivas, el problema se fue agravando.

“Para 1989 había empezado a devastar cosechas en Uganda”, explicó Hershey.

Uno de los grandes problemas de este virus es que los agricultores no se dan cuenta de que el cultivo está enfermo hasta que ya es demasiado tarde: los síntomas sólo aparecen en las raíces, que es lo que se consume.

“Sólo al cosechar y cortar la raíz se puede ver que tiene zonas podridas, o en casos severos la raíz entera está podrida y es completamente inservible”, dijo Hershey.

Esta característica hace aún más difícil poder controlar la enfermedad.

Ninguna de las variedades de yuca actuales es resistente al mal del estriado marrón.

“En estos momentos hay muy pocos mecanismos o prácticas conocidas de control del virus”, afirmó Hershey.

Es un insecto, la mosca blanca, la que transmite éste y otros virus que afectan a la yuca, al alimentarse de la savia de las plantas.

El aumento de las temperaturas ha causado también un crecimiento de la población de estos insectos, lo cual agrava aún más el problema.

Riesgos para América Latina

“Tenemos que supervisar los movimientos tanto del virus como del insecto, tenemos que estar muy atentos a eso”

Clair Hershey

Según le dijo Hershey a BBC Mundo, los expertos están “bastante preocupados” por la posibilidad de que esta enfermedad pueda llegar a los cultivos de América Latina.

Eso a pesar de que hay regulaciones de cuarentena bastante estrictas sobre el movimiento de semillas de yuca, o de cualquier otra semilla, de África a América.

“Pero el movimiento sí sucede. La gente lleva semillas en maletas y eso nunca se sabe”, afirmó.

“Esto es una gran fuente de preocupación para nosotros y queremos tomar medidas preventivas de manera que si la enfermedad llega estamos preparados”, admitió.

Pero por el momento el riesgo no parece ser alto.

“Lo que nos da cierta esperanza es que el insecto que transmite la enfermedad no supone un problema ahora mismo en los cultivos de América Latina”, dijo.

Sin embargo, los expertos sí han detectado la presencia de la mosca blanca en el Caribe y potencialmente podría trasladarse a grandes zonas productoras de yuca en Sudamérica, como Brasil, Paraguay o Colombia.

“Tenemos que supervisar los movimientos tanto del virus como del insecto, tenemos que estar muy atentos a eso”, concluyó Hershey.

 

Fuente: BBC

Continúa leyendo “La yuca y una ‘tragedia humana’ que se avecina”

Perù: La Gran Marcha por el Agua!!! Ya comenzo

A estas alturas de la vida hay que pensar seriamente en la vida de las futuras generaciones. Mi apoyo a la gran marcha

Domingo 29 2012 11: 46pm Dejar un comentario

David Roca Basadre
Los pobladores de Cajamarca convocaron a una Marcha Nacional por el Agua, en el marco de su lucha por impedir que la minera Yanacocha haga – una vez más – enlas alturas de Celendín, lo que ya hizo antes en Combayo, Baños del Inca, Porcón, etc., luego de sostener las mismas promesas que ahora repite, provocandocon sus actos la destrucción de varias lagunas, y trayendo como consecuencia, además, el crecimiento desordenado de la ciudad de Cajamarca, con los empobrecidos por la minería hacinados en una ciudad que ha perdido también sucapacidad de abastecimiento de agua. Así, el río Grande, que abastece con el 50 por ciento del agua potable a la ciudad de Cajamarca, ha perdido su cabecera de cuenca y su napa freática ha descendido más de 130 metros. Todo en solo dosdécadas.
Los que favorecen los intereses de la empresa minera antes que cualquier otro interés poblacional, dicen que la Marcha por el Agua es una maniobra políticade extremistas que azuzan a la población. No pienso contradecirlos.
Yanacochaha dispuesto a varios agentes azuzadores en la zona al mando de Carlos Santa Cruz, con agentes como Javier Velarde, Antonio Ardiles, Darío Zegarra, todos almando del camarada Roque Benavides, ordenando cercar las lagunas, disponiendo maquinarias en tierras ajenas, amenazando a los que se quejan al ser forzados adejar sus tierras o porque no hay donde puedan abrevar sus ganados. Y entonces,claro, los afectados dicen basta.
Y claro que es política la marcha – ni modo que sea técnica – porque quieren los marchantes y los que los apoyan, otro modelo de desarrollo, uno que les permitavivir bien, con dignidad y no sumirse en la pobreza a la que está destinadacada localidad tocada por una actividad extractiva. Y quieren más, porque aspiran a que la democracia sea algo tangible, que se coma, que calme la sed. La lista de reclamos mínimos es contundente: se trata de pedir la intangibilidad delas cabeceras de cuenca, la prohibición de la minería de mercurio y cianuro, de reclamar el agua como un derecho humano. Por eso se suman otros más de muchas regiones, con la espontaneidad de la esperanza. Por eso surge la solidaridadinternacional.
Y es que hay que ubicarse en un contexto mayor que el de nuestras fronterasartificiales, para entender mejor lo de Conga, que prefigura un debate nacionalen muchos casos concretos, pero que es parte de un gran debate mundial.
Según la UNESCO más de 2 mil millones de personas sufrirán por falta de agua en 2050,lo que es un tercio de la humanidad. La producción mundial de alimentos tendrá que aumentar un 70% para 2050, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y se requerirá al menos la mitad adicional de energía de la que se usa ahora. Faltan cuarenta años para 2050. Osea, nada.
Porotro lado, dice una comisión del parlamento europeo que cada habitante de la Unión Europea arroja anualmente a la basura 179 kilos de productos alimenticios en perfecto estado de consumo, es decir que casi el 50% de productos sanos y comestibles se pierden en el proceso que lleva desde la producción hasta la mesa del consumidor.
El modelo de desarrollo al que sirven los proyectos extractivos mineros, petroleros, de cultivos intensivos para la exportación – como los que pretende el Grupo Gloria al apropiarse de casi el 80% de las tierras beneficiadas por el proyecto Olmos – es el que sirve a este sistema irracional. Ese precisamente, que además está en quiebra planetaria no solo por excesos en sus manipulaciones financieras, sino que se aproxima a su fin por el agotamiento de recursos anivel planetario.
“Los límites del crecimiento se definen, al mismo tiempo, por el volumen de los stocks de recursos naturales no renovables disponiblesy por la velocidad de la regeneración de los recursos renovables dela biósfera”,dice Serge Latouche, ideólogo del decrecimiento y la antieconomía. La gran Marcha por el Agua, que la organizan campesinos y pueblos indígenas y pobres de la ciudad, intuye esto y lo asume. Y lo expresa en pacífica, y explícitamente pacifista,protesta que marca la irrupción formal en la política del más grande pelotón de olvidados e indignados de nuestra historia republicana.

Fuente: http://celendinlibre.wordpress.com/2012/01/29/la-gran-marcha-por-el-agua-ya-comenzo/ Continúa leyendo “Perù: La Gran Marcha por el Agua!!! Ya comenzo”

‘Esta vez no hay un Arca de Noé, nos salvamos o perecemos todos’

Entrevista al escritor y teólogo brasileño Leonardo Boff

Daniela Pastrana
IPS

“El mercado no va a resolver la crisis ambiental”, dice el teólogo y ecologista Leonardo Boff, profesor de la brasileña Universidad del Estado de Río de Janeiro. La solución, insiste, está en la ética y en la batalla de los pueblos originarios para cambiar la relación con la naturaleza.
Boff, que enseña Ética, Filosofía de la Religión y ecología, es uno de los principales representantes de la Teología de la Liberación, corriente progresista de la Iglesia Católica en América Latina, ha escrito más de 60 libros y dedicó los últimos 20 años a promover el movimiento verde.

Fue uno de los 23 impulsores de la Carta de la Tierra en 2000 y, un año después, recibió el Right Livelihood Award, conocido como el Premio Nobel Alternativo, que se otorga a personalidades destacadas en la búsqueda de soluciones a los problemas globales más urgentes.

“Si no cambiamos, vamos al encuentro de lo peor… O nos salvamos o perecemos todos”, dijo Boff en una entrevista concedida a Tierramérica en la capital mexicana, tras asistir como observador a la 16 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 16), celebrada este mes en Cancún.

TIERRAMÉRICA: ¿Cómo evalúa la COP 16?

LEONARDO BOFF: Lo que predominó, salvado en los últimos dos días, fue una atmósfera de decepción, de fracaso. Pero sorprendentemente hubo tres convergencias: el compromiso de luchar para no llegar a (un aumento de la temperatura mundial de) dos grados; la creación del Fondo (Climático Verde) de 30.000 millones de dólares (para 2012) a fin de ayudar a los países más vulnerables, una señal de solidaridad interesante; y la creación de un gran fondo para la reducción de la deforestación y la degradación de los bosques, porque ahí está la causa principal de calentamiento global.

¿Cómo entender la posición de Bolivia, único país que no aceptó estos compromisos?

Bolivia parte de la tesis de que la Tierra es Pachamama, un organismo vivo que hay que respetar, cuidar, y no sólo explotar. Es una visión contraria a la dominante, que está en el marco de la economía: vender bonos de carbono, por ejemplo, que significa tener derecho a contaminar.

Las sociedades dominantes ven a la Tierra como un baúl de recursos que se pueden sacar infinitamente, aunque ahora hay que sacarlos con sustentabilidad, porque son escasos. No reconocen dignidad y derecho a los seres de la naturaleza, los ven como medios de producción y su relación es de utilidad. Esos son temas que no entran en Cancún ni en todas las COP.

¿Por qué tendrían que estar?

Porque el sistema que ha creado el problema no nos va a sacar de él. Si cada país tiene que crecer un poco al año y al hacerlo degrada la naturaleza y acrecienta el calentamiento, entonces, ese sistema es hostil a la vida.

El argumento es que es necesario para el desarrollo…

¿Crecer significa qué? ¿Explotar la naturaleza? Exactamente ese tipo de crecimiento y desarrollo puede llevarnos a un abismo, porque los seres humanos estamos consumiendo 30 por ciento más de lo que la Tierra puede reponer.

Ahí está el círculo vicioso. China no puede contaminar 30 por ciento, como contamina, porque la contaminación no se queda en China, entra al sistema global.

El problema es la relación del ser humano con la Tierra, porque es violenta, de puño cerrado… Mientras no cambiemos eso, vamos al encuentro de lo peor. Y esta vez no hay un Arca de Noé. Nos salvamos o perecemos todos.

¿Tan grave es?

Hay regiones del mundo que han cambiado tanto que ya se hacen inhabitables. Por eso hay 60 millones de desplazados en África y el sudeste de Asia, que son los más afectados y los que menos contaminan. Si no lo paramos, en los próximos cinco o siete años serán como 100 millones de refugiados climáticos, y eso va a crear un problema político.

¿Cuál es el papel de América Latina?

LB: Es el continente que más posibilidades tiene de una contribución positiva a la crisis ecológica: tiene los más grandes bosques húmedos y reservorios de agua, la más grande biodiversidad y tal vez las extensiones más grandes para cosechas.

Pero todavía hay una insuficiente conciencia ecológica en gran parte de la población. Y, por otra parte, hay una invasión muy riesgosa de grandes empresas que se están apropiando de vastas regiones. Es una apropiación de bienes comunes en función de beneficios particulares.

En Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, de a poco se están dando cuenta del juego nuevo del capital: una gran concentración de medios de vida para garantizar el futuro del sistema.

¿Qué opciones hay?

Tenemos fondos y tecnología, pero nos faltan la voluntad política y la sensibilidad con la naturaleza y la humanidad sufriente. Eso hay que rescatar. Y junto con la ética del cuidado va la ética de la cooperación. Ahora se impone la cooperación de todos con todos.

¿Es posible? ¿Qué hay que hacer?

Hay movimientos, especialmente en grupos que ven que sus tierras son divididas, como La Vía Campesina y los Sin Tierra de Brasil. Y los indígenas, que no ven a la Tierra solo como un instrumento de producción, sino como una extensión de su cuerpo, y la necesitan para garantizar su identidad.

Estamos buscando el equilibrio y esa es la tarea colectiva de la humanidad que el mercado y la economía no van a resolver. Cada uno tiene que hacer su parte, ser más con menos, tener un sentido de la justa medida. El problema no es de dinero.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=97215

rCR

Fuente: Rebeliòn Continúa leyendo “‘Esta vez no hay un Arca de Noé, nos salvamos o perecemos todos’”