Archivo de la etiqueta: Glaciares

Buscando caminos para estimar el impacto del cambio climático sobre los glaciares tropicales

[Visto: 7700 veces]

Uno de los grandes problemas para estimar el impacto climático en nuestro país, y por lo tanto precavernos de sus consecuencias, es la falta de información y de medios para obtenerla en la cantidad y calidad necesaria producto nuestra histórica la debilidad institucional. La consecuencia es que los modelos de interpretación climática desarrollados en otros países resultan inaplicables en el nuestro, por ello trabajos como los de Salzmannet.al. “Glacier changes and climate trends derived from multiple sources in the data scarce Cordillera Vilcanota region, southern Peruvian Andes” (2013) publicado por The Cryosphere es importante ya que presentan alternativas para estimar los efectos del calentamiento global en la cordillera de los Andes, y en particular en el Perú.

20130130-troposfera.png

Resumimos aquí el contenido del artículo (la traducción es nuestra):

El papel de los glaciares como reservorios temporales de agua es particularmente intenso en los trópicos por el contraste entre las estaciones secas y húmedas. La rápida retracción de los glaciares causada por el cambio climático es fuente de grandes preocupaciones, y quienes toman las decisiones requieren urgentemente de información y estimaciones sobre las tendencias de las masas de hielo en los glaciares, y evaluación de las escorrentías. Sin embargo, en las lejanas áreas de montaña, la cobertura espacial y temporal de datos es muy escasa, además de complicada por la alta variabilidad espacial y temporal en regiones de compleja topografía. Nosotros presentamos aquí una propuesta para tratar con estas limitaciones. Para la cordillera del Vilcanota (Andes al sur del Perú), la segunda más importante área de glaciares en el Perú (después d la cordillera Blanca) y que comprende la capa de hielo del Quelcaya, nosotros incorporamos una amplia nulti decadal colección de datos disponibles sobre glaciares y clima obtenidos de diversas fuentes (imágenes satelitales, estaciones meteorológicas y reanálisis climáticos), y analizamos los cambios respectivos para el área y volumen de los glaciares, así como para las tendencias relativas a la temperatura del aire, precipitación y de manera más general para la humedad específica. Si bien hemos encontrado cambios en los glaciares sólo marginales entre 1962 y 1985, se ha producido una pérdida masiva de hielo desde 1985 (alrededor del 30% de la superficie y cerca del 45% del volumen). Estas cifras corroboran altos estudios de otras cordilleras glaciares en el Perú. Los datos climáticos muestran en general un aumento moderado de la temperatura del aire, y tendencias de cambio muy débiles en las cantidades de precipitación, que probablemente no pueden explicar por completo la sustancial pérdida de hielo observada. Por ello discutimos aquí que el probable aumento de la humedad específica en la alta troposfera, donde se encuentran y llegamos a la conclusión de que desempeñó un papel importante en la masiva pérdida de hielo observada en la Cordillera Vilcanota en las últimas décadas.
FFR

Sigue leyendo

Cambio climático, calentamiento global, los Andes se deriten

[Visto: 2178 veces]

Todo parece indicar que de continuar las tendencias actuales, en las próximas décadas a lo más, los glaciares andinos desaparecerán. Adiós a la Coordillera Blanca, el Huaytapayana, Pariacaca, Cotopaxi, Aconcagua, Salcatay, Illimani y demás apus de nuestros antepasados. A los periodos de abundancia de agua producto del deshile le sucederá la escasés. Conviene que los seis países que compartimos este problema se pongan a trabajar en proyectos de manejo de aguas de lluvia (encauzamientos, infiltraciones, represamientos, etc.) para conjurar estos riesgos.

20130129-deshielo.jpg

Un estudio sobre este tema nos lo brinda la revista The Cryosphere en su artículo “Current state of glaciers in the tropical Andes: a multi-century perspective on glacier evolution and climate change” (Rabatel et. al, 2013) en cuyo abstract se señala lo siguiente (la traducción es nuestra):

El propósito de este documento es brindar a la comunidad un panorama comprensivo del los estudios sobre los glaciares en los andes en épocas recientes y su actual estado en el contexto del cambio climático. En términos de superficie y dimensiones los glaciares andinos se han tenido una disminución en las últimas tres décadas, que no tiene precedentes desde su máxima extensión durante la “pequeña edad del hielo” (mediados del siglo XVII a principios del siglo XVIII). Los cambios en el balance de masas, aunque han tenido esporádicos incrementos en algunos glaciares, nos muestran que las tendencias han sido negativas en los últimos 50 años, el déficit anual medio de balance de masas de los glaciares en los andes ha estado ligeramente por encima de los computado a escala global.

El punto de quiebre ocurre a fines de 1970s con un decrecimiento medio anual del balance de masas de -0,2 m.w.e. en el periodo 1964-1975 a -0.76 m.w.e. en el periodo 1975 – 2010.

Adicionalmente, si bien los glaciares se retraen en todos los andes, ello es más pronunciado en el caso de los pequeños glaciares en zonas más bajas que carecen de zonas de acumulación permanente, los cuales podrían desaparecer en los años/décadas que vienen. Las medidas mensuales del balance de masas en Bolivia, Ecuador y Colombia muestran que la variabilidad de la temperatura de la superficie del océano Pacífico es el principal factor que gobierna la variabilidad en el balance de masas a escalas decadales. Las precipitaciones no muestran una tendencia significativa en los andes tropicales durante el siglo XX, y consecuentemente no explican la recesión de los glaciares.

De otro lado, el significativo incremento de la temperatura aun en a tasa de-0.10°C por década -1 en los últimos 70 años. La alta frecuencia de los eventos de El Niño y cambios en la ocurrencia temporal y espacial desde los 1970s, junto con el calentamiento de la tropósfera pueden explicar mucho de la reciente y dramática contracción de los glaciares en esta parte del mundo.

Sigue leyendo

Se van los glaciares, necesitamos políticas de adaptación al cambio climático

[Visto: 2255 veces]

Ha pasado mucho tiempo dese que Lonnie Thompson empezara su caminata por los andes del Perú para hacer su tesis en glaciología, o de los trabajos para ubicar y evitar los desbordes violentos de las lagunas de la cordillera Blanca desde los años sesenta. En los 30 ó 40 años que han transcurrido no hemos logrado tener una facultad de glaciología en el país, y tampoco se cuenta con una historia del clima. Tenemos algunos especialistas formados fuera, o en el campo, y algunos retazos de la vida de los glaciares en esta parte del mundo. Pero la mayoría de los peruanos no las conoce.

20110326-Glaciares perdida de masa.png

Hoy, gracias a los trabajos realizados desde entonces tenemos una mejor idea del avance de la desglaciación pero, aún no tenemos una imagen detallada y completa del problema, ni contamos con sistemas de seguimiento para construir modelos dinámicos de análisis que nos permitan prever los impactos de este fenómeno.

La Autoridad Nacional del Agua tiene algunos pocos recursos y cuenta con algunos de los peruanos con mayor experiencia en el tema. Además mantiene vínculos y acuerdos con el IRD, el Ice Core Paleoclimatology Research Group de la universidad de Ohio y el Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares (WGMS), además de universidades de otras partes del mundo. Pero todo esto es insuficiente todavía.

El jefe de la Unidad de Glaciología de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), César Portocarrero señaló en el reciente evento del MINAM -Instituto de Montaña: “Necesitamos herramientas para un monitoreo real. Como vienen ocurriendo deslizamientos y avalanchas en diferentes cordilleras del país, es importante que se tenga información en tiempo real para satisfacer los requerimientos de Defensa Civil y de la población”. También generalizar el modelamiento de flujos de tal manera que se establezcan las zonas de riesgo para cada población, especialmente las que están ubicadas en los cauces glaciares. “Es necesario, además, que los inventarios glaciares se efectúen por los menos cada cinco años, de tal manera que se conozca cuáles son las reserva de los recursos hídricos adicionales que todavía contamos” agregó Portocarrero (ANDINA)

La secuencia de la desglaciación puede esquematizarse de la siguiente manera: El incremento de la temperatura se hace constante y el glaciar se derrite poco a poco, llena las lagunas aumentando el riesgo de desborde, en la medida que el deshielo continua aparecen nuevas lagunas multiplicándose los riesgos de desborde. Mientras esto ocurre la cantidad de agua disponible tierras abajo aumenta para satisfacción de las hidroeléctricas y los agricultores. Llega un momento, que se calcula en 20-30 años, en el que el derretimiento disminuye y el glaciar se estabiliza o desaparece, las lagunas se secan, su número disminuye, el agua se hace escaza, los agricultores se empobrecen, las hidroeléctricas cierran, la energía de las ciudades disminuye.

Este proceso va acompañado de numerosos problemas y catástrofes. Los desbordes afectan el curso de las aguas, destruyen bosques, campos de cultivo y arrasan con centros poblados matando lo que encuentran a su paso. Las poblaciones migran, aumenta la pobreza en la ciudad y en el campo, los que se quedan luchan por el agua, la producción disminuye…

No podemos evitar que la desglaciación ocurra, pero si podemos, y tenemos, que hacernos cargo de enfrentar sus aspectos negativos. La desglaciación de la cordillera Blanca afectará a toda la actividad productiva de la Región de Ancash, que hoy tiene recursos por el canon minero que no sabe cómo gastar. No solo la agricultura de los valles del Santa y Conchucos se afectan, también a producción de energía, también la irrigación Chavimochic, las actividades alrededor del rio Pativilca en la región Lima, asimismo el rio Marañón perderá una importante afluencia de agua. Esto par mencionar efectos evidentes. Pero la lluvia que naturalmente se “guardaba” en forma de hielo, podría manejarse en lagunas, guardarla bajo tierra infiltrándola en capas freáticas, la agricultura podría adaptarse usando riego tecnificado, y la energía eléctrica puede ser provista por pequeños sistemas hidroeléctricos, o usando energía eólica o solar.

De la misma manera debemos ver lo que ocurre y se puede hacer en la región central con el Huyatapayana que hoy es motivo de preocupación para los habitantes de la ciudad de Huancayo que comienzan a tener problemas de abastecimiento de agua. Otro valle importante afectado puede ser el de Cañete en cuya cabecera está el Pariacaca, el valle del Vilcanota en el sur puede también incluirse entre los que debemos observar.

Para terminar baste un par de datos del world glacier monitoring service, que de acuerdo con las cifras preliminares para el 2009 puede observarse que la tendencia a la desglaciación continúa (ver gráfico), a su vez la tendencia es más fuerte en el hemisferio sur que en el norte (aunque ello pueda deberse a la falta de un mejor seguimiento en los países del sur), y tomando del sur solo los países andinos, encontramos que la velocidad de desglaciación es la mayor.

Sigue leyendo

El calentamiento global ya nos afecta

[Visto: 22498 veces]

Informe del PNUD sobre cambio climático es un llamado de advertencia. Temperatura mundial aumentó 0.7 grados. Su efecto más notorio en el Perú se observa en el derretimiento de los glaciares. Expertos piden tomar acciones urgentes.

Fuente: http://www.larepublica.com.pe/content/view/203386/592/
Luis Arriola.

Sigue leyendo