Archivo por meses: octubre 2011

Efectos del cambio climático en la selva amazónica y viceversa

[Visto: 6744 veces]

20111029-110329150453-large.jpg
Aún cuando los eventos climáticos de los que hoy nos informamos por los medios de comunicación suelen ser achacados al cambio climático, ello no constituye ninguna evidencia por sí misma. Los ciclos inundaciones sequías suelen tener ciertas regularidades y pueden ser explicados como variaciones dentro de un modelo dinnámico complejo. Incluso podemos muchas veces hablar de ciclos de corta duración empotrados en ciclos de más larga duración, para las escalas terrestres el tiempo puede medirse en siglos o décadas, cuando no en períodos más largos.

Lo que debe preocuparnos es cuando un fenómeno sale de su rango de variación, o cuando además esto se produce de manera contradictoria al ciclo. Por ejemplo, es difícil saber si la dura sequía en el Cuerno de África, y la secuela de hambre que deja a su paso, es consecuencia del cambio climático, o forma parte del ciclo seco que afecta regularmente a la región si no tenemos muchos puntos de comparación en el tiempo. Pero si podemos suponer que los cambios en los flujos de agua en la Amazonía muestran un patrón de comportamiento preocupante dado que en un periodo de cinco años se han producido dos sequías graves.

La salud de la Amazonía es un elemento clave para enfrentar el cambio climático debido a su función como sumidero de carbono. Las sequías sin embargo producen un efecto contrario en la relación entre el bosque amazónico y el ambiente. Menos agua afecta el ciclo de regeneración de las plantas limitando su capacidad para absorber carbono, pero también significa mayor materia orgánica muerta, y por tanto producción de gases efecto invernadero. En condiciones regulares ello se equilibra cuando en los años siguientes las lluvias reverdecen el bosque de manera que en los años siguientes se anula este efecto. Pero, ¿qué pasa cuando sobreviene una nueva sequía antes de que la recuperación culmine, o incluso su capacidad de retención de carbono se eleve? Lo que ocurre es que el proceso de degeneración se acelera y el nuevo punto de estabilización puede ubicarse muy por debajo de las capacidades actuales. Esto es lo que parece demostrar el estudio de Liang Xiu de la universidad de Boston. Para hacernos una idea de este impacto podemos comparar la emisión de CO2 de los EEUU de Norteamérica en el 2009 que alcanzó los 5,400 millones de toneladas con los 5,00 millones de toneladas producidas por la Amazonía en 2005.

Como parte del estudio los científicos elaboraron un mapa haciendo uso de información satelital (MODIS y TRMM), y teniendo como guía los promedio de lluvia y los umbrales sobre los que se definen las sequías, llegaron a la conclusión de que en el 2010 el área afectada es cuatro veces más grande que en la sequía de 2005. La gravedad de la sequía fue confirmada por Marcos Costa de la Universidad Federal de Viçosa en Brasil que dijo que “el año pasado fue el más seco de los 109 años de registro del nivel de aguas del Rio Negro en Manaos.

Sigue leyendo

Hidroeléctricas, energía y ecología

[Visto: 1211 veces]

El interesante y persuasivo video “Hidroeléctricas en la amazonia ¿energía limpia?” producido por el Centro para la sostenibilidad ambiental – UPCH muestra los efectos negativos de las grandes hidroeléctricas para la ecología y el ambiente. Los efectos de la energía para el bienestar y el desarrollo millones de personas no necesitan ser resaltados, pero es evidente que requerimos de nuevas alternativas.

A mediados del siglo XX el Perú fue uno de los primeros países en los que se puso en práctica la construcción de grandes reservorios como medio para ampliar la producción agropecuaria e impulsar el desarrollo. Este es el caso de San Lorenzo en Piura. Y con este criterio se llevaron a cabo en el medio siglo siguiente los grandes proyectos hidroeléctricos de la costa peruana, con el sueño de convertir el desierto en un verde jardín.

En este debate hay que considerar también los argumentos que señalan que si bien los costos ambientales no se pueden evitar si se pueden disminuir, y también pueden incrementarse las ganancias ambientales, por ejemplo cuando se restituye la capacidad ambiental en un ambiente deteriorado o destruido por su uso inadecuado.

En este marco podemos considerar un aporte el trabajo de los ingenieros la Technische Universität München que han desarrollado un prototipo de minecentral que funciona con alta eficiencia y poco impacto ambiental con pequeñas represas. Y que por sus características puede ampliar el horizonte del acceso de energía en zonas rurales y de población dispersa.

“La idea principal no es la optimización de la eficiencia, sino la optimización de los costos: módulos estandarizados pre-fabricados permitirían contar con “kits de plantas de energía” que puedan pedirse por catálogo. ‘Asumimos que los costos son entre 30 y 50 por ciento menores en comparación con una planta hidroeléctrica tradicional”, dice Peter Rutschmann.”

Esto sumado a la posibilidad de electricidad sin cables ideado por Tesla y que comienza a ser realidad, puede contribuir a mejorar nuestra relación con nuestro propio futuro como especie.

Sigue leyendo

Durban, el tiempo volvió a terminarse

[Visto: 774 veces]

El norte desarrollado está más preocupado por la crisis económica de hoy que por el futuro climático del planeta. El fin de Kyoto y sus esperanzas está por llegar en 2012 y no hay ninguna propuesta en firme que pueda reemplazarla. Los europeos aspiran a lo más a una nueva ronda de compromisos temporales, el G-77 continua radicalizándose, Japón, Rusia y Canadá han “pateado el tablero”. Joanna Mackowiak-Pandera, la subsecretaria de Estado de Medio Ambiente de Polonia, país que preside este semestre la UE en estos asuntos, declaró que Desde la UE, añadió, hay una voluntad declarada de retomar el protocolo de Kioto, que vence en 2012 y es el único compromiso internacional vinculante para reducir los gases que provocan el efecto invernadero y aceleran el cambio climático.

20111003-tiempo dali.jpg

Para algunos analistas se avecina una nueva cumbre climática dominada por China y EUA. Así lo señala, según un artículo de Pilar Gonzales de EFE, el maltés Michael Zammit Cutajar quien habría dicho que “La UE no es bastante grande, no tiene bastante peso para ejercer el liderazgo y EEUU está distraído por sus políticas internas, mientras que China siempre dice que la responsabilidad histórica no es suya, pero cuando uno ve las cifras de las emisiones de China, éstas muestran que está avanzando muy rápidamente en el aumento de emisiones. Es evidente que el país asiático debería, no ahora, pero en unas décadas tomar la responsabilidad del liderazgo, con EEUU o contra EEEU. En realidad, lo que hay es un G2, son estos dos gigantes los que van a negociar entre ellos muchos temas.”

Empate de suma cero, es el resultado de un juego que según los académicos alemanes puede resolverse aplicando la teoría de juegos. Estados Unidos nunca firmará, pero la UE si lo haría si China lo hace, lo que es poco probable si África no lo hace. Ningún país quiere jugar solo, pero Rusia no quiere hacer nada, y los países pobres quieren que los ricos asuman todos los costos, pero los ricos sólo se comprometen a firmar si los pobres hacen más.

Hay países como Canadá, Rusia y EEUU que no se preocupan por sus emisiones pues saben que otros, los EU, están pagando por ellas. Es una situación típica de la paradoja del polizonte, y para evitarlo se pueden aplicar incentivos negativos, es decir, señala Jobst Heitzig: Para cooperar es necesario que todos sepan que si alguien no cumple sus compromisos, la situación climática empeorará, porque aquellos que cumplieron tendrán derechos de emitir, de modo que todos se perjudican. De esta manera si bien en el corto plazo la situación empeore, en el largo plazo la cooperación se impondrá… claro que ya puede ser demasiado tarde.

Debemos pensar en la adaptación en los países del sur, el escenario de cinco grados a final de siglo parece el más probable. Nadie hará nada por nosotros.

ffr
Sigue leyendo