Archivo de la etiqueta: andes

Cambio climático, calentamiento global, los Andes se deriten

[Visto: 2098 veces]

Todo parece indicar que de continuar las tendencias actuales, en las próximas décadas a lo más, los glaciares andinos desaparecerán. Adiós a la Coordillera Blanca, el Huaytapayana, Pariacaca, Cotopaxi, Aconcagua, Salcatay, Illimani y demás apus de nuestros antepasados. A los periodos de abundancia de agua producto del deshile le sucederá la escasés. Conviene que los seis países que compartimos este problema se pongan a trabajar en proyectos de manejo de aguas de lluvia (encauzamientos, infiltraciones, represamientos, etc.) para conjurar estos riesgos.

20130129-deshielo.jpg

Un estudio sobre este tema nos lo brinda la revista The Cryosphere en su artículo “Current state of glaciers in the tropical Andes: a multi-century perspective on glacier evolution and climate change” (Rabatel et. al, 2013) en cuyo abstract se señala lo siguiente (la traducción es nuestra):

El propósito de este documento es brindar a la comunidad un panorama comprensivo del los estudios sobre los glaciares en los andes en épocas recientes y su actual estado en el contexto del cambio climático. En términos de superficie y dimensiones los glaciares andinos se han tenido una disminución en las últimas tres décadas, que no tiene precedentes desde su máxima extensión durante la “pequeña edad del hielo” (mediados del siglo XVII a principios del siglo XVIII). Los cambios en el balance de masas, aunque han tenido esporádicos incrementos en algunos glaciares, nos muestran que las tendencias han sido negativas en los últimos 50 años, el déficit anual medio de balance de masas de los glaciares en los andes ha estado ligeramente por encima de los computado a escala global.

El punto de quiebre ocurre a fines de 1970s con un decrecimiento medio anual del balance de masas de -0,2 m.w.e. en el periodo 1964-1975 a -0.76 m.w.e. en el periodo 1975 – 2010.

Adicionalmente, si bien los glaciares se retraen en todos los andes, ello es más pronunciado en el caso de los pequeños glaciares en zonas más bajas que carecen de zonas de acumulación permanente, los cuales podrían desaparecer en los años/décadas que vienen. Las medidas mensuales del balance de masas en Bolivia, Ecuador y Colombia muestran que la variabilidad de la temperatura de la superficie del océano Pacífico es el principal factor que gobierna la variabilidad en el balance de masas a escalas decadales. Las precipitaciones no muestran una tendencia significativa en los andes tropicales durante el siglo XX, y consecuentemente no explican la recesión de los glaciares.

De otro lado, el significativo incremento de la temperatura aun en a tasa de-0.10°C por década -1 en los últimos 70 años. La alta frecuencia de los eventos de El Niño y cambios en la ocurrencia temporal y espacial desde los 1970s, junto con el calentamiento de la tropósfera pueden explicar mucho de la reciente y dramática contracción de los glaciares en esta parte del mundo.

Sigue leyendo

Cambio climático y campesinado

[Visto: 2847 veces]

Esta presentación es más el resultado de mi curiosidad que de un conocimiento profundo sobre el tema, y por tanto esta hecha más de preguntas que de certezas. Me aproximaré primero al fenómeno del calentamiento global y sus consecuencias para nuestro país, luego presentaré algunas características de la agricultura campesina, para luego establecer las relaciones entre ambas realidades.

Flavio Figallo 20-4-09

20120809-promedio_oscilacion_decadal.png

Cambio climático

1. Desde hace casi 30 años científicos de diversas partes del mundo han advertido cambios en el comportamiento del clima cuya más clara, o sintética, manifestación se expresa en un aumento de la temperatura media en todas partes del mundo. La discusión sobre la causa de tal fenómeno pasó de la idea de que podríamos estar atravesando por un ciclo “natural” de aumento de la temperatura, después de todo la historia del planeta registra situaciones similares en la edad media, así como otras muy frías en épocas anteriores. Poco a poco sin embargo se abrió paso a la discusión sobre la correlación primero y a la causalidad luego entre la producción de gases de efecto invernadero (GEI) y calentamiento planetario. Quedó así establecido que las causas son antrópicas y que se trata del más serio problema global.

2. Otro de los aspectos que encierra el problema de cambio climático es el ético. ¿Podemos señalar como responsable a la sociedad industrial a los países desarrollados? ¿Conocían ellos las consecuencias de su modelo? En todo caso ¿Puede individualizarse o distribuirse de alguna manera la responsabilidad? Antes de contestar hay que señalar varias cosas, la primera tiene que ver con el proceso de internacionalización primero y la globalización más adelante, y al respecto ya Adam Smith y Marx advertían de estas tendencias del capitalismo y sus consecuencias negativas sobre el entrono, bien ilustradas por escritores de la época. La idea de que con la internacionalización del comercio y de la industria sobrevendría también la de una polución generada por la actividad humana capaz de envenenar la atmósfera es sin embargo una reflexión posterior. Lo segundo que debemos agregar es sobre concepto de responsabilidad: Como señala Bonilla (2008) sobre este asunto Hans Jonas escribe su obra “El principio de Responsabilidad: Ensayo de una ética para la civilización tecnológica” en 1984 argumentando la necesidad de incluir un vector de tiempo en la reflexión sobre la ética, la humanidad en tanto reorganizadora de la naturaleza debe hacerse responsable de ella, y de las consecuencias no previstas de sus acciones en bien de las generaciones futuras, y por tanto las sociedades tienen el “deber de saber” que puede pasar. En tercer lugar tenemos algunos elementos científicos que sumar al asunto de la responsabilidad, los científicos se interesan cada vez más en la atmósfera, y del planeta como totalidad luego de las primeras imágenes del planeta vista desde el exterior, y dan la s primeras alarmas hacia fines de los setenta, pero no sino hasta 1988 que se incorpora a la agenda mundial.

3. Hay que señalar también que el sinnúmero de inferencias que están detrás de la explicación de las causas del calentamiento hace todavía dudar a unos pocos sobre el origen antrópico –la EPA de USA lo acaba de hacer – y a otros sobre la posibilidad de controlar el clima y aprovechar sus efectos positivos (explotar minas y petróleo en el ártico). En cualquier caso el hecho es que aumenta la temperatura media constantemente, y que si sigue así nos extinguiremos. Respecto de los gases invernadero, y en particular el CO2, baste decir que nuestra contribución podría ser de 0,4% (CONAM: 2007), y digo podría, porque investigaciones recientes del IMARPE (2008) revelan que nuestro mar no es un sumidero CO2, si no más bien un productor.

4. De otro lado, como suele suceder los modelos y mediciones respecto de este asunto provienen de las academias europeas y norteamericanas, y se enfocan en sus intereses. Sin embargo, nuevas predicciones y cálculos más precisos han comenzado a llegar desde otras partes del mundo incorporándose a la discusión que sobre el tema conduce el IPCC (Foro internacional sobre el cambio climático). En Latinoamérica es Brasil el país con mayor desarrollo independiente en esta materia, seguido probablemente de Chile y Argentina. En cualquier caso tanto los registros, como los modelos de interpretación son aún un problema para entender que esta ocurriendo con el clima en nuestra región, y particularmente en el Perú; pero no hay duda que en el futuro serán base para las negociaciones internacionales.

5. Los modelos actuales señalan que será esta zona del planeta, la de los andes y la cuenca amazónica, una de las más afectadas por los cambios climáticos, y se alude al estrés hídrico y la desertificación. Las evidencias de desglaciación confirman la tendencia, sin embargo existen otros fenómenos en la región y en el hemisferio sur que complican las predicciones. El fenómeno del Niño y la oscilación sur (ENSO) es uno de ellos, la corriente de Humboldt, la transversalidad de la cordillera de los andes, la magnitud de la selva amazónica, la masa oceánica del hemisferio sur y las características del polo sur son otras.

6. Sobre la información climática nacional y regional nuestro conocimiento es aún bastante precario, ello tiene que ver no solo con la insuficiencia de nuestra infraestructura tecnológica (número de estaciones meteorológicas, no contamos con un satélite nacional) sino también con el hecho de que no se ha hecho una síntesis del saber acumulado, y con la falta de capacidad de cooperación e intercambio de información científica entre las instituciones responsables. (Situación que esperamos se resuelva con la creación del Ministerio del Ambiente).

7. De acuerdo con los meteorólogos, el fenómeno ENSO es responsable de las variaciones interanuales y la oscilación decadal del pacífico (ODP) parece válida para ciclos más largos. Los Niños se corresponden con escalas de tiempo de uno a dos años, y las ODP son del orden de 12 a 20 años (Icochea y Olivera: 2006)

8. De las 7 cuencas estudiadas para la región amazónica que comprende desde la selva del Cuzco por el sur, hasta la unión del Huallaga con el Ucayali en el norte, todas (Requena, Chazuta, Puerto Inca, Maldonadillo, Tambo, Mejorada, Pisac), salvo dos de ellas (Pisac y Mejorada), las demás tienen una alta probabilidad en el descenso de sus caudales para el periodo 2008-2099. La cuenca del Chatuza y Mejorada incrementarían su caudal. El mismo estudio señala que la cuenca de Pisac sería la menos vulnerable, mientras la de Puerto Inca sufriría ascensos de caudal de hasta 200% en los meses de agosto y septiembre.

9. En suma, no sabemos casi nada respecto de este problema y ni cómo afectará a cada una de nuestras tantas zonas de vida. ¿Qué decir entonces? Creo que lo podemos hacer es tratar de ordenar nuestras ideas sobré cómo observar el problema para estimar a mayor detalle nuestra vulnerabilidad, y al mismo tiempo pensar en lo que hay que hacer para adaptarnos, siendo conscientes que ello demanda un esfuerzo multidisciplinario e interinstitucional.

10. En cualquier caso nuestra tarea principal no será la de aportar a la disminución de GEI, sino la de mitigar sus efectos y adaptarnos. Sobre el tema de la adaptación hay dos aspectos importantes que considerar: las alternativas tecnológicas y el capital social sobre las que éstas deben organizarse. Los estadounidenses han inventado una nueva disciplina para adaptarse a los efectos el CC, la llaman geoingeniería. Los que han visto viaje a las estrellas, la guerra de las galaxias, Galáctica, o leen ciencia ficción, pueden imaginar las posibilidades de terraformación de otros planetas (1) como ejemplo de lo que se puede hacer. Paralelamente Jared Diamond (2006), en su libro Colapso, reseña innumerables experiencias de sociedades que sin éxito enfrenaron problemas ecológicos que las llevaron a su desaparición.

11. Mientras tanto los investigadores del Centre for Social and Economic Research on the Global Environment (CSERGE) estudian las reacciones sociales frente a las posibles transformaciones climáticas, y llegan a la conclusión de que en general las decisiones que toman los gobiernos frente a éstos problemas suelen ignorar a las poblaciones dispersas, alejadas y pobres, lo que en nuestro caso puede traducirse en que ignoraremos la suerte de los pequeños agricultores, campesinos y comunidades nativas, o en el mejor de los casos haremos poco por ellos, de modo que podemos esperar aumento de la migración y de los conflictos sociales en los espacios urbanos, los que a su vez verán afectados sus servicios básicos.

12. Como evidencia de la hipótesis anterior podemos tomar el debate en torno al asunto del agua para Lima tendremos una idea de la forma en la que enfrentaremos los problemas: desalinización versus manejo de la napa freática, reciclaje de las aguas servidas, o las tres, además de canon por agua a las comunidades de la sierra central. Otro ejemplo puede observarse en la competencia por este recurso entre los veraneantes del sur y los agricultores y habitantes de los pueblos de las cuencas de Chilca, Mala y Omas.

13. Las soluciones tecnológicas que se proponen frente a los problemas ecológicos son numerosas y de todo calibre, requieren de un mayor análisis sobre sus efectos en el mediano y largo plazo si lo que deseamos es una mayor sostenibilidad. Manejo de aguas subterráneas, reforestación a gran escala, recuperación de redes hídricas, lluvia artificial, selección genética para mayor adaptación de cultivos, para no hablar de sombrillas atmosféricas, o incremento de la capacidad de los océanos para procesar el CO2 (2). En nuestro medio hay también muestras precolombinas de los estados hidráulicos –según la vieja calificación de Wittfogel- relacionadas con la conservación de agua de lluvia, manejo de bofedales, pequeñas represas, sistemas de infiltración y recuperación de la napa freática, control de heladas, captación de humedad ambiental, manejo de suelos, etc.

14. Por lo que sabemos hasta ahora los Niño serán mas frecuentes, la temperatura media del aire aumentará, los cambios en la temperatura del mar parece ir a contrasentido, las lluvias se harán más intensas hacia el norte del paralelo 12° (a la altura de Lima) y disminuirán hacia el sur. En consecuencia se advierte una tendencia a la tropicalización al norte y el surgimiento de una tundra fría hacia el sur este. En el caso del sur este los efectos se amortiguan hacia la vertiente oriental donde se concentra más humedad.

15. El aumento de las temperaturas y la disminución de las lluvias en las zonas altoandinas sugieren un proceso de desertificación en curso (Avalos: 2009). De acuerdo con el modelo japonés TL959L60 MRI/JMA, trabajado por Avalos, muestran un aumento de la temperatura superior a los 2 °C por encima de los 3800 msnm. Asimismo, las lluvias se reducirían entre 10 y 30%. Es importante señalar que estas cifras están por debajo de las calculadas a partir de modelos globales que señalan incremento de las temperaturas de entre 4 y 6 °C.

Sobre el comportamiento del campesinado frente al cambo climático.

1. Los biólogos Edgar Lehr (Alemán) y Alessandro Catenazzi (Peruano) descubrieron en el 2007 una nueva especie de rana a 3 mil metros que vive en las hojarascas protegida por la humedad. Se trata de la Noblella pygmaea. Esta pequeña criatura de un centímetro, que hoy vive en Kosñipata esta amenazada por un hongo ecuatorial “Batrachochytrium dendrobatidis”, conocido asesino de otras especies de ranas. Curiosamente pasa con ella lo que parece pasó con las huestes de Huayna Cápac cuando como resultado de su campaña militar en la hoy provincia de Manabí en el Ecuador, y ayudado por el periodo de calentamiento de la época, son atacados y diezmados por una epidemia de Bartonelosis. (Pachas: 2000; ) ¿Pasará lo mismo con la agricultura campesina?

Sigue leyendo

Los retos del Cambio Climático y los países andinos

[Visto: 697 veces]

20120629-libro_cambioclimatico.jpg

Aunque la necesidad de enfrentar el Cambio Climático se está constituyendo en un tópico de sentido común, la imaginación pública todavía no parece entender que es al menos igualmente importante, si no más, comenzar a prepararnos para reducir los impactos que cambiar las prácticas individuales y colectivas para reducir las emisiones. Al fin y al cabo el aporte peruano a los gases de efecto invernadero es muy poco importante por lo que los cambios efectivos en el incremento térmico dependen del primer mundo. Pero nadie hará por nosotros los estudios para identificar y resolver nuestros problemas locales. Y el Perú es una de las zonas en la que los impactos pueden ser mayores.

1. El Desafío del Agua
Capacitación, tecnología e investigación.
Oportunidad
Fortalecimiento del manejo institucional del recurso hídrico
¿Qué podemos hacer?
• Conocer la oferta diaria del agua.
• Estimar las demandas de uso y consumo del agua de los usuarios.
Fortalecer la organización y participación de usuarios.
• Medir la escorrentía, la erosión de sedimentos, la cobertura vegetal de las laderas, las corrientes subterráneas, el afloramiento de manantiales y el caudal de los ríos, entre otros factores.
• Planificar y diseñar la construcción de la infraestructura de servicio al sistema hídrico.
• Cobrar las tarifas adecuadas.
Oportunidad
Uso racional del agua, dándole un verdadero valor
¿Qué podemos hacer?
• Minimizar las pérdidas en sistemas de abastecimiento de agua potable.
• Implementar sistemas de riego tecnificado.
• Reciclar el agua hasta su máxima capacidad.
• Masificar los sistemas de tratamiento y reuso del agua.
Diseñar grifería, sanitarios, y productos que demanden menos agua para su conservación

Oportunidad
Conservación del agua
¿Qué podemos hacer?
• Elevar los estándares de calidad ambiental de aguas y efluentes.
• Tratar las aguas servidas e industriales antes de verterlas al mar, ríos y lagos.
• Minimizar los vertimientos.
• Conservar el agua en las cuencas, mediante reforestación de las cuencas altas, manejo de bofedales e implementación de sistemas de pagos por servicios ambientales.
• Construir pequeños reservorios en zonas agrícolas para épocas de escasez.
Captar neblina
• Manejo de napa freática

Oportunidad
Búsqueda de nuevas fuentes de agua
¿Qué podemos hacer?
• Organizar inventarios completos de aguas subterráneas. (INGEMET esta haciendo un estudio, y se cuenta con inventario para algunos valles costeros)
• Desalinizar el agua del mar (hay algunas experiencias basadas en tecnologías solares)
• Invertir en investigación y desarrollo (molinos, sistemas de bombeo eficientes, etc.)

2. LA ENERGÍA Y EL RETO DE DESARROLLARNOS LIMPIAMENTE
Oportunidad
La verticalidad de las montañas y las precipitaciones en las partes altas son las condiciones ideales para la generación de energía eléctrica con las caídas de los cursos de agua. Además, en el interior de los territorios andinos discurren grandes ríos encajonados entre las montañas, lo cual ofrece un enorme potencial para represar grandes masas de agua para generar electricidad y, de ser posible, conducirlas hacia las parte bajas con climas y suelos más propicios para desarrollar una agricultura de gran intensidad biológica, con riego tecnificado y mayor valor económico. Este recurso enfrentará en el corto plazo problemas de flujo por desglaciación acelerado, crisis de los sistemas hidráulicos naturales.

¿Qué podemos hacer?
Concientes de su vulnerabilidad al Cambio Climático, los países andinos se deben unir al esfuerzo global por lograr las mayores reducciones en el menor tiempo posible. Pero para que ello sea posible, se deben establecer mecanismos de incentivos internacionales, transferencia de tecnología e investigación que les permitan participar cubriendo su brecha energética de la forma más limpia posible.

Oportunidad
Búsqueda de nuevas fuentes de energía
¿Qué podemos hacer?
• Inventario de fuentes de energía eólica, térmica e hidroeléctrica
• Desarrollo y adaptación de tecnologías de generación de energía limpia
• Geoingeniería para un mejor manejo de las aguas de superficie en las partes altas de las cuencas.

3. El desafío de nuestra biodiversidad y cultivos
Manejo basado en ciencia y tecnología.

Oportunidad
Priorización de la investigación e inversión en tecnología
¿Qué podemos hacer?
• Fortalecer las investigaciones sobre biodiversidad y cultivos agrícolas y prácticas ancestrales. Desarrollar formas de manejo integrado de cultivos.
• Monitorear constantemente y retroalimentar los planes de manejo.
• Mejorar las plantas cultivadas y acceso a los genes contenidos en las variedades tradicionales y en las plantas ancestro.
• Enfocar los estudios en el espacio de cuenca.
• Desarrollar tecnología limpia para el incremento en la productividad de los cultivos.

Oportunidad
Fortalecimiento del manejo institucional
¿Qué podemos hacer?
• Planificar e implementar sistemas que aseguren la disponibilidad de alimentos.
• Planificar políticas de empleo y de ingreso para el acceso a una dieta básica.
• Promover el acceso a la educación y promoción para mejorar el uso de los alimentos y la calidad de consumo.
• Manejar a tiempo los conflictos sociales y perturbaciones en el mercado nacional e internacional.
• Desarrollar métodos eficientes de labranza, fertilización y riego, controles fitosanitarios, así como una adecuada gestión empresarial.
• Conservar los recursos filogenéticos.
• Rehabilitar sistemas degradados.
• Incrementar el stock de recursos productivos.
• Promover el acceso a los servicios públicos para tener acceso a mercados.
• Invertir en la calidad y disponibilidad de las redes viales.
• Planificar y diseñar infraestructura de prevención.
• Capacitar a las autoridades competentes para prever y superar las alteraciones inesperadas del clima.

4. El desafío de nuestros bosques
Una responsabilidad compartida.

Oportunidad
Mecanismos de incentivos internacionales
¿Qué podemos hacer?
• Proveer incentivos económicamente interesantes para la conservación de los bosques.
• Apoyar técnica y financieramente para el uso y conservación de los bosques.
Oportunidad
Priorización de la investigación e inversión en tecnología
¿Qué podemos hacer?
• Cooperar en investigación sobre las capacidades de captura de las distintas especies.
• Facilitar el uso de imágenes satelitales para controlar la deforestación.
• Instaurar un periodo de aprendizaje y prueba de mecanismos de control de la deforestación.

Oportunidad
Fortalecimiento del manejo institucional en la región
¿Qué podemos hacer?
• Fortalecer mecanismos de seguimiento, fiscalización y control de actividades.
• Desarrollar políticas de reforestación y agroforestería.
Promover el uso integrado de reforestación asociada al aumento de la disponibilidad de agua
• Desarrollar y fortalecer las capacidades de autoridades para implementar las leyes.

5. El desafío de nuestros gobiernos
Eje transversal de capacidades de gestión.

Oportunidad
Desarrollo de infraestructura y servicios básicos
¿Qué podemos hacer?
• Planificar adecuadamente la infraestructura física. Sistema de ciudades.
• Promover el acceso masivo a las redes de comunicaciones y servicios básicos.
• Promover la eficiencia en los sistemas de transporte, hídrico, etc.
• Invertir en investigación y desarrollo constante.

Oportunidad
Gestión de actividades productivas
¿Qué podemos hacer?
• Generar instrumentos de control y legislación para el manejo de los recursos naturales.
• Desarrollar mecanismos de acceso a mercados, gestión de procesos productivos, logística de insumos y productos, y financiamiento.
• Capacitar y proporcionar información a todo nivel.

Oportunidad
Capacidad institucional de gobiernos locales.
¿Qué podemos hacer?
• Mejorar la calidad, focalización y la efectividad del gasto público.
• Organizar a los sistemas productivos, sociedad civil y Estado.
• Optimizar las capacidades de las autoridades de la región.

6. Fortalecer la arquitectura institucional de coordinación de políticas.
• Acelerar la construcción de las carreteras intercontinentales que están en curso para la integración física.
• Impulsar la integración energética con las líneas de transmisión de eléctrica y la generación de grandes proyectos hidroeléctricos con participación multinacional.
• Construir una red intercontinental de gasoductos para aprovechar los enormes recursos en algunos lugares del continente.
• Promover acuerdos multinacionales para facilitar el acceso del agua para satisfacer las demandas de los países que padecerán estrés hídrico.
• Acuerdos multinacionales de comercio alimentario para garantizar el abastecimiento confiable y predecible a largo plazo.
• Aunar esfuerzos para fortalecer los centros de investigación a fin de conocer mejor y predecir los comportamientos del clima y la manera cómo afectará la biodiversidad del continente.
• Investigaciones y el desarrollo de tecnologías para adaptar los cultivos que son la base de la alimentación y del comercio de los países.
• Aunar esfuerzos para adaptar e implementar las nuevas tecnologías para producir combustibles orgánicos y nuevas formas de generar energía eléctrica.
• Emprender un vigoroso movimiento multinacional para mejorar la calidad y la relevancia de los contenidos y métodos educativos, a fin de formar sociedades conscientes de los fenómenos climáticos y de las tareas que deberán emprender los pueblos de América del Sur, de manera organizada y solidaria.

Tomado del libro de la CAN
El Cambio Climático no tiene fronteras Impacto del Cambio Climático en la Comunidad Andina” Las partes en cursiva han sido incorporadas por FFR.

Sigue leyendo

La Ipomoea carnea Jacq. clave de la reprodución del bosque seco

[Visto: 2621 veces]

20111107-ANa.jpg

El Instituto de Ciencias de la Naturaleza Territorio y Energías Renovables de la PUCP, junto con la Sociedad Geográfica de Lima han publicado el Estudio de la Vegetación y el pastoreo en los bosques secos del norte del Perú con énfasis en la distribución de Ipomoea carnea Jacq. Este trabajo de la Doctora Ana Sabogal D. nos permite comprender mejor la dinámica de los bosques no solo en términos de la vegetación, sino también como parte de un ecosistema que incluye entre otros, a las cabras que forman parte inseparable de este paisaje desde la llegada de los españoles.

20111107-ipomoea_carnea_jacq..jpg

Casi como en una película de terror esta planta envenena a los animales que a falta de otro alimento se la comen. En nuestro bosque seco son las cabras las afectadas al punto que es necesario trasladarlas a otros parajes. Estas plantas son la última defensa del bosque para mantener a raya a las voraces cabras.

Como señala Augusto Castro en la presentación del libro, “Ana Sabogal coloca un tema muy sugerente para la investigación de la conservación del bosque al observar que esta planta, por un lado, se desarrolla y se difunde a consecuencia del sobrepastoreo y por otro, limita el número de animales pastoreados por ser muy tóxica al generar abortos y la muerte de las cabras adultas que son las causantes del sobrepastoreo. La doctora Sabogal considera así que la Ipomea carnea Jacq se presenta como un indicador del uso antropogénico del bosque y observa también que su distribución en el bosque está directamente relacionada con la intensidad del pastoreo.”

Los párrafos siguientes forman parte de la introducción:

“El bosque seco de la costa norte del Perú debido a su cercanía a la línea ecuatorial es un ecosistema peculiar. Aún antes de la conquista Española este era utilizado por la población. Sin embargo, es recién a consecuencia de una elevada deforestación, y a la introducción del ganado caprino como consecuencia del aumento poblacional, que el bosque seco se encuentra amenazado. El deterioro del bosque se expresa mediante una disminución de la biodiversidad de las especies v el deterioro de las condiciones de vida de la población rural y urbana local que causan el avance de la desertificación del espacio.

La distribución de los bosques de Secos de la costa noroeste del Perú (Piura y Lambayeque) es actualmente de 3’235,012 hectáreas (MINAM & MINAG, 2011), según INRENA (1988) a base de fotografías aéreas e inventario forestal, para el año 998 esta era de 27.782 km2 y para el año 1975 de 18.734 km2 (INRENA, 1998) Luego de “El Niño'” de 1983 la extensión del bosque aumento en 9 000 km2. A pesar de este periódico aumento del bosque a consecuencia del Evento de El Niño existe una rápida y avanzada desertificación. Según Cuba la desertificación anual del bosque seco alcanza para la zona del valle de Piura 9 000 ha con una tala selectiva que alcanza el 81% de la tala de todo el bosque seco (Cuba 1998:48). A ello se añade el pastoreo caprino del bosque seco. Ambos usos llevan a la disminución de la biodiversidad y de la cobertura vegetal, importantes indicadores de la desertificación. La regeneración del bosque seco (1.2 m3/ha/año) es mayor que la degradación (2 m3ha./año) (Vera Tudela et. al., 1998- 406). Para el departamento de Piura en el año 1985 la deforestación fue de 8400 has (Vera Tudela et. al 1998: 406), mientras que para el año 2000 llegó a 31,735 (Anuario de Estadísticas Ambientales, 2010). Para el Perú la deforestación es de -0.136 % MINAM, 2010) lo que representa 150 mil hectáreas por año

La creación de la “Reserva de la Biósfera del Noroeste” (RBNO) constituyan 2,314 km2 del bosque seco (CDC, 2003) (Centro de Datos para la Conservación). La Reserva, que debe servir para la regeneración de lo que aún queda del bosque seco, está constituida por el Parque Nacional Cerros de Amotepe, el coto de caza El Angolo, el Bosque de Tumbes y el Santuario Nacional Los Manglares de Tumbes.

El presente trabajo se ocupa del análisis de tres aspectos del deterioro del bosque:

• La vegetación y su distribución,
• La intensidad del daño por mordida producido por las cabras y
• La distribución de Ipomoea carnea Jacq.

El trabajo postula que esta planta es un indicador del uso antropogénico (1) del bosque y que debido a sus sustancias tóxicas (aparentemente alcaloides y selenio) juega un rol importante en la conservación del bosque, ya que de esta manera disminuye el hato ganadero. Ipomoea carnea Jacq., como la única planta disponible en la época seca, causa debido a su toxicidad abortos y la muerte de las cabras adultas, causando así una disminución del pastoreo.

Con los datos de vegetación se analizó la variación de la vegetación causada por el pastoreo o sobrepastoreo. Para ello se tomo los datos de tres zonas de estudio (2), los mismos que fueron analizados y comparados. Dos de estas zonas presentaban un elevado sobrepastoreo (Las Lomas/Jaguay Negro), la tercera zona de estudio presentaba una influencia antrópica baja (Coto de Caza El Angolo). Para establecer las zonas de trabajo se considero la distribución poblacional, la densidad de pastoreo y la distribución de Ipomoea carnea Jacq. Para ello consideré que la distribución de Ipomoea carnea Jacq. está directamente correlacionada con la intensidad de pastoreo.

El análisis de la vegetación se realizó utilizando el método Braun-Blanquet. Se analizó la composición florística, la textura y la química de suelos y de la sociología vegetal. Para establecer la sucesión secundaria del bosque, se establecieron parcelas vegetales.

El centro del trabajo es la Ipomoea carnea Jacq.. Existía la sospecha de que no sólo los alcaloides presentes en esta planta, sino también una elevada concentración de selenio podrían ser la causa de la muerte de las cabras. Por ello se realizaron análisis de selenio en suelo y planta. Adicionalmente se estudio la distribución vegetal, las asociaciones vegetales, las subasociaciones y el grado de mordida de esta planta por las cabras para establecer así el rol de la Ipomoea carnea Jacq. en el contexto de pastoreo.

La intensidad de mordida sirvió como indicador del deterioro producido por el pastoreo. La medida de la intensidad de mordida se estableció en la época seca, cuando Ipomoea carnea Jacq. era una de las únicas plantas disponibles, esto permitió establecer el rol de esta planta en la alimentación animal.

Los campesinos han observado que Ipomoea carnea Jacq. en el bosque seco causa envenenamiento de las cabras (comunicación personal campesinos de Jaguay Negro). Este envenenamiento ha sido observado sobre todo en la época seca, cuando Ipomoea carnea Jacq. es una de las pocas plantas con hojas.

Se presupuso que la distribución de Ipomoea carnea Jacq. es influenciada primeramente por la intensidad de uso antropozoogénico del bosque y que con el aumento de la densidad poblacional esta especie aumentaba su cobertura. Paralelamente se planteo que la presencia de Ipomoea carnea Jacq. influye en la alteración de los factores ecológicos (Dios, 1998:140-141). Un factor importante, que podría influir en la distribución de Ipomoea carnea Jacq., es el contenido de alcaloides y de selenio del suelo. Se investigó los niveles de selenio en Ipomoea carnea Jacq., suponiendo que estos son elevados (Meza, 1994: 18-20). El género Ipomoea es utilizado en la medicina popular como planta medicinal contra las infecciones debido al contenido de alcaloides, esta podría ser la razón por la que las cabras se vuelven adictas a la planta. El contenido de selenio podría ser la causa del uso de Ipomoea como planta medicinal y de su toxicidad en el bosque seco de Perú. En el libro de Arbonnier (2002: 281) se describe a esta planta en África oeste como “toxiquepour le betaille”(3).

Las siguientes preguntas debieron ser respondidas:

¿Cuál es el rol de Ipomoea carnea Jacq. en la dinámica de la vegetación del bosque seco ñor Peruano?
• ¿Puede Ipomoea carnea Jacq., sobre todo la intensidad de mordida de esta planta por el ganado caprino, ser un indicador del uso pastoril del área de estudio?
• ¿Juega Ipomoea carnea Jacq. un rol importante para el equilibrio ecológico del bosque seco, debido a que su toxicidad reduce la distribución de las cabras? (hipótesis principal).
• ¿La distribución de Ipomoea carnea Jacq. y la biodiversidad de especies en el bosque seco están correlacionadas negativamente?
• ¿Se puede demostrar con los datos de intensidad de mordida de Ipomoea carnea Jacq. que los animales, en especial las cabras, utilizan esta planta como alimento teniendo en cuenta que Ipomoea carnea Jacq. produce hojas y frutos durante la época seca?
• ¿Es posible demostrar que junto con los alcaloides también selenio es la causa del envenenamiento de las cabras?

Para responder a todas estas preguntas, se trazaron los siguientes objetivos del trabajo:

• Estudiar la distribución, la propagación y la fenología de Ipomoea carnea Jacq., para de esta manera poder dar recomendaciones sobre el uso sostenible del bosque seco.
• Estudiar la correlación existente entre el suelo, el selenio del suelo y las características del suelo y la distribución de Ipomoea carnea Jacq..
• Identificar las sociedades vegetales diferenciando aquellas con influencia antrópica de aquellas con una sucesión natural del ecosistema del bosque seco.
• Investigar la influencia del pastoreo en el proceso de sucesión ecológica. Con el fin de determinar las medidas para evitar la propagación de Ipomoea carnea Jacq., frenando de esta manera la distribución de las cabras, así como, para evitar un posible efecto negativo del selenio sobre la población local a consecuencia del consumo de carne de cabra.

Los siguientes métodos e investigaciones fueron empleados para poder contestar las preguntas arriba mencionadas:

Para el estudio de la fenología y distribución de Ipomoea carnea Jacq. se realizó la siembra de las semillas en invernadero y en campo. Posteriormente se analizó el contenido bioquímico de selenio de las hojas, tallos y semillas, adicionalmente se analizó y comparó con el contenido de selenio del suelo y del campo.

Para el análisis vegetal se utilizó el método Braun-Blanquet. Los resultados esperados fueron establecer las asociaciones vegetales para ambos espacios estudiados y documentar las diferentes intensidades de pastoreo. El análisis de la vegetación fue completado con un estudio del mapa de suelos y de análisis del mismo.

Para determinar el grado de sobrepastoreo se midió en parcelas la intensidad de mordida de los pastos según variedad, según el método de Reinmoser (1999).”

(1) En este trabajo consideró como antropogénica, toda influencia que tiene el ser humano, como por ejemplo la tala, y zoogénica toda influencia producida por el pastoreo. Si los dos factores se presentan juntos, como es a menudo el caso, entonces se menciona coma influencia antropozoogénica.
(2) El área de estudio es el bosque seco con un clima y una forma de uso específicos. Dentro de esta se encuentran las tres zonas de estudio como ejemplos dentro de las que se tomaron las muestras.
(3) Arbonnier. Michcl (2002): Arbres, arbuste el lianesdes zones seches d’Afrique de I’Oucst (CIRAD – MNHN)

Índice
1.0 Introducción 7
2.0 Ubicación geográfica y descripción del ámbito de estudio. 11
2.1 Ubicación geográfica. 11
2.2 Clima 15
2.3 Geología y morfología 17
2.4 Suelos del ámbito de estudio 20
2.5 Desertificación y equilibrio hídrico 21
2.6 Conservación de la naturaleza 27
3.0 Estado actual de la investigación. 31
3.1 Flora y vegetación 31
3.2 Aspectos socioeconómicos, historia del uso de agrosilvopastoril
Del bosque seco. 41
3.2.1 Aspectos socioeconómicos del uso actual del bosque seco. 41
3.2.2 Historia de la utilización del territorio. 44
3.3 Crianza de cabras y su influencia en la vegetación 47
3.3.1 Crianza y manejo de ganado caprino 47
3.3.2 Alimentación de las cabras. 48
3.3.3 Sobrepastoreo. 49
3.3.4 Frecuencia de mordedura 51
4. Métodos. 54
4.1 Ipomoea carnea Jacq.: análisis químico y observaciones de campo 54
4.1.2 Investigaciones biológicas 55
4.2 Análisis de la vegetación 56
4.2.1 Análisis Braun-Blanquct. 56
4.2.2 Suelos 59
4.2.3 Análisis sincorológico. 61
4.3 Daños provocados por la frecuencia de mordedura 62
5.0 Estado actual de la investigación sobre Ipomoea c arnea Jacq.:
toxicidad en ganado caprino. 66
5.1 Clasificación, botánica, distribución y ecología. 66
5.2 Relevancia y toxicidad de Ipomoea carnea Jacq. para los espacios
pastoreados. 69
5.3 Importancia fisiológica del selenio para Ipomoea carnea Jacq 73
6.0 Resultados. 76
6.1 Ipomoea carnea Jacq 76
6.1.1 Resultados de las investigaciones sobre la biología de Ipomoea
Carnea Jacq 76
6.1.2 Análisis de selenio en la planta y el suelo 78
6.2 Análisis de la vegetación 80
6.2.1 Evaluación de la composición vegetal 80
6.2.1.1 Asociaciones y subasociaciones en Las Lomas/jaguay Negro. 84
6.2.1.2 Asociaciones del coto de caza El Angolo. 89
6.2.2 Análisis de suelo y evaluación. 106
6.2.3 Análisis sincorólogico. 108
6.2.3.1 Análisis sincorológico Jaguay Negro. 108
6.2.3.2 Análisis sincorológico en el coló de caza El Angolo 114
6.3 Daños por mordedura. 120
6.3.1 Participación de las especies en la dicta animal. 120
6.3.2 Importancia del espacio para la alimentación animal 123
7.0 Discusión y propuestas 125
7.1 Ipomoea carnea Jacq. investigación biológica y composición
química. 125
7.1.1 Investigaciones biológicas. 125
7.1.2 Análisis de selenio de la planta y suelo 127
7.2 Análisis de la vegetación 130
7.2.1 Análisis Braun-Blanquct 130
7.2.1.1 Asociación y subasociaciones en Las Lomas/Jaguay Negro. 131
7.2.2 Análisis de sucios e interpretación. 136
7.2.3 Asociaciones vegetales. 139
7.3 Daño a las plantas por mordida de los animales 145
7.3.1 Contribución de las especies vegetales a la alimentación animal 145
7.3.2 Importancia de los espacios estudiados para la alimentación
animal 147
7.4 Análisis del conjunto de factores. 148
7.5 Propuestas para lograr un equilibrio ecológico y un uso sostenible
Del bosque seco 153
8.0 Bibliografía. 157
9.0 Índice de tablas 176
10.0 Índice de las figuras 177
11.0 Anexos. 178

Sigue leyendo

Se van los glaciares, necesitamos políticas de adaptación al cambio climático

[Visto: 2223 veces]

Ha pasado mucho tiempo dese que Lonnie Thompson empezara su caminata por los andes del Perú para hacer su tesis en glaciología, o de los trabajos para ubicar y evitar los desbordes violentos de las lagunas de la cordillera Blanca desde los años sesenta. En los 30 ó 40 años que han transcurrido no hemos logrado tener una facultad de glaciología en el país, y tampoco se cuenta con una historia del clima. Tenemos algunos especialistas formados fuera, o en el campo, y algunos retazos de la vida de los glaciares en esta parte del mundo. Pero la mayoría de los peruanos no las conoce.

20110326-Glaciares perdida de masa.png

Hoy, gracias a los trabajos realizados desde entonces tenemos una mejor idea del avance de la desglaciación pero, aún no tenemos una imagen detallada y completa del problema, ni contamos con sistemas de seguimiento para construir modelos dinámicos de análisis que nos permitan prever los impactos de este fenómeno.

La Autoridad Nacional del Agua tiene algunos pocos recursos y cuenta con algunos de los peruanos con mayor experiencia en el tema. Además mantiene vínculos y acuerdos con el IRD, el Ice Core Paleoclimatology Research Group de la universidad de Ohio y el Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares (WGMS), además de universidades de otras partes del mundo. Pero todo esto es insuficiente todavía.

El jefe de la Unidad de Glaciología de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), César Portocarrero señaló en el reciente evento del MINAM -Instituto de Montaña: “Necesitamos herramientas para un monitoreo real. Como vienen ocurriendo deslizamientos y avalanchas en diferentes cordilleras del país, es importante que se tenga información en tiempo real para satisfacer los requerimientos de Defensa Civil y de la población”. También generalizar el modelamiento de flujos de tal manera que se establezcan las zonas de riesgo para cada población, especialmente las que están ubicadas en los cauces glaciares. “Es necesario, además, que los inventarios glaciares se efectúen por los menos cada cinco años, de tal manera que se conozca cuáles son las reserva de los recursos hídricos adicionales que todavía contamos” agregó Portocarrero (ANDINA)

La secuencia de la desglaciación puede esquematizarse de la siguiente manera: El incremento de la temperatura se hace constante y el glaciar se derrite poco a poco, llena las lagunas aumentando el riesgo de desborde, en la medida que el deshielo continua aparecen nuevas lagunas multiplicándose los riesgos de desborde. Mientras esto ocurre la cantidad de agua disponible tierras abajo aumenta para satisfacción de las hidroeléctricas y los agricultores. Llega un momento, que se calcula en 20-30 años, en el que el derretimiento disminuye y el glaciar se estabiliza o desaparece, las lagunas se secan, su número disminuye, el agua se hace escaza, los agricultores se empobrecen, las hidroeléctricas cierran, la energía de las ciudades disminuye.

Este proceso va acompañado de numerosos problemas y catástrofes. Los desbordes afectan el curso de las aguas, destruyen bosques, campos de cultivo y arrasan con centros poblados matando lo que encuentran a su paso. Las poblaciones migran, aumenta la pobreza en la ciudad y en el campo, los que se quedan luchan por el agua, la producción disminuye…

No podemos evitar que la desglaciación ocurra, pero si podemos, y tenemos, que hacernos cargo de enfrentar sus aspectos negativos. La desglaciación de la cordillera Blanca afectará a toda la actividad productiva de la Región de Ancash, que hoy tiene recursos por el canon minero que no sabe cómo gastar. No solo la agricultura de los valles del Santa y Conchucos se afectan, también a producción de energía, también la irrigación Chavimochic, las actividades alrededor del rio Pativilca en la región Lima, asimismo el rio Marañón perderá una importante afluencia de agua. Esto par mencionar efectos evidentes. Pero la lluvia que naturalmente se “guardaba” en forma de hielo, podría manejarse en lagunas, guardarla bajo tierra infiltrándola en capas freáticas, la agricultura podría adaptarse usando riego tecnificado, y la energía eléctrica puede ser provista por pequeños sistemas hidroeléctricos, o usando energía eólica o solar.

De la misma manera debemos ver lo que ocurre y se puede hacer en la región central con el Huyatapayana que hoy es motivo de preocupación para los habitantes de la ciudad de Huancayo que comienzan a tener problemas de abastecimiento de agua. Otro valle importante afectado puede ser el de Cañete en cuya cabecera está el Pariacaca, el valle del Vilcanota en el sur puede también incluirse entre los que debemos observar.

Para terminar baste un par de datos del world glacier monitoring service, que de acuerdo con las cifras preliminares para el 2009 puede observarse que la tendencia a la desglaciación continúa (ver gráfico), a su vez la tendencia es más fuerte en el hemisferio sur que en el norte (aunque ello pueda deberse a la falta de un mejor seguimiento en los países del sur), y tomando del sur solo los países andinos, encontramos que la velocidad de desglaciación es la mayor.

Sigue leyendo

¿Es posible manejar lagunas?

[Visto: 1554 veces]

Ante la expectativa de no contar con fuentes reguladores de los flujos de agua dulce por desglaciación, podríamos acumular el agua de lluvia en lagunas artificiales aprovechando la geomorfología de los andes . Me contaban que esto lo estaban haciendo en la provincia de San Juan en la Argentina. Pero para no ir tan lejos recuerdo las aerofotografías de una meseta puneña cercana al lago Titicaca en la que aparece un sistema de lagunas artificiales conectadas entre si y probablemente relacionadas con el sistema de waru-warus. También cerca del lago en 15° 48’ 13.38’’ S y 70° 17’ 46.17’’ hay – como en muchas parte- un cráter volcánico que podríamos convertir en lago.

Uno de los problemas centrales de la cordillera es que es muy joven, aun necesita un largo periodo de estabilización, lo que implica riesgos geológicos difíciles de predecir. Creo que lo más oportuno es retener agua entre las cordilleras occidental y central creando trasvases hacia la vertiente occidental. En el corto plazo, el lago Junín podría ser una gran posibilidad construyendo un gran dique en la parte Sur (dirección a la Oroya), claro que habría que movilizar y reinstalar varios pueblos y comunidades ganaderas, y además construyendo y acueducto que salga por la viuda al río Chillón. En fin soluciones interesantes las hay, pero si no iniciamos obras…

La idea es además rejuvenecer el lago aumentando su nivel un metro. Para ello será necesario además “limpiarlo” de los relaves mineros, controlar el uso de agroquímicos para evitar la eutrofización, y tratar las aguas servidas de los centros poblados del área. Todo esto e acuerdo con un estudio de hace 12 años. No encontré estudios más recientes. Resulta curioso advertir que de mejorar las condiciones del lago se pondría en riesgo la supervivencia del pato conocido como zambullidor de Junín (Podiceps taczanowskii).
20101114-ljunin.png
En el Perú hay 12 mil lagunas en los andes, las más importantes y difíciles de controlar son las que se encuentran en le departamento de Ancash. Su crecimiento es un indicador de los deshielos, pero no encontré cifras al respecto. Hay sin embargo una experiencia de manejo de excedentes y obras de ingeniería poco documentados.

Otro problema con las lagunas, y especialmente con el lago Titicaca, son los conflictos que comienzan a aparecer entre regiones al interior del país, al respecto el IPROGA tiene algunos trabajos en los que se señala por ejemplo que la mayor parte de los conflictos (63,5%) tienen que ver con la disponibilidad del recurso y en segundo lugar con la calidad (27%).

Poco sabemos de las aguas subterráneas, aunque conocemos por Jaime Llosa que es posible la captación de infiltración de agua de lluvias como de escorrentía: a) La Cosecha y la siembra de agua. El Caso de las Amunas de Huarochirí . (Cuenca del Rimac, Lima), b) la captación del agua de lluvias mediante represas en la Cordillera Negra. El caso de la recarga de acuíferos en la cuenca del Nepeña (Ancash), c) el llenado de pozas con agua de avenida a fin de recargar acuíferos. El caso de las pozas de Ocucaje (Ica), y d) Captación de agua de deshielo procedente de los nevados: Mismi y Chucura, ubicados en el valle del Colca (Arequipa). El caso de la Comunidad de Yanque y de los canales prehispánicos en uso.

Sigue leyendo

El calentamiento global ya nos afecta

[Visto: 22469 veces]

Informe del PNUD sobre cambio climático es un llamado de advertencia. Temperatura mundial aumentó 0.7 grados. Su efecto más notorio en el Perú se observa en el derretimiento de los glaciares. Expertos piden tomar acciones urgentes.

Fuente: http://www.larepublica.com.pe/content/view/203386/592/
Luis Arriola.

Sigue leyendo