Archivo por meses: febrero 2012

2011 el más húmedo de la historia

[Visto: 2297 veces]

Hemos traducido un artículo del Earth Policy Institute titulado “2011: A Year of Weather Extremes, with More to Come” escrito por: Janet Larsen y Sara Rasmussen en el que se resume el estado del clima en el 2011.

Nuestro interés es doble, de una parte contribuir a la difusión de información sobre la evolución del clima a nivel global, y del otro animar a las organizaciones nacionales a imitar este comportamiento, de manera que, por ejemplo en el Perú, podamos tener un sistema de indicadores actualizados mensualmente que den cuenta de la evolución del clima en el Perú, a partir del cual establecer relaciones, preguntas y organizar investigaciones serias y profundas.

La temperatura media global en 2011 fue de 14.52 grados centígrados. De acuerdo con científicos de la NASA, este fue el noveno año más cálido en 132 años de registros a pesar de la influencia de enfriamiento de la atmósfera de La Niña y el patrón de circulación oceánica y una radiación solar relativamente baja. Desde 1970, cada década siguiente ha sido en promedio más caliente, y 9 de los 10 años de mayor calor registrados han ocurrido en el siglo XXI.

20120208-calor.jpg

La temperatura media está determinada por una serie de factores, incluyendo la actividad solar y el estado del fenómeno de El Niño / La Niña (ENSO). Pero el calor que atrapan los gases que se han acumulado en la atmósfera, principalmente de la quema de combustibles fósiles, se han convertido en una fuerza dominante, empujando el clima de la Tierra fuera de su rango normal. El planeta está a 0,8 grados centígrados más caliente de lo que era hace un siglo.

Los promedios anuales ocultan la variabilidad creciente de los indicadores, y como muestran los registros, los extremos son cada vez más sorprendentes. Estas anomalías son tan frecuentes que en el futuro serán parte del comportamiento natural. A nivel mundial, 2011 fue el año más húmedo que se haya registrado sobre la tierra. (El récord se estableció en 2010, que a su vez empató el 2005 como el más cálido en general). Un planeta más caliente deberá soportar más diluvios y tormentas más fuertes.

20120208-calor_y_co2.jpg

Brasil comenzó el año con el desastre natural más mortífero de su historia: en enero, el equivalente a un mes de lluvia cayó en un solo día en Río de Janeiro (Rio de Enero), produjo inundaciones y deslizamientos de tierra que mataron al menos a 900 personas. Ese mismo mes, las inundaciones en el este de Australia cubrieron un área casi del tamaño de Francia y Alemania juntas. En general, fue el tercer año más húmedo en Australia desde que comenzaron los registros en 1900. El desastre climático económicamente más costoso de 2011 fue la inundación en Tailandia en la segunda mitad del año, que sumergió a un tercio de las provincias del país. Los daños se calculan en $ 45 mil millones de dólares, igual al 14 por ciento del producto interno bruto de Tailandia, fue la catástrofe natural más costosa que el país jamás haya experimentado. En octubre, más de 100 personas murieron como resultado de dos tormentas, una del Pacífico y otra del Caribe que golpearon con grandes lluvias a América Central. En el oeste de El Salvador llovió más de 10 días, cayendo cerca de 1,5 metros de lluvia. Y en diciembre, una tormenta tropical azotó las Filipinas, produciendo inundaciones repentinas en las que murieron más de 1.200 personas.

La temporada de huracanes de 2011 tuvo 19 tormentas con nombre. El huracán Irene trajo graves inundaciones en el noreste de Estados Unidos en agosto, con daños cuyo costo supera los $ 7,3 mil millones. El 2011 fue el más húmedo en los libros para siete estados de los EUN., mientras que fue uno de los más secos en varios otros. A pesar de que los extremos parecen equilibrarse, lo que hace un año cercano al promedio, de hecho, los registros de 58 por ciento de los estados contiguos de Estados Unidos muestran que unos eran extremadamente húmedos y otros eran muy secos en 2011. En efecto, como se espera en un planeta más caliente, mientras que algunas partes del mundo se vieron desbordados por la lluvia en el año 2011, otros se distinguen por la sequedad.

Una grave sequía en el Cuerno de África que comenzó en 2010 degeneró en una situación de crisis en el 2011, que se caracteriza por las malas cosechas, los precios exorbitantes de alimentos y la malnutrición generalizada. Exacerbado por la inestabilidad política crónica y la respuesta humanitaria tardía, la cifra de muertos podría haber superado los 50.000 habitantes. En América del Norte, una sequía que desatada a finales de 2010 y se agravó en 2011, cientos de agricultores del norte de México marcharon a la capital de esa nación en el enero de 2012 para llamar la atención del gobierno sobre sus efectos. Cerca de 900.000 hectáreas de tierras agrícolas (unos 2,2 millones de acres) y 1,7 millones de cabezas de ganado se perdieron debido a la sequía, la peor en los últimos 70 años en México. Calor abrasador, sequía e incendios forestales en los Llanos Sur y en el suroeste de los EUN afectaron ranchos, granjas y bosques cuyos costos superaron los $ 10 mil millones en 2011. Wichita Falls, Texas, tuvo 100 días con más de 100 grados Fahrenheit, superando su propio récord anterior de 79 días establecido en 1980. Oklahoma y Texas tuvieron los veranos más calurosos que ninguno de los otros estados del EUN en la historia, rompiendo por un amplio margen el récord establecido en 1934 durante el Dust Bowl. James Hansen, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales, escribe que la probabilidad de que las olas de calor extremas “era insignificante antes de la reciente aceleración del calentamiento global.” Texas también tenía más lluvias en los registros.
Sigue leyendo

La flora y el cambio climático en el Perú, fundamentos para su construcción

[Visto: 3315 veces]

El cambio climático se manifiesta de diferentes maneras afectando no solo los sistemas atmosféricos y sus relaciones, sino también teniendo efecto sobre las especies vivas que pueblan el mar, la tierra y el aire. Aquellos animales que pueden desplazarse por sus propios medios siguen las corrientes o rutas que los llevan a hábitats similares, pero en la medida que lo hacen la ecología de sus nuevos espacios puede ser la causa de su expansión o de su desaparición. Las especies con menos movilidad, sea porque su falta de autonomía o por poseer capacidades que los han dotado de un mayor rango de adaptabilidad, sufren los efectos del cambio climático de manera distinta, deben “soportar” la invasión de otras especies y subsistir en las nuevas condiciones.

20120201-peru_10.jpg

Estos procesos de cambio no son nuevos, ni ha sido el cambio climático su único impulsor, los humanos en nuestra expansión han sido y son grandes impulsores de los cambio. Hace poco leía un artículo que recopilaba historias sobre la presencia del oso de anteojos y los jaguares en zonas cercana a las que ahora son ciudades de grandes proporciones como Lima; y en este mismo blog hemos escrito sobre como los mosquitos y las enfermedades que portan encuentran nuevas zonas para su desarrollo en diversas partes del mundo.

Seguir la huella de estos cambios requiere de información sobre aquello que existe, sobre la flora y la fauna en las distintas regiones del planeta, y del Perú en particular. Por eso es importante el trabajo de Carmen Ulloa Ulloa, James L. Zarucchi & Blanca León: Diez años de adiciones a la flora del Perú: 1993-2003, en el que “presentan 1845 adiciones nuevas para la flora peruana: 840 taxones nuevos han sido descritos sobre la base de material peruano, 669 taxones son nuevos registros para Perú y 336 son cambios taxonómicos. El nuevo total para la flora es de 18.652 especies de espermatofitas. Se listan 480 nuevas citas bibliográficas.”

Este trabajo ha sido ampliado por el de Blanca Leon, Nigel Pitman, y José Roque, sobre las plantas endémicas del Perú “El libro rojo de las plantas endémicas del Perú”, que son la base para el desarrollo de estrategias para la conservación de biodiversidad biológica. Como señalan los autores de este texto “Los endemismos peruanos, al igual que en otras floras del occidente del trópico suramericano están vinculados a los Andes. Se reconoce un total de 5509 taxones restringidos al Perú y que corresponde a un 27,9% de la flora. Se categorizó aproximadamente el 76% de la flora endémica siguiendo los criterios y categorías de la UICN, versión 3.1: Las más amenazadas corresponden a las En Peligro (33%), En Peligro Critico (18%) y Vulnerables (10%). Los departamentos con mayor número de taxones endémicos corresponden a aquellos con territorio ubicado en las vertientes andinas, con amplio rango altitudinal y ecológico, siguiendo la tendencia general de la flora endémica peruana. Se espera que este trabajo abra las puertas a proyectos permanentes de monitoreo y protección de la flora endémica del país.”

20120201-peru_taxones_endemicos.png
Sigue leyendo