Durban, el tiempo volvió a terminarse

[Visto: 849 veces]

El norte desarrollado está más preocupado por la crisis económica de hoy que por el futuro climático del planeta. El fin de Kyoto y sus esperanzas está por llegar en 2012 y no hay ninguna propuesta en firme que pueda reemplazarla. Los europeos aspiran a lo más a una nueva ronda de compromisos temporales, el G-77 continua radicalizándose, Japón, Rusia y Canadá han “pateado el tablero”. Joanna Mackowiak-Pandera, la subsecretaria de Estado de Medio Ambiente de Polonia, país que preside este semestre la UE en estos asuntos, declaró que Desde la UE, añadió, hay una voluntad declarada de retomar el protocolo de Kioto, que vence en 2012 y es el único compromiso internacional vinculante para reducir los gases que provocan el efecto invernadero y aceleran el cambio climático.

20111003-tiempo dali.jpg

Para algunos analistas se avecina una nueva cumbre climática dominada por China y EUA. Así lo señala, según un artículo de Pilar Gonzales de EFE, el maltés Michael Zammit Cutajar quien habría dicho que “La UE no es bastante grande, no tiene bastante peso para ejercer el liderazgo y EEUU está distraído por sus políticas internas, mientras que China siempre dice que la responsabilidad histórica no es suya, pero cuando uno ve las cifras de las emisiones de China, éstas muestran que está avanzando muy rápidamente en el aumento de emisiones. Es evidente que el país asiático debería, no ahora, pero en unas décadas tomar la responsabilidad del liderazgo, con EEUU o contra EEEU. En realidad, lo que hay es un G2, son estos dos gigantes los que van a negociar entre ellos muchos temas.”

Empate de suma cero, es el resultado de un juego que según los académicos alemanes puede resolverse aplicando la teoría de juegos. Estados Unidos nunca firmará, pero la UE si lo haría si China lo hace, lo que es poco probable si África no lo hace. Ningún país quiere jugar solo, pero Rusia no quiere hacer nada, y los países pobres quieren que los ricos asuman todos los costos, pero los ricos sólo se comprometen a firmar si los pobres hacen más.

Hay países como Canadá, Rusia y EEUU que no se preocupan por sus emisiones pues saben que otros, los EU, están pagando por ellas. Es una situación típica de la paradoja del polizonte, y para evitarlo se pueden aplicar incentivos negativos, es decir, señala Jobst Heitzig: Para cooperar es necesario que todos sepan que si alguien no cumple sus compromisos, la situación climática empeorará, porque aquellos que cumplieron tendrán derechos de emitir, de modo que todos se perjudican. De esta manera si bien en el corto plazo la situación empeore, en el largo plazo la cooperación se impondrá… claro que ya puede ser demasiado tarde.

Debemos pensar en la adaptación en los países del sur, el escenario de cinco grados a final de siglo parece el más probable. Nadie hará nada por nosotros.

ffr

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *