Reuters entrevista a Francisco: Abusos en Chile, migración, Vaticano-China y más

2:00 p m| 25 jul 18 (REU/VI).- La crisis migratoria, el futuro de la Iglesia, la reforma vaticana, así como las relaciones entre la Santa Sede y China, fueron algunos de los temas de la entrevista que la agencia informativa Reuters realizó al papa Francisco. Durante la conversación, el Pontífice también abordó la cuestión de los abusos sexuales en Chile, y la renuncia de los obispos. Luego, afirmó que Fernando Karadima es “una persona gravemente perturbada”. Y en el Perú, precisamente, sobre las denuncias de abusos contra el Sodalicio, el cardenal Pedro Barreto reconoció que la Iglesia ha sido lenta y le ha faltado transparencia en el manejo de la información.

—————————————————————————

La primera pregunta formulada por Philip Pullella, periodista de la agencia de noticias Reuters, abordó el tema de las relaciones entre la Santa Sede y China. El Santo Padre aseguró que están en un buen momento: “Las relaciones con China van de tres maneras diferentes. Ante todo está la oficial: la delegación china viene aquí hace una reunión y luego la delegación del Vaticano va a China. Son buenas relaciones y han logrado hacer buenos progresos. Este es el diálogo oficial.

Luego hay un segundo diálogo, de todos con todos: se trata de canales abiertos periféricos que son, por ejemplo, canales humanos, y no queremos cerrarlos. En este sentido, se ve la buena voluntad, tanto de la Santa Sede como del gobierno chino.

Y luego hay un tercer tipo de relación, que para mí es el más importante: el diálogo del acercamiento cultural con China. Hay sacerdotes que trabajan en universidades chinas. Una proximidad cultural que se refleja también en actividades y proyectos culturales que realizamos juntos, como la exposición que hicimos en el Vaticano y en China, siguiendo el camino tradicional, como el de los grandes, como Matteo Ricci”; aseguró el Santo Padre señalando que le gusta pensar en las relaciones con China de esta forma “polifacética”, y no sólo en la forma diplomática oficial, ya que estas otras dos vías alternativas de diálogo, “enriquecen tanto”.

-Política en Estados Unidos y Migración

Al ser preguntado sobre el acuerdo de París y la relación entre Estados Unidos y Cuba, el papa Francisco expresa “tristeza” por la decisión del presidente estadounidense Trump de retirarse del acuerdo de París sobre el cambio climático y por los pasos hacia atrás en las relaciones con Cuba, y se muestra de acuerdo con el episcopado y las declaraciones que los obispos han expresado, al mismo tiempo que espera que el presidente pueda reconsiderar su posición sobre el clima y el medio ambiente, porque “el futuro de la humanidad está en juego”.

Se conversó también sobre la nueva política sobre la inmigración del presidente Donald Trump. Esta permitirá a las autoridades perseguir penalmente a todos los migrantes que traten de atravesar ilegalmente la frontera con México y detener a los adultos en prisiones. La cuestión aquí es que se les separaría de sus hijos, quienes serán trasladados a estructuras protegidas. Francisco afirmó que comparte las declaraciones de los obispos estadounidenses, que definieron la separación de los niños de sus familiares como un acto “en contra de nuestros valores” e “inmoral”. “Yo estoy con el Episcopado”, dijo. Y añadió que la situación “no es fácil, pero los populismos no son la solución”.

Los populistas, según el Pontífice, “están creando una psicosis” sobre la cuestión de la inmigración, mientras las sociedades que envejecen, como la sociedad europea, corren el riesgo de “un invierno demográfico”, por lo que necesitan a los inmigrantes. Sin la aportación de los inmigrantes, Europa “quedaría vacía”.

El Papa además se refirió al caso de la embarcación “Aquarius”, de la que se ocupan dos asociaciones de ayuda humanitaria y que fue obligada a desembarcar en Valencia para dejar a los 629 migrantes que había salvado en el Mediterráneo porque el gobierno italiano negó el acceso a los puertos

Bergoglio, al responder a una pregunta sobre las decisiones que ha asumido el nuevo ministro del Interior italiano Matteo Salvini, dijo: “Creo que no hay que rechazar a la gente que llega, hay que recibirla, ayudarla y acomodarla, acompañarla, y luego se ve donde se pone, pero en toda Europa”. “Algunos gobiernos están trabajando en ello, y la gente tiene que ser instalada de la mejor manera posible, pero crear psicosis no es la cura”, agregó. “El populismo no resuelve las cosas. Lo que resuelve las cosas es la aceptación, el estudio y la prudencia”.

-El futuro está en la calle

Desde que asumió el papado en 2013, Francisco ha impulsado una interpretación liberal de las enseñanzas católicas en momentos en que en muchas partes de Occidente la política ha derivado hacia el nacionalismo económico.

Se ha enfrentado a la oposición interna del clero conservador, especialmente por su enfoque sobre la sexualidad y a su indulgencia hacia los católicos divorciados. Sin embargo, afirmó que reza por ellos, aunque a veces digan “cosas desagradables” sobre él. Defendiendo su liderazgo, el pontífice argentino de 81 años dijo que el futuro de la Iglesia católica está “en la calle”. Señaló que quería nombrar a más mujeres para dirigir departamentos del Vaticano porque son mejores resolviendo conflictos.

En referencia a su salud, dijo que es buena aparte de un dolor en la pierna relacionado con un problema de espalda. Reiteró sus declaraciones hechas poco después de ser elegido sobre una posible renuncia algún día por razones de salud, como hizo su predecesor Benedicto XVI en 2013, aunque precisó que “ahora mismo, ni siquiera estoy pensando en eso”.

-Abusos sexuales en Chile

P: Hablemos de la situación del abuso sexual en la Iglesia, que recientemente ha vuelto a ser el centro de atención con el escándalo en Chile.

Ante esta pregunta, el Papa manifiesta el dolor por la grave situación de los abusos sexuales, que es un drama general extendido en toda la sociedad. “No me gusta hablar de esto ahora, pero tengo que decirlo. Están las estadísticas. La gran mayoría de los abusos ocurren en la familia y los vecindarios: vecinos, familias, luego en gimnasios, piscinas, escuelas y también en la Iglesia. Algunos podrían decir, “los sacerdote que abusan son pocos”, pero incluso si fuera solo uno, sería trágico porque ese sacerdote tiene el deber de llevar a esa persona a Dios y lo que está haciendo es destruir el camino para llegar a Dios.

En cuanto al tema de los abusos en el marco eclesiástico, “la Iglesia se ha despertado”, y la lección que he aprendido yo no es nueva. La había aprendido San Juan Pablo II con los cardenales de los Estados Unidos en el caso de Boston. Benedicto XVI lo había aprendido con los obispos de Irlanda. Yo tuve que tomar una decisión con respecto a los casos en Chile: estudié las quejas y las denuncias con la información que había aquí. Luego mandé a que se investigara y he procedido según las conclusiones elaboradas.

El escándalo sobre abusos en Chile gira en torno al padre Fernando Karadima, quien fue declarado culpable de abusos contra niños durante las décadas de 1970 y 1980 tras una investigación del Vaticano de 2011. El influyente sacerdote de 87 años, que está recluido en un hogar de ancianos en Chile, siempre ha negado cualquier conducta impropia.

Cuatro de los aproximadamente 40 hombres entrenados por Karadima para el sacerdocio se convirtieron más tarde en obispos. Uno de los prelados, Juan Barros de la ciudad sureña de Osorno, se convirtió en centro de la investigación y su renuncia ya fue aceptada por el Papa.

El problema de Karadima es un problema muy complejo porque mezcla la élite chilena con situaciones sociopolíticas. Las familias dieron sus hijos a Karadima porque creían que la doctrina que impartía era segura, pero lo que ocurría allí no se conocía”.

Asimismo, el Papa cita el informe de 2.300 páginas de declaraciones y testimonios que le entregó Mons. Scicluna, su enviado en Chile y describe los numerosos encuentros mantenidos con los obispos de este país, sin ocultar su opción de aceptar la renuncia de algunos de ellos.

“Me preguntaba qué habría pasado en Chile que el 70% de la población que apoyaba a la Iglesia había caído a menos del 40%. Es un fenómeno difícil de entender. Se cree que allí hay algo de elitismo escondido, pero es una opinión. Ciertamente es la obra del espíritu del mal”, explica el Pontífice.

 

Cardenal Barreto pide que se haga pública sentencia contra Luis Fernando Figari

El cardenal Pedro Barreto informó que pedirán a la Santa Sede que se haga pública la sentencia contra Luis Fernando Figari, líder de la organización católica peruana Sodalicio de Vida Cristiana, a quien calificó de una “persona pervertida”. “Como Conferencia Episcopal Peruana hemos deslindado, claramente, estos hechos vergonzosos de una persona pervertida como Luis Fernando Figari, que el mismo Papa cuando regresó a Roma, dijo que en un mes se daba una sentencia muy fuerte contra él”.

Dijo que se ha hecho más de lo que se podía, pero que lamentablemente no se ha comunicado lo logrado en este caso. “Tenemos que reconocer que la Iglesia no ha sabido comunicar esa sentencia que, ciertamente, se ha dado en febrero del 2018 y ha sido una sentencia muy fuerte”. El cardenal lamentó que la medida dictaminada contra Figari no sea pública y la población perciba que no se ha sancionado de manera ejemplar en este caso de repercusión internacional.

“Nosotros estamos preocupados y vamos a tener que comunicarnos con la Santa Sede, (para saber) por qué no se ha hecho pública esa sentencia”. Informó que Luis Fernando Figari no reconoce nada y ha apelado, con lo cual, desde el punto de vista canónico, el proceso se alarga.

-“La Iglesia ha sido lenta”

“En esto reconozco que la Iglesia no solo ha sido lenta, porque justicia que tarda no es justicia; sino ha faltado que esta información sea trasparente. Como presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana estamos muy urgidos para que se conozca pronto la verdad de la sentencia”, manifestó.

En abril del 2016, el Consejo Superior del Sodalicio de Vida Cristiana separó al fundador de esa organización, Luis Fernando Figari, al declararlo culpable de abusos sexuales contra menores, y pidió al Vaticano que declare su inmediato alejamiento de dicha comunidad religiosa.

El superior general del Sodalicio, Alessandro Moroni, dijo en ese entonces que respetan las investigaciones que el Vaticano y la Fiscalía desarrollan sobre este tema, pero que -más allá de la condena eclesiástica o judicial que merezca Figari-: “No queremos dejar de dar nuestra condena moral”.

ENLACE: “Nunca más” a la cultura del abuso

En febrero de este año, el Vaticano emitió un comunicado señalando que Figari no debe volver al Perú y que ha dictado para él un alejamiento de la vida social, más aún con personas del Sodalicio. Cabe recordar que Luis Figari, por disposición del Vaticano, lleva actualmente una existencia de aislamiento de la vida social y se le ha prohibido que regrese al Perú.

 

Fuentes:

Reuters / Vatican News / Vatican Insider / Andina

Puntuación: 4 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *