Retos comunes para católicos y a los ortodoxos

20110906-benedicto.jpg

10.00 a m| CIUDAD DEL VATICANO 06 set. 11 (VIS/BV).- Benedicto XVI ha escrito un mensaje al cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, con motivo del XII Simposio Intercristiano que se celebró en Tesalónica (Grecia) y cuyo tema fue: “El testimonio de la Iglesia en el mundo contemporáneo”. El Papa destaca los retos comunes que tienen tanto los católicos como los ortodoxos.

Este simposio fue promovido por el Instituto Franciscano de Espiritualidad de la Universidad Pontificia Antonianum (Roma) y por el Departamento de Teología de la Facultad Teológica Ortodoxa de la Universidad Aristóteles de Tesalónica.

Comentando ese argumento, el Papa escribe: “En el transcurso de los siglos la Iglesia no ha cesado jamás de proclamar el misterio salvífico de la muerte y resurrección de Jesucristo, pero ese anuncio necesita hoy un vigor renovado en muchas de las regiones que acogieron por primera vez la luz y que experimentan los efectos de una secularización capaz de empobrecer al ser humano en su dimensión más profunda”.

“En el mundo contemporáneo asistimos en realidad a fenómenos contradictorios: por una parte se registra una distracción difusa o también insensibilidad frente a la trascendencia; por otra, hay numerosas señales que atestiguan que en el corazón de muchos sigue existiendo una nostalgia profunda de Dios que se manifiesta de diversas formas y hace que numerosos hombres y mujeres adopten una actitud de búsqueda sincera”.

El Papa subraya que los escenarios culturales, sociales y económicos actuales “plantean los mismos retos a los católicos y a los ortodoxos”, añadiendo que “la reflexión que se llevará (llevó) a cabo durante el simposio tendrá, por tanto, una repercusión ecuménica notable (…) El conocimiento recíproco de nuestras tradiciones y la amistad sincera representan, ya de por sí, una contribución a la causa de la unidad de los cristianos”.

Por último Benedicto XVI, recordando que la sede del simposio, Tesalónica, está ligada indisolublemente a la predicación del Apóstol de las Gentes, expresa el deseo de que los evangelizadores del mundo contemporáneo compartan la misma entrega apostólica de San Pablo.

Imagen: (AP photo) Benedicto XVI.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *