¿QUÉ VISITAR EN UTEC?

por Dámaris Neza

Los lugares y sus leyendas

Aquí presento los lugares y las historias que tanto los pobladores como nosotros consideramos interesantes, originales e importantes para conocer la historia del pueblo de Utec.

VISECA
Una de las primeras preguntas que varios pobladores de Utec nos hacían era: “¿ya conocen Viseca?”. Y es que la casa hacienda es un punto principal de turismo en Utec. Los comuneros y comuneras se refieren a ella como un lugar de múltiples posibilidades: se puede pescar truchas, bañarse en el río, acampar, disfrutar el clima y la naturaleza, y conocer así el lugar que inspiró a tantas obras de J.M. Arguedas. Sobre su historia, su importancia para el posible proyecto turístico y sobre nuestra visita a ella, hablaremos más adelante.

La mujer embarazada
En el camino de Utec a la casa hacienda de Viseca hay una piedra con forma de mujer gestante. Una señora (que vive y trabaja en Utec), su hija y su sobrino nos contaron en pleno camino la leyenda de esta mujer. Al parecer era una mujer pobre que era sirvienta en la casa hacienda, que engendró un hijo con el patrón. Para que no la castiguen prefirió escapar y se convirtió en piedra.

LA PLAZA Y LA IGLESIA
De acuerdo a una pareja de esposos de la comunidad, la plaza llena de orgullo a los utequeños, pues consideran que su pequeño estrado y pileta la hacen peculiar y distintiva en la zona. En la plaza está la iglesia, que es otro punto que les enorgullece mostrar a los visitantes por su decorado interior, sus imágenes y su reciente restauración; las mayólicas, nos dicen, la hace ver más moderna.
Ellos nos contaron que antes en la plaza solo había un espacio de tierra, pero luego pusieron unos ladrillos, que cada vez que la gente venía en las fiestas y se apoyaba en ellos, se caían. Luego se hizo la gestión en el 2003 para remodelarla. Para el comunero, quedó muy bien y la gente estuvo muy contenta el día de la inauguración. El estrato es algo que otras plazas en otros pueblos de sierra no tienen. Tiene también una pileta de la que salía agua, pero que ahora no funciona (parece que se ha atorado con algo).

Sobre la virgen que se fue a la iglesia de Utec
Cuentan los pobladores de Utec que en 1912 se quemó la iglesia de la casa hacienda de Viseca y que la Virgen se fue al cerro y apareció en Utec. Por eso ahora está en la iglesia de Utec. Se dice que la campana que hoy está en Utec también perteneció a Viseca.
En conmemoración a ello, el 15 de agosto se celebra la fiesta patronal de la Virgen de Asunta. Los utequeños nos dicen que si no se hubiese quemando la iglesia Viseca, ahorita no estarían los santos en su iglesia. Esos santos son 4 y se cuenta que fueron traídos posiblemente de España.

LAS CASAS
Es interesante observar las casas de Utec. Sobretodo porque de acuerdo al material, es posible distinguir cuáles son más antiguas que otras. Una joven comunera nos comentó que su mamá le contó que antiguamente Utec era un maizal. Las casas eran de piedra y los techos de ramas de retama. Conforme fue aumentando la actividad minera se empezó a cambiar el material de las casas: de piedras se pasó al adobe y de techos de retama, a tejas y posteriormente a calamina. Es por ello que las casas con techos de teja son consideradas las más antiguas. Nos comentó también que no hay ninguna casa hecha de concreto, el material por antonomasia es el adobe. Las casas más antiguas (las de techo de tejas) se encuentran en su mayoría alrededor de la plaza, otras están abandonadas.

LOS CAMPAMENTOS MINEROS
Algunos pobladores nos mencionaron a los campamentos mineros como lugares destruidos; nosotros creemos que son espacios para visitar, no sólo por fuera, sino por dentro, aunque con cuidado. Alrededor de la mina

se ha construido una memoria diferente, dependiendo de quién la mire. Así hay quienes la recuerdan como época de bonanza, en la que Utec tenía no sólo recursos económicos sino fuerte movimiento cultural, recuerdan los centros de entretenimiento como los bolos, los bailes, los puestos de comida, los sistema de agua y desagüe, la educación, las marcas de gaseosa que traían los americanos de la mina, la música, etc. Pero hay quienes recuerdan con mucha crítica a la mina, pues una vez que se fue, no dejó nada. La bonanza fue momentánea y sólo para unos cuantos, incluso en sus épocas los campesinos seguían siendo los más pobres porque no tenían un acceso directo a los beneficios de la mina. Una pobladora nos comentó que cuando ella era pequeña regalaban juguetes a los hijos de los trabajadores de la mina, y ella, hija de campesinos no recibía nada. Tanto ella como otros niños se fabricaban sus propios juguetes.

Los caminos evidencian además la preponderancia de ese pasado minero: la carretera que conduce a Utec pasa primero por la mina, mientras que el camino que se sigue a pie lleva de frente a Utec sin pasar ni por la mina ni por el campamento

LA PAMPA
Tuvimos la oportunidad de hacernos amigos de algunos niños y niñas de Utec, quienes nos preguntaban si conocíamos la pampa. Al ver nuestro interés una niña nos ofreció llevarnos a la pampa, en donde su abuelita pastoreaba a muchas ovejitas. Así como esta niña, la mayoría de los niños de Utec, pasan sus tardes en la pampa, después de la escuela, a veces solos, a veces con sus familiares, y a veces con sus amigos.
Para nosotros esta fue una linda experiencia pues pudimos conocer y jugar con sus animales y comprobar que es imposible atrapar a los corderitos. Los animales se alimentan con el pasto, que en la temporada que fuimos ya estaba un poco seco y no era tan abundante. En esta área no está el relave, pero está muy cerca.
En otra oportunidad, la gente adulta, y en especial una pareja de esposos de Utec nos contaron que Utec se llamaba antes “Utecpampa”, y le decían “Utecpampita”. Sus padres y abuelos les dijeron que antes en toda la zona donde hoy hay relave y pampa crecían maizales. Esto, nos dijeron, también lo leyeron en las obras de Arguedas.

EL CEMENTERIO
Suele decirse que la manera en la que se muere en un pueblo, refleja la manera en cómo se vive. Con el respeto que merece un lugar como este, para ir al cementerio es necesario salir un poco de la comunidad, como bajando para la hidroeléctrica, cerca de la pampa donde se pastea a los animales, y cerca de las pampas donde está el relave. Está extendido de manera inclinada en las faldas de un cerro. No falta una flor que adorne cada lápida, como manifestación de que los pobladores tienen muy presente el recuerdo de sus seres queridos, dándole una vista muy colorida, incluso desde lejos

LA HIDROELÉCTRICA
También nos mencionaron a la “Hidroeléctrica”. En nuestro caso, dos de nosotros tuvimos la oportunidad de bajar hasta el río (donde se encuentran los restos de la hidroeléctrica) que se encuentra a cierta distancia de la comunidad, gracias a que un comunero se ofreció a mostrarnos el camino. Algo interesante es que este recorrido nos permitió conocer las pampas en las que está el relave, vislumbrar el cementerio de Utec y finalmente abajo, poder entrar al río. (El problema fue la regresada, pues el señor que nos acompañó de ida se fue a otro cerro, donde estaban sus vacas. Casi nos perdimos, pero finalmente aparecimos en el cementerio). En la hidroeléctrica, pudimos conocer los restos de las máquinas. El comunero nos explicó en qué lugar iba cada pieza (pues ahora no están en su posición original) y cuáles eran sus funciones. Otro poblador de Utec nos comentó además que la hidroeléctrica fue hecha por Santiago Antúnez de Mayolo.

EL PAISAJE
Lamentablemente nosotros fuimos en época seca, pero no hubo quién no comentara lo hermoso del paisaje cuando todo está verde. Sin embargo debemos recalcar que aún en tiempo seco, los cerros son hermosos, de día y de noche. También los utequeños valoran mucho el clima cálido de su zona y reconocen que podría ser atractivo para los visitantes. Uno de ellos nos dijo incluso que el clima de Viseca, que está entre los cerros es mucho más cálido. Nos habló de la belleza de cielo en la noche, los sonidos de la naturaleza (el río, las aves, las plantas). Otro comunero nos habló del verde de los cerros que rodean Utec, como el Chitulla.

El Chitulla
Nos contó una pareja de esposos de Utec que se cree que el cerro Chitulla es varón y por eso rechaza a los hombres cuando suben o cuando trabajan, causándoles mal de altura, prefiriendo a las mujeres. Es por eso que se dice que en Cochapata, comunidad ubicada en la parte alta del Chitulla, sólo viven mujeres y sólo pueden subir mujeres. Por eso, para evitar el soroche es mejor llevar alguna ofrenda al cerro. Se dice además que el Chitulla (varón) tiene su pareja: el cerro Santa Bárbara (mujer).

Cochapata
Es una comunidad en las alturas del cerro Chitulla. En las noches, desde Utec se distinguen unas cuantas luces encendidas. Cuenta una pareja de esposos de Utec que una existe una creencia común de que el cerro, por ser hombre, prefiere a las visitantes mujeres y rechaza a los hombres. Es por eso que siempre los hombres suben deben hacer un pago al cerro. Nos contaron que es una comunidad tranquila y al verla aparentemente tan cerca quisimos ir, pero nos faltó el tiempo (para subir hay que salir de madrugada, con el sol, pues sino en pleno día el calor puede hacer el camino muy difícil).

Puntuación: 3.7 / Votos: 24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*