El descubrimiento de la gaviota

[Visto: 306 veces]

Y descubre la gaviota mares negros

caracoleados en desarmonías

Bajo el fondo los cetáceos murmurean sin ayunar

disolviendo la fuerza de las cascadas vagabundas

Y las olas, otra vez las gordas olas, circulean las arenas tenebrosas

Lo que provoca el grito del felino tiburón

boca voraz de los errores humanoides

tristiados en un baúl pandórico de minúscula claridad

Tenebroso, hiriente, se abre una cueva oceánica

una llaga ballénica de dolor unívoco

una ausencia de caricia corálica

es la muerte señora, la que convoca a ahogarse

a dormir en las celdas de los arrecifes

a musitar empalagados la sombra calórica del deceso

Y entretanto la gaviota sigue huyendo

despega

. . .

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *