La hora moribunda

[Visto: 540 veces]

Quién nos llama a esta hora moribunda de retamas marchitas
donde la soledad come sentada sin compañía en la mesa familiar
a la que una vez asistimos sonrientes.

Nadie se despierta en el cementerio a esta hora,
aun cuando la tristeza invade los panteones y azota a las gordas ultratumbas.

En este silencio inseguro, putefracto, negro, muy negro,
nadie se sienta a comer,
ni nadie bebe la sangre del pacífico espectáculo matutino
en la que dos carneros se ofrecieron por nosotros.

Nadie viene a reír ni nadie viene a recoger este silencio,
este secreto que agobia a nuestros propios oídos.

En esta hora gélida de telarañas asesinas
nuestros corazones se parten en dos
y la única sangre con color es la de los corderos,
las de esos vanos sacrificios.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *