Archivo por meses: Abril 2010

Ciencia y fé. Los diálogos

Escuché hoy el Coloquio conducido por Lenin Vásquez Soplopuco P.E.S. (Pro Ecclesia Sancta) del CAPU, en el Auditorio de Física. He visto un intercambio de ideas, que por momentos, como en toda acción humana dirigida por el pensamiento dual que prima hoy, chispazos de manifestaciones de “yo tengo la verdad”, aunque se acompañe del comodín “yo no trato de imponer de ninguna manera”. De eso se trata, dialogar es la esencia de la universidad. Esto supera el pensamiento dual de “yo tengo la verdad” que engendra su opuesto “tú tienes la mentira”, o tratando de aparentar ausencia de dualismo se dice que “cada uno con su verdad” expresión que conduce a una incapacidad de cualquier entendimiento humano.

La ciencia es entendida que se aboca del conocimiento de un objeto, mediante un método. De esto se desprende que hay varias ciencias. La primera dificultad aparece cuando un método de una ciencia, se utiliza para conocer el objeto de otra ciencia. Algo grueso, por ejemplo, el método de la matemática es utilizado para el objeto de la historia, suena forzado. Es conveniente hacerse la pregunta ¿será posible alcanzar un solo objeto y un solo método valido para una ciencia unificada?

La respuesta es obvia, es de sentido común, darse cuenta que la realidad, que sería el objeto del estudio de una ciencia unificada, no está fragmentada, en ella todo está entrelazado, por tanto es posible que se logre un solo método, y que los que hoy se tiene como métodos separados y aparentemente condradictorios, no son más que piezas del método único que se va construyendo, y parece ser que los esfuerzos de utilizar un método de una ciencia en otra, con pequeñas modificaciones son parte de esos esfuerzos por la unificación.

El otro aspecto es que la ciencia en general logra los conocimientos utilizando información captada por los órganos de los sentidos y sus prolongaciones (los instrumentos de medición). Lo que es medido y puede asignársele un número o una tendencia es ciencia. Un microscopio electrónico, por ejemplo no es sinó la prolongación del sentido de la vista. Esto plantea la situación, de la posibilidad de acceder a información más allá de los sentidos y de los instrumentos.

Nos preguntamos ¿es posible obtener conocimientos sin ciencia? Desde tiempos inmemoriales los hombres tienen conocimientos, se dirá que no existían los instrumentos de medición, pero, perdamos de vista, que todos los hombres ya estaban equipados con sus cinco sentidos. Sin embargo, a lo largo de los milenios, cuando se han obtenido conocimientos “con el sexto sentido”, provenientes de la meditación (la oración), y que abarcaban una totalidad, y no las particularidades “fragmentadas” de una ciencia específica, se ha denominado filosofía o teología, de allí es común afirmar que la filosófía y la teología está más alla de la ciencia.

El filósofo, da el rumbo a la ciencia, siempre que se haya dedicado a filosofar teniendo un dominio de una ciencia específica o de varias ciencias. Pero, ¿es posible filosofar sin conocer ninguna ciencia? Todo en su momento, debemos hacer las comparaciones en los mismos tiempos, los filósofos de la antigüedad estabán mas allá de la ciencia de la antigüedad, es decir primero eran grandes científicos, y ya satisfechos de tanta ciencia, se ponían a meditar a ver si lograban “ver” con el sexto sentido, se atrevía a ir más allá de la información obtenida por los sentidos.

Sin embargo, los grandes interrogantes existenciales, cómo el origen y fin del universo, el origen y fin de la vida, el origen y fin de la conciencia, desde tiempos inmemoriales ha sido un permanente afan humano por encontrar una respuesta. Resulta, que de niños, no nos preocupa estos asuntos, pero de adolescentes ya tomamos conciencia de ellas, y que para seguir tranquilos, necesitamos una repuesta. Es alli, ante estas respuestas que, también desde tiempos inmemoriales se han respondido teologicamente. Diversas explicaciones se han dado, que también definen objetos y métodos y, situaciones como que un método de una teología (religión) es utilizada en otra, por tanto los resultados no son válidos, son un permanente debate entre religiones.

La primera cfrisis paradigmática, ha ocurrido cuando la humanidad tuvo que reconocer la aparición de la ciencia, que fue dolorosa al aparentemente contraponerse a la teología, pues la ciencia empezaba a hurgar en las preguntas existenciales. Se resolvió transitoriamente el conflicto, afirmando que una es producto de la razón y la otra es producto de la fé, que vendrían a ser los grandes métodos, el primero de la ciencia y el segundo de la teología.

La segunda crisis paradigmática, ha sido en la epoca de la dualidad materialista-idealista, que dividió el mundo en los “seguidores del método científico y los seguidores del método acientífico”, con los grandes debates filosóficos que la materia genera conciencia o la conciencia genera materia, una suerte de energía fluyente de ella y que regresando a ella la transforma, debates que adquieren su pico cuando se anuncia la teoría de la relatividad, que la materia y la energía, son un mismo ente (Einstein), que aparentemente llevó a tranquilizar las aguas, porque ya era plausible estar satisfecho con decir que la conciencia es una suerte de energía o campo electromagnético que produce el cerebro. Sin embargo, estas aseveraciones del primer paradigma y de este segundo, se mantuvieron intocables en muchos sectores de las teologías (religiones), quienes han mantenido siempre el concepto que la conciencia y el “orden” de las cosas, provienen de una inteligencia superior, de una sabiduría, que se lo ha imaginado con formas antropomórficas algunos y otros como el equivalente a una sabiduría flotante y que dicta el orden en chispazos en las mentes de algunos hombres y estos los trasmiten a los demás.

Sin embargo, el creciente acceso de las nuevas generaciones en el mundo, a los conocimientos de las ciencias, ha ido cada vez más, resolviendo las preguntas existenciales, sin necesidad de recurrir a las respuestas teológicas. Entonces, aparentemente, las grandes teologías perciben que la humanidad se dirige a la deriva, pues la juventud se “vuelve materialista y se acientifica” y tienen grandes dificultades para captar adeptos y se ven tentados a recurrir ha hacerlo con presión.

Actualmente, la humanidad, ha ingresado a una tercera crisis de paradigma histórico. A diferencia de las anteriores crisis, que signficaron grandes conflictos que llegaron a la violencia extrema de las guerras, resultado del pensamiento dual, encuentra a la humanidad “más madura”. En casi todas las teologías, se han anunciado que están dispuestas para que la fé vaya al encuentro de la ciencia y ocurran esos “agradables encuentros” de los que habló Lenin Vásquez. Y es muy alentador que la frase “poca ciencia aleja de Dios y mucha ciencia nos acerca” sea el faro que ilumine estos dialogos en este tercer momento de crisis paradigmática de la humanidad. El problema está planteado ¿son los conocimientos, los significados, la conciencia, la fé o el alma; es decir, aquello que flota, esa sabiduría oculta que se muestra por chispazos; el otro componente de la unidad materia-energía? Algunos físicos, como David Bhom, se ha respondido que efectivamente es así. Es la materia-energía-significado una unidad, una dinámica, ha afirmado.

El postulado mecánico cuántico, que para conocer completamente un objeto material, este debe ser destruido completamente, es chocante; porque nos lleva aceptar que el objeto se ha transformado completamente en conocimiento, en información; y en consecuencia, es razonablemente posible que la información pueda devolverse a su estado material o de energía. Los físicos le han denominado teleportación. Tendríamos que el Padre (materia) el Hijo (energía) y el Espíritu Santo (significados); es decir la divina trinidad, es una unidad. Como lo concibieron los pensandores de la antigüedad, que meditando llegaron a este conocimiento. Entonces son posibles, la resurrección, la reencarnación, la divinidad. Esta trinidad, si alguien se toma el trabajo de indagar, deben estar presentes en todas las teologías, seguramente.

Que bien, los teólogos, se acercan a resolver la tercera crisis paradigmática, pero empatando con las ciencias, dentro de ellas las ideas del físico David Bohm. Ya no se hablará de Ciencia y Fé por separado, de un enfrentamiento dual, sino de una nueva multidimensionalidad conceptual, que eliminará la dualidad del bien y del mal, y se llegará a comprender que todos somos una totalidad indivisible, de lo cual emergerá un nuevo mundo de paz y libertad.

Ver las conversaciones de David Bohm con Krishnamurti Leer más »

A propósito de los comentarios del Cardenal Cipriani: Por el retorno de la paz en la PUCP

La libertad, es la condición para la paz y ésta es el ambiente donde florece la creatividad. ¿Qué es la creatividad? Es como un espiral, no tiene punto de partida, pero una vez iniciada, armoniza una sucesión de materia-energía-significado-materia-energía-singificado … y así sucesivamente. Avanzando como un espiral, que sigue el sentido del desarrollo hacia un estado de bienestar común. La materia son los bienes materiales, la energía son la vida y los significados son los conocimientos y la fé.

Las hombres via sus organizaciones, no siempre son concientes que solamente cerrando ciclos de este espiral de la creatividad, se logra el desarrollo de las organizaciones y de los pueblos. La acción del estado, las iglesias, los partidos, las universidades, las escuelas y tantas organizaciones según escalas de tamaño y campo de acción, ha dado como resultado una sociedad marcada por la polarización riqueza-pobreza, en el caso de nuestro país. Esto es producto, porque solamente han fijado su misión en uno de los aspectos del espiral, por tanto no hay creatividad ni desarrollo.

Quienes, tienen como misión acumular bienes materiales, atropellando la salud de las personas, no lograrán significados. Por el otro lado, aquellos que atesoran conocimientos y fé, sin generar riqueza y bienes materiales útiles para la vida de las personas, tampoco contribuirán al desarrollo. Son espirales incompletos.

A raiz de los comentarios del Cardenal Cipriani, que escuché en radioprogramas, lo que más me ha marcado son palabras que más o menos recuerdo “que ejemplo van a dar a los alumnos aquellos que no respetan la ley, que dicen bravuconadas”. Es el argumento que ha utilizado, para dar a entender a la opinión pública, que la PUCP debe hacer lo que piensa. Esto me ha motivado, leer la misión de la organización del Cardenal. Cito : “En una de las muchas tertulias, alguien le preguntó: “Cuando usted se vaya, Padre, ¿qué quiere dejarnos en el corazón a todos sus hijos sudamericanos?” San Josemaría respondió: “Que sembréis la paz y la alegría por todos lados; que no digáis ninguna palabra molesta para nadie; que sepáis ir del brazo de los que no piensan como vosotros. Que no os maltratéis jamás; que seáis hermanos de todas las criaturas, sembradores de paz y alegría.”

El problema principal de una organización, es cuestionarse si efectivamente sirve al desarrollo de una comunidad o de un país. En el caso de la Universidad, es la institución por excelencia, la llamada a servir al desarrollo, en calidad de orientadora. Sin embargo, cualquiera que haya escuchado o leido las palabras del cardenal Cipriani, seguramente han sentido una satisfacción por el odio hacia el otro, o ha sentido un ataque a su tranquilidad, pasando a la incertidumbre y la zozobra. Son falacias las que ha utilizado como argumentos el Cardenal, que en el fondo, están destruyendo un ambiente de paz, condición para la creatividad. Después de ese mensaje del Cardenal, siento que la comunidad universitaria se ha polarizado. Fruto del trabajo de hombres y mujeres, jóvenes, adultos y mayores que han dado lo mejor de su energía, que en forma pacífica durante décadas, ha permitido que el campus emerjan modernos edificios, rodeados de jardines, animales silvestres, que invitan a la meditación, cuyo fin ha sido estudiar, investigar, desarrollar proyectos, que van impactando en las comunidades de donde provienen los peruanos y peruanas de la Católica. Los conocimientos, fruto de la razón, orientados por la fé, sirven para sembrar una mejor calidad de vida de un país lastrado por la polarización pobreza-riqueza, cuyo indicador más atroz es la corrupción acompañada de la violencia destructora. Sino también, estos significados (conocimientos y fé) se han orientado a que cada vez la PUCP tenga una infraestructura de alta calidad, requerida para la paz y tranquilidad que exigen las disciplinas e investigaciones de alta complejidad.

Un hecho, sin precedentes que superaría esta absurda violentación interna, sería que el Cardenal Cipriani, retirase publicamente esas palabras ofensivas, que siembran violencia y destruyen la paz al interior de la comunidad universitaria, y haga suyas las palabras de San Josemaría. Además, retirase la denuncia interpuesta en el poder judicial asumiendo su función de Gran Canciller y un mensaje a los obispos para que se incorporen activamente en los cargos de gobierno que tienen en la Universidad. La razón impondrá la paz y la fé le dará sentido. Siento que la comunidad universitaria reclama, restablecer plenamente el espiral de creatividad violentada. Leer más »

El Gobierno contra el Estado, Indicador de Atraso

Una nación se consolida si los pueblos logran construir un estado de verdad. Las funciones del estado son orientar el desarrollo de dichos pueblos. Son tres campos de acción: lo material (infraestructura, …), la energía (salud, …) y los signifcados (educación, …). Los funcionarios del Estados son de dos tipos, aquellos que son elegidos por el pueblo y los que son designados por los electos. Estos funcionarios son los responsables de brindar la orientación para que se desarrollen los tres campos armoniosamente, a cambio los pueblos pagan impuestos y les dan un presupuesto a los funcionarios.

Entonces, es lícito hablar que un Estado moderno, debe contar con funcionarios del estado (Estado-Gobierno), con organizaciones de las comunidades estructuradas (Estado-Pueblo), ente ambos se establece un contrato por el cual los primeros administran el presupuesto. este proceso tiene ser fiscalizado, por lo que se requiere un sistema de control, conformado por personas que gozan de la confianza de los funcionarios del Gobierno y de las Organizaciones de las Comunidades (Contraloría, SUNAT, y otros)

El país, no se consolidará como nación, si no logra un Estado moderno. Los funcionarios deben estar sometidos a una fiscalización real, y ellos no son los únicos que deben designar a las personas encargadas del Control, esta es una desición compartida mitad mitad con las organizaciones de las comunidades (urbanas y rurales) y las organizaciones civiles.

¿Quiénes son los funcionarios del Estado? Quienes dan un servicio por el cual reciben una remuneración proveniente de la recaudación de los impuestos. Si estos funcionarios, por ejemplo son ineficientes, hacen huelgas y mal usan los recursos de los constribuyente, tenemos la figura del estado contra el mismo estado. Lo curioso, es que muchos de estos funcionarios, argumentan que las huelgas son del pueblo contra el gobierno, como es el caso de los profesores y otros, pero no se dan cuenta que son ellos los llamados a dar un buen servicio.

En el país, urge un esclarecimiento de los conceptos de estado y nación. Es un indicador de decadencia, estancamiento y corrupción el desorden conceptual. El Estado-pueblo, es decir los pobladores y sus organizaciones civiles, deben estar en capacidad de romper el contrato de servicio que les brinda el Estado Gobierno si éste no se ajusta a los acuerdos por los cuales fueron elegidos, lo que es válido para educación, salud y otros. Un mejor servicio, solo será posible si el Estado-gobierno, está integrado por funcionarios de los más altos méritos: Hablamos de un Gobierno de la meritocracia, los mejores de cada campo, seleccionados por elección directa o designación, quienes asegurarán una calidad en los servicios. Entre ambos, los órganos de control, deberán gozar de la confianza de cada lado (Estado-gobierno y del Estado-pueblo), y serán quienes señalen que aspectos del contrato se está incumpliendo, para que se tomen las medidas correctivas oportunamente.

Nota: Son comentarios del libro “Democracia Real del Siglo XXI y la Segunda Independencia del Perú”, Juan Rosas Dávila, 2009.

Leer más »