Archivo por meses: Junio 2008

El canon: Las inversiones productivas, la educación y la salud

“El peruano es un mendigo sentado en un banco de oro”, reza el legado de Raimondi. Los acontecimientos de protesta de todo un pueblo ocurridos en Moquegua por la distribución proporcional a los recursos naturales del canon minero, está indicando que el “mendigo” se esta despertando y ya no permitirá que el banco de oro le siga siendo arrebatado.

La comparación de un mendigo con el peruano que no se beneficia de sus recursos naturales, es muy contraria al significado del “perro del hortelano que no come ni deja comer”. Quienes cual quijotes han anunciado acabar con los perros del hortelano, son precisamente quienes se están robando el banco de oro del mendigo.

El mendigo se mantiene en ese estado por una enfermedad mental o por que no está equipado con los conocimientos que le permitan beneficiarse de los recursos naturales del territorio que ocupa. El primer caso es un problema de salud y el segundo caso es un problema de educación. Los que quieren matar a los perros del hortelano, es decir a los mendigos, por décadas mantienen una pésima educación. No quieren que el mendigo se vaya a despertar y, la salud en las comunidades practicamente esta ausente.

¿Cómo actuan estos quijotes que pretenden eliminar a los perros del hortelano? Primero hace más de tres décadas redujeron el horario escolar de dos turnos a un solo turno y segundo ampliaron a un turno la influencia de la educación mediante el curriculo oculto de los medios de comunicación masiva que trasmite ocio improductivo, violencia y antivalores, que ha generalizado una actitud complaciente ante la corrupción. Siendo realistas, exceptuando poquísimos programas. O mejor, lo que estos programas forman otros se encargan de deformar.

Ahora, estos quijotes, gastan millones de soles en spots radiales, televisivos y periodísticos para engañar y adormecer al mendigo. Le dicen: las inveriones son muy buenas, porque la mina por acá o la empresa por allá brindan unos cursillos para mejorar la hornilla de leña, o muestran un aspersor de rirego o para hacer unos pozos que retienen el agua de la lluvia. Y presentan en sus spots a los mendigos agradeciendo tanta bondad. A pesar de todo este festin de spots los mendigos se despertaron y reclamaron el canon proporcional a los recuros que son extraídos de su suelo, subsuelo, agua y aire. Estan advertidos los quijotes, aquellos que promueven las inversiones corruptivas, que todavía el mendigo esté medio somnoliento.

El criterio moderno, humano y que trae la paz, es aquel que los dueños de los recursos naturales, no requieren un mísero canon, sino el equivalente a la tercera parte (más del 30%) de las utilidades cuando se trata de una inversión productiva, recursos que deben destinarse a la educación y a la salud (vivienda, vestido y alimentación) de la comunidad de donde se procesa los recursos naturales.

La falacia que desde las esferas gubernamentales y empresariales corruptivas que dicen que los recursos naturales son propiedad del Estado (propiedades del Ejecutivo y de los congresistas de turno) en abstracto, los mendigos ya la están desenmascarando. Esta falacia lo han utilizado para justificar el uso de la fuerza o las leguleyadas para quitarles a los mendigos su banco de oro. Los quijotes, tienen que comprender que el desarrollo de los peruanos pasa por las inversiones productivas, aquella que invierte proporcionalmente en la empresa, la educación (formación básica, técnica y la investigación) y en la salud (vivienda, vestido, alimentación y tratamiento de enfermedades), allí en el lugar donde están los recursos naturales y la comunidad. En otras palabras, la comunidad debe ser la accionista en la tercera parte de las acciones de la inversión, si el capital es venido de inversionistas foráneos. Esta política acabará con el centralismo, una de las lacras mas tristes de la inversión corruptiva.

El Gobierno, el Presidente Alan García y el Consejo de Ministros, tienen el reto de restablecer mediante un decreto legislativo, los dos turnos de educación en inicial, primaria y secundaria. Los niños y puberes del Perú, tienen el derecho de estudiar en la mañana de 8 a.m. a 12 m y en la tarde de 2 p.m. a 6 p.m. Los niños y puberes, ya no pueden seguir más siendo sometidos, en el turno que no estudian, a la influencia nefasta de la televisión y los medios masivos de comunicación, o a la soledad en familias cuyos padres trabajan ocho horas o a perder demasiado tiempo en el traslado en micros y buses a centros educativos distantes.

Asimismo, el gobierno, o el futuro gobierno tienen el reto de establecer que la tercera parte de las utilidades de las inversiones productivas en los recursos naturales de las comunidades, deberán destinarse a la educación y salud de la comunidad.

Con esos recursos, que hoy día los aprovechan los superricos en despilfarrarlo y llevarlos centralizandolos en Lima o fuera del país, se deben dotar de libros actualizados a todos los profesores del país, asi como a los estudiantes por cada curso. Los profesores requieren libros, y los estudiantes requieren ser evaluados y en función de estos resultados, los profesores deben recibir incentivos. Ya no se puede seguir engañando, que mediante programas de capacitación esporádicos, que benefician al entorno del gobierno, realizados por capacitadores que son los amigos, es decir los mismos profesores de universidades e institutos que mal formaron a los profesores que van a capacitar, mejorará la educación en el país.

Por eso, paralelo a estos profundos cambios, se requiere un cambio mas profundo aún: refundar la universidad peruana como la institución que sea capaz de crear, trasmitir y aplicar el nuevo conocimiento, repatriando los miles de peruanos investigadores que hoy se encuentran fuera del país. Hoy casi todas las universidades perdieron su identidad: no crean nuevo conocimiento, por tanto no enseñan lo que crean y tampoco aplica lo que crean. Se han convertido en centros de formación técnica de mando medio. La verdadera universidad está ausente.
Leer más »