Desarrollo y riqueza: Un plan para el bienestar

La riqueza es un producto de la creatividad social. La especie humana a lo largo de su existencia ha acumulado una inmensa riqueza: material, energética y de información. El Perú habitado por miles de comunidades, ha contribuido a este bagaje de riqueza. Sin embargo, las comunidades viven en la miseria. Como si éstas, carecieran de la esencia generadora de riqueza que es la creatividad social. O que al interior de una misma comunidad, institución u organización solamente unos cuantos poseen riqueza, que indicaría que solo estos cuantos son los creativos.

Esta desigualdad en la posesión de la riqueza, es una consecuencia del pensamiento dual: yo soy bueno, tu eres el malo desde una posición valorativa; yo soy el afortunado, tu eres el desafortunado desde una vista de posesión de dinero; yo seré salvo en el cielo, tu serás condenado al infierno desde una vista religiosa, etc. Esta es la verdadera causa de la violencia: los buenos se enfrentarán a los malos y viceversa. ¿Por qué? Es muy simple, porque esta manera de pensar, lleva a la negación que todos tenemos las mismas necesidades, y cuando no se satisfacen las necesidades básicas de alimentación, vivienda y vestido; es natural que surja el impulso de supervivencia para obtenerlo de quien lo tiene en abundancia. Algunos lo obtienen suplicándolo, otros robándolo, otros promoviendo luchas armadas, etc.

En este 28 de Julio mes de fiestas patrias, que se recuerda la independencia del gobierno de España, olvidamos los peruanos, que nuestra independencia no ha sido mental, por que continuamos bebiendo del pensamiento dual que impuso la cultura española. Los buenos y los malos, los costeños y los serranos, los limeños y los provincianos, los inversionistas y los sin capital, los que ocupan un cargo y tienen un sueldo alto y los que son empleados con sueldos bajos, los que tienen empleo y los que no lo tienen. Hay en la conciencia peruana un cargo: la riqueza está mal distribuida.

Se construye otra dualidad: el estado y el no estado. El estado dueño del suelo, subsuelo, aguas y aire; que desfila organizado en las calles y el no estado que mira el espectáculo. En eso, hay que reflexionar quienes desfilan como quienes miran: Después que pasan las delegaciones de las instituciones invitadas nacionales y privadas que se hacen propaganda y las instituciones armadas; debieran pasar desfilando los productos de la riqueza del año que termina: los inventos, las patentes, la tecnología creada. Nada de eso desfila, pues por que nada de eso se ha creado. El concepto de estado (el ejecutivo, el congreso, el poder judicial, los rectores, el cardenal y otros que se sienten estado) es puramente una ilusión, que los hace sentir como buenos. Pero ¿Qué riqueza han creado durante el año? Los planes de gobierno, pues tienen, su sustento en la dualidad. No tienen su sustento en el desarrollo de la creatividad social.

Por eso, se trata que el desarrollo de los peruanos, pasa por abandonar el pensamiento dual en un plan de gobierno y reemplazarlo por el desarrollo de la creatividad social como plan de gobierno. De esta manera el concepto de estado tiene sustancia real, ahora los dueños del suelo, subsuelo, aguas y aires son las comunidades, ellas son el estado; y no lo son los llamados “poderes del estado y sus instituciones” La Constitución Política del año 1979 avanzó una pizca en esta dirección, pero, que la constitución fujimorista anuló. Qué hoy Alan y Fujimori estrechamente coordinen, nos indica que en estos tres años de gobierno que le faltan, la dualidad se profundizará, por tanto la violencia crecerá.

Donde predomina el pensamiento dual, allí no existe creatividad. Las organizaciones de una comunidad, deben ser fuentes de creatividad social. Todos los habitantes, deben estar integrados en organizaciones creativas. En niveles de desarrollo, la riqueza de una comunidad es su tecnología, no son sus recursos naturales, es decir, la riqueza es lo que esa comunidad es capaz de producir. Los recursos naturales es una ventaja, pero no volverá rica a una comunidad. Hacer creer a la gente que se sienta orgullosa del Perú por tener abundancia de recursos naturales, es minusvalorar sus capacidades, por que a renglón seguido se ha hecho creer que esos recursos naturales son riqueza, si te dan dinero vendiéndolos. Todo esto, con el fin de poner una venda en los ojos para que no se vea que son solo unos cuantos quienes se benefician.

Hay que tener en cuenta, que para mantener el “estado”sus poderes y sus instituciones, ya que constatamos que por si mismos no generan riqueza, se hace mediante la contribución de los habitantes, los impuestos que se pagan , que se supone es a cambio de un servicio que estos poderes y sus instituciones deben hacer en la población para que se organice y desarrolle su creatividad. Pero, esto no ocurre. Ni siquiera las Universidades, instituciones llamadas a ser el cerebro que dirija el desarrollo de una comunidad, exhiben sus resultados creativos.

Una comunidad tiene indicadores de desarrollo cuando exhibe organizaciones en cantidad suficiente que permiten: el uso de la tecnología (carreras técnicas y de servicios), la difusión de la tecnología (ingeniería, parques industriales) y la creación de tecnología (institutos de investigación). En el país, se cuenta con muchas instituciones que usan la tecnología, pocas instituciones que difunden la tecnología, y casi ninguna institución que crea tecnología. Quienes ocupan los puestos de los poderes del estado, no tienen conciencia de estado, si lo tuvieran, el interés principal sería crear la tecnología para el desarrollo. Esto, en los 187 años de independencia, ha sido un tema ausente de los discursos presidenciales y de los planes de gobierno de los partidos polìticos. Allí esta la clave para entender el porque la sensación que todo seguirá igual como siempre: la riqueza para unos y la pobreza para otros.

El 28 de Julio, debe ser ya no un día de recuerdo, sino un día de exhibición de los resultados de la creatividad de cada comunidad. La marcha marcial, es un motivo muy efímero para sentir la patria. Cuando las organizaciones exhiban sus creaciones logradas en el año, allí si hay un verdadero motivo para sentirnos 100 % orgullosos. Ya no necesitaremos, el mensaje presidencial, bastará un plan de gobierno que se sustente en la creatividad de las comunidades.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*