Archivo por meses: Julio 2008

Desarrollo y riqueza: Un plan para el bienestar

La riqueza es un producto de la creatividad social. La especie humana a lo largo de su existencia ha acumulado una inmensa riqueza: material, energética y de información. El Perú habitado por miles de comunidades, ha contribuido a este bagaje de riqueza. Sin embargo, las comunidades viven en la miseria. Como si éstas, carecieran de la esencia generadora de riqueza que es la creatividad social. O que al interior de una misma comunidad, institución u organización solamente unos cuantos poseen riqueza, que indicaría que solo estos cuantos son los creativos.

Esta desigualdad en la posesión de la riqueza, es una consecuencia del pensamiento dual: yo soy bueno, tu eres el malo desde una posición valorativa; yo soy el afortunado, tu eres el desafortunado desde una vista de posesión de dinero; yo seré salvo en el cielo, tu serás condenado al infierno desde una vista religiosa, etc. Esta es la verdadera causa de la violencia: los buenos se enfrentarán a los malos y viceversa. ¿Por qué? Es muy simple, porque esta manera de pensar, lleva a la negación que todos tenemos las mismas necesidades, y cuando no se satisfacen las necesidades básicas de alimentación, vivienda y vestido; es natural que surja el impulso de supervivencia para obtenerlo de quien lo tiene en abundancia. Algunos lo obtienen suplicándolo, otros robándolo, otros promoviendo luchas armadas, etc.

En este 28 de Julio mes de fiestas patrias, que se recuerda la independencia del gobierno de España, olvidamos los peruanos, que nuestra independencia no ha sido mental, por que continuamos bebiendo del pensamiento dual que impuso la cultura española. Los buenos y los malos, los costeños y los serranos, los limeños y los provincianos, los inversionistas y los sin capital, los que ocupan un cargo y tienen un sueldo alto y los que son empleados con sueldos bajos, los que tienen empleo y los que no lo tienen. Hay en la conciencia peruana un cargo: la riqueza está mal distribuida.

Se construye otra dualidad: el estado y el no estado. El estado dueño del suelo, subsuelo, aguas y aire; que desfila organizado en las calles y el no estado que mira el espectáculo. En eso, hay que reflexionar quienes desfilan como quienes miran: Después que pasan las delegaciones de las instituciones invitadas nacionales y privadas que se hacen propaganda y las instituciones armadas; debieran pasar desfilando los productos de la riqueza del año que termina: los inventos, las patentes, la tecnología creada. Nada de eso desfila, pues por que nada de eso se ha creado. El concepto de estado (el ejecutivo, el congreso, el poder judicial, los rectores, el cardenal y otros que se sienten estado) es puramente una ilusión, que los hace sentir como buenos. Pero ¿Qué riqueza han creado durante el año? Los planes de gobierno, pues tienen, su sustento en la dualidad. No tienen su sustento en el desarrollo de la creatividad social.

Por eso, se trata que el desarrollo de los peruanos, pasa por abandonar el pensamiento dual en un plan de gobierno y reemplazarlo por el desarrollo de la creatividad social como plan de gobierno. De esta manera el concepto de estado tiene sustancia real, ahora los dueños del suelo, subsuelo, aguas y aires son las comunidades, ellas son el estado; y no lo son los llamados “poderes del estado y sus instituciones” La Constitución Política del año 1979 avanzó una pizca en esta dirección, pero, que la constitución fujimorista anuló. Qué hoy Alan y Fujimori estrechamente coordinen, nos indica que en estos tres años de gobierno que le faltan, la dualidad se profundizará, por tanto la violencia crecerá.

Donde predomina el pensamiento dual, allí no existe creatividad. Las organizaciones de una comunidad, deben ser fuentes de creatividad social. Todos los habitantes, deben estar integrados en organizaciones creativas. En niveles de desarrollo, la riqueza de una comunidad es su tecnología, no son sus recursos naturales, es decir, la riqueza es lo que esa comunidad es capaz de producir. Los recursos naturales es una ventaja, pero no volverá rica a una comunidad. Hacer creer a la gente que se sienta orgullosa del Perú por tener abundancia de recursos naturales, es minusvalorar sus capacidades, por que a renglón seguido se ha hecho creer que esos recursos naturales son riqueza, si te dan dinero vendiéndolos. Todo esto, con el fin de poner una venda en los ojos para que no se vea que son solo unos cuantos quienes se benefician.

Hay que tener en cuenta, que para mantener el “estado”sus poderes y sus instituciones, ya que constatamos que por si mismos no generan riqueza, se hace mediante la contribución de los habitantes, los impuestos que se pagan , que se supone es a cambio de un servicio que estos poderes y sus instituciones deben hacer en la población para que se organice y desarrolle su creatividad. Pero, esto no ocurre. Ni siquiera las Universidades, instituciones llamadas a ser el cerebro que dirija el desarrollo de una comunidad, exhiben sus resultados creativos.

Una comunidad tiene indicadores de desarrollo cuando exhibe organizaciones en cantidad suficiente que permiten: el uso de la tecnología (carreras técnicas y de servicios), la difusión de la tecnología (ingeniería, parques industriales) y la creación de tecnología (institutos de investigación). En el país, se cuenta con muchas instituciones que usan la tecnología, pocas instituciones que difunden la tecnología, y casi ninguna institución que crea tecnología. Quienes ocupan los puestos de los poderes del estado, no tienen conciencia de estado, si lo tuvieran, el interés principal sería crear la tecnología para el desarrollo. Esto, en los 187 años de independencia, ha sido un tema ausente de los discursos presidenciales y de los planes de gobierno de los partidos polìticos. Allí esta la clave para entender el porque la sensación que todo seguirá igual como siempre: la riqueza para unos y la pobreza para otros.

El 28 de Julio, debe ser ya no un día de recuerdo, sino un día de exhibición de los resultados de la creatividad de cada comunidad. La marcha marcial, es un motivo muy efímero para sentir la patria. Cuando las organizaciones exhiban sus creaciones logradas en el año, allí si hay un verdadero motivo para sentirnos 100 % orgullosos. Ya no necesitaremos, el mensaje presidencial, bastará un plan de gobierno que se sustente en la creatividad de las comunidades.
Leer más »

La verdadera apuesta crucial por el siglo XXI

Estamos en el octavo año del siglo XXI. La extrema pobreza y la pobreza convive con la riqueza y la opulencia. Este estado de cosas ha sido el producto del pensamiento dual que se impuso, impregnando nuestra cultura desde la llegada de Pizarro.

El pensamiento dual considera dos polos: quienes se denominan los buenos, crean a los malos. Como ver en un espejo: los malos son la imagen invertida de los buenos. Se vuelve relativo, visto desde el lado de los malos, realmente los buenos son ellos y los malos son quienes se llaman los buenos. Los que se llaman los buenos, aspiran a mayor riqueza, solo así se sentirán superiores. El pensamiento dual sembró la falsa realidad: todos los malos deben carecer de riqueza. Pero, las leyes biológicas del desarrollo humano que operan independientemente de los pensamientos, nivela: todos tienen las mismas necesidades de alimentación, de integrarse a un ecosistema de vida, la especie no puede extinguirse. Nadie se querrá morir de hambre, en consecuencia sobreviene la violencia, por que existen los buenos, que al considerarse buenos, llegaron a pensar que son los únicos con derecho a la plenitud de la satisfacción de sus necesidades.

La educación desde la llegada de Pizarro, se impregnó del pensamiento dual. La Biblia tiene como eje de autoría la primacía del pensamiento dual: Dios y el Diablo, el Infierno y el Cielo, Santos y Pecadores, los Sabios y los Ignorantes, etc. Los que alcanzan la verdad viven en la luz y los que siguen en la ignorancia viven en las tinieblas, esta frase aparentemente inofensiva, a lo largo de los siglos obnubiló la realidad: que cada persona es única, irrepetible; por tanto, con potencialidades propias que nadie más tendrá. Los buenos y los malos no existen. La verdad es infinita, es mucho más que la realidad, alcanzar ese más allá es ingresar a la plenitud del desarrollo humano.

¿Cómo sacar de las mentes el pensamiento dual? El punto de partida es reconocer que todos tenemos las mismas necesidades, pero que cada uno tiene sus propias potencialidades que para desarrollarlas requiere de libertad plena. Por un instante haz el ejercicio ¿cómo sería la vida sin buenos ni malos? Por un instante en la historia el hombre se acercó a la eliminación del pensamiento dual, negando las ideas como generadoras de la materia, e invirtiendo, que era la materia que generaba las ideas. Pero resultó que estos últimos, los ateos, resultaron siendo los buenos y los idealistas su espejo resultaron siendo los malos. En el intento de eliminar un tipo de pensamiento dual, se paso a otro pensamiento dual. Producto de este nuevo pensamiento dual, fueron violentamente eliminados los profesantes de religiones (los monarcas, los popes, los burgueses), y empezaron a reinar los ateos (los proletarios, los soldados rojos); así como siglos atrás fueron eliminados los que profesaban el Dios malo por acción de los que profesaban el Dios bueno.

Si la escuela que diseña una sociedad, está orientada a perpetuar la dualidad, es claro que esta escuela se convierte en forjadora de la violencia. Así, han aparecido la escuela que forman a los buenos y la escuela que forma a los malos. El Ministro de educación habla de profesores buenos y profesores malos. Les aplica un tamiz (evaluación censal, etc.) para separar a los buenos de los malos. A los buenos que han pasado el tamiz, los premia, capacitándolos, se supone con los profesores buenos de las instituciones que los formaron (Instituto o Universidad). El resultado no es más que una agudización de la dualidad. Los profesores malos seguirán siendo más malos. Se requiere diseñar la escuela del futuro: aquella que elimine de su currículo la diseminación del pensamiento dual.

Como se puede apreciar, la tarea de una comunidad, que requiere una escuela nueva que impulse su desarrollo, deberá hacerlo desde un enfoque totalizador, ya no dual, sino holístico, sustentado en la filosofía del holomovimiento. Son esos rasgos de vivir enlazados los unos con los otros, con el medio y con la mente. Ese descubrimiento, después de millones de años de existencia de la especie humana, desde la FÍSICA, que la materia y la energía están totalmente interconectadas (Albert Einstein) y posteriormente el planteamiento filosófico que estas interconexión de materia y energía está interconectada al significado: los conocimientos, el espíritu (David Bhom). Esta última interconexión concebida como un espiral de desarrollo de materia-energía-significado, tendría su evidencia en el fenómeno de la teleportación: un ión material, mediante procesos de emisión de energía, permite extraer la información (matemática) de sus estados, para lo cual el ión masivo deberá se completamente destruido, convertido en energía y esta convertida en información (significado). Esta información en bits (significado) puede ser enviado por una fibra óptica, y mediante un proceso inverso ser reproducido el ión material en el otro extremo de la fibra óptica.

Este espiral de materia-energía-significado, que opera en un ión, podría ser extensible a un espiral social de creatividad. Para ello se puede considerar que la materia es el medio (recursos naturales, equipos, otros), la energía es la vida (humanos, animales, plantas) y el significado son los conocimientos (literatura, descubrimientos, espíritu). Estos conocimientos deberán adquirir su verdadero significado cuando modifican el medio y esta modificación del medio permite una vida mejor, y esta vida mejor permite la generación de mejores significados. Así, sucesivamente en un espiral social de creatividad.

Por eso, la escuela hoy debe convertirse en centro para la incubación de espirales de creatividad sociales que traerán como consecuencia la eliminación del pensamiento dual. Por tanto, la nueva escuela deberá incubarse en el seno de la vieja escuela. Como se puede ver, la escuela requiere integrar la comunidad: los niños, los púberes, deben crecer inmersos en los espirales de creatividad social. Por ejemplo la información sobre las hortalizas, se aplicará al cultivo de las mismas manejando los elementos materiales, y estos productos de hortalizas, debe servir para una vida más saludable. En un nuevo ciclo del espiral, con la experiencia acumulada y los nuevos conocimientos adquiridos, se podrá repetir una mejor siembra de hortalizas, así sucesivamente.

¿Cuál es la condición para que la escuela efectivamente forme espirales de creatividad social? Muy simple, que los niños y púberes ejerzan la libertad plena en convivencia con los adultos ¿Cómo debe ser la escuela para que los niños y púberes crezcan ejerciendo su libertad plena?. Allí está la verdadera apuesta crucial por el siglo XXI. Leer más »

Una apuesta crucial por el siglo XXI

Alan García, para implementar su plan de gobierno, solicitó al Congreso facultades legislativas y en las últimas semanas, y a última hora descargó una “transformación jurídica”, una ráfaga legal contra los perros del hortelano. Ahora, empieza la transformación del estado, el crecimiento e inversión sostenida, el mejoramiento de la calidad educativa con competitividad técnica, la generación de empleo docente formalizando el trabajo y la agilización de la acción pública; ha subtitulado, el presidente, en su artículo de divulgación el domingo.

Ayer, en Barranca, a las 2 p.m. se detuvo el bus Horna que iba de Lima a Trujillo, para almorzar. Luego llegaron dos buses, uno que se dirigía y otro que venía de Huaraz. El restaurante ofertaba platos de 6 a 10 soles y afuera junto a la acequia de regadío una señora haciendo competencia “desleal” al restaurante llamaba ofreciendo un menú de 4 soles (sopa de verdura y menudencia de pollo, arroz con cebollas y un pescado pequeño frito y un vaso pequeño de agua de manzana hervida) que se debía degustar rodeado de cuatro esteras, piso de arena, techo también de estera y música de los cantos de los pajarillos que atentos a cualquier desperdicio se lanzaban ágiles a picar. Los varones chatos y las mujeres también, era la gente que habìan descendido de los ómnibus. Los chatos(as) gordos(as) se dirigieron al restaurante y los flacos(as) al ambiente de esteras. Los pasajeros vestidos a lo andino (atuendos de colores vistosos), sacaron su pequeño fiambre y se acomodaron a degustarlo a escondidas, de pie o sentados en unas bancas destartaladas, a las sombra de las huabas.

Había terminado de leer el artículo de Alan García y me preguntaba ¿una apuesta crucial después de 23 años que asumió por primera vez la presidencia? Si demoró tanto tiempo en hacer la apuesta, y ¿si la pierde? Prácticamente está en la partida. Las generaciones de peruanos, son cada vez más chatas y flacos. Los chatos y gordos son un indicador que pasaron una niñez de desnutrición. Pero lo altos de 1.75 metros de talla para arriba y gordos son un indicador que tuvieron una alimentación en exceso. Pero, el presidente se molesta si le dicen que antes era flaco y ahora es gordo alto (creo que más de 1.90 metros de talla). Si vienen militares de Estados Unidos y le dicen que hay una base militar en el país, se molesta, porque no tienen armas, dice, y se dedican a hacer construcciones. Pero, si afirma que unos son lentos y el es rápido para suscribir acuerdos comerciales, que unos siguen políticas trasnochadas, que unos son perros del hortelano y otras frases, en su opinión son gestos democráticos de modernidad. Que curiosa manera de hacer política: con apuestas y con falacias. Si los militares de EEUU vienen a hacer obras de infraestructura ¿por qué EEUU no envió a técnicos e ingenieros de verdad? Debe saber el presidente, que para hacer espionaje no se requiere armas, solo una coartada, es decir lo que estaría él pensando de los técnicos para las obras que hace el presidente Chávez en el Perú. Por hacerse el ofendido, no dejará de ser alto y gordo. En un debate, el hacerse el ofendido u ofender al otro no es argumento, es una falacia.

Reza el dicho “gallina que come huevos aunque le corten el pico”, yo agregaría, se la debe hacer caldo. En las elecciones, Alan García, palabreo a los electores haciéndose el arrepentido, que de los errores se aprende, juró que no volvería a repetir el desastre del primer gobierno. Van dos años de su segundo gobierno y recién hace una apuesta y crucial todavía. Dos años que se dedicó a mantener las políticas de Toledo, pero con un rasgo nuevo: la negación del ser como realidad, esa filosofía del burro hechor, que nace de un asno, pero, se alimenta y crece entre caballos, por tanto se cree caballo, desprecia a los de su especie y se aparea solo con yeguas. Esa filosofía del mediocre peruano, del hombre de campo que va a la capital de provincia, de éste que va a Lima y de este último que se va a EEUU o Europa.

Esa postura política, impide ver la realidad, esa que se observa en la gente: chatos flacos, chatos gordos, que reciben una educación pésima y andan acuestas con enfermedades, con una pobrísima calidad de vida. ¿Dónde están las instituciones que crean nuevos conocimientos? ¿dónde están las empresas que generaron los peruanos con esos nuevos conocimientos? ¿dónde están los peruanos robustos, saludables y educados? Se cree que los millones de dólares de los bancos extranjeros y que manejan los inversionistas extranjeros, ya son nuestros; que los nuevos conocimientos se descubren con solo llamarse universitario y que las empresas surgen porque se sirve a gerentes de empresas extranjeras.

No se requieren 99 Decretos Legislativos, que van parchando un pantalón legal lleno de roturas, que ya no se sabe cuál es la tela original del mendigo sentado en el banco de oro. Basta un solo D.L. que vaya a la mente del mendigo. Para ello se requiere despercudirse de la filosofía del burro hechor. No somos lo que decimos ser, somos lo que realmente podemos hacer. Un decreto, que permita, que los peruanos creativos, investigadores que han hecho aportes al nuevo conocimiento y que en casi todos se fueron del país, retornen para volver a fundar LA UNIVERSIDAD PERUANA; un decreto, que permita el acceso a la formación técnica según las necesidades del desarrollo de las comunidades a todos los adolescentes y jóvenes y; un decreto que restablezca los dos turnos de estudios de 8 a 12 m y de 2 a 6 p.m. en primaria y secundaria. El desarrollo deben planificarla las UNIVERSIDADES, de allí deben surgir los proyectos, las propuestas de leyes, las innovaciones. Nada de esto ocurre hoy día, porque los INVERSIONISTAS CORRUPTIVOS, para obtener sus grandes ganancias y ser los que crecen hoy, tuvieron que destruir la educación y a la universidad a costa de convertir a los millones de peruanos en chatos flacos y chatos gordos. Leer más »