Archivo por meses: Noviembre 2011

Agricultura y Minería Orgánica, Desafío Educativo y de Investigación. Huelga contra la Minería Contaminante en Cajamarca

!La inversión extranjera traerá el desarrollo! es el grito de los inversionistas, sin precisar de que inversión se trata, si inversión productiva o inversión corruptiva. Los políticos que ostentan el poder han coreado la frase, y siempre han demostrado, ante la oposición de las comunidades a la inversión corruptiva, su disposición a hacer repetar la “ley” porque se sienten dueños del subsuelo del país, además se sienten obligados a “honrar” los contratos que firmaron con las corporaciones mineras, atendiendo a la licencia que les da un estudio de impacto ambiental que ellos mismos han mandado elaborar.

Inversión corruptiva es aquella que afecta los ecosistemas formados en procesos complejos durante miles y quiza millones de años, contamina el aire, el agua, el suelo y el subsuelo; conlleva degeneración social como la prostitución y el ocio improductivo, prácticas ajenas a las costumbres de las comunidades andinas; para imponerse utiliza el engaño y la manipulación para aparentar la aceptación de las comunidades, resultando a lo largo del tiempo que la consecuencia es la acumulación de un depósito de violencia social, que atrofia el desarrollo natural de las comunidades. La inversión corruptiva, por varios siglos se da en el Perú, desde Francisco Pizarro hasta hoy.

Siempre la inversión corruptiva, ha recurrido a la corrupción de la opinión, mediante un andamiaje de ideas para la acción, primero a las buenas y después a las malas, cuya finalidad es apropiarse de las tierras de las comunidades que milenariamente ocupan, porque debajo está el oro, los metales preciosos y otras riquezas. No veo ninguna diferencia, lo que hacen hoy, con la vileza de Francisco Pizarro y sus socios de conquista, engañando al Inca Atahualpa, con la Biblia en la mano, ofreciendo el desarrollo y los dejarían en paz, si a cambio les entregaban el oro. Hoy llegan con el “Estudio de Impacto Ambiental” en la mano.

El sentido del mensaje que el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro, es el reclamo de las comunidades por el conocimiento y no porque quieran venderse el “banco” para salir de la pobreza. Toda comunidad que mediante la investigación crea conocimientos es capaz de desarrollarse. Pero los políticos que promueven las inversiones corruptivas, han entendido equivocadamente, que vendiendo el banco de oro, habrá desarrollo. Esto es falso, porque ninguna comunidad en el mundo se ha desarrollado vendiendo recursos naturales, el banco donde se sienta. Los pueblos que han vendido su riqueza natural, hoy no tienen desarrollo, y por el contrario se asientan en el suelo estéril, beben las aguas y respiran aire contaminados, nadan en la corrupción y viven en el atraso como está ocurriendo en las miles de comunidades en el Perú a donde llegaron las inversiones corruptivas.

Es rídicula, considera a las comunidades faltos de conocimiento, la propaganda de la Sociedad de Minería, Petróleo y Energía del Perú que, porque contrata a un ingeniero agrónomo para arborizar un cerrito, o asesora el cultivo de paltitas para exportación, o construyen una escuelita, o hacen una instalación de agua potable, o crian truchitas, creen que ya están contribuyendo al desarrollo de las comunidades. Es la falacia más grande que una montaña, es un vano intento de lograr la licencia social de las comunidades, que ahora, no los políticos peruanos les exigen, porque ellos siempre han preferido comer el dinero corrupto, sino lo exigen normas internacionales de respeto a las comunidades y de calidad de vida. Las comunidades tendrán falta de conocimientos pero no de entendimiento. Un político honesto, no puede creer tales falacias. Es un insulto a las comunidades, porque las tratan, como si fueran ignorantes y mancas, como si ellas no tuvieran la capacidad de construir escuelas, hacer cultivos orgánicos, criar truchas o hacer tantas maravillas que asombran al mundo.

La paradoja es, que el obstáculo para el desarrollo de las comunidades ha sido el Estado, ese ente que discursea llevar desarrollo, pero en la práctica lleva violencia, porque los políticos corruptos, han utilizado a las comunidades, cuando requerían jóvenes reclutas para las fuerzas armadas para guerras pasadas o usarlos como escudos contra los huelguistas, o han favorecido con leyes a los comerciantes corruptos que aprovechando la falta de conocimientos de los campesinos, no les pagan el precio justo por los alimentos orgánicos (ñuña, ajos, lentejas, maíz, quinua, maca, papas, cuyes, huevos, ganado, leche, etc. etc.), o han favorecido a los inversionistas corruptos (en minería, madera o como lo fue en la época del caucho, guano y salitre) cuando han requerido mano de obra barata; para este fin no han dudado en crear “marcos legales” para “tomar” por la fuerza las tierras y el agua mediante los “amparos”, cuando no, han desparramado la corrupción, insertando en la comunidades funcionarios corruptos como policías, notarios, médicos, profesores, jueces, abogados y otros que mueven una “gestión ” a cambio de un pavo, gallina, obeja, becerro o un saco de papa amarilla y otros.

Los ríos, valles, lagunas y cerros destruidos por estos corruptos, son como heridas sangrantes que hay en todo el país. Fui testigo en mi niñez, como en el río Moche en La Libertad iban muriendo la fauna natural, las truchas flotaban sin vida en las pozas del río, los árboles frutales como limas, duraznos, paltos, blanquillos, granadillas se secaban; los alfalfares, maizales, y los frejoles desaparecían con enfermedades raras y las piñas resistían un poco, porque asimilan elementos pesados como plomo, que después consumían en los mercados de Trujillo, afectando de esta manera a la salud. Los mineros se fueron, hoy, por la presión social, un poco se ha mitigado la destrucción. Me pregunto, ¿dónde está el desarrollo para las comunidades y para Trujillo? Vayan a visitar los pueblos a lo largo del río Moche o las alturas como Salpo (3,500 msnm) y constatarán la cruda realidad.

No hay minería responsable o irresponsable, lo que hay es una actividad que utiliza tecnología obsoleta altamente contaminante promovida por inversionistas corruptos, porque sus operaciones los hacen quemando enormes cantidades de petróleo, aceites y carbón de piedra en supermáquinas escavadoras, removedoras, taladradoras; arrojando particulados de metales pesados y gases tóxicos al aire, tirando químicos tóxicos al suelo, subsuelo, mezclados con el agua superficial y subterránea; dejando lagunas, ríos, tierras y cerros muertos, contaminando globalmente la atmósfera y la Tierra.

Asi, como la agricultura de los monocultivos, ha entrado en crisis, la minería tradicional también está en crisis, porque ambas utilizan tecnología contaminantes, como el uso de insecticidas, pesticidas y abonos, la primera y ácidos venenosos la segunda, ambas utilizan maquinaria que quema petróleo y carbón de piedra.

La humanidad del conocimiento, vuelve la mirada a la agricultura orgánica, aquella que combinando y alternando cultivos, utilizando abonamiento orgánico y estudiando las variables climáticas de los ecosistemas logra productos orgánicos, con una potencia nutritiva superior a los productos de los monocultivos; asi también se vuelve la mirada a la minería orgánica, desde la forma mas simple de recolección directa de pepita de oro sin el uso de químicos, a aquella que utiliza bacterias para el refinamiento de los metales y, la energía limpia como el sol y del viento para la fusión de los metales, o procesos misteriosos que ya utilizaban los incas y que falta redescubrir.

Por eso, el Perú, rico en recursos minerales y de biodiversidad, debe cuidar como la niña de sus ojos dichos recursos y no permitir que los políticos corruptos los entreguen a los inversionistas corruptos. Ahora mas que antes, debemos cuidar nuestro “banco de oro”, porque es el único que nos permitirá salir del atraso en el mediano plazo.

En el corto plazo, es prioridad, construir instituciones educativas. Promover las escuelas de agricultura orgánica en las comunidades. Refundar las universidades para hacer investigación en minería y agricultura orgánica y los procesos tecnológicos limpios que se requieran. Un verdadero gobierno que visione el desarrollo de los peruanos, tiene que defender la paz social, la pureza de los ecosistemas y esto es posible con la generación de las comunidades del conocimiento. Ya Gastón Acurio, ha dado el ejemplo, y reclama mucha investigación para producir los alimentos orgánicos, a tal punto, el mismo ha impulsado las escuelas de cocina peruana, falta los centros de investigación. Muchos políticos corruptos tratan de prenderse del saco de Gastón por la popularidad, para seguir engañando a los electores y auparse en los gobiernos.

Tienen razón las comunidades, por eso defenderán a muerte las lagunas en Cajamarca y lo harán todas las comunidades, defendiendo los ecosistemas en todo el país. Es tiempo de darle el punto final a la minería y otras actividades contaminantes que promueven los políticos e inversionistas corruptos. Leer más »

Universidad, Empresa, Estado y Desarrollo

En el evento Aula Magna de este año en la PUCP, se ha presentado el modelo de la triple hélice como un espiral virtuoso de universidad-empresa-estado alimentado por la sociedad civil, visionado por el guru Henry Etzkowitz de la Universidad de Stanford. Se argumenta, las sociedades que han articulado las tres instituciones embebidas en la sociedad civil, articulación dirigida por la universidad, avanzan por la senda del desarrollo. Una simple mirada de la realidad peruana, nos indica que cada institución camina por su lado, entorpeciéndose, cuando no, enfrentadas y la sociedad civil anda sin dirección, sin “cerebro”.

La justificación de esta situación se hace con la falsa separación en partes de una sola misión. Se dice sin mayor fundamento, que muy bien pueden existir instituciones denominadas universidad que se dedican ya sea a la enseñanza solamente, o a la investigación solamente. También se dice falsamente que a lo largo de la historia, la universidad ha pasado por etapas, que primero era como un almacén de conocimientos a la que concurrían los jóvenes a abastecerse, que posteriormente se generó la misión de investigar y ultimamente aparece una tercera misión que es la de innovar, es decir orientar el desarrollo.

Si somos mas cuidadosos en las observaciones se puede constatar que la misión de una verdadera universidad, desde su origen, siempre ha sido crear, trasmitir y aplicar nuevos conocimientos por los hombres libres. La empresa y el estado han sido una consecuencia de esta misión. No han surgido empresas y estados, aparentemente sin vínculos con la universidad. Claramente hay que diferenciar, como el caso peruano, que las grandes empresas, están integradas dirigidas, umbilicalmente a los nuevos conocimientos, no precisamente a las instituciones denominadas universidades que hay en el país, sino con universidades de su matriz empresarial. Lo mismo se puede decir del estado, las políticas son generadas por mentes grises que han bebido de su matriz universitaria que está en otros lares y no precisamente en las denominadas universidades que hay en el país. Lo que quiero decir, que las instituciones denominadas universidades en el pais, no tienen el significado que debe dársele como los “cerebros” que dirigen la sociedad civil peruana.

La pregunta es ¿la empresa y el estado actuales están realmente interesados en una universidad peruana? La respuesta es negativa, porque no la necesitan, a lo sumo, las empresas invierten lo suficiente solo para formar los profesionales y técnicos nacionales que requieren, porque el conocimiento nuevo ya tiene su matriz en otro lugar, por tanto no va a interesarles la investigación propia.

Como se puede inferir, no habrá desarrollo de la sociedad peruana de continuar la universidad en otro lugar, es decir, el cerebro de la sociedad civil peruana está en otro cuerpo. Mientras la misma sociedad civil, no genere su propio cerebro social, no es posible su desarrollo. Hay indicios en actores de la sociedad civil dando muestras de un surgimiento del propio cerebro peruano. Se puede observar en la PUCP y en otras pocas universidades, así como en emprendedores que impulsan proyectos innovadores de desarrollo sectoriales (Gastón Acurio, etc). Los sectores empresariales nacionales, también intentan generar instituciones universitarias, pero generalmente terminan en instituciones mutiladas, sin cumplir con la misión universitaria integral o realizan solo una tarea de formación tan focalizada, que el efecto sobre el desarrollo de la sociedad es minimizado e indetectable.

En ese sentido, Aula Magna de este año, no discutió el problema de fondo que es la construcción de la verdadera universidad en le país. Ya, la ley universitaria 23733, es recorrida por el principio de enseñar lo que se investiga. En la ley, muy bien está especificada la necesidad de los investigadores, y es explícita al reservar la categoría de PROFESOR PRINCIPAL, para aquellos que hayan hecho investigación en su especialidad. La sociedad civil peruana, va lenta en el aprendizaje de a quien se le debe llamar investigador. Descubrir, inventar e innovar, es la tarea de un investigador y siempre han existido y existirán en las comunidades que ya han logrado niveles altos en el desarrollo humano.

Las tareas de descubrir, inventar e innovar, se cumplen con mejor perfomance por una sociedad si organiza una institución denominada Universidad, la que precisamente nos hace falta. Si solamente, se cumpliera el artículo correspondiente de la ley universitaria que estipula que para ser profesor principal, se debe haber hecho investigación, es decir, ser un investigador, la sociedad peruana ya andaría el camino del desarrollo. Lo demás viene por añadidura (autoridades de rectores, decanos, jefes), asi como la generación de empresas y formación de gobernantes para el desarrollo. Parecen discusiones bizantinas que por años se dan en los claustros, de quienes ocupan las plazas de profesores principales, para hacer tiempo de servicios, reclamando derechos adquiridos, menos porque exhiban los resultados de su función de investigar. Ya es tiempo que se genere una discusión nacional y se construya una universidad con sus investigadores.

El cumplimiento de la misión de construir verdaderas universidades, solamente puede ser generada a partir del seno de la sociedad civil, del movimiento social autoimpulsado por los talentos en acción práctica, porque de alli, surge el verdadero sentido de un espiral de creatividad social (espiral virtuoso). Mientras las iniciativas provengan de visiones asentadas en intereses empresariales o de intereses particulares de gobernantes del estado, nacerán instituciones amputadas.

De exisitir verdaderas universidades, ya hubiera empresas con su cerebro en la patria y gobiernos con su cerebro, también en la patria. Hoy, la sociedad civil, sin dirección, solamente recoge migajas de un crecimiento económico dirigido por otros centros del exterior, y las comunidades deben mendigar un canon minero, por ejemplo, sintiéndose las empresas (las mineras por mencionar alguna) y el estado, como benefactores. Propiciar políticas de entendimiento y diálogo con las comunidades, se ha venido en llamar nacionalismo, que ya los grupos fácticos aplauden abiertamente. Lamentablemente, esta política no traerá desarrollo, porque no se puede apostar por el oro y el agua a la vez, como ilusamente cree el Presidente Humala.

Sin embargo, el mérito del Aula Magna, es haber resaltado un problema de fondo. Se ha señalado que, para contar con peruanos capaces de descubrir, inventar e innovar, no es posible formarlos en la universidad, empieza desde los primeros años escolares. Esa tarea tiene que abordarla los talentos de la sociedad civil. Con el modelo de escuela primaria y de colegios secundarios actuales, no son posibles contar con los egresados en número suficiente que tengan las capacidades que requieren la labor de una verdadera universidad. Esta constatación, revela una vez más que las empresas y el estado, tampoco están interesados en el gran problema de fondo. Hay sectores empresariales, o quiza no lo son en el sentido que han entendido a la educación como un servicio, y no como lo entiende la UNESCO, como un derecho, que tienen redes de colegios secundarios y universidades, pero que tampoco han logrado resolver el problema de contar con egresados de sus propios colegios de la secundaria con las capacidades para una labor universitaria de verdad.

El lamento fue la música de fondo del Aula Magna, que resumo: para que la universidad tenga la confianza de las empresas, debe hacer investigación. Pero ésta no hace investigación porque carece de financiamiento y de cuadros investigadores. Pero si se plantea formar investigadores, falta el insumo que son los postulantes con las capacidades básicas que no forman los colegios secundarios. El gobierno no afronta el problema educativo de fondo, lo hace solamente con el discurso. Mientras tanto los talentos peruanos, producto del “error estadístico” se van fuera del país. El diletantismo superstite.
Leer más »