Sole-tario

[Visto: 392 veces]

De nuevo el hombre sole-tario con los codos sobre una mesa des-cuadrada

llamando al Padre, o a la Virgen, o al viejo Buda,

de nuevo el hombre tísico se pierde entre las tinieblas

¿Teme estar solo en el mundo monetario donde vale más un papel que un hueso humano?

Y sobre esa mesa por qué se convierte en corteza. en molde. o marioneta

¿Teme estar solo el hombre o el hombre finge ser, en un momento, humano?

En un regreso hacia la nada, decaído, y otra vez sendentario, desfallece terriblemente como cualquier soldado

 

Lovón Cueva, Marco. Sole-tario. Lima: 5 junio 2013.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *