El futuro (incierto) de un recurso que es vital

[Visto: 1755 veces]

Hoy, 22 de marzo, se celebra el Día Mundial del Agua, bajo el siguiente lema difundido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU): “Agua limpia para un mundo sano”. Esto equivale a señalar que la buena calidad de los recursos hídricos es tan importante como su disponibilidad y cantidad suficientes.

El estado actual de nuestros ríos y lagos revela lo acertado de ese mensaje. No se requiere ir muy lejos para comprobarlo.

La situación de los ríos Rímac o Mantaro, así como el deterioro que muestran las áreas aledañas a los lagos Junín y Titicaca ilustran el problema.

Las fuentes de la contaminación son variadas: pasivos ambientales y actividades industriales, mineras, agrícolas, etc.

Por otro lado, en términos cuantitativos, las más importantes causas de deterioro ambiental son las aguas residuales de origen doméstico o municipal.

Por ello, es crucial la construcción, según criterios ambientales, de plantas de tratamiento que eviten que aquellas terminen contaminando nuestras fuentes de agua.

Esta urgencia debe ser entendida en su real dimensión, considerando, además, los escenarios del cambio climático.

De acuerdo con la Segunda Comunicación del Perú a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, documento recientemente publicado, en los últimos 35 años, el país ha perdido el 22% de sus superficies glaciares.

Entre el 2015 y el 2020, todos los glaciares ubicados debajo de los 5.000 metros sobre el nivel del mar habrán desaparecido. Algunos de nuestros ríos dependen de ellos.

En el 68% de las cuencas de la vertiente hidrográfica del Pacífico, examinadas en la referida comunicación, la proyección de los requerimientos de agua y la oferta de esta muestran un balance negativo. En términos simples, el agua escaseará.

Por ello, el tratamiento de las aguas residuales, cumpliendo los respectivos límites máximos permisibles, debe ser acompañado de la debida reutilización de este escaso recurso. Esto es particularmente importante en ciudades como Lima y el Callao, donde literalmente se lanza un río de agua al mar.

Desde hace mucho, la Defen-soría del Pueblo ha insistido en la necesidad de una gestión integral de nuestros recursos hídricos, que garantice el abastecimiento del agua necesaria para el consumo humano y para las diversas actividades productivas.

Una gestión que premie las prácticas eficientes y desincentive el desperdicio del recurso, todo lo cual debe ayudarnos a prevenir conflictos futuros.

El desarrollo de la Autoridad Nacional del Agua y de las normas que regulan el tema debe orientarse a dichos objetivos.

Corresponde a la sociedad en su conjunto tomar conciencia de las urgencias descritas y exigir las acciones que aseguren el normal, amplio y seguro abastecimiento del agua en nuestro país. De lo contrario, nuestro futuro será incierto en este delicado rubro.

Ivan Lanegra

Publicado en El Comercio, edición del 22 de marzo de 2010, página a5
http://elcomercio.pe/impresa/notas/futuroincierto-recurso-que-vital/20100322/450323

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *