Archivo por meses: octubre 2007

14,000 millones de razones para una reforma ambiental

[Visto: 1873 veces]

El Viceministro de Minas acaba de delinear con mediana claridad la política del Gobierno en el tema minero. El centro de su interés es que el Perú tiene proyectos mineros que implicarían inversiones de 14,000 millones de dólares. Frente a ello se ha señalado que el Ministerio de Energía y Minas se ha comprometido con dos grandes objetivos en el sector minero: la recuperación de la confianza como condición de la gobernabilidad del sector y el desarrollo sostenible.

Se ha reconocido que la minería “es un sector que hoy día tiene cierto grado de conflictividad social”, por lo que se tiene que “recuperar la percepción del ministerio como una autoridad imparcial”. El Gobierno Nacional busca que las “actividades mineras se realicen en el marco de la excelencia ambiental y social” y poner “énfasis en la percepción de la minería no como un fin en si mismo, sino como un medio de derrotar la pobreza y lograr el desarrollo social”, así como “generar las condiciones para que no se pierda el alto atractivo de Perú en relación a la inversión nacional y extranjera” en minería.

El Ministerio de Energía y Minas estaría buscando que se “creen herramientas estándares que permitan que en todo el país se trabaje con los mismos criterios, adecuados de acuerdo a las demandas sociales”. La estrategia del Gobierno “Nacional es que todas esas demandas sociales sean canalizadas a través de una agresiva campaña de inversiones en infraestructura”, precisó Isasi.
El viceministro agregó que considera que existe “un problema de conocimiento y educación” para hacer que “la población pueda tomar conciencia del potencial minero de su región”. “No queremos que en el futuro nos digan por qué no se aprovechó esa oportunidad”, enfatizó. También aseguró que “en el país se sancionan los incumplimientos” a las leyes medioambientales en minería y que “los que incumplen impunemente (esas leyes) son casos aislados”. Consideró, al respecto, “un falso dilema decir que no es posible la coexistencia entre la minería y la agricultura”.

En resumen, la minería es muy importante, porque es una fuente principal de ingresos (14,000 millones de dólares). Hay cierta conflictividad, pero el Ministerio de Energía y Minas puede ser percibido como “autoridad imparcial”, si educa e informa a la gente sobre lo bueno que puede ser la minería. Y no hay problemas de aplicación de las leyes ambientales.

Esto refleja una mala lectura del problema y de las soluciones. El problema no es la desinformación y la falta de educación de las personas. El problema es el Estado. Los países que han logrado desarrollarse aprovechando los recursos naturales se han caracterizado por políticas públicas fuertes. Esto es así porque la explotación de los recursos naturales generan incentivos perversos que termina generando conflictos. Sólo como un dato, los países ricos en recursos naturales tienen el doble de probabilidad de sufrir una guerra civil.

Sigue leyendo

¿Cómo implementar la Ley General del Ambiente?

[Visto: 5698 veces]

Luego de dos años de vigencia de la Ley General del Ambiente (Ley N° 28611) es bueno hacer un balance sobre el impacto que ha tenido en la regulación ambiental en el Perú. Lo primero que debemos resaltar, aunque suene a un hecho menor, es que ha sido una norma ya más duradera que su predecesora, el Código del Medio Ambiente y los Recursos Naturales (Decreto Legislativo N° 613), que luego de su primer año de vigencia sufrió algunas pérdidas importantes (normas sobre EIA, el Sistema Nacional del Ambiente, etc.) que fueron recuperadas por la legislación dictada posteriormente luego casi una década (Ley Marco del SEIA del 2001 y la Ley Marco del SNGA del 2004). Sin embargo, hay cierto aire de familia entre la situación que rodea la aplicación de ambas leyes. En la década de los 90, el Perú se encontraba aplicando un ajuste estructural de su economía, que venía acompañado de una reducción del Estado (reducción de la burocracia y privatizaciones) y de la creación de condiciones mínimas para la atracción de inversiones, en áreas donde el Perú mantenía ventajas, especialmente la minería. En este escenario, el Código fue visto como un obstáculo y las leyes del año 1991 orientadas a la promoción de las inversiones, en especial el Decreto Legislativo N° 757, Ley Marco para el Crecimiento de la Inversión Privada, derogan varios artículos del Código. En términos cuantitativos estos cambios fueron menores, pero con una importancia cualitativa innegable.

16 años después, pareciera que vivieramos una situación similar. Pero ya no nos encontramos frente a una situación de extrema inestabilidad social, ni ante la ausencia de inversiones privadas. Por el contrario, el país muestra cifras de crecimiento económico inéditas. Ahora, la presión viene por la necesidad de mantener el crecimiento, el cual sigue siendo empujado por los sectores minero y energético (el gas y, en menor medida, el petróleo). Y nuevamente, en este escenario, la política ambiental no parece ser prioritaria (ni incluso necesaria). La posición del gobierno nacional es que la minería moderna tiene las características que pueden dar respuesta a los problemas ambientales y sociales, casi sin la necesidad de que el Estado intervenga. El problema es que en muchos lugares con proyectos mineros, el Estado nunca estuvo. Entonces, el gobierno nos pone en el dilema, o minería moderna o minería informal. Si no tienes Estado, tu única oportunidad es aceptar a la empresa, pues, el Estado, seguiré ausente. En este contexto, la aprobación de la Ley General del Ambiente y su permanencia tiene que ser explicada. Creemos que en el año 2005 se abrió una ventana de oportunidad, un conjunto de factores que coincidieron, pero sin que eso significara que hubieran fortalezas consistentes. Por un lado el CONAM asumió la promoción y luego la defensa del proyecto de Ley, incluso en contra de ciertos sectores del Poder Ejecutivo (Producción y Energía y Minas) y de buena parte de los empresarios reunidos en la CONFIEP y la Sociedad Nacional de Industrias. En segundo lugar, un Presidente de la Comisión especializada del Congreso que asumió el costo y las dificultades de empujar un proyecto frente a presiones del Poder Ejecutivo y del sector empresarial, como fue Walter Alejos. Además, el proceso que condujo a la preparación del proyecto de Ley respectivo fue bastante largo y político, incluyendo a los principales actores de la gestión ambiental (empresarios, ONG, universidades, congresistas, ministerios, etc.), que tuvo en su primera parte como promotora a la congresista Fabiola Morales. A esto debemos agregar el papel jugado por los medios de comunicación, tanto a favor como en contra. Por primera vez, diarios de importancia nacional, y los noticieros cubrían un tema que no implicaba un “conflicto” o un “desastre ambiental”, sino una decisión de política ambiental de carácter general y de largo plazo.
Sigue leyendo

15 de octubre: Blog Action Day por el Ambiente

[Visto: 1358 veces]

El Blog Action Day se celebrará los 15 de octubre de cada año, y se escogerá un tema de interés público sobre el cual todos los bloggeros del mundo escribirán un post. Como este espacio es uno en el que se escribe sobre temas ambientales, sólo nos queda alegrarnos porque la temática ambiental cobre cada día mas relevancia.

Pero hay un detalle en el caso del Perú que hace que esta fecha sea especial. Hoy 15 de octubre se celebra el segundo aniversario de la publicación de la Ley General del Ambiente. Por esa razón el día 17 de octubre, se realizará en el Auditorio de la Facultad de Derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú, un Foro sobre el tema. La entrada es libre.

Ivan Lanegra Sigue leyendo

Un Nobel Ambiental

[Visto: 1281 veces]

El ex vicepresidente de EE UU Albert Arnold (Al) Gore Jr (o simplemente Al Gore), ahora uno de las figuras mediáticas más importantes en los esfuerzos por tomar decisiones globales que enfrenten los desafíos del cambio climático global, y el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés, Intergovernmental Panel on Climate Change) de las Naciones Unidas han sido galardonados con el premio Nobel de la Paz 2007, por “sus esfuerzos para construir y difundir un mayor conocimiento sobre el cambio climático causado por el hombre y poner las bases para las medidas para contrarestar ese cambio”. En su argumentación, el Comité Nobel ha destacado los esfuerzos de los galardonados por “construir y divulgar un mayor conocimiento sobre el cambio climático causado por el hombre y por fijar la base de las medidas que son necesarias para contrarrestar ese cambio”.

Al Gore es sin duda ahora una figura conocida mundialmente, en especial a raíz de su documental (ganador de El Oscar) “La Verdad Incómoda”, y el libro del mismo nombre que reproduce los argumentos del primero. Él se ha mostrado “profundamente honrado” de recibir el Premio Nobel de la Paz. “Esta recompensa es más significativa por el hecho de que tengo el honor de compartirla con el Panel intergubernamental de expertos sobre la evolución del clima, el grupo científico más eminente dedicado a mejorar nuestra comprensión sobre a crisis del clima, un grupo cuyos miembros han trabajado sin descanso y con abnegación desde hace muchos años”, ha asegurado Al Gore en el comunicado. Aunque el interés de Al Gore por la ecología se remonta 17 años atrás, antes de ser el vicepresidente de EEUU durante el mandato de Bill Clinton (1993-2001), cuando fue reelegido como senador demócrata por Tennessee en 1990, es después de perder las elecciones en el año 2000 contra George Bush (quien por cierto ha declarado sentirse feliz por el reconocimiento a su ex contendor, aunque obviamente seríamos más felices nosotros si por ejemplo ratificara el Protocolo de Kyoto), que asume un papel protagónico en el tema del cambio climático. Al Gore también ha recibido el Premio Príncipe de Asturias por su “decisiva contribución al progreso en la solución de los graves problemas del cambio climático”.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, creado en 1988 es en cambio una entidad que aunque ampliamente conocida y reconocida en el mundo ambiental, no tiene ni por asomo el nivel de presencia mediática que el ex vicepresidente de EEUU, aun cuando su contribución haya sido sino superior, al menos igual de importante. El IPCC presentó ya en 1991 (dos años antes de que Al Gore fuera electo vice prepresidente) un primer informe de evaluación en el que se reflejaban las opiniones de 400 científicos. El IPCC tienen la actualidad la misión de examinar “las investigaciones realizadas en todo el mundo” a la vez que “publica informes periódicos de evaluación y compila informes especiales y documentos técnicos”. “El Premio Nobel de la Paz es un notable reconocimiento a la dedicación y al compromiso de los miles de expertos y colaboradores que han elaborado las rigurosas y comprensivas afirmaciones del Panel sobre el cambio climático”, señala la institución en un comunicado. Todos los científicos que participan en el Panel lo hacen de forma voluntaria y altruista. “Esta red de trabajo voluntario de miles de científicos y expertos es los que heca del IPCC algo verdaderametne único”, recalca en la nota su secretario general, Renate Christ. De carácter apolítico, intenta ser un “contrapeso útil en el debate, con frecuencia muy politizado, sobre qué se debe hacer con respecto al cambio climático”. Los informes de este panel de expertos tuvieron un papel fundamental en las negociaciones que dieron lugar al Protocolo de Kyoto.

Desde Nueva Dehli, el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, ha mostrado su alegría por el galardón. “Espero que esto ponga la cuestión en la parte central de la escena y que provoque una mayor toma de conciencia y un sentimiento de urgencia”, ha declarado Pachauri. Las instituciones de las que depende el IPCC, el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) también han manifestado su satisfacción por la concesión del premio. “El Comité del Premio Nobel de la Paz ha dejado claro hoy que la lucha contra el cambio climático es un elemento central para la paz y la política de seguridad en el siglo XXI”, señala en un comunicado el director ejecutivo PNUMA, Achim Steiner. La página web de la OMM resalta, por su parte, que confían en que el premio “nos inspire a todos, desde los individuos hasta los políticos, para hacer el mejor uso posible del conocimiento adquirido mediante la ciencia sobre el cambio climático, para emprender las acciones necesarias que portejan nuestro planeta”.

Más allá de las críticas que pudiera hacerse al trabajo Al Gore, está claro que ha contribuido enormemente a poner el tema del Cambio Climático en la agenda mundial. Y lo mismo puede decirse del IPCC. Desde luego esta es nueva oportunidad para que el Perú pueda poner en relieve su condición de país altamente vulnerable frente a un problema al cual contribuye muy poco.
Sigue leyendo

Candamo: ¿la próxima víctima?

[Visto: 4071 veces]

En estos últimos días distintas instituciones nacionales y extranjeras han reaccionado con profunda preocupación ante una propuesta presentada ante el Consejo de Ministros el pasado 25 de setiembre que pretendería recortar en más de 209,000 hectáreas el Parque Nacional Bahuaja Sonene, en el área correspondiente a Candamo, para el establecimiento de un nuevo lote de hidrocarburos.

Desde luego, el entonces Intendente de Areas Naturales Protegidas del INRENA, Luis Alfaro, mostró su desacuerdo con esta medida. Claro, ahora tenemos un nuevo Intendente. El hecho es que nuevamente el Gobierno Nacional parece supeditar absolutamente la política ambiental a los objetivos del crecimiento económico, bajo el supuesto de que los proyectos de desarrollo “modernos” ya no causan problemas ambientales, por lo que ya no tiene sentido excluir ninguna parte del territorio nacional del desarrollo de ciertas actividades económicas. Desde luego esto nos regresa a discusiones de los años 80 (el caso Tambopata), y nos muestra que todavía poco hemos aprendido de las experiencias del pasado. Existen ciertas zonas del país que siendo especialmente ricas en biodiversidad tabién son especialmente frágiles, por lo que el Estado decide protegerlas, es decir, reducir el riesgo de que se vean afectadas. Nadie dice que la tecnología ha mejorado, pero el riesgo sigue existiendo. ¿Tiene sentido agregar un riesgo en un lugar creado precísamente para reducirlos al máximo? Pues no, y esto parece ser una idea que no cala en quienes sólo piensan en términos del crecimiento del PBI y en cuánto dinero tendremos para los programas sociales antes de que termine mi gobierno, y no en la importancia de nuestra riqueza natural en el largo plazo. Precísamente Candamo, es un área del parque Bahuana Sonene que ha sido clasificada como zona de protección estricta por ser el espacio más vulnerable del mismo, de tal importancia que sin él el parque en su conjnto perdería razón de ser, al perderse definitivamente los objetos de conservación y protección.

Y si lo anterior no fuera suficiente para criticar la propuesta, esta iniciativa podría estar poniendo en riesgo la futura ratificación del TLC con los EEUU (Acuerdo de Promoción Comercial). El Estado Peruano ha suscrito el Convenio sobre Diversidad Biológica, el mismo que tiene como uno de sus compromisos, el fortalecimiento de las áreas protegidas existentes en los países miembros. Por lo tanto, se contradeciría directamente algunos de los compromisos recientemente asumidos, entre los cuales destaca el consignado en el capítulo 18 sobre medio ambiente, el mismo que en su artículo 18.3, párrafo 2, señala que es inapropiado promover el comercio o la inversión mediante el debilitamiento o reducción de las protecciones contempladas en las legislaciones ambientales de las partes. Por su parte, el numeral 14, establece que se entiende por legislación ambiental, cualquier ley o regulación de una parte cuyo propósito principal sea la protección del medio ambiente o la prevención de un peligro para la vida o la salud humana, animal o vegetal, mediante la protección o conservación de flora y fauna silvestres, incluyendo las especies en peligro de extinción, su hábitat y las áreas naturales bajo protección especial. Adicionalmente, la addenda al TLC firmada a insistencia de los representantes democrátas señala expresamente la obligación de respetar los Acuerdos Multilaterales Ambientales, en donde se incluye la Conveción sobre Diversidad Biológica.

En estas semanas el tema parece haber sido puesto en la congeladora, pero sin duda el asunto reaparecerá pronto, pues las razones de la propuesta (y los intereses e incentivos) siguen ahí.

Firme a favor de Candamo!!

Sigue leyendo