Día Mundial sin Tabaco: Más vida, menos humos

El consumo masivo del cigarrillo tuvo en el siglo pasado su mayor auge en parte por las guerras mundiales que hicieron aumentar su producción para el consumo de los soldados y luego por las olas de radicalización juvenil de los 60 y 70 que hicieron del cigarrillo un símbolo de identidad generacional. Las guerras, revoluciones y protestas se hacían entre el humo de las armas y de los cigarros…..y todo ello, creando inmensas fortunas a las tabacaleras y multiplicando el cáncer en los hospitales.

Ya sabemos desde el siglo pasado que viviremos mejor y dejaremos un plantea más digno si redujéramos los humos que contaminan nuestro aire de cada día: los humos de las fábricas, de los vehículos, de los incendios y de los cigarrillos. Ojalá que la ciencia y la tecnología nos sirvan cada vez más para minimizar o erradicar los efectos dañinos de estos humos a la salud humana y los ecosistemas.

Nos hemos tardado mucho tiempo en tomar conciencia y medidas anti tabáquicas en el mundo. Recién desde 1989, debido a la presión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es que se establece el 31 de Mayo como Día Mundial Sin Tabaco y también fruto de su gestión es que en el año 2003 se firma el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, considerado el primer tratado mundial de salud pública (1) y todo ello teniendo que enfrentar las campañas de las grandes tabacaleras mundiales (2).

Los efectos del tabaquismo nos sorprenden cada vez más, por ejemplo, de la basura recogida en 43 estados de EEUU en 1996, las colillas de cigarrillos representan el 20% del total. El promedio de días de falta laboral por enfermedad en EEUU señala: Fumadores: 6,16; Exfumadores: 4,53; Nunca Fumadores: 3,86 (3). Asimismo, según el ránking de las 250 empresas que más facturaron en el mundo durante el año 2006,la empresa estadounidense Altria Group (Philip Morris y John Middlenton en tabaco y parte de SAB Miller, en cervezas) está por encima de todas las empresas del planeta, con US$101.407 millones(4); esto equivale aproximadamente a 4.5 veces el presupuesto general del Perú para el 2008 (5).

Necesitamos mayores esfuerzos, por un lado, en lograr una institucionalidad estatal que lidere las estrategias anti tabáquicas –como es el COLAT para el caso peruano (6)- y, por otro, en comprometer a más instituciones, sobre todo educativas, en formas creativas de educación preventiva que las lleve a declararse en algún momento como instituciones libres de humo. Luis Sime Poma

Ver Enlaces
(1) Convenio Marco Control del Tabaco:
http://www.who.int/gb/fctc/S/S_Index.htm
(2) Sobre la industria del tabaco
http://www.tabaquismo.freehosting.net/la_industria_del_tabaco.htm
(3) Dejar de fumar:
http://www.dejardefumar.com.ar/articulos.asp?art=98&cat=7
(4) http://www.deloitte.com/dtt/press_release/0,1014,cid%253D202660,00.html
(5) http://moneda.terra.com.hn/noticias/articulo/html/act1051931.htm
(6)Comisión Nacional Permanente de Lucha Antitabáquica
http://www.colat.org.pe/

Foto de: http://www.flickr.com/photos/luissime/

Puntuación: 3.29 / Votos: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *