Archivo de la etiqueta: krouillong

Oración a Nuestra Señora de todos los Pueblos

NUESTRA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS

Importante y profética aparición de la Virgen en Amsterdam

Nuestra Señora se apareció en Amsterdam a una sencilla mujer, Ida Peerdeman, revelándole una serie de acontecimientos futuros, como la crisis por la que atravesaría el mundo y el gran combate que se desarrollaría dentro de la Iglesia, la liberación de los Países Bajos de la ocupación alemana, futuras guerras como la del Golfo y la de los Balcanes, la catástrofe de Chernobyl y otras profecías que se han cumplido con rigurosa exactitud. Pero lo más importante es el mensaje de esperanza que quiere dejar a sus hijos. La Virgen señala a su Hijo, Jesús, y también la Cruz. Insiste en que sólo regresando a El vendrá la verdadera Paz. Como en sus apariciones anteriores, pide el rezo del Santo Rosario, mostrándolo como el arma más poderosa contra el demonio.

Pero el eje de esta aparición de María es sin dudas su profecía respecto de que el dogma final de “María Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada” será proclamado formalmente por la Iglesia un 31 de mayo. Después, vendrá la verdadera paz.

La aparición comenzó el 25 de marzo de 1945, día en que la Iglesia celebra la Fiesta de la Anunciación. En total fueron 56 apariciones entre ese año y 1959. María allí ha pedido se le reconozca con el nuevo título de “La Señora de Todos los Pueblos”, se venere la imagen que le mostró a la vidente y se rece una oración a Jesucristo, que Ella misma le dictó.

A través de esa oración María nos pide implorar la Presencia del Espíritu Santo en el mundo, para que descienda sobre nosotros, como en Ella siempre estuvo.

la señora de todos los pueblos krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Oración dictada por María a Ida 

Señor Jesucristo,

Hijo del Padre,

manda ahora Tu Espíritu sobre la tierra.

Haz que el Espíritu Santo habite

en el corazón de todos los pueblos,

para que sean preservados de la corrupción,

de las calamidades y de la guerra.

Que la Señora de todos los Pueblos,

que un día era María,

sea nuestra Abogada.

Amén

Esta aparición, tan poco conocida, es una de las más importantes que María nos ha regalado. Y no es sólo por las profecías que allí se escucharon, o por la oración al Espíritu Santo que Ella nos enseñó, o por la hermosa imagen que nos regaló. Su importancia radica en el pedido de proclamación del quinto y último dogma Mariano, la joya que completa la Corona de María:

María Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada

Que Dios les conceda a todos, por intercesión de Nuestra Señora de todos los Pueblos, las Gracias que necesiten.

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

 

Poderosa Oración Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa para obtener la Curación de un Enfermo

PODEROSA ORACIÓN A LA VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA PARA OBTENER LA CURACIÓN DE UN ENFERMO 

nuestra señora de la medalla milagrosa krouillong comunion en la mano es sacrilegio

¡Oh María, sin pecado concebida, cuya inmensa bondad y tierna misericordia no excluye el alivio de este amargo fruto de la culpa que se llama enfermedad de la cual es con frecuencia víctima nuestro miserable cuerpo! ¡Oh Madre piadosa, a quien la Iglesia llama confiada ¡Salud de los enfermos! Aquí me tenéis implorando vuestro favor. Lo que tantos afligidos obtenían por la palabra de vuestro Hijo Jesús, obténgalo este querido enfermo, que os recomiendo, mediante la aplicación de vuestra Medalla. Que su eficacia, tantas veces probada y reconocida en todo el mundo, se manifieste una vez más: para que cuantos seamos testigos de este nuevo favor vuestro, podamos exclamar agradecidos: La Medalla Milagrosa le ha curado.

medalla-milagrosa

Busca esta Medalla en tiendas de artículos religiosos en tu país y llévala al cuello siempre con fe y si tienes parientes enfermos ponles una medalla al cuello a ellos también y ora esta milagrosa oración diariamente.

Que Dios les conceda a todos, por la intercesión de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, las Gracias que necesiten.

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

El Santo Rosario en Latín

EL SANTO ROSARIO EN LATÍN

misterios del santo rosario krouillong comunion en la mano es sacrilegio

“El que con devoción rezare mi Rosario, considerando sus misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracias, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna”. (Promesa de Nuestra Señora para los devotos del Santo Rosario)

Explicación gráfica para aprender a rezar el Santo Rosario

Orationes ab inítio Rosárii dicéndæ (Oraciones al comenzar el Rosario)

Per sígnum Sanctæ Crucis ✠ de inimícis nostris ✠ líbera nos, Deus noster ✠. In nómine Patris, et †Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.

Confíteor (Acto de contrición)

Confíteor Deo omnipoténti, beátæ Maríæ semper Vírgini, beáto Michaéli Archángelo, beáto Joánni Baptístæ, sanctis Apóstolis Petro et Paulo, et ómnibus Sanctis, quia peccávi nimis cogitatióne, verbo et opere: mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Ideo precor beátam Maríam semper Vírginem, beátum Michaélem Archángelum, beátum Joánnem Baptístam, sanctos Apóstolos Petrum et Paulum, et omnes Sanctos, oráre pro me ad Dóminum, Deum nostrum. Amen.

1 Pater noster
Pater noster, qui es in Cælis, sanctificétur nomen tuum. Advéniat Regnum tuum. Fiat volúntas tua, sicut in Cælo et in terra. Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie. Et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris. Et ne nos indúcas in tentatiónem, sed líbera nos a malo. Amen.

3 Ave María
Ave María, gratia plena; Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus, et benedíctus fructus ventris tui Jesus. Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatóribus, nunc et in hóra mortis nostræ. Amen.

Gloria
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.

Oratio Fátima
O mi Jesu, dimítte nobis débita nostra, líbera nos ab ígne Inférni, conduc in Cælum omnes ánimas, præsértim illas quæ maxíme indígent misericórdia tua.

Sýmbolum Apostolórum (Credo de los Apóstoles)
Credo in Deum, Patrem omnipoténtem, Creatórem Cæli et térræ. Et in Jesum Christum, Fílium ejus únicum, Dóminum nostrum: qui concéptus est de Spíritu Sancto, natus ex María Vírgine, passus sub Póntio Piláto, crucifíxus, mórtuus, et sepúltus: descéndit ad Ínferos; tértia die resurréxit a mórtuis; ascéndit ad Cælos; sedet ad déxteram Dei Patris omnipoténtis: inde ventúrus est judicáre vivos et mórtuos. Credo in Spíritum Sanctum, Sanctam Ecclésiam Cathólicam, Sanctórum communiónem, remissiónem peccatórum, carnis resurrectiónem, vitam ætérnam. Amen.

Meditatiónes Rosárii (Meditaciones del Santo Rosario)

I. Mystéria Gaudiósa (Misterios Gozosos- lunes y jueves)

Primo, Beátæ Maríæ Vírginis anuntiatiónem contemplámur, et humílitas pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima)
Secundo, Beátæ Maríæ Vírginis visitatiónem contemplámur, et cháritas ad fratres pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima)
Tertio, Dómini Nóstri Jésu Chrísti nativitátem contemplámur, et paupertátis spíritus pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima)
Quarto, Dómini Nóstri Jésu Chrísti presentatiónem in templo contemplámur, et obediéntia pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Quinto, Dómini Nóstri Jésu Chrísti inventiónem in templo contemplámur, et Déum inquæréndi volúntas pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima)

II. Mystéria Dolorósa (Misterios Dolorosos- martes y viernes)

Primo, Dómini Nóstri Jésu Chrísti oratiónem in horto contemplámur, et dólor pro peccatis nostris pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima)
Secundo, Dómini Nóstri Jésu Chrísti flagellatiónem contemplámur, et córporum nostrórum mortificátio pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Tertio, Dómini Nóstri Jésu Chrísti spinis coronatiónem contemplámur, et supérbiæ mortificátio pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Quarto, Dómini Nóstri Jésu Chrísti crucis bajulatiónem contemplámur, et patiéntia in tribulatiónibus pétitur (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Quinto, Dómini Nóstri Jésu Chrísti crucifixiónem et mortem contemplámur, et súi ipsíus dónum ad animárum redemptiónem pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 

III. Mystéria Gloriósa (Misterios Gloriosos- miércoles, sábado y domingo)

Primo, Dómini Nóstri Jésu Chrísti resurrectiónem contemplámur, et fídes pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Secundo, Dómini Nóstri Jésu Chrísti in Cælum ascensiónem contemplámur, et spes pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Tertio, Spíritus Sáncti descensiónem contemplámur, et cháritas ad Deum pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Quarto, Beátæ Maríæ Vírginis in Cælum assumptiónem contemplámur, et bene moriéndi gratia pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima) 
Quinto, Beátæ Maríæ Vírginis coronatiónem contemplámur, et fidúcia in María Regína Nostra pétitur. (Pater Noster, 10 Ave María, Gloria et Oratio Fátima)

Oratiónes ad fínem Rosárii dicéndæ (Oraciones al finalizar el Rosario)

Memoráre (Acordaos)
Memoráre, O piíssima Virgo María, non esse audítum a sǽculo, quémquam ad tua curréntem præsídia, tua implorántem auxília, tua peténtem suffrágia, esse derelíctum. Ego tali animátus confidéntia, ad te, Virgo Vírginum, Mater, cúrro, ad te vénio, coram te gémens peccátor assísto. Noli, Mater Verbi, verba mea despícere; sed audi propítia et exáudi. Amen.

Sub tuum præsídium
Sub tuum præsídium confúgimus, sancta Dei Génetrix; nostras deprecatiónes ne despícias in necessitátibus; sed a perículis cunctis líbera nos semper, Virgo gloriósa et benedícta. Amen.

Magníficat
Magníficat † ánima mea Dóminum. Et exsultávit spíritus meus in Deo, salutári meo. Quia respéxit humilitátem ancíllæ suæ: ecce enim ex hoc beátam me dicent omnes generatiónes. Quia fecit mihi magna, qui pótens est: et sanctum Nómen ejus. Et misericórdia ejus, a progénie in progénies timéntibus eum. Fecit poténtiam in bráchio suo, dispérsit supérbos mente cordis sui. Depósuit poténtes de sede, et exaltávit húmiles. Esuriéntes implévit bonis, et dívites dimísit inánes. Suscépit Israël púerum suum, recordátus misericórdiæ suæ. Sicut locútus est ad patres nostros: Ábraham, et sémini ejus in sǽcula.
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.  
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.

Salve Regína
Salve Regína, Mater misericórdiæ, vita, dulcédo, et spes nostra, salve. Ad te clamámus éxsules fílii Evæ. Ad te suspirámus, geméntes et fléntes in hac lacrimárum valle. Eia, ergo, Advocáta nostra, illos tuos misericórdes óculos ad nos convérte. Et Jésum, benedíctum frúctum ventris tui, nobis post hoc exílium osténde. O clémens, O pía, O dulcis Virgo María. Amen.
V. Ora pro nobis, Sancta Dei Génetrix.
R. Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.

Orémus
Deus, cujus Unigénitus per vitam, mortem et resurrectiónem suam nobis salútis ætérnæ prǽmia comparávit: concéde, quǽsumus; ut, hæc mystéria sacratíssimo beátæ Maríæ Vírginis Rosário recoléntes, et imitémur, quod cóntinent, et quod promíttunt, assequámur. Per eúndem Christum Dóminum nostrum. Amen.

Los Misterios del Santo Rosario Lourdes krouillong comunion en la mano es sacrilegio
Litaníæ Lauretánæ

V. Kýrie, eléison.
R. Kýrie, eléison.
V. Christe, eléison.
R. Christe, eléison.
V. Kýrie, eléison.
R. Kýrie, eléison.
V. Christe, audi nos.
R. Christe, audi nos.
V. Christe, exáudi nos.
R. Christe, exáudi nos.

V. Pater de cælis Deus.
R. Miserére nobis.
V. Fílii Redémptor mundi Deus.
R. Miserére nobis.
V. Spíritus Sancte Deus.
R. Miserére nobis.
V. Sancta Trínitas, unus Deus.
R. Miserére nobis.

V. Sancta María.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Dei Genétrix.
R. Ora pro nobis.
V. Sancta Virgo vírginum.
R. Ora pro nobis.
V. Mater Christi.
R. Ora pro nobis.
V. Mater Ecclésiæ.
R. Ora pro nobis.
V. Mater Divínæ grátiæ.
R. Ora pro nobis.
V. Mater puríssima.
R. Ora pro nobis.
V. Mater castíssima.
R. Ora pro nobis.
V. Mater invioláta.
R. Ora pro nobis.
V. Mater intemeráta.
R. Ora pro nobis.
V. Mater amábilis.
R. Ora pro nobis.
V. Mater admirábilis.
R. Ora pro nobis.
V. Mater boni Consílii.
R. Ora pro nobis.
V. Mater Creatóris.
R. Ora pro nobis.
V. Mater Salvatóris.
R. Ora pro nobis.
V. Mater Eucharistíæ.
R. Ora pro nobis.
V. Virgo prudentíssima.
R. Ora pro nobis.
V. Virgo veneránda.
R. Ora pro nobis.
V. Virgo prædicánda.
R. Ora pro nobis.
V. Virgo humílima.
R. Ora pro nobis.
V. Virgo pótens.
R. Ora pro nobis.
V. Virgo clémens.
R. Ora pro nobis.
V. Virgo fidélis.
R. Ora pro nobis.
V. Spéculum justítiæ.
R. Ora pro nobis.
V. Sédes sapiéntiæ.
R. Ora pro nobis.
V. Causa nostræ lætítiæ.
R. Ora pro nobis.
V. Vas spirituále.
R. Ora pro nobis.
V. Vas honorábile.
R. Ora pro nobis.
V. Vas insígne devotiónis.
R. Ora pro nobis.
V. Rosa mýstica.
R. Ora pro nobis.
V. Túrris Davídica.
R. Ora pro nobis.
V. Túrris ebúrnea.
R. Ora pro nobis.
V. Domus áurea.
R. Ora pro nobis.
V. Fœdéris arca.
R. Ora pro nobis.
V. Jánua Cæli.
R. Ora pro nobis.
V. Stella matutína.
R. Ora pro nobis.
V. Salvatiónis arca.
R. Ora pro nobis.
V. Mýstica cívitas Dei.
R. Ora pro nobis.
V. Adorátrix perpétuam Jesus Sacramentátum.
R. Ora pro nobis.
V. Salus infirmórum.
R. Ora pro nobis.
V. Refúgium peccatórum.
R. Ora pro nobis.
V. Consolátrix afflictórum.
R. Ora pro nobis.
V. Auxílium Christianórum.
R. Ora pro nobis.
V. Corredemptóra humánum genus.
R. Ora pro nobis.
V. Mediátrix ómniæ gratiárum.
R. Ora pro nobis.
V. Terror dæmónium.
R. Ora pro nobis.
V. Exterminátrix ómniæ heresíæ.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Immaculáta.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Angelórum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Patriarchárum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Prophetárum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Apostolórum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Mártyrum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Confessórum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Vírginum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Sanctórum ómnium.
R. Ora pro nobis.
V. Regína sine labe origináli concépta.
R. Ora pro nobis.
V. Regína in Cælum assúmpta.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Sanctíssimi Rosárii.
R. Ora pro nobis.
V. Régina clericórum.
R. Ora pro nobis.
V. Regína Ecclésiæ.
R. Ora pro nobis.
V. Regína famíliæ.
R. Ora pro nobis.
V. Regína pacis.
R. Ora pro nobis.

V. Agnus Dei, qui tóllis peccáta mundi.
R. Párce nobis, Dómine.
V. Agnus Dei, qui tóllis peccáta mundi.
R. Exáudi nobis, Dómine.
V. Agnus Dei, qui tóllis peccáta mundi.
R. Miserére nobis.

V. Ora pro nobis, Sancta Dei Génetrix,
R. Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.

Orémus 
Concéde nos fámulos tuos, quǽsumus, Dómine Deus, perpétua mentis et córporis sanitáte gaudére: et, gloriósa beátæ Maríæ semper Vírginis intercessióne, a præsénti liberári tristítia, et ætérna pérfrui lætítia. Per Christum Dóminum nostrum. Amen.

Oración de Isabel La Católica

ORACIÓN DE ISABEL LA CATÓLICA

Isabel La Catolica krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Tengo miedo, Señor,
de tener miedo
y no saber luchar.
Tengo miedo, Señor,
de tener miedo
y poderte negar.

Yo te pido, Señor,
que en Tu grandeza
no te olvides de mí;
y me des con Tu amor
la fortaleza
para morir por Ti.

Isabel La Catolica reina krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

El Milagro Eucarístico de Douai

EL MILAGRO EUCARÍSTICO DE DOUAI

Un prodigioso hecho presenciado por una multitud de fieles y relatado por el Obispo de Cambray, testigo ocular.

El Milagro Eucarístico de Douai

Año 1267, domingo de Pascua, entre 8 y 9 de la mañana. En la ciudad de Douai –norte de Francia, a medio camino entre Amiens y Lille– el párroco daba la comunión a los fieles en la iglesia de los canónigos de San Amado.

De pronto vió una hostia en el piso.

Consternado y sin saber cómo había ocurrido el accidente, se arrodilló para recoger la sagrada partícula. Pero ésta se elevó por sí misma y fue a posarse sobre el purificador (toallita de lino usada para secar el cáliz). Mientras tenía los ojos piadosamente fijos en la Sagrada Eucaristía, la vio transformarse en un niño encantador.

El celebrante dió un grito y llamó a los canónigos, que se hallaban en el coro de la iglesia. Al llegar, notaron que sobre el paño sagrado estaba el Niño lleno de vida. Los fieles presentes también fueron invitados, y todos juntos disfrutaron de la celestial visión.

La aparición duró como una hora, y luego desapareció, sin quedar en el altar más que la blanca hostia consagrada; el párroco la guardó en el tabernáculo y cada uno de los felices asistentes salió publicando el milagro por la ciudad y sus cercanías.

La noticia llegó a oídos del Obispo de Cambray, Mons. Tomás de Cantimpré, que marchó inmediatamente a Douai. Llegado a la casa del Deán de los canónigos, muy conocido suyo, le preguntó si podría ver la hostia milagrosa, a lo que éste accedió, acompañando al Prelado hasta la iglesia. El toque de la campana reunió en corto tiempo a una numerosa muchedumbre de fieles.

niño jesus eucaristia krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Lo que sigue es el relato del propio Obispo, testigo ocular de los hechos.

Narración del Obispo de Cambray

Se abre el sagrario. El pueblo se aproxima. Al destaparse el copón, cada uno empieza a exclamar:

–Ahí está, ¡lo veo!

–¡He ahí a mi Salvador!

Yo estaba de pie, lleno de admiración: no veía más que la forma de una hostia muy blanca, aun cuando mi conciencia no me reprochara ninguna falta que me impidiera ver, como los demás, al Cuerpo sagrado.

Este pensamiento no me inquietó mucho tiempo, porque pronto vi claramente el rostro de Nuestro Señor Jesucristo en la plenitud de su edad. En su cabeza había una corona de espinas, y dos gotas de sangre caían de la frente a cada lado de la cara. Me puse instantáneamente de rodillas y, llorando, lo adoré.

Cuando me incorporé, ya no vi la corona de espinas ni las gotas de sangre, sino el semblante de un hombre, venerable más allá de todo cuanto se pueda imaginar. Estaba vuelto hacia la derecha, de manera que su ojo derecho poco se llegaba a notar. La nariz era larga y recta, las cejas arqueadas, los ojos bajos y dulcísimos. Una larga cabellera caía sobre sus hombros. La barba, nunca cortada, ondulaba bajo el mentón, y cerca de la boca, que era muy elegante, se hacía más fina, hasta acabar en dos pequeños espacios a cada lado del mentón, como suele suceder a los hombres jóvenes que la dejan crecer desde la adolescencia. La frente era ancha, el rostro delgado y la cabeza, al igual que el largo cuello, se inclinaba ligeramente.

Tal es el retrato y tal la belleza de esa dulcísima faz.

Por espacio de una hora, los fieles podían ver al Salvador bajo formas diferentes: unos, extendido sobre la cruz; otros, como llegado para juzgar a los hombres; otros, y en mayor número, bajo la forma de un niño.

Un milagro de varios días

Infelizmente no quedaron otros relatos de testigos oculares. Pero el autor de los “Anales de Flandres”, fallecido en Lille el año 1626, informa que el milagro siguió por varios días, renovándose cada vez que la santa hostia era expuesta. Todos cuantos entraban a la iglesia presenciaban el prodigio.

La milagrosa transfiguración se producía siempre bajo distintas formas.

En opinión del canónigo Capelle, de Cambray, probablemente las almas puras contemplaban a un Niño dulce y encantador; los pecadores veían a Jesús crucificado; y a los herejes el Señor se mostraba con el talante de un juez irritado.

A su vez, una tradición incuestionable ratifica la veracidad del prodigio.

En 1356 –un siglo después de la aparición– Douai celebraba la fiesta del Santo Sacramento del Milagro; el documento que contiene este registro añade que tal solemnidad era ya cosa antigua.

La hostia milagrosa, reverenciada durante generaciones, se conservó en la iglesia canonical de San Amado hasta la época de la Revolución Francesa.

En 1790 la basílica fue clausurada y tres años después entregada al saqueo.

Los vasos sagrados fueron destruidos. Reliquias veneradas ahí por casi diez siglos fueron quemadas. Algunos exaltados atacaron el altar, rompieron el tabernáculo y abrieron la teca de plata que guardaba la hostia del milagro.

Pero Dios no permitió ese supremo sacrilegio. La teca estaba vacía.

Manos piadosas habían puesto a salvo el augusto Sacramento.

Fuente: HERALDOS DEL EVANGELIO
Publicado 2009/03/31
Autor: Redacción

© 2008 2008 Associação Arautos do Evangelho do Brasil.

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

La Hostia Milagrosa de Saint-Amé (Douai. Año 1254)

LA HOSTIA MILAGROSA DE SAINT-AMÉ – AÑO 1254
eucaristia

En el siglo trece, la ciudad de Douai, lo mismo que la Flandes, estaba desolada por las blasfemias de los Stadingues, que no contentos con rebelarse contra toda autoridad legítima mezclaban a sus errores antisociales los errores religiosos, negando entre otros el dogma de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía. No solamente profesaban las falsas doctrinas esparcidas por el heresiarca Berengario a fines del siglo XI, sino también, y este hecho está comprobado por la bula de Gregorio IX que los condenó,“recibían en la iglesia el Cuerpo del Salvador en la santa Comunión, y llevándolo hasta sus habitaciones cometían en él toda clase de abominaciones sacrílegas.”

   He aquí cual fué la respuesta del cielo a estos excesos de la herejía: tomamos la relación del milagro de un testigo ocular, Tomás de Cantimprato, de la orden de los Frailes Predicadores, obispo sufragáneo de Cambrai.

“En el tiempo de Pascua, dice, un sacerdote que acababa de dar la comunión al pueblo en la iglesia de los canónigos de Saint-Amé vió con espanto que una Hostia estaba caída en el suelo. Arrodillóse para recoger el Cuerpo de Jesucristo, pero inmediatamente la Hostia se elevó en el aire por sí misma y fué a colocarse sobre el purificador”

“El Sacerdote exhala un grito, llama a los canónigos, y estos acudiendo a su vez miran sobre el lienzo sagrado un cuerpo lleno de vida bajo la forma de un precioso niño. Convócase al pueblo a que vengan a contemplar el prodigio, y todos los asistentes, sin distinción gozan de esta visión celestial.”

“Instruido del acontecimiento, pues muy pronto se divulgó la noticia por todas partes, me dirigí a Douai. Llegado a la casa del deán de Saint-Amé, de quién era yo muy conocido, le supliqué me hiciera ver el milagro; consintió en ello y dió sus órdenes para satisfacerme. Descubren el copón; el pueblo acude, y a poco de abierto el copón exclaman todos: “Helo aquí, yo le veo yo ¡veo a mi Salvador!” Yo estaba en pie atónito y conmovido: no miraba más que la forma de una Hostia blanquísima, y no obstante, mi conciencia no me reprochaba ninguna falta que pudiese impedirme el ver como los demás el Cuerpo Sagrado.”

“Más este pensamiento no me inquietó mucho tiempo, porque a poco ví distintamente la faz de Nuestro Señor Jesucristo en la plenitud de la  edad: en su cabeza tenía una corona de espinas, y de la frente corrían dos gotas de sangre que bajaban por sus mejillas. Al instante me arrojo de rodillas en su presencia, y le adoro llorando.  Cuando me levanté ya no ví ni corona de espinas ni gota de sangre: sino un rostro de hombre venerable más allá de todo lo que puede imaginarse: estaba vuelto hacia la derecha, de suerte que el ojo derecho apenas se veía: la nariz era larga y recta, las cejas arqueadas, los ojos dulcísimos y bajos; una larga cabellera le caía sobre las espaldas, la barba que el hierro no había tocado se doblaba hacia abajo, y cerca de la boca que era muy graciosa, se adelgazaba dejando de cada lado de la barba dos espacios pequeños sin pelo, como sucede ordinariamente a los jóvenes que han dejado crecer la barba desde su adolescencia.

La frente era ancha, sus mejillas hundidas, y la cabeza, asi como el cuello que era bastante largo, se inclinaba ligeramente. He aquí el retrato y tal era la hermosura de esta dulcísima faz.”

“En el espacio de una hora veíase ordinariamente al Salvador bajo diferentes formas: unos lo han visto extendido en la cruz; otros como viniendo a juzgar a los hombres; otros, en fin, y es el mayor número, lo vieron bajo la forma de un niño.”

* Tomas de Cantimprato. Bonum universale de Apibus, lib. II, cap. 40.

Observemos con el abate Capelle, en sus Indagaciones sobre la historia del Santísimo Sacramento del Milagro de Douai, si algunas de las relaciones que contiene la obra de Tomás de Cantimprato no parecen de una autenticidad completa: el autor tiene cuidado de decir que las tiene de otras personas a las cuales deja la responsabilidad de ellas: más aquí procede de otra manera: no habla bajo la fe de algunos religiosos o de una tradición particular; sino como testigo de un hecho que ha visto con sus propios ojos. (se refiere a Tomás de Cantimprato).

No ha quedado otra relación contemporánea del milagro: pero el autor de los Anales de Flandes, Buselin, muerto en Lille en 1626, nos hace conocer algunos detalles que Tomás de Cantimprato pasa en silencio. Consultó como dice, los manuscritos de la Colegiata, y allí vino a saber que el milagro aconteció en el día mismo de la Pascua, que el sacerdote que distribuía la santa comunión era el cura de la parroquia, que en el momento del prodigio los canónigos estaban en coro, y por consiguiente eran como las ocho o nueve de la mañana. Cuando Tomás de Cantimprato quiso ver la Hostia milagrosa, se llamó al pueblo a toque de campana y en presencia de una multitud numerosa se descubrió el copón.

El milagro tuvo lugar, no en el altar mayor, sino en la capilla lateral a la derecha, entrando por la puerta mayor; y duró muchos días renovándose cada vez que la santa Hostia era expuesta al descubierto: todos los que estaban en la iglesia eran testigos del milagro; pero la transfiguración milagrosa no se verificaba para todos bajo la misma forma: las almas puras lo veían bajo la figura de un niño gracioso y hermosísimo; a los ojos de los pecadores se mostraba Jesús crucificado; y a las miradas de los herejes aparecía como un Juez irritado.

*Indagaciones acerca de la historia del Santísima Sacramento del Milagro de Douai, por el Abate Capelle, canónigo de Cambrai, Douai. 1855.

Aun cuando la autenticidad del milagro no estuviera apoyada por el testimonio de Tomás de Cantimprato y el de Buselin, la tradición sola bastaría para establecer una prueba perentoria de él. Un monumento incontestable de esta tradición es la Hostia milagrosa cuyo culto constante y tan popular no puede tener otro origen que el suceso de 1254. Es verdad que en el año de 1356, es decir, un siglo después de la aparición, la memoria del Santísimo Sacramento del Milagro se celebraba ya; la fiesta tenía lugar el miércoles de Pascua, y el documento que da fe de él, indica que este uso existía hacía largo tiempo. Además, la Cofradía instituida en recuerdo del prodigio, y que se llamaba Cofradía del Santísimo Sacramento, es igualmente monumento tradicional de valor innegable. Es pues imposible oponer una duda por pequeña que sea, contra la verdad del milagro de 1254.

Más ¿qué ha sido de la Hostia milagrosa que recibió los homenajes de tantas generaciones? Conservóse en la Colegiata de Saint-Amé hasta la época de la Revolución. “Los últimos testigos oculares acababan de desaparecer (leemos en un opúsculo publicado en 1875) (1); pero en la última procesión jubilar de 1855 muchos vivían todavía; y se encuentran por millares en Douai personas que les han oído referir que ellos, como sus antepasados, habían venerado la Hostia milagrosa ofrecida a sus homenajes todos los años durante la Octava de las fiestas, sobre una mesa colocada en medio de la nave de la Colegiata, en una caja de plata que se llevaba fija a la custodia en las procesiones.”

(1) Peregrinación nacional al Santísimo Sacramento del Milagro, de Douai, 17 de mayo de 1875. Por el abate Marchant.

La Revolución rompió violentamente las santas tradiciones eucarísticas de la Colegiata de Saint-Amé. En 1790, fué cerrada la iglesia y tres años después fue entregada al pillaje: rompieron los vasos sagrados, y las reliquias conservadas allí por espacio de diez siglos fueron presa de las llamas. Los bandidos se arrojaron sobre el altar, despedazaron el tabernáculo y abrieron el relicario de plata que encerraba la Hostia del milagro: más Dios no permitió este último sacrilegio; el copón estaba vacío, pues manos piadosas habían salvado el augusto Sacramento. En cuanto a la antigua basílica fué vendida a los baratilleros de Lille en 1798, que la demolieron.

Cuando fué devuelta la paz a la Iglesia, restauraron con honor el culto del Santísimo Sacramento en la parroquia de Santiago; y cada año, en el día asignado por el Ordinario, los fieles de Douai se hacen una piadosa obligación de acompañar la adorable Eucaristía que va a ocupar por unos instantes un lugar sobre el altar levantado en el sitio mismo donde en otro tiempo estuvo el santuario de la iglesia de Saint-Amé.

En 1854 se creyó haber encontrado la Hostia milagrosa, entre otras reliquias encerradas en un pequeño cofre de madera que servía desde 1805 de pedestal al crucifijo de una capilla de la iglesia de San Pedro. La Hostia, teniendo todas los caracteres de la edad media, estaba acompañada de un billete que testificaba ser verdaderamente el Sacramento del Milagro, salvado en 1793: más la firma del billete está ilegible, La comisión encargada de la información dirigió a Monseñor el arzobispo de Cambrai una relación larga y detallada. “El prelado, después de un maduro examen, declaró no poder reconocer la autenticidad de la Hostia; más no obstante, ordenó que continuaran las investigaciones con prudencia, persuadido que la divina Providencia haría se descubrieran nuevos documentos que permitieran declarar si así fuese, que esta hostia es verdaderamente la Hostia milagrosa que se ha transfigurado en Saint-Amé en 1254, que se ha conservado durante seis siglos, y sustraído en los días de desgracia a las manos de la impiedad. Entre tanto, Su Grandeza quiso que fuese guardada en un lugar decente (1), en un tabernáculo de la iglesia de San Pedro. Quiera el cielo que bien pronto se haga luz completa acerca de este asunto, y que no se deje ya por más tiempo en las tinieblas y el olvido este objeto tan precioso a los ojos de la fe, monumento de una de las más grandes maravillas eucarísticas, y prenda de gracias celestiales, muy especialmente para la ciudad de Douai. (2)

(1) Recuerdo del Jubileo secular del Santísimo Sacramento del Milagro en 1855, por el Abale Capelle, p. 20.

(2) Véase en un opúsculo de 16 páginas publicado en 1875 en Douai, en la casa Dechisté la exposición de las razones que permiten esperar que la Hostia de San Pedro pueda ser reconocida como auténtica, cuando la autoridad diocesana lo juzgue oportuno.

“LOS MILAGROS VISIBLES DE LA EUCARISTÍA”

Atravez de los tiempos y lugares

PADRE EUGENIO COUET

Memorare – Fray Luis de Granada, O.P. (1504-1588)

Fray_Luis_de_Granada krouillong comunion en la mano es sacrilegio

MEMORARE
Fray Luis de Granada, O.P. (1504-1588)

No me desampare tu amparo,
no me falte tu piedad,
no me olvide tu memoria.
Si tú, Señora, me dejas, ¿quién me sostendrá?
Si tú me olvidas, ¿quién se acordará de mí?
Si tú, que eres Estrella de la mar
y guía de los errados, no me alumbras, ¿dónde iré a parar?
No me dejes tentar del enemigo,
y si me tentare, no me dejes caer,
y si cayere, ayúdame a levantar.
¿Quién te llamó, Señora, que no le oyeses?
¿Quién te pidió, que no le otorgases?

nuestra señora del monte carmelo krouillong comunion en la mano es sacrilegio (4)

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Invocación al Patriarca San José de S.S. Juan XXIII

INVOCACIÓN AL PATRIARCA A SAN JOSE DE S.S. JUAN XXIII

papa-juan-XXIII

“San José, guardián de Jesús y casto esposo de María,
tu empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber,
tu mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos.
Protege bondadosamente a los que recurren confiadamente a ti.
Tu conoces sus aspiraciones y sus esperanzas.
Se dirigen a ti porque saben que tu los comprendes y proteges.
Tu también conociste pruebas, cansancio y trabajos.
Pero, aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida,
tu alma estaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría
por el íntimo trato que goza con el Hijo de Dios,
el cual te fue confiado a ti a la vez que a María, su tierna Madre.
Amén.” – S.S. Juan XXIII

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Existe un Dios

EXISTE UN DIOS

existe un dios krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Cuando el sol, con sus rayos, adorna la tierra,
Y dora los mares y pinta la hierba,
Me dice al oído, muy suave, una voz:
Existe un Dios

Cuando brilla la luna, y su luz blanquecina
Bañando lo creado, al mundo da vida,
Se deja sentir a mi lado una voz:
Existe un Dios

Cuando aves, en bosques, entonan sus trinos
Y alaban alegres al Ser que las hizo,
Me dicen gozosas con célica voz:
Existe un Dios

Cuando aspiro el perfume que exhalan las flores,
Tan bellas al día, tan puras de noche,
En tono armonioso me dice una voz:
Existe un Dios

Cuando elevo hacia arriba mi vista y contemplo
Los mundos millares que pueblan los cielos,
Me encuentro pequeño, y escucho la voz:
Existe un Dios

Cuando veo los cielos, obra de tus manos,
La luna y estrellas que Tú has formado…
Cuán grande es tu nombre >> -escucho la voz,
¡Cuán grande, oh Dios!

Cuando pienso, oh buen Padre, en tu amor tan inmenso
Que has dado a tu Hijo a morir cual cordero,
Te alabo, oh Eterno, y voy de tí en pos,
¡Te alabo, oh Dios!

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Súplica y Adoración a Nuestro Señor

SÚPLICA Y ADORACIÓN A NUESTRO SEÑOR

adoracion eucaristica krouillong comunion en la mano es sacrilegio (3)

Tú eres, ¡Oh Cristo!,
mi Padre Santo, mi Dios Misericordioso,
mi Rey Poderoso, mi Buen Pastor,
mi único Maestro, mi mejor ayuda,
mi amado hermosísimo, mi Pan Vivo,
mi Sacerdote por la eternidad,
mi guía hacia la patria celestial,
mi luz verdadera, mi dulzura santa,
mi camino recto, mi Sabiduría preclara,
mi humilde simplicidad, mi concordia pacífica,
mi protección total, mi rica heredad,
mi salvación eterna…

¡Cristo Jesús, Señor amabilísimo!
¿Por qué habré deseado durante la vida
Algo fuera de Ti, mi Jesús y mi Dios?
¿Dónde me hallaba cuando no pensaba en Ti?
Anhelos todos de mi corazón,
Inflámense y desbórdense desde ahora
hacia el Señor Jesús;
corran, que mucho se han retrasado;
apresúrense hacia la meta,
busquen al que buscan.

¡Oh Jesús! ¡Anatema el que no te ama!
¡Rebose de amargura quien no Te quiera!

¡Dulce Jesús!
¡Que todo buen corazón dispuesto a la alabanza
Te ame, se deleite en Ti, se admire ante Ti!

¡Dios de mi corazón!
¡Herencia mía, Cristo Jesús! Vive, Señor, en mí;
Enciéndase en mi pecho
la viva llama de tu amor; acrézcase en incendio;
arda siempre en el altar de mi corazón,
queme en mis entrañas,
incendie lo íntimo de mi alma,
y que en el día de mi muerte
comparezca yo del todo perfecto en tu presencia.

Amén.

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Letanía de Reparación a Nuestro Señor en la Eucaristía

LETANÍA DE REPARACIÓN A NUESTRO SEÑOR EN LA EUCARISTÍA

sagrada eucaristia krouillong comunion en la mano

Señor, Ten piedad de nosotros.
Cristo, Ten piedad de nosotros.
Señor, Ten piedad de nosotros.
Cristo, Óyenos.
Cristo, Benignamente óyenos.

Dios Hijo, Redentor del mundo, R. Ten piedad de nosotros
Santa Trinidad, un solo Dios,
Sagrada Hostia, ofrecida por la salvación de los pecadores,
Sagrada Hostia, anonadada en el altar para nosotros y por nosotros,
Sagrada Hostia, despreciada por los cristianos tibios,
Sagrada Hostia, signo de contradicción,
Sagrada Hostia, entregada a los judíos y herejes,
Sagrada Hostia, insultada por los blasfemos,
Sagrada Hostia, Pan de los ángeles, dado a los animales,
Sagrada Hostia, tirada en el lodo y pisoteada,
Sagrada Hostia, deshonrada por los sacerdotes infieles,
Sagrada Hostia, olvidada y abandonada en tus iglesias.

Sé misericordioso con nosotros. R. Perdónanos, Señor.
Sé misericordioso con nosotros. R. Escúchanos, Señor.

Por el ultrajante desprecio de este maravilloso Sacramento, R. Te ofrecemos nuestra reparación
Por tu extrema humillación en tu admirable Sacramento,
Por todas las comuniones indignas,
Por las irreverencias de los malos cristianos,
Por la profanación de tus santuarios,
Por los copones deshonrados y llevados a la fuerza,
Por las continuas blasfemias de los hombres impíos,
Por la impenitencia y traición de los herejes,
Por las conversaciones indignas en tus santos templos,
Por los profanadores de tus iglesias, a las que han profanado con sus sacrilegios,

Para que plazca aumentar en todos los cristianos la reverencia debida a este adorable Misterio, R. Te suplicamos, óyenos.
Para que te plazca manifestar el Sacramento de tu amor a los herejes,
Para que te plazca que los insultos de aquellos que te ultrajan sean más bien dirigidos hacia nosotros,
Para que te plazca misericordiosamente recibir esta nuestra humilde reparación,
Para que te plazca hacer nuestra adoración aceptable a Ti.

Hostia Pura, R. Escucha nuestra oración.
Hostia Santa,
Hostia Inmaculada.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, R. Perdónanos, Señor

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, R. Benignamente óyenos, Señor

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, R. Ten misericordia de nosotros

Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros.
V. Mira, oh Señor, nuestra aflicción,
R. Y da gloria a tu Santo Nombre.

Oremos

Señor Jesucristo, que te dignas permanecer con nosotros en tu maravilloso Sacramento hasta el final del mundo, para darle a tu Padre, por la memoria de tu Pasión, gloria eterna, y para darnos a nosotros el Pan de vida eterna: concédenos la gracia de llorar, con corazones llenos de dolor, por las injurias que Tú has recibido en este Misterio adorable, y por los muchos sacrilegios que cometen los impíos, los herejes y los católicos. Inflámanos con deseo ardiente de reparar todos estos insultos a los que, en tu infinita misericordia, has preferido exponerte antes que privarnos de tu Presencia en nuestros altares. Tú, que con Dios Padre y el Espíritu Santo vives y reinas, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Calma mi paso, Señor

CALMA MI PASO, SEÑOR

calma mi paso señor krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Desacelera los latidos de mi corazón, calmando mi mente.

Disminuye mi ritmo apresurado con una visión de la eternidad del tiempo.

En medio de las confusiones del día a día, dame la tranquilidad de las montañas.

Retira la tensión de mis músculos y nervios con la música tranquilizante de los ríos de aguas constantes que viven en mis recuerdos.

Ayúdame a conocer el poder mágico y reparador del sueño.

Enséñame el arte de tomar pequeños descansos, reducir mi ritmo para contemplar una flor, charlar con un amigo, acariciar a un niño, leer un poema, oír una música preferida.

Calma mi paso, Señor, para que yo pueda percibir en medio de la incesante labor cotidiana, de los ruidos, luchas, alegrías, cansancios o desalientos Tu presencia constante en mi corazón.

Calma mi paso, Señor, para que yo pueda entonar el cántico de la esperanza, sonreír para mi prójimo y hacer silencio para escuchar Tu Voz.

Calma mi paso, Señor, e inspírame a enterrar mis raíces en el suelo de los valores duraderos de la vida, para que yo pueda crecer hasta las estrellas de mi destino mayor.

¡Gracias Señor! por el día de hoy, por la familia que me diste, por mis hermanos de la vida, mi trabajo y, sobretodo, por Tu presencia en mi vida.

Amén

Calma tu paso y aligera tu carga haciendo una buena confesión de vida.

Confiesa tus pecados al sacerdote de manera recta y honesta, clara y puntual, con una sinceridad “salvaje”, sin miedo ni culpas, sé valiente y ¡Confiésate bien! con ayuda de tu GUÍA PARA UNA BUENA CONFESIÓN.

Recuerda que los demonios son RESPONSABLES del pecado en el mundo pero tú eres CULPABLE por no haber resistido la tentación y por ofender a Dios con el pecado.

Consejor de Confesor: “SI NO SABES LO QUE ESTÁ BIEN O MAL DEBES REFLEXIONAR SI ESO QUE QUIERES HACER ES ALGO QUE HUBIERA HECHO JESÚS”

Ayúdate con los CONSEJOS DEL PADRE CARLOS CANCELADO PARA HACER UNA BUENA CONFESIÓN

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Tarde te amé

TARDE TE AMÉ

 san agustin krouillong comunion en la mano sacrilegio 3

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva,
tarde te amé! y tú estabas dentro de mí y yo afuera,
y así por de fuera te buscaba; y, deforme como era,
me lanzaba sobre estas cosas que tú creaste.

Tú estabas conmigo, mas yo no estaba contigo.
Reteníanme lejos de ti aquellas cosas que,
si no estuviesen en ti, no existirían.

Me llamaste y clamaste, y quebraste mi sordera;
brillante y resplandeciente, y curaste mi ceguera;
exhalaste tu perfume, y lo aspiré, y ahora te anhelo;
gusté de ti, y ahora siento hambre y sed de ti;
me tocaste, y deseo con ansia paz que procede de ti

Agustín de Hipona
Las Confesiones

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Oración tomada del Calendario Mariano de 1862

ORACIÓN EXTRAÍDA DEL CALENDARIO MARIANO DE 1862

Presentacion en el Templo Niña Maria krouillong comunion en la mano

La niña María

– ¡qué gracia en su vuelo!-

paloma del cielo,

al templo subía

y a Dios ofrecía

el más puro don:

sagrario y mansión

por él consagrada

y a él reservada

en su corazón.

¡Oh blanca azucena!,

la Sabiduría su trono te hacía,

dorada patena, de la gracia llena,

llena de hermosura.

Tu luz, Virgen pura,  niña inmaculada,

rasgue en alborada nuestra noche oscura.

Tu presentación, princesa María,

de paz y alegría llena el corazón.

 

De Dios posesión y casa habitada,

eres la morada de la Trinidad.

A su Majestad la gloria le sea dada.

Amén.

Hermosa doncella, Delicia de Dios,

¿A dónde caminas con paso veloz?

¿A qué vas al templo del Rey Salomón,

Y tórtolas llevas de pardo color?

Decid a esta Virgen con santo fervor,

Al aire soltando la plácida voz:

Bendito el instante que Dios te crió:

Bendita la hora que el mundo te vio.

¿Por qué va cubriendo tu frente el rubor,

Si más pura eres y hermosa que el sol?

A Ti de la mancha de Adán pecador,

A Ti sólo quiso librar el Señor.

Placer inefable al punto que vio

tu rostro gracioso el cielo gozó.

La saña divina y antiguo rigor en paz y clemencia,  por Ti se trocó.

Y el Dueño del orbe prendado de amor,

Albergue en tu seno Dulcísimo halló,

Y al mundo le diste sin ay, ni dolor,

cual brota de mayo la cándida flor,

Y llevas al pecho ¡Divino favor!

Colgada la prenda que vida nos da.

Pues no, no te obliga la ley de rigor,

que Tú eres la Madre del sumo Hacedor.

Mas ya lo comprendo, que vas al Señor

a dar de virtudes riquísimo don.

Bendita obediencia y humilde oración,

Y en uno enlazados

Pureza y amor.

Permite, Señora,

que yo vaya en pos,

Siguiendo tus pasos al templo de Dios.

Vosotras las hijas que sois de Sión,

Salid al camino, corred con ardor.

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Novena a Nuestra Señora de Lourdes

NOVENA A NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

La Novena a Nuestra Señora de Lourdes comienza el 2 de febrero y termina el 10 de febrero, un día antes de su fiesta, el 11 de febrero.

Esta es la fecha principal para rezar a Nuestra Señora de Lourdes, pero, por tratarse de una Novena, puedes iniciarla en cualquier momento del año para pedir a Nuestra Señora una Gracia que necesites. Incluso, puedes rezar la Novena varias veces al año.

nuestra señora de lourdes krouillong comunion en la mano es sacrilegio (24)

Esta bellísima novena a la Virgen de Lourdes de autor anónimo, incluye oportunas reflexiones históricas donde se detallan los principales sucesos acaecidos durante las apariciones. Fue escrita para el uso de los miembros de una cofradía dedicada a esta advocación mariana, cuyo ejemplar data de 1907.

Está conformada por el Acto de Contrición, la Oración preparatoria, una Meditación, Reflexión histórica y Oración para cada día, seguidas de 3 Avemaría cada uno con su Jaculatoria, la Oración de San Bernardo “Acordaos” y una Oración de Súplica final.

ORACIONES PARA TODOS LOS DÍAS

Acto de Contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío, en
quien creo, en quien espero y a quien amo sobre
todas las cosas; humildemente postrado
ante vuestra divina majestad, os pido me perdonéis
todas las ofensas e ingratitudes que he
cometido contra Vos. Conozco, Señor, que soy
indigno de comparecer ante vuestra presencia;
por lo cual vengo a Vos por medio de vuestra
amantísima Madre, a la que ruego interceda
por mí, para alcanzarme el perdón de los pecados
que yo de corazón aborrezco, y propongo
con vuestra gracia no volver a cometer.
Amén.

Oración preparatoria

¡Oh María Inmaculada, Santísima Virgen
de Lourdes! deseando hacer esta novena con
la mayor devoción de mi alma, y responder al
llamamiento que en persona de la humilde
Bernardita, habéis hecho a todos vuestros hijos,
me postro a vuestros pies para escuchar
con atención vuestra voz, exponeros mis necesidades
y solicitar vuestros amorosos cuidados.
No me desechéis, Madre mía, a pesar
de mi indignidad; atended únicamente al arrepentimiento
que tengo por haber afligido vuestro
maternal corazón y renovado la pasión de
vuestro amantísimo Hijo, acudid en mi ayuda
durante esta santa novena, en la cual me propongo
purificar mi alma y conseguir por vuestra
intercesión el favor especial que solicito
de la Divina Majestad y dar gracias a la misma,
por todos los beneficios recibidos (y especialmente
por el que es motivo de estas súplicas).
Amén.

nuestra señora de lourdes krouillong comunion en la mano es sacrilegio (12)

MEDITACIONES, REFLEXIONES Y ORACIONES PARA CADA DÍA

DÍA 01 

Meditación 

Los designios de Dios son incomprensibles. Precisamente en un siglo de soberbia y orgullo, en un siglo de racionalismo, que pretendía haber concluido con todo lo sobrenatural y divino; en una nación donde más se trabajaba por extender y propagar todos los errores, que tiene por fundamento no admitir más que el orden puramente natural, razón por la cual se negaba no sólo el pecado original, sino hasta la elevación de la naturaleza humana; donde no se quería admitir la intervención divina en las cosas de los hombres; precisamente en esa época y en esa nación, es donde Dios Nuestro Señor quiso destruir el fundamento de todos los errores; y para ello, se sirvió del instrumento al parecer más despreciable. De una niña pobre, débil e ignorante, que no sabía otra cosa que rezar el Santo Rosario, es de quien se valió Dios para vencer al mundo, confundir a los soberbios, humillar a los sabios y conseguir tan señalada victoria. En Lourdes el hecho sobrenatural es permanente, puesto que la fuente misteriosa que allí brota y los efectos asombrosos que sus aguas producen lo evidencian; allí ha recibido el naturalismo su más rudo golpe y la fe una confirmación maravillosa. Guardémonos de todos los errores, que puedan mancillar en lo más mínimo nuestra fe, avivémosla más y más cada día y repitamos con el Profeta respecto de la Iglesia, lo que él decía de Jerusalén: ¡Séquese, Señor mi mano derecha y quede pegada mi lengua al paladar antes que dejar de amarte y alabarte,  oh Iglesia Santa!

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

Hace pocos años apenas era conocida en el mundo una población situada en la falda de los Pirineos; nadie la nombraba, permaneciendo en la oscuridad del olvido y entre las nieves
que coronan sus montañas. Pero ¡qué cambio más asombroso no se ha verificado! Hoy su nombre corre de boca en boca, ha traspasado los montes, ha salvado las distancias, y es pronunciado con entusiasmo y amor en América como en Europa, en África como en Asia, y en la dilatada Oceanía. ¿Qué prodigio se ha obrado?
Era el 11 de febrero de 1858, cuando una sencilla y humilde niña, por nombre Bernardita,
al intentar pasar el río Gave que corre al oeste de Lourdes para recoger, como su hermana
María y otra amiga de ésta, un poco de leña, entre las sinuosidades de las rocas de Massabielle, oyó un ruido como de suave brisa, que lentamente agitaba las ramas de los árboles. Levanta su vista, y sus ojos no distinguen objeto alguno; se reproduce la agitación en las ramas y vuelve a mirar; a sus ojos aparece entonces una visión celestial. Una Señora rodeada de una claridad que brilla más que el sol, pero que ni daña ni ofusca como éste, sino que por el contrario atrae y admira; una Señora de incomparable hermosura, cubierta con un velo blanquísimo, más que la nieve que se halla en la cima de las próximas colinas, y ceñida con un cinturón azul. Los pies de tan admirable hermosura descansan en la roca, rozando ligeramente el ramaje de un rosal silvestre, dejando ver sobre cada uno de ellos una rosa de oro. Sus manos cruzadas tenían un rosario, cuyas cuentas de alabastro, engarzadas con cadena de oro, se deslizaban entre sus dedos, guardando, sin embargo, un silencio misterioso. Los ojos de la excelsa Señora se habían fijado llenos de benignidad en la niña, que se hallaba asombrada, extasiada y como fuera de sí. Aquella hizo la señal de la cruz, y la niña entonces tomando su rosario, empezó a rezarlo, durando la visión celestial hasta que lo terminó; y concluido, la celestial Aparición volvió a la eterna morada, de donde había venido, dejando en pos de sí un rayo luminoso, que al poco tiempo también se desvaneció.

Oración para este día

¡Oh Inmaculada María! Os pido humildemente la gracia de que se acreciente más y más cada día nuestra fe, y que obtengáis un rayo de luz divina para los que están sentados en las tinieblas del pecado. Extended más el reino de Dios, desterrad de entre nosotros todos los errores, y haced que nuestra Patria, y esta ciudad principalmente, tengan siempre como su mayor gloria vivir en la fe de vuestro Smo. Hijo y que sus habitantes permanezcan unidos a la Santa Iglesia Romana hasta el último suspiro. Con este objeto os ofrezco las siguientes avemarías y jaculatorias.

 Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 02

Meditación

Uno de los consejos más importantes para la vida cristiana es la práctica de la oración.
Ella es el medio ordinario que Dios ha puesto en manos del hombre para conseguir el remedio de todas sus necesidades. Sube al cielo nuestra oración y baja sobre nosotros la divina compasión y misericordia en forma de mil favores y gracias soberanas. “Pedid y recibiréis”, nos ha dicho nuestro Divino Salvador, “Buscad y encontraréis, llamad, y se os abrirá”. No hay cosa que así purifique de ignorancias el entendimiento y de afectos desordenados el corazón como la oración, la cual inflama a este con el fuego del divino amor y llena a aquel de divina claridad y luz celestial: es agua de bendición, cuyo riego hace reverdecer y florecer las plantas de los buenos deseos, y lava nuestras almas de las pasiones que tiene el corazón.
“Recemos el rosario” —dijo Bernardita. Oremos también nosotros con ella y seamos constantes en la oración, pues sólo así podremos vernos libres de los lazos y asechanzas que continuamente nos está armando nuestro infernal enemigo. Oremos sin interrupción, como nos lo aconseja el Apóstol, y oremos con fervor, porque los tiempos en que vivimos son malos, y la tempestad arrecia por momentos y sólo con la oración podremos salir ilesos de entre tantos peligros a que estamos expuestos.

Medítese sobre lo leído y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

El domingo siguiente al primer día de la aparición, habiendo obtenido el permiso la niña Bernardita de su piadosa madre, para volver a la gruta, se dirigió a ella a la hora de medio día, acompañada de su hermana y otras niñas.
El grupo juvenil comenzó por entrar en la Iglesia para orar un instante y llenar de agua bendita un frasquito que llevaban preparado. Se ponen después en camino y llegan al sitio tan deseado; el sol estaba radiante: “Recemos el rosario…” —dijo Bernardita. De repente, su rostro aparece transfigurado, su mirada se ilumina, se conmueven sus facciones: era que la maravillosa aparición acababa de manifestarse a sus ojos. Veía a la misma Señora resplandeciente de una gracia celestial, de una belleza sin igual. Sus pies descansaban en la roca dentro del nicho.
“Mirad —exclama Bernardita— ahí está”. Pero ¡ay! a sus amigas no les era dado contemplar tanta hermosura, y no pudieron ver lo que extasiaba a Bernardita. Recibiendo esta de una de sus amigas el agua bendita, roció a la Aparición, diciendo: “Si venís de parte de Dios, acercaos”. A estas palabras, la Virgen graciosamente se inclina varias veces y se adelanta casi hasta el borde de la roca, pareciendo que se sonreía.
“¡Si venís de parte de Dios, acercaos!” repetía Bernardita; y luego prosternándose, como subyugada por aquella inefable hermosura, continuó rezando el rosario, que la Virgen parecía escuchar, deslizando ella también el suyo entre sus dedos. Concluido el rosario, la visión desapareció.

Oración para este día

¡Oh Virgen Inmaculada, Santísima Madre mía! Ya veo las lecciones de vida eterna que me dais en la gruta de Lourdes. Me enseñáis la práctica de la oración tan recomendada por vuestro Santísimo Hijo; y en la especial complacencia con que pasáis las cuentas del rosario que pende de vuestras manos, mientras Bernardita pasa devotamente las del suyo, me dais a entender el agrado con que miráis esta hermosa devoción y cuánto os place que vuestros siervos os honren e invoquen con ella.
Así lo haré Señora, y desde hoy me propongo no pasar día alguno sin rezar una parte al menos del santo rosario. Os ruego me mantengáis constante en este mi propósito y que lo rece siempre con fervor y devoción, ofreciéndoos ahora las siguientes avemarías y jaculatorias.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 03

Meditación

Grande y sublime es el interés y solicitud de María para con los hombres. “No solo no me opongo —le dice a Bernardita— a que vengan contigo tus compañeras, sino que deseo venga mucha gente”. La criatura más excelsa, la Reina de los Cielos, la Madre de Dios, llama a los hombres, les invita y desea que se le acerquen y le expongan sus necesidades con la más viva confianza, porque poderosa es ante su Santísimo Hijo para obtener el remedio de todas ellas. Hijos de los hombres ¿os negaréis a acudir al llamamiento de tan amorosa madre? Si vuestra inteligencia está ofuscada por las tinieblas del error, si vuestra voluntad está aficionada a objetos pecaminosos, si vuestro corazón es juguete de viles y abominables pasiones, si os halláis en grandes necesidades y aflicciones o gemís bajo el peso de molestas e importunas tentaciones, ¿por qué no acudís a María que os llama con aquellas dulcísimas palabras de su Divino Hijo: “Venid a mí todos los que trabajáis y estáis cansados, que yo os aliviaré”.  Mas aunque la Virgen Santísima llama a todos los hombres, y a todos los ama, Ella ha manifestado especial predilección por los congregantes que la honran conformando su vida con las reglas de las asociaciones o cofradías a que pertenecen; y ciertamente pueden prometerse de Ella especiales favores y más particular protección. Afiliados a sus banderas, mostrémonos en todo tiempo verdaderos siervos suyos, no nos avergoncemos jamás de parecer devotos de esta Señora ni de ostentar visiblemente en las ocasiones oportunas el distintivo de tales, pues en verdad no nos rebaja ni envilece, antes sí nos ensalza y dignifica. Ella lo ha dicho: “Yo amo a los que me aman. Los que me resplandezcan, obtendrán la vida eterna”.

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta novena.

Reflexión histórica

Después de oír la Santa Misa el día 18 de febrero a las seis de la mañana, Bernardita se dirigía a la gruta con una señora de Lourdes y una joven de la Congregación de María. Llegada primera la niña, se arrodilla, empieza a rezar el rosario, y al poco tiempo ve una luz clarísima que iluminaba el hueco de la peña, y al momento la celestial visión. Oye la voz que llama, y ve que la aparición con su mano le hace señas para que se aproxime. “Ahí está, dice a sus compañeras (que ya lo habían imaginado, al ver su rostro transfigurado por el éxtasis), y me hace señas para que me acerque”.
—“Pregúntale si le molesta que estemos aquí contigo”.
Bernardita mira a la Virgen y después de breve rato contestó: “Podéis quedaros”. Las dos mujeres se arrodillaron y encendieron un cirio bendito, que habían llevado consigo.
Adelantándose la niña, a instancia de sus compañeras, recibiendo de estas el papel, la tinta y
la pluma que le daban presentó estos objetos a la Aparición, diciéndole: “Señora mía, si tenéis algo que comunicarme, quisiera que tuvieseis la bondad de escribir en este papel quién sois y qué deseáis”. La Virgen se sonrió al oír tan sencilla petición y entreabriendo sus labios dijo: “Lo que tengo que deciros no es necesario escribirlo. Hacedme únicamente el favor de venir aquí durante quince días”. — “Os lo prometo”, respondió Bernardita. “Y yo a mi vez te prometo hacerte dichosa -repitió la Virgen- no en este mundo, sino en el otro”. Bernardita, sin perder de vista la Aparición, se volvió hacia sus compañeras, pero notó que la Virgen fijó su mirada y detuvo largo rato su vista con complacencia en la joven que pertenecía a la Congregación de María. “La Señora te mira en este momento”. Antonia, así se llamaba la joven, oyó con sumo gozo y como enajenada estas palabras y vivió siempre con este recuerdo.
“Pregúntale si le molestará que vengamos a acompañarte”.
“Pueden venir contigo —respondió la Santísima Virgen—, no sólo ellas sino otras personas; deseo ver aquí mucha gente”.

Oración para este día

¡Virgen Santísima de Lourdes! agradecido por los innumerables beneficios que por vuestra mediación he recibido, y especialmente por el de haber descendido del cielo a la tierra para llamarme, me ofrezco de nuevo a vuestro servicio, y os consagro mis potencias y sentidos,
prefiriendo mil veces morir antes que ofender a vuestro divino Hijo, mi Redentor y todo mi bien. Confirmad Señora este mi buen deseo, y haced que sea fiel devoto vuestro en la tierra, para reinar eternamente con vos en el cielo. Y a fin de alcanzar este favor, os ofrezco las siguientes avemarías y jaculatorias.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 04

Meditación

Deseo grande es el de la Santísima Virgen, que se ruege por los pecadores. Y ciertamente no puede menos de ser así: creado el mundo por Dios para su gloria; hecho el hombre a su imagen y semejanza, y redimido después a costa de la sangre preciosísima de su Santísimo Hijo, está en el deber de honrarle, servirle y reverenciarle; pero, ¡oh dolor!, los hombres se han vuelto contra su Dios y Señor y continuamente le ofenden. No se puede oír sin angustiarse tantas blasfemias horribles; no se puede mirar, sin exhalar un grito de dolor, la profanación de los santos días del Señor, convertidos hoy por la perversión de los hombres, en días de labor, de bacanales inmundas y orgías sangrientas. Las naciones se han levantado contra Cristo y su Iglesia: el error y la impiedad dominan por todas partes, y la sensualidad sube como una ola, sobre la generación presente, amenazando sumergirla. ¿Qué hacer? Rogar a Dios… Se pierden tantas almas todos los días… y ¿habremos de estar ociosos? Este es uno de los deberes de cada
cristiano: pedir a Dios por los pecadores. ¿Lo cumplimos fielmente? ¿Dedicamos todos los
días un rato de oración por la disminución de las culpas? Meditemos en la tristeza que demostró en esta Aparición la Santísima Virgen, y propongámonos disminuir los pecados
en nosotros y en nuestros prójimos y especialmente la blasfemia y la profanación de los días
festivos.

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

La noticia de las apariciones, así como la promesa que había hecho Bernardita de ir al lugar de las manifestaciones durante quince días, se había extendido por toda la comarca.
De todas partes acudían a la gruta, y millares de personas al salir el sol, el día 21 de febrero se hallaban reunidas, esperando ver lo que en las rocas de Massabielle se verificaba.
La niña por su parte, cumpliendo la promesa hecha a la Señora, y atravesando por medio de la multitud, sin afectación pero también sin perturbarse, llega a las proximidades del nicho. A los pocos momentos su rostro se desfigura, volviéndose radiante; todas sus facciones se elevan, y como si penetrase en una región superior, expresaban sentimientos que no son de este mundo. La boca entreabierta, estaba como petrificada de admiración; sus ojos fijos y bienaventurados contemplaban una hermosura divina que ningún otro veía pero que todos presentían, viéndola, por decirlo así, en la reverberación de la cara de la niña.
A su lado se hallaba el Dr. Dozous y al verla en esta situación, la observa detenidamente,
le toma el pulso, y después de un rato exclama: “No, esta no es la rigidez de la catalepsia;
aquí no hay excitación febril, ni el éxtasis inconsciente de los alucinados; aquí hay un hecho completamente extraordinario para la medicina”.
En aquel momento, la niña arrodillada da algunos pasos, y avanza en esta actitud, hacia el interior de la gruta. La Madre de la misericordia pareció recorrer con mirada triste la tierra. Bernardita, al verla llena de dolor, exclama: “¿Qué tenéis? ¿Qué es preciso hacer?”
Responde la excelsa Madre de Dios: “Rezar por la conversión de los pecadores”.
Entretanto el corazón de la inocente pastorcilla se llena de amargura, por ver el dolor que manifiesta la Santísima Virgen; y la fisonomía que antes aparecía radiante, se cubre de una
indecible tristeza, al tiempo que de sus ojos se desprenden dos gruesas lágrimas que ruedan
por sus mejillas, donde se detienen sin caer al suelo.

Oración para este día

¡Oh Madre del amor hermoso, del temor y de la santa esperanza! A vuestros pies vengo lloroso, avergonzado y confuso. Yo soy el que con mis pecados llené de amargura vuestro corazón y de tristeza vuestro rostro. Mas no quiero desesperar sabiendo que sois toda benigna y que recibís con entrañas de misericordia a todo el que acude a Vos arrepentido. A Vos acudo, Señora, con el corazón desgarrado por el dolor de mis culpas y resuelto a morir mil veces antes que volver a cometerlas.
Volved hacia mí esos vuestros ojos misericordiosos y salvadme. Mirad también compasiva a todos los pecadores y atraedlos a la gracia de vuestro Santísimo Hijo. Por la conversión y salvación de los pecadores.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 05

Meditación

Ya nos lo ha dicho Jesucristo. “Si el mundo os aborrece, sabed que antes me aborreció a Mí”. Todo el que quiera vivir y ser de Cristo, ha de pasar por la tribulación y por las amarguras de la persecución. El mundo no puede conformarse con las máximas del Señor porque son opuestas a las suyas. De aquí las ironías y escarnios de que son objeto de parte de los mundanos los que se entregan a la devoción, y procuran santificar su alma llevando una vida conforme a los principios del Evangelio. No obstante, en esta lucha del mal contra el bien, no habemos de desmayar; si el mundo nos critica, nos ridiculiza y zahiere, tenemos en cambio en nosotros mismos el testimonio de la buena conciencia y la aprobación y complacencia de Dios y de toda la corte celestial.
Nunca miró la Virgen a Bernardita con ojos más benignos y complacientes, que cuando la vio perseguida y calumniada. El Señor envía a sus siervos las tribulaciones para probar su fidelidad, para purificarlos más y más de sus imperfecciones y para darles ocasión de ganar mayores méritos para la vida eterna. Las penas y trabajos de esta vida son como el sello de las complacencias de Dios sobre un alma. Nadie amó a Dios en el mundo ni de Dios fue tan amado como Jesús y María, pero nadie tampoco sufrió en esta vida tanto como ellos sufrieron.

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

Los sucesos acaecidos en la gruta eran tan públicos y extraordinarios que nadie pudo permanecer indiferente. La impiedad, viendo progresar el entusiasmo religioso, y deseosa de
concluir con aquella manifestación de lo sobrenatural, que eran su palmaria condenación, quiso valerse de la fuerza y de la amenaza, como en efecto lo hizo llevando a Bernardita por los tribunales y conminándola con penas y castigos incluso con encerrarla en la cárcel. A la edad que tenía la niña, bien podía creer la impiedad seguro su triunfo; pero ignoraba lo que es el poder y la gracia de Dios, que se complace en escoger la más débil para confundir lo más fuerte según el mundo. Así es, que a pesar de las prohibiciones que se habían hecho a la niña, sintiendo esta una fuerte inspiración que la llamaba hacia la gruta, en la mañana del 23 de febrero, se dirigió a ella. Arrodillada, con un cirio en una mano y el rosario en la otra, empezó a rezarlo, cuando al poco tiempo, la multitud advierte la súbita transformación de su rostro. La augusta Soberana del Paraíso detuvo sobre la pobre niña una mirada llena de inexplicable ternura, pareciendo amarla más desde que había sufrido. Luego la llamó amorosamente por su propio nombre: —“¡Bernardita!” —“Aquí estoy”, respondió la niña. Y la Virgen Santísima entabló con ella una conversación íntima, y aun pudiera decirse familiar. En aquella misteriosa intimidad le reveló un secreto para ella sola. “Y ahora —le dijo— id a decir a los sacerdotes que quiero se me edifique aquí una capilla”. Y al pronunciar estas palabras, la fisonomía de la Virgen Santísima, su mirada y su ademán parecían prometer que allí repartiría incontables gracias. Bernardita cumplió fielmente el encargo que se la había hecho.

Oración para este día

¡Santísima Virgen María, Madre mía! A vos me llego fatigado y sin fuerzas de tanto luchar con las adversidades de la vida. Mi corazón, cual frágil navecilla, es llevado por los vientos de las tribulaciones a merced de las olas desenfrenadas de los vaivenes del mundo y corre a cada momento peligro de dar en los escollos del pecado o en el abismo de la desesperación.
A vos levanto mis ojos que sois la Estrella de los mares; mostradme el rumbo seguro, guiad vos misma la nave para que no naufrague en el mar proceloso de las tentaciones y trabajos, sino que llegue al feliz puerto de la salvación eterna. Para conseguir esta gracia os ofrezco las siguientes avemarías y jaculatorias.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 06

Meditación

Después de recomendarnos que roguemos por los pecadores la Santísima Virgen nos recomienda también que nos arrepintamos y hagamos penitencia de nuestros pecados. Es muy digna de consideración aquella insistente repetición de la palabra: “Penitencia, penitencia, penitencia”. Es como el grito amoroso de alarma salido del corazón de una madre, que ve en grave peligro a su amado hijo. Viendo en efecto desde la eterna morada los pecados e iniquidades que continuamente se cometen en el mundo; oprimido su corazón, de un lado por las ofensas que se hacen a Dios, y de otro por los castigos a que se hacen acreedores los hombres; viendo ya la divina diestra levantada para descargar el golpe sobre los miserables pecadores, se adelanta, baja a la tierra y nos advierte con solicitud maternal que hagamos penitencia de nuestros pecados, pues sólo haciéndola muy humilde y dolorosa, podremos vernos libres de los castigos que nos amenazan. Tal vez a ninguna otra época se puedan aplicar con más propiedad que a la presente las palabras del Bautista: “Haced penitencia, porque ya está el hacha puesta a la raíz del árbol, y todo árbol que no lleve buen fruto será cortado y arrojado al fuego”. Grabemos en nuestro corazón estas palabras del Bautista, y hagamos una verdadera y digna penitencia de nuestros pecados.

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

Los sucesos milagrosos se imponían a todos en Lourdes y sus cercanías. La multitud que acudía continuamente a la gruta y las admirables transformaciones que se referían de Bernardita, habían excitado la curiosidad aún de aquellos que hasta entonces por un soberano desdén hacia lo que ellos llamaban superstición, no habían querido mezclarse con la multitud para examinar de cerca los hechos; resolvieron, pues, acudir en adelante a la gruta, siquiera fuese para presenciar la decepción popular. Uno de esos espíritus fuertes o librepensadores, que no creía en nada de lo sobrenatural acudió a la gruta el día siguiente a aquel en que la Santísima Virgen había encargado se le edificase una capilla. El mismo nos va a referir sus impresiones nada sospechosas.
“Llegué —dice el Sr. Estrade— muy dispuesto a examinarlo todo, y para ser franco a burlarme y reírme, esperando encontrarme con una comedia o con una farsa grotesca. Una inmensa multitud se iba reuniendo poco a poco alrededor de aquellos lugares, admirándome interiormente la sencillez de tantos necios y riéndome de la credulidad de una
porción de mujeres que se habían arrodillado devotamente delante de las rocas. A la hora acostumbrada, hacia la salida del sol llegó Bernardita. Gracias a los esfuerzos que hice,
pude, no sin harto trabajo, ponerme en primera fila, cerca de ella. Se arrodilló con naturalidad sin turbarse ni aturdirse por la muchedumbre que la rodeaba, sacó un rosario y comenzó a rezarlo. Bien pronto sus ojos parecieron recibir y reflejar una luz desconocida, quedándose fija, y deteniéndose maravillada, extasiada, radiante de felicidad, en la abertura de la roca. Miré en aquella dirección y nada vi, a no ser las desnudas ramas del rosal silvestre. Y no obstante ¿qué os diré? Ante la transfiguración de la niña, todas mis preocupaciones anteriores, todas mis objeciones filosóficas, todas mis negaciones preconcebidas cayeron de un golpe, haciendo lugar a un sentimiento extraordinario que me sobrecogió a mi pesar. Sentí la certidumbre de que allí se encontraba un ser misterioso. Súbita y completamente transfigurada Bernardita, no era ya Bernardita; era un ángel del cielo. Su actitud, sus movimientos, sus menores ademanes,
su manera, por ejemplo, de hacer la señal de la cruz, tenían una nobleza, una dignidad, una grandeza tan admirable, que si en el cielo se persignasen, solo pueden hacerlo como Bernardita en éxtasis. Yo estaba profundamente conmovido; procuraba retener el aliento para oír el coloquio entablado entre la Virgen y la niña, expresando esta de ordinario, a la par que un profundo respeto, una inmensa alegría, aunque a veces una nube de tristeza venía a velar momentáneamente su rostro. Durante todo aquel tiempo conservaba su rosario en la mano, ora inmóvil abismada en la contemplación de aquel ser divino, ora pasando sus cuentas irregularmente entre sus dedos, o ya tomando el movimiento ordinario”. Hasta aquí el Sr. Estrade. En un momento dado Bernardita se adelantó andando sobre sus rodillas desde el punto donde rezaba, es decir, desde las orillas del Gave hasta el fondo de la gruta, que se hallaba a unos quince metros. Mientras subía aquella pendiente algo escarpada; oyó de los labios benditísimos de la Virgen Santísima estas palabras: “Penitencia, penitencia, penitencia”, las cuales repetidas por Bernardita, fueron oídas con toda claridad por las personas que se hallaban a su lado.

Oración para este día

Postrado ante el trono de vuestra majestad, Dios mío, yo imploro vuestra piedad y misericordia. Vengo a Vos arrepentido, como el hijo pródigo, por haberme alejado de Vos por el pecado, y quisiera borrar con mis lágrimas y aún con mi sangre las ofensas que os he hecho. ¡Perdón! Señor; no lo merezco, porque muchas veces he despreciado vuestra gracia y reincidido en mis culpas; pero en este día siento movido mi corazón con especial arrepentimiento de mis pecados, y deseos de no volverlos a cometer jamás. Vos, Madre de misericordia, que no queréis la muerte del pecador, sino que se convierta y viva; Vos que me amonestáis por medio de Bernardita que haga penitencia de mis pecados, Vos ayudadme a hacerla digna y cumplida de todos ellos. Y para que me alcancéis la gracia de no volverlos a cometer, os ofrezco las siguientes avemarías y jaculatorias.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 07

Meditación

Muy grande y soberano es el premio que está prometido a la obediencia. Bernardita ve el agua cenagosa, que en pequeña cantidad manaba en el hoyo que había hecho en la tierra; oye el mandato de la Visión de beber aquella agua y lavarse con ella y cumpliéndolo fielmente merece que la Virgen fije en ella una mirada benignísima pagándole así con creces el esfuerzo que hizo al cumplir su mandato. Nada costará quizás tanto a nuestro orgullo, como habernos de humillar a confesar nuestros pecados al ministro de Dios. Mas, ¡Oh! Si los pecadores supiesen las delicias que están escondidas en la piscina saludable de la penitencia, ciertamente se apresurarían a lavarse en ella y purificarse de todas sus culpas; si conociesen el riquísimo don que Jesús les ofrece; si acudiesen a la invitación que les hace Jesús diciéndoles: “bebed de esta agua”, se convencerían de que la alegría y paz interior que se halla en el sacramento de la penitencia, excede a toda paz y alegría humana, y que los consuelos que proporciona, son sobre todo encarecimiento. Haced la prueba, pecadores, y lo experimentaréis. Que sea el principal fruto, que saquemos de esta Novena, el hacer en obsequio a la Virgen Santísima una buena confesión antes de terminarla.

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

Cada día crecía el inmenso oleaje de personas, que acudían a la gruta. Arrastrados por la universal admiración habían ido muchos escépticos, librepensadores y curiosos, con el objeto de burlarse o de hallar alguna superchería indigna. En esta disposición de ánimo se hallaban, cuando el 25 de febrero se presentó Bernardita, en cumplimiento de la promesa que había hecho a la celestial Visión, de ir a la gruta durante quince días; y sobrecogidos por una emoción inexplicable, al ver a la niña, se descubrieron y se arrodillaron como todos los demás. La favorecida pastorcilla, sin cuidarse de nada de cuanto la rodeaba, y pensando sólo en la celestial aparición, se arrodilló y se puso en oración. Al poco tiempo su faz se transforma y todos creen ver a la Santísima Virgen en los rayos de luz que se reflejaban en las facciones de Bernardita, a la manera que por los rayos de luz que iluminan las cumbres de las montañas conocemos que el sol está presente en nuestro horizonte.
Una misteriosa conversación se advierte entre la Reina de los cielos y la humilde pastorcita de la tierra, no desdeñando aquella comunicar a esta un tercer secreto. “Y ahora —añadió la Virgen después de una pausa— ve a beber y lavarte en la fuente y come la yerba que brota junto a ella”. Bernardita se quedó suspensa al oír la palabra fuente, y sin apartar los ojos de la Virgen, se dirigió hacia el río, pues por aquellos parajes no había más agua que la que arrastraba el Gave a algunos pasos de las rocas. Una palabra y un ademán de la aparición la detuvieron en su camino. “No es ahí —le dijo— yo no te he dicho que bebas en el Gave sino en la fuente que está aquí”. Bernardita empezó a escarbar en la tierra, en el lugar que le indicaba la aparición. De improviso el fondo de aquella cavidad abierta por la niña tornó se húmedo. Un agua misteriosa comenzó a filtrarse gota a gota bajo las manos de Bernardita, y a llenar aquel hueco del tamaño de un vaso que acababa de formarse. Aquella agua, al mezclarse con la tierra removida por las manos de la niña, no formaba en un principio más que barro. Bernardita trató por tres veces de llevar a sus labios aquel cenagoso líquido; pero por tres veces fue tan fuerte su aversión, que lo arrojó sin tener fuerzas para tragarlo. No obstante quería ante todo obedecer a la radiante aparición, y a la cuarta vez, venció su repugnancia, bebió, se lavó, y comió un poco de la planta campestre que brotaba al pie de la roca. Cuando Bernardita cumplió todas las órdenes que había recibido, la Virgen fijó en ella una mirada llena de satisfacción y a los pocos instantes desapareció.

Oración para este día

Santísima Virgen María, ¡Madre mía!
Acercándome ya al final de esta novena que estoy celebrando en obsequio y honor vuestro, no quiero resistir más a los llamamientos interiores que me incitan a sellarla con una buena confesión de todas mis culpas. Sí, quiero confesarme bien para recibir dignamente a Vuestro Santísimo Hijo el último día de la Novena. Vos, Señora que me inspiráis este deseo, alcanzadme la gracia para practicarlo, a fin de que mi confesión sea grata a los divinos ojos, y mi alma quede enteramente purificada, y lleve en adelante una vida perfectamente cristiana y conforme con los preceptos de la ley divina. Con este objeto os ofrezco las siguientes avemarías y jaculatorias.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 08

Meditación

Digna de consideración es la manera de brotar el agua de la fuente milagrosa. Primeramente empieza el agua a abrirse paso gota a gota, poco después es ya un hilito apenas perceptible; y creciendo sin cesar llega a formarse una fuente que arroja diariamente más de cien mil litros de agua. La oración tiene que ser perseverante. Por eso dejan de recibirse muchas veces las gracias y favores que se piden al Señor y a la Santísima Virgen, porque no se piden con constancia, pues por razones misteriosas no se conceden de ordinario sino después de instar y de perseverar en la oración. Las gracias que uno recibe a la manera de la fuente milagrosa, generalmente no producen cambios repentinos, por cuya razón se ha dicho que nadie de repente se hace santo, así como ninguno llega de un solo golpe a ser sumamente malo. Puede Dios nuestro Señor en un solo momento concedernos gracias eficacísimas, que produzcan en nosotros una transformación súbita, pero de ordinario nos las concede según es nuestra cooperación y correspondencia a ellas. En todos los días ¡cuántas veces habrá Dios tocado nuestros corazones!… ¿Y será posible que permanezcamos sordos y no acudamos a sus llamamientos…? Una fuente abundante de todas las gracias la tenemos en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. Es el Autor de todo bien, Jesús, quien desde la sacratísima Hostia nos dice: “Venid a Mí todos”. Acerquémonos a esta fuente del amor divino para apagar la sed que sentimos por las cosas de la tierra, y no desear sino las celestiales y eternas.

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

El agua que al principio tan tenuemente brotaba de las entrañas de la tierra iba paulatinamente aumentándose hasta llegar a ser una fuente caudalosa. Las gentes, impulsadas por una secreta inspiración, acudían a beber de aquella agua, y hasta los enfermos, reputados por la ciencia muchos de ellos, incurables, al ser bañados, sanaban de sus dolencias. Con estos prodigios, el entusiasmo religioso y la devoción se acrecentaban por momentos; y el pueblo, a pesar de que la aparición no había dicho quién era, creía que no podía ser otra que la Madre de Dios. Bernardita, que ansiaba también saber quién era la hermosa Señora, al verla el 25 de marzo, como siempre, rodeada de luz indescriptible y con una bondad sin igual, se atrevió a decirle: “Señora, ¿tendréis la bondad de decirme quién sois y cuál es vuestro nombre?”
La bendita aparición sonrió sin contestar, Animada por su benevolencia, Bernardita insistió.
Los resplandores de la aparición aumentaron, como si fuese creciendo en alegría; pero tampoco respondió. Bernardita, extasiada ante esta hermosura, redobló sus instancias, pronunciando por tercera vez aquellas palabras. A pesar de tantas instancias, la aparición permanecía silenciosa. La niña, como si una inspiración superior la guiara, por cuarta vez dijo: “¡Oh Señora! os lo suplico, queréis tener la bondad de decirme quién sois y cómo os llamáis?” A esta última súplica, la aparición desplegó las manos, suspendió del brazo derecho el rosario, abrió los brazos y los inclinó al suelo, como para indicar las bendiciones que derramaría sobre la tierra. Después elevándolos hacia el cielo, pronunció con una gratitud indecible: “Yo soy la Inmaculada Concepción”.

Oración para este día

¡Oh Inmaculada María; toda hermosa, pura y sin mancha desde el primer instante de vuestra Concepción! Alcanzadme la pureza de alma y cuerpo, y la limpieza de toda culpa, para que pueda acercarme dignamente al Santísimo Sacramento del altar. Si el ciervo sediento corre presuroso a las aguas cristalinas para apagar su sed, sedienta se halla mi alma, por acercarse a ese Sacramento de bondad y de amor. Obtenedme, Virgen Santa, tal gracia al recibir a vuestro Santísimo Hijo en la comunión, que jamás llegue a echarlo de mi alma por el pecado, porque sin Jesús, que es mi vida, mi dicha y todo mi consuelo, no puedo vivir, ni tener paz en mi corazón. Para conseguir esto os saludo con las siguientes avemarías y jaculatorias.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

DÍA 09

Meditación

Gran consuelo es para nosotros el considerar la solicitud maternal de María para conlos hombres. Nadie puede llegar a comprender en esta vida, todo lo que María ha hecho y hace para salvarnos. Siendo Ella la Madre de la misericordia, como la llama la Iglesia, es el medio por donde nos vienen todas las gracias que Dios quiere dispensarnos.  Con gran ternura las comunica al justo, para que persevere en el servicio del Señor; con gran solicitud las procura y se las envía al pecador, para que, aún en medio de sus extravíos, no se endurezca su corazón, y vuelva en sí, y se convierta y se salve. Si alguno se pierde, no eche a nadie más que a sí mismo la culpa de su perdición, porque Dios nos ha descubierto en su Madre en estos últimos tiempos por medio de Bernardita, todos los tesoros de su gracia y de su amor. Nosotros que tenemos la dicha de ser el objeto de la solicitud maternal de María y que nos hemos consagrado a Ella, conduzcámonos como verdaderos hijos y devotos suyos, cumpliendo con las obligaciones que contrajimos al ser regenerados en las aguas del bautismo; pues en esto consiste la verdadera y principal devoción a María. Huyamos con sumo cuidado y diligencia de todo aquello que puede apartarnos del recto camino que nos conduce al cielo; de las malas lecturas, de los falsos amigos, de las reuniones peligrosas, pues guardándonos a nosotros mismos, Dios también nos guardará y los sostendrá para que no caigamos de su divina gracia.

Medítese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

Reflexión histórica

Dieciocho veces se había aparecido la Santísima Virgen a Bernardita, siendo la última en el día que la Iglesia dedica en honor de Nuestra Señora del Carmen. Multitud de gentes en muchas ocasiones habían presenciado la admirable transformación, que causara en la niña la aparición. Una fuente misteriosa había brotado bajo las manos de la pastorcita, guiada por las indicaciones de la Señora; muchos enfermos de alma y cuerpo habían recobrado la salud; y a pesar de todo, los librepensadores se obstinaban en negarlo todo sin someterse a las pruebas, a que los católicos les provocaban. Siempre han sido los mismos los impíos; ellos que tanto claman por los fueros de la razón, son los que menos los respetan en cuanto dejan de serles favorables. Mas en, lo que a la aparición de la Santísima Virgen de Lourdes se refiere, aún cuando hubiesen querido perseverar en seguir su sistema sobredicho, de nada les hubiera servido, pues los sucesos se habían verificado de una manera tan prodigiosa, que sin remedio tuvieron que verse humillados y confundidos sin recurso de apelación.
Desde el fondo de una roca desierta, y anunciada por la voz de una niña, lo sobrenatural se había abierto camino, derribando todos los obstáculos, arrastrando a las muchedumbres y conquistando a su paso todos los corazones que de buena fe buscaban la verdad.
El Sr. Obispo de Tarbes, después de la más escrupulosa depuración de los hechos confirmó la verdad de las apariciones por un decreto del 18 de enero de 1862. Desde entonces el mundo entero católico, ansioso de corresponder a los deseos de la Santísima Virgen, ha acudido a su llamamiento y todos los años llegan a Lourdes millones de peregrinos de las cinco partes del mundo. Nosotros en esta Novena hemos procurado también honrar a la que descendió de los cielos para nuestro bien.

Oración para este día

¡Inmaculada y Santísima Madre de Dios!
Altísimas lecciones me habéis dado en esta Novena; saludables y amorosas invitaciones he recibido; no quiero ser ingrato ni obstinado. Decididamente me propongo servir a Dios
con fidelidad, amarle con todo el afecto de mi alma, y honraros a Vos como a Madre mía
queridísima. Imprimid estos efectos en mi corazón para que jamás los olvide; obtenedme la
gracia de perseverar constantemente en estos santos pensamientos hasta exhalar el último
suspiro de mi vida, mereciendo, ahora y siempre vuestra protección, hasta que tenga la dicha
de gozar en el cielo de las infinitas delicias, que Dios tiene preparadas para los que le aman. Y a fin de que estos mis propósitos os sean más aceptables, os ofrezco las siguientes avemarías y jaculatorias.

Al terminar cada día se rezan tres avemarías con jaculatorias, el acordaos y la oración final: Inmaculada Señora.

nuestra señora de lourdes krouillong comunion en la mano es sacrilegio (7)

ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS

Se rezan tres Avemarías, añadiendo después de cada una
la jaculatoria “Virgen de Lourdes, ruega por nosotros”

Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo;
bendita tú eres
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto
de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la ahora
de nuestra muerte. Amén

“Virgen de Lourdes, ruega por nosotros” 

Oración de San Bernardo (Acordaos)

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir que ninguno de los
que han acudido a vuestra protección, implorado
vuestra asistencia y reclamado vuestro
socorro, haya sido abandonado de Vos; animado
con esta confianza a Vos también acudo,
y aunque gimiendo bajo el peso de mis
pecados, me atrevo a comparecer ante vuestra
presencia soberana; no desechéis, Madre de
Dios, mis humildes súplicas, antes bien
escuchadlas y dignaos acogerlas benignamente.
Amén.

Súplica final para todos los días

Inmaculada Señora y Madre mía, por el
gran amor que mostrasteis a los hombres, dignándote
aparecer en una tosca gruta e instruir
a la joven y dichosa Bernardita, os ruego me
hagáis merced de alegrar mi corazón con vuestras
influencias soberanas. Y así, Señora, como
hicisteis brotar en la gruta de Lourdes aquel
manantial riquísimo de cristalinas y saludables
aguas, para remedio del cuerpo, derramad
sobre mi pobre alma las dulcísimas y fértiles
aguas de la gracia, que apaguen mi sed por las
cosas de la tierra, y limpien mi espíritu para
que sea digno de los goces purísimos del cielo.
Amén.

Santa Bernadette Soubirous krouillong comunion en la mano es sacrilegio
Santa Bernardita Soubirous

Aldeana vestida con decencia y sensata simplicidad, en la cual se nota una compostura que, más que en el traje, se hace patente en la mirada serena, firme, profunda, pura y equilibrada hasta el más alto grado: su nombre llenó su siglo, se perpetuó en el nuestro, y brillará mientras el mundo sea mundo. En el Cielo los ángeles lo cantan con loor. ¡Es Bernardita Soubirous, incluida por el Santo Padre Pío XI en el catálogo de los santos! Ella no es burguesa, no quiere ser burguesa, no quiere parecer burguesa ni quiere extinguir la burguesía. Pero pocas burguesas, y hasta pocas princesas tienen tanta dignidad y decoro personal.

PLINIO CORRÊA DE OLIVEIRA
El Perú necesita de Fátima

Fuente: FATIMA.PE

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

S.S. Benedicto XVI dijo que es la continuación de Fátima: Nuestra Señora de Akita, Japón

S.S. BENEDICTO XVI DIJO QUE ES LA CONTINUACIÓN DE FÁTIMA: NUESTRA SEÑORA DE AKITA, JAPÓN

Akita es continuación de La Señora de Todos los Pueblos, porque se trata de una imagen de ella llevada a Japón, que en 1973 lloró 101 veces y otros prodigios, y luego la Virgen luego se apareció a la vidente; todo ante numerosos testigos.

El Obispo declaró sobrenaturales a los eventos, aunque el Obispo que le siguió retiró la declaración diciendo que no constaba su sobrenaturalidad.

Sin embargo el cardenal Ratzinger tenía en alta estima la aparición y llegó a decir que era la continuación de Fátima.

nuestra señora de akita

UNA ESTATUA, UNA RELIGIOSA, SANGRE Y LÁGRIMAS

El 12 de Junio de 1973 la hermana Agnes Sasagawa oraba en su convento en Akita, Japón cuando observó rayos brillantes que emanaban del tabernáculo. El mismo milagro se repitió los próximos dos días. El 28 de Junio, una llaga en forma de cruz apareció en la palma de la mano izquierda de Sor Agnes. Sangraba profusamente y le causaba gran dolor.

El 6 de julio, mientras rezaba, Sor Agnes escuchó una voz procedente de la estatua de la Virgen María que está en la capilla. Era el primer mensaje. El mismo día, algunas hermanas descubrieron gotas de sangre que fluían de la mano derecha de la estatua. Este flujo de sangre se repitió cuatro veces. La llaga en la mano de la estatua permaneció hasta el 29 de septiembre. Pero ese mismo día, la estatua comenzó a “sudar”, especialmente por la frente y el cuello.

El 3 de agosto de 1973, Sor Agnes recibió un segundo mensaje y el 13 de octubre del mismo año, el tercero y último. El 4 de enero de 1975, la estatua de la Virgen comenzó a llorar y continuó llorando en diferentes ocasiones por 6 años y 8 meses. La última vez fue el 15 de septiembre de 1981, fiesta de Nuestra Señora Dolorosa. Fueron un total de 101 lacrimaciones.

Agnes Sasagawa Akita krouillong comunion en la mano es sacrilegio

UN NOMBRE SINGULAR PARA UNA OVEJITA DE DIOS

La hermana vidente se llama “Agnes” que significa cordero. Fue sanada de sordera, lo cual se verificó no tener explicación médica. Este milagro fue una señal de la autenticidad de las visitas de la Virgen.

Según afirma la hermana Agnes, la Virgen le enseñó a rezar después de cada misterio del rosario la oración que Ella les había enseñado a los tres pastorcitos en Fátima: “Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, presérvanos del fuego del infierno y lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia”.

Su ángel custodio rezaba muchas veces con ella el rosario. Ella dice que su voz era bella, pero la de la Virgen tenía algo más de divino; la del ángel parecía un canto, la de la Virgen, una oración.

CONTINUACIÓN DE FATIMA Y DE LA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS

En la década de 1970 la humanidad comienza a vivir una gran frustración. La evidencia del fracaso de los sueños de la década del 60: el movimiento hippie y los otros resultados del mayo de París, que habían despertado la ilusión de la paz y el amor entre los hombres, culminan en una ola de excesos en la droga, el abuso del sexo, el aborto, y el descontrol juvenil. Del mismo modo, las expectativas de igualdad social de los regímenes comunistas terminan en el abuso de poder por parte de las minorías dirigentes, y en la escalada de la guerrilla como difusora del modelo socialista para el resto del mundo.

Tal vez, la Virgen se manifiesta en Akita porque es el punto de inflexión entre los sueños de crecimiento y confort del mundo de postguerra, y un nuevo modelo de acoso social, pautado por el terrorismo militar y económico, las drogas, la corrupción, y el del poder ejercido desde un punto de vista más oculto, sutil y global.

Akita tiende un puente entre dos apariciones fundamentales de nuestro siglo.

La primera es Fátima en Portugal. En Akita se repite la esencia del mensaje de Fátima sobre la necesidad del mundo de arrepentirse, hacer oración de reparación, y la inminencia de un castigo de Dios a esta humanidad alejada.

La segunda referencia es la aparición de La Señora de Todos los Pueblos, en Amsterdam, Holanda, producida desde el año 1945. Allí María introduce su pedido de aprobación por parte de la Iglesia, del quinto y último dogma de Fe Mariano: María como Corredentora, Abogada y Mediadora, dándole a la Pastora de los tiempos finales el rol que Jesús le asignó, y que estaba ya escrito desde el libro del Génesis, 3:15.

nuestra señora de akita krouillong comunion en la mano es sacrilegio

UNA BELLA ESTATUA TALLADA POR UN ESCULTOR BUDISTA

Es precisamente una estatua de ésta última uno de los actores de esta aparición, porque en los años sesenta, un sacerdote alemán regaló una estampa con la imagen y la oración de Nuestra Señora de Todos los Pueblos (Amsterdam, Holanda), traducida al japonés, al pequeño convento situado en el norte del Japón.

Después de la milagrosa sanación de una novicia a través de la oración que estaba en el anverso de la estampa (el rezo que María entregó a la vidente de Amsterdam), la superiora del claustro quiso expresar su gratitud y comisionó a un escultor budista a tallar en madera una réplica exacta de la imagen de Nuestra Señora de Todos los Pueblos.

Esta talla de la Corredentora mide casi un metro de alto y, al igual que la original, representa a María, de pie, sobre el globo terráqueo, con los brazos abiertos y extendidos hacia abajo, y delante de la cruz, la cual está encajada sobre la Tierra. Las facciones del rostro de María siguen el patrón oriental, en esta imagen.

nuestra señora de akita 1

LA IGLESIA DICE SÍ A LAS LÁGRIMAS DE LA VIRGEN Y SUS MENSAJES

El 22 de abril de 1984, después de ocho años de investigación y habiendo consultado con la Santa Sede, los mensajes de Nuestra Señora de Akita fueron aprobados por el obispo de la diócesis de Niigata, Japón, Monseñor John Shojiro Ito.

Él declaró que los eventos de Akita son de origen sobrenatural y autorizó en toda la diócesis la veneración de la Santa Madre de Akita. En la villa japonesa de Akita, una estatua de la Madonna ha derramado sangre, sudor y lágrimas, según el testimonio de mas de 500 Cristianos y no cristianos, incluyendo el alcalde budista del pueblo. Una monja, Agnes Katsuko Sasagawa ha recibido las estigmas y mensajes de Nuestra Señora.

Dice textualmente el obispo en su carta pastoral: “Entre los acontecimientos misteriosos sobrevenidos con respecto a la estatua de la Virgen de Akita se puede citar: la sangre que corrió de la mano derecha. Algo, como si fuera sudor, que corría en tan gran cantidad que hubo necesidad de secarlo, sudor que desprendía olores suaves. La cosa más resaltante fue el agua que corría de los ojos, como si fueran lágrimas humanas. Esta lacrimosidad empezó en enero de 1975 y continuó hasta el 15 de setiembre de 1981. En total fueron 101 lacrimaciones. Yo fui testigo, cuatro veces, junto con unas 500 personas que la vieron también. Dos veces gusté esta agua que corría de los ojos y pude comprobar que era salada como las lágrimas de un ser humano. Según el análisis hecho por el profesor Sagisaka de la Facultad de Medicina de Akita, se comprobó que se trataba de un líquido del cuerpo humano.”

Sin embargo el Obispo que le precedió retiro la declaración de sobrenaturalidad de la aparición y condenó al ostracismo a la vidente y al Padre Yasuda por su promoción de la aparición.

RATZINGER NOS TRAE FÁTIMA AL PRESENTE

En junio de 1988, Joseph Cardinal Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, impartió el juicio definitivo sobre los eventos y mensajes de Akita, juzgándolos confiables y dignos de fe. El cardenal observó que Akita es una continuación de los mensajes de Fátima.

Japón había visto en los siglos anteriores la continuación de la acción iniciada por San Francisco Javier (siglo XVI), con persecución y Mártires surgidos en defensa de la Fe en Cristo. No era precisamente una sociedad donde se conocieran las referencias sobre Fátima u otras apariciones ocurridas en las décadas anteriores.

Particularmente en el convento de Akita poco se conocía sobre estos hechos, concentrándose las cohermanas en la Adoración Eucarística, que era el centro de la vida de la congregación.

En este pobre convento vivían, lo más cristianamente que ellas podían, cinco religiosas de un Instituto secular. Ellas disponían de una capilla con la presencia constante del Santísimo Sacramento. Cerca del tabernáculo, había una estatua de madera de vainero, llamado comúnmente árbol de Judea, representando a la Santísima Virgen, parada sobre el globo y adosada a la Cruz.

“..TU SORDERA SERÁ SANADA ..ESTATE SEGURA..”

La Hermana Sasagawa sufría de una aguda sordera, enfermedad que jugó un rol importante en el desarrollo de la aparición y en su aprobación posterior por parte de la Iglesia.

“Mi hija, mi novicia, me has obedecido bién abandonándolo todo para seguirme. ¿Es dolorosa la enfermedad de tus oídos? Tu sordera será sanada, estate segura. ¿Te causa sufrimiento la herida de tu mano? Reza en reparación por los pecados de los hombres. Cada persona en esta comunidad es mi hija irremplazable. ¿Haces bien la oración de las Siervas de la Eucaristía? Entonces, oremos juntas”.

Sor Agnes mostró en todo momento una obediencia ejemplar a la jerarquía Eclesiástica. No reveló ninguna de sus experiencias Místicas, sin antes compartirlas con sus superiores. El Padre Yasuda, director espiritual de la religiosa, y el Obispo de Nigata, John Ito, tuvieron un papel protagónico a lo largo de todo el proceso.

No solo fueron el sostén de Sor Agnes durante la aparición, sino que también fueron testigos de los fenómenos místicos observados en la imagen de madera de María, así como de la curación milagrosa de la sordera de la vidente. También las cohermanas de Sor Agnes, sus compañeras de convento, fueron testigos y sostén permanente.

QUÉ NOS DICE NUESTRA SEÑORA EN AKITA

“El Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo mayor que el diluvio, tal como nunca se ha visto antes”. La Virgen pide almas víctimas, oración, penitencia y sacrificios valientes. Estos pueden suavizar la cólera del Padre. Rezar en reparación por tantos pecados, rezar por el clero. La obra del demonio infiltrará hasta dentro de la Iglesia”.

Mensajes recibidos por la hermana Agnes, 3 en total.

Traducción del inglés, Padre Jordi Rivero.

6 de julio de 1973
“Mi hija, mi novicia, me has obedecido bién abandonándolo todo para seguirme. ¿Es dolorosa la enfermedad de tus oídos? Tu sordera será sanada, estate segura. ¿Te causa sufrimiento la herida de tu mano? Reza en reparación por los pecados de los hombres. Cada persona en esta comunidad es mi hija irremplazable. ¿Haces bien la oración de las Siervas de la Eucaristía? Entonces, oremos juntas.
Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Santa Eucaristía, te consagro mi cuerpo y alma para ser enteramente una con Tu Corazón, sacrificado cada instante en todos los altares del mundo y dando alabanza al Padre, implorando por la venida de Su Reino.
Ruego que recibas esta humilde ofrenda de mi ser. Utilízame como quieras para la gloria del Padre y la salvación de las almas Santísima Madre de Dios, no permitas que jamás me separe de tu Divino Hijo. Te ruego me defiendas y protejas como tu hijo especial. Amen
Cuando la oración había terminado, la voz celestial dijo: “Reza mucho por el Papa, los obispos y los sacerdotes. Desde tu bautismo siempre has orado fielmente por ellos. Continúa orando mucho… mucho. Dile a tu superior todo lo ocurrido hoy y obedécele en todo lo que te diga. El ha pedido que ores con fervor”.

3 de agosto de 1973
“Mi hija, mi novicia, ¿amas al Señor? Si amas al Señor, escucha lo que tengo que decirte”.
“Es muy importante… se lo comunicarás a tu superior”. “Muchos hombres en este mundo afligen al Señor. Yo deseo almas que lo consuelen para suavizar la ira del Padre Celestial. Yo deseo, con mi hijo, almas que repararán con sus sufrimientos y pobreza por los pecadores e ingratos”.
“Para que el mundo conozca su ira, el Padre Celestial está preparando para infligir un gran castigo sobre toda la humanidad. Con mi Hijo yo he intervenido tantas veces para apaciguar la cólera del Padre. Yo he prevenido la venida de calamidades ofreciéndole los sufrimientos del Hijo en la Cruz, Su Preciosa Sangre, y amadas almas que Le consuelan formando una corte de almas víctimas. Oración, penitencia y sacrificios valientes pueden suavizar la cólera del Padre. Yo deseo esto también de tu comunidad… que ame la pobreza, que se santifique y rece en reparación por la ingratitud y el ultraje de tantos hombres.
“Recita la oración de las Siervas de la Eucaristía con conciencia de su significado; ponla en práctica; ofrece en reparación (cualquier cosa que Dios envíe) por los pecados. Que cada uno se esfuerce, según su capacidad y posición, en ofrecerse enteramente al Señor”.
“Aun en un instituto secular la oración es necesaria. Ya las almas que desean rezar están en camino de ser reunidas. Sin poner demasiada atención a la forma, se fiel y ferviente en la oración para consolar al Maestro.”

Después de un silencio:
“¿Es verdad lo que piensas en tu corazón?, ¿Estás verdaderamente decidida a convertirte en piedra rechazada?. Mi novicia, deseas pertenecer sin reservas al Señor, ser la esposa digna del Esposo, hacer tus votos sabiendo que debes ser adherida a la Cruz con tres clavos. Estos clavos son: pobreza, castidad y obediencia. De los tres, la obediencia es el fundamento. En total abandono, déjate guiar por tu superior. El sabrá como entenderte y dirigirte.”

13 de octubre de 1973
“Mi querida hija, escucha bien lo que tengo que decirte. Tu informarás a tu superior.”
Después de un corto silencio:
“Como te dije, si los hombres no se arrepienten y se mejoran, el Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo mayor que el diluvio, tal como nunca se ha visto antes. Fuego caerá del cielo y eliminará a gran parte de la humanidad, tanto a los buenos como a los malos, sin hacer excepción de sacerdotes ni fieles. Los sobrevivientes se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que les quedarán serán el rosario y la señal dejada por mi Hijo. Cada día recita las oraciones del rosario. Con el rosario, reza por el Papa, los obispos y los sacerdotes.”

“La obra del demonio infiltrará hasta dentro de la Iglesia de tal manera que se verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneran serán despreciados y encontrarán oposición de sus compañeros…iglesias y altares saqueados; la Iglesia estará llena de aquellos que aceptan componendas y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor.

“El demonio será especialmente implacable contra las almas consagradas a Dios. Pensar en la pérdida de tantas almas es la causa de mi tristeza. Si los pecados aumentan en número y gravedad, no habrá ya perdón para ellos. “Con valentía, habla con tu superior. El sabrá como dar a cada uno valor para rezar y lograr obras de reparación“

“Es el obispo Ito quien dirige vuestra comunidad”

“¿Todavía tienes algo que preguntar? Hoy es la última vez que yo te hablaré con voz viva. Desde ahora en adelante obedecerás al que que se te envía y a tu superior. “Reza mucho las oraciones del Rosario. Solo yo puedo todavía salvarles de las calamidades que se acercan. Aquellos que ponen su confianza en mi se salvarán.”

nuestra señora de akita 3

UNA ORACIÓN QUE AHORA REZAMOS EN EL ROSARIO… ORACION DICTADA POR NUESTRA SEÑORA DE AKITA

Aparición del 6 de julio 1973
“Hija mía, mi novicia, tu me has obedecido bien en abandonarlo todo para seguirme. Es dolorosa la enfermedad de tus oídos? Tu sordera será sanada te lo aseguro. Ten paciencia. Esta es la última prueba. Te causa dolor la herida de tu mano? Reza en reparación de los pecados de los hombres. Cada persona en esta comunidad es mi hija irremplazable. Dices bien la oración de las siervas de la Eucaristía? Entonces recémosla juntas:”
“Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía, Yo consagro mi cuerpo y mi alma para que sea enteramente Uno con tu corazón que esta siendo sacrificado en todos los altares del mundo y dando alabanza al Padre, rogando por la venida de su Reino.“

¿Y TÚ CREES EN LAS IMÁGENES QUE LLORAN? ESTA ESTATUA LLORÓ 101 VECES

La estatua milagrosa fue tallada por Saburo Wakasa,budista japonés, inspirándose en una imagen de Nuestra Nuestra Señora de Todos los Pueblos y agregando rasgos japoneses al rostro. Tiene 3 pies de altura y fue esculpida de una sola pieza de madera de un árbol de Katsura.

Los misteriosos eventos en Akita se centran principalmente en una estatua de madera de la Santísima Virgen María en el convento de las Doncellas de la Santa Eucaristía. La estatua está de pie sobre un globo con una cruz parada detrás de su cuerpo. La estatua extiende ambas manos ligeramente hacia abajo. La estatua fue tallada por un escultor Budista Japonés, Saburo Wakasa, quién usó una pequeña tarjeta de la imagen de “La Señora de Todas las Naciones” de Amsterdam como su modelo. La talló hace unos 30 años y agregó las características faciales de una típica mujer Japonesa a la imagen de la Señora de Todas las Naciones.

La estatua derramó lágrimas por primera vez el 4 de Enero de 1975. Era un Sábado en la mañana. La segunda y tercera ocasiones de lágrimas ocurrieron en la tarde y en la noche del mismo día. La última lacrimación, la número 101, ocurrió el 15 de Septiembre de 1981, o sea en la festividad de los Siete Dolores de la Santísima Madre María.

El número “ciento uno” de los 101 episodios de lacrimaciones, tiene un profundo significado.

Dice el padre Teiji Yasuda:

Soy un sacerdote católico que he presenciado con mis propios ojos, casi todos los 101 episodios de lacrimaciones de la estatua, exceptuando tres de esos ellos. El Obispo John Ito me nombró director espiritual de este convento en 1974 -un año antes de que comenzaran las lacrimaciones-. Cada vez que la estatua lloraba, alguien me notificaba y me llamaban para ir a la escena. En todas las ocasiones de mis encuentros con estos incidentes, les pedí a los testigos que rezaran cinco décadas de los Misterios Dolorosos del Rosario en frente de la estatua que lloraba. En todas las ocasiones en que quedaban lágrimas en la estatua después de haber terminado el rezo conjunto del rosario, yo juntaba las lágrimas con cotonetes. Estos cotonetes, junto con etiquetas indicando la fecha de cada lacrimación, han sido conservados como una preciosa evidencia sólida, y se guardan dentro de un recipiente de madera con una tapa de vidrio.

El porqué la estatua derramaba lágrimas, había permanecido como una pregunta sin respuesta durante varios años. Algunas personas interpretaron las lacrimaciones como la advertencia de la Santísima Madre en contra de los pecados de los hombres modernos. Desde el inicio de esa serie de lacrimaciones, yo había pensado que pudiera haber una profunda relación entre las lágrimas de la estatua y el hecho histórico de que la Santísima Virgen María había llorado en el Calvario, cuando vio a su Divino Hijo Jesucristo redimir a la humanidad por medio de Su sangriento sacrificio en la Cruz.

En 1981, un misterioso evento me enseñó que Dios hizo que la estatua llorara para enseñarle a la Iglesia Católica Romana la verdad de la Corredención por la Santísima Virgen María llamando la atención de la Iglesia a los sufrimientos y lágrimas de María al pie de la Cruz. Me ha sido dada esta comprención después de que un ángel explicara el profundo significado de las 101 lacrimaciones de la estatua a sor Agnes Katsuko Sasagawa, una de las monjas en el convento. Sor Agnes inmediatamente corrió a mi oficina para contarme el mensaje angélico después de la aparición.

UN POCO MÁS DE LA VIDENTE

Sor Agnes Sasagawa, es una Hermana de la Orden de las Custodiadoras de la Eucaristía, en un Japón donde sólo el 0,3 % de la población es Católica.Japón había visto en los siglos anteriores la continuación de la acción iniciada por San Francisco Javier (siglo XVI), con persecución y Mártires surgidos en defensa de la Fe en Cristo. No era precisamente una sociedad donde se conocieran las referencias sobre Fátima u otras apariciones ocurridas en las décadas anteriores. Particularmente en el convento de Akita poco se conocía sobre estos hechos, concentrándose las cohermanas en la Adoración Eucarística, que era el centro de la vida de la congregación.

Las cinco religiosas disponían de una capilla con la presencia constante del Santísimo Sacramento. Cerca del tabernáculo, había una estatua de madera de vainero, llamado comúnmente árbol de Judea, representando a la Santísima Virgen, parada sobre el globo y adosada a la Cruz.

SI MARÍA LLORA …ALGO URGE Y ¡NO NOS ESTAMOS DANDO CUENTA!!!!

A partir del 4 de enero de 1975 comienza el fenómeno de la lacrimación de la estatua, el cual duró hasta el 15 de septiembre de 1981. Monseñor Ito fue testigo ocular de las lágrimas derramadas por los ojos de la estatua, que lloró 101 veces, incluso ante las cámaras de televisión que acudieron al lugar.

El día que comenzó la lacrimación, el ángel se apareció a Sor Agnes y le dijo:
“No te sorprendas de ver a la Santísima Virgen María llorar. Una sola alma que se convierta es preciosa a su Corazón. Ella manifiesta su dolor para avivar vuestra fe, siempre tan inclinada a debilitarse. Ahora que habéis visto sus preciosas lágrimas y, para consolarla, habla con valor, extiende esta devoción por su gloria y la de su Hijo”.

El propio Obispo Monseñor Ito envió para su análisis (sin identificar el origen), las muestras de sangre, lágrimas y sudoración. El resultado fue terminante: se trataba de muestras de origen humano, aunque de forma curiosa, el tipo de sangre resultó distinto de acuerdo a las distintas fechas en que se extrajeron las muestras.

El Padre Yasuda, director espiritual de la Hermana Agnes, fue testigo del llanto de la imagen 98 de las 101 veces que vertió lágrimas. Cientos de personas vieron el milagro del llanto y la fe no era necesaria para atestiguarlo.

Es el propio Ángel custodio de Sor Agnes quien finalmente le revela la clave sobre las 101 oportunidades en que derrama lágrimas la imagen de Akita.

El primer uno representa a la primer mujer, la que inició el camino del pecado, Eva. El Ángel le indica a Sor Agnes que lea Génesis 3-15, cuando Dios le habla a la serpiente (satán): Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te pisará la cabeza, mientras tú herirás su talón. De este modo, ya en el Génesis se habla de la criatura más perfecta jamás creada, María.

Así, el segundo uno de la cifra 101 representa a la última mujer, la que vencerá al mal, según está indicado en el último libro de las Escrituras, el Apocalipsis de San Juan: María, la Mujer vestida del sol.

El cero que está entre ambos unos, según lo indicó el Ángel, representa al Dios eterno.

MILAGROS

Maravillas de toda clase, debido a la presencia de la estatua, se sucedieron frecuentemente, lo que hizo necesario tener un catálogo. Hubo muchas conversiones. Hubo muchas curaciones.

Una Coreana, la señora Chun, bautizada desde hacia poco tiempo, hospitalizada por un tumor al cerebro, se encontraba en estado de coma. Su caso era muy evidente, incurable, irreversible, del cual atestiguaban las radiografías. Unos peregrinos de Akita colocaron en la cabecera de la moribunda una foto de la Estatua. Y se produjo el milagro. Tres veces la Virgen de Akita, y como para instruirla, vino a visitar a la señora Chun. Las autoridades de la Iglesia coreana reconocieron que el innegable milagro se debía a la intercesión de la Virgen honorada en Akita y su relación fue transmitida a Roma. El milagro fue confirmado por el Dr. Tong-Woo-Kim del Hospital de San Seoul y por el Padre Theisen, presidente del Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de Seoul.

El segundo milagro fue la completa cura de una sordera total que sufría la Hermana Agnes. La hermana Sasagawa, que sufría de sordera, recibe el anuncio de la Virgen sobre su futura curación. La misma se produce durante una Ceremonia Religiosa, frente a la total falta de expectativas médicas, dando una evidencia más a los hechos ocurridos en Akita.

IDEAS PRINCIPALES SOBRE NUESTRA SEÑORA DE AKITA:

  • A la hermana Agnes, la Virgen se le aparece y le da mensajes y también le enseñó a rezar después de cada misterio del rosario la oración que Ella les había enseñado a los tres pastorcitos en Fátima: “Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, presérvanos del fuego del infierno y lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia”.
  • Sor Agnes fue curada por la Virgen de su sordera.
  • En Akita se repite la esencia del mensaje de Fátima sobre la necesidad del mundo de arrepentirse, hacer oración de reparación, y la inminencia de un castigo de Dios a esta humanidad alejada.
  • La estatua de la Virgen comenzó a llorar y continuó llorando en diferentes ocasiones por 6 años y 8 meses.
  • La talla de la Corredentora mide casi un metro de alto y, al igual que la original, representa a María, de pie, sobre el globo terráqueo, con los brazos abiertos y extendidos hacia abajo, y delante de la cruz, la cual está encajada sobre la Tierra. Las facciones del rostro de María siguen el patrón oriental, en esta imagen.
  • La estatua llorara para enseñarle a la Iglesia Católica Romana la verdad de la Corredención por la Santísima Virgen María llamando la atención de la Iglesia a los sufrimientos y lágrimas de María al pie de la Cruz.
  • El principal mensaje dice: “El Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo mayor que el diluvio, tal como nunca se ha visto antes”. La Virgen pide almas víctimas, oración, penitencia y sacrificios valientes. Estos pueden suavizar la cólera del Padre. Rezar en reparación por tantos pecados, rezar por el clero. La obra del demonio infiltrará hasta dentro de la Iglesia.

Fuente: Foros de la Virgen

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Los Sucesos Más Extraordinarios en las Apariciones de Fátima y Akita fueron un 13 de Octubre

LOS SUCESOS MÁS EXTRAORDINARIOS EN LAS APARICIONES DE FÁTIMA Y AKITA FUERON UN 13 DE OCTUBRE

El 13 de octubre es una fecha mariana muy especial para las apariciones de la Virgen María. En 1917 se produce la última aparición de Fátima donde los presentes pueden ver la danza del sol.

Y en 1973 se produce la última aparición en Akita Japón, en que María habla de la hermana Agnes de los castigos sobre la humanidad y la infiltración del maligno en la Iglesia.

Estas son los hechos marianos mas importantes que se produjeron un 13 de octubre, pero se han dado muchos mas.

angel de la paz fatima krouillong comunion en la mano es sacrilegio

ULTIMA APARICIÓN DE LA VIRGEN DE FÁTIMA

El 13 de octubre es una fecha clave en la aparición de la Virgen, que en Cava da Iría, Portugal, se les había aparecido a 3 niños pastorcitos, analfabetos, en mayo de 1917 por primera vez.
El 13 de octubre de 1917 se les aparece la Virgen por última vez y los 70.000 concurrentes ven la “danza del sol”.

El 13 de octubre de 1921 se permite por primera vez celebrar la Santa Misa en el lugar. Y el 13 de octubre de 1930 el obispo de Leira declara dignas de fe las apariciones y autoriza el culto de Nuestra Señora de Fátima.

Un mes antes, el 13 de septiembre, en la 5ª aparición, la Virgen María les pidió a los videntes que regresaran el 13 de octubre y les prometió que iba a hacer un milagro para que “todos crean”.

El 13 de septiembre se llegaron a reunir unas 25.000 personas. Rezaron los pastorcitos el rosario, tras lo cual se repitió el relámpago y tras él la aparición de la Virgen que comenzó a dialogar con Lucía:

– Quiero que vengáis aquí el día 13 de octubre y que continuéis rezando el rosario todos los días para alcanzar el fin de la guerra. El último día vendrá también San José con el Niño Jesús para dar la paz al mundo y Nuestro Señor para bendecir al pueblo.

Lucía le transmite los pedidos de curación de algunos enfermos, que Ella recibe satisfactoriamente. Y prosigue la conversación:
– ¡Haga un milagro para que toda la gente crea que Ud. se nos aparece!.
– Sí, en octubre haré un milagro para que todos crean.

Y la Virgen añadió:
– Dios está contento con vuestros sacrificios, pero no quiere que durmáis con la cuerda; llevadla sólo durante el día.

LA 6ª Y ULTIMA APARICIÓN

Durante la noche del 12 al 13 de octubre había llovido toda la noche, empapando el suelo y a los miles de peregrinos que viajaban a Fátima de todas partes. A pie, por carro y carrozas venían, entrando a la zona de Cova por el camino de Fátima – Leiria, que hoy en día todavía pasa frente a la gran plaza de la Basílica. De ahí bajaban hacia el lugar de las apariciones.

Hoy en día en el sitio está la capillita moderna de vidrio, encerrando la primera que se construyó y la estatua de Nuestra Señora del Rosario de Fátima donde estaba el encino.

En cuanto a lo niños, lograron llegar a Cova entre las adulaciones y el escepticismo que los había perseguido desde mayo. Cuando llegaron encontraron críticos que los cuestionaban su veracidad y la puntualidad de la Señora, quien había prometido llegar al medio día. Ya habían pasado las doce según la hora oficial del país. Sin embargo cuando el sol había llegado a su apogeo la Señora se apareció como había dicho.

– ¿Qué quieres de mi?
– Quiero que se construya una capilla aquí en mi honor. Quiero que continúen diciendo el Rosario todos los días. La guerra pronto terminará, y los soldados regresarán a sus hogares.
– Si, Si
– ¿Me dirás tu nombre?
– Yo soy la Señora del Rosario
– Tengo muchas peticiones de muchas personas. ¿Se las concederás?
– Algunas serán concedidas, y otras las debo negar. Las personas deben rehacer sus vidas y pedir perdón por sus pecados. ¡No deben de ofender más a nuestro Señor, ya es ofendido demasiado!
– ¿Y eso es todo lo que tienes que pedir?
– No hay nada más

Mientras la Señora del Rosario se eleva hacia el este ella tornó las palmas de sus manos hacia el cielo oscuro. Aunque la lluvia había cedido, nubes oscuras continuaban a oscurecer el sol, que de repente se escapa entre ellos y se ve como un suave disco de plata.

“¡Miren el sol!”

En este momento dos distintas apariciones pudieron ser vistas, el fenómeno del sol presenciado por los 70,000 espectadores y aquella que fue vista sólo por los niños. Lucía describe esta aparición en su diario.

lucia francisco jacinta pastorcitos fatima krouillong comunion en la mano es sacrilegio

LO QUE VIERON LOS VIDENTES

“Después que la Virgen se desapareció en la inmensa distancia del firmamento, vimos San José y al Niño Jesús que parecían estar bendiciendo el mundo, ya que hacían la señal de la cruz con sus manos. Un poco después cuando esta aparición terminó vi a Nuestro Señor y a Nuestra Señora, me parece que era lo Dolorosa. Nuestro Señor parecía bendecir al mundo al igual que lo había hecho San José. Esta aparición también desapareció y vi a Nuestra Señora una vez más, parecida a nuestra Señora del Carmen”. (Sólo Lucia vio la última aparición, anticipando su entrada al Carmelo unos años después).

Estas serían las últimas apariciones en Fátima para Jacinta y Francisco. Sin embargo a Lucía nuestra Señora se la apareció una séptima vez en 1920, como lo había prometido la Señora el mes de mayo. Esta vez Lucía estaba en oración en la Cova antes de dejar Fátima para ir a un internado de niñas. La Señora vino para alentarla a que se dedicara enteramente a Dios.

Mientras los niños veían las diversas apariciones de Jesús, María y San José, la multitud presenció un prodigio diferente, el ahora conocido como el famoso milagro del sol.

Desde el camino, donde estaban estacionados los vehículos donde cientos de personas se habían quedado ya que no querían vencer el lodo, uno podía ver la gran multitud volverse hacia el sol, que parecía sin nubes y estaba en su apogeo.

Parecía una placa de pura plata y se podía mirar fijamente sin incomodar. Pudo haber sido un eclipse que sucedía en ese momento. Pero en ese mismo momento se produjo un gran grito, y uno podía escuchar a los espectadores más cercanos gritas: ¡un milagro! ¡un milagro!

Ante el asombro reflejado en los ojos de los espectadores, cuya semblanza era bíblica ya que todos tenían la cabeza descubierta, y que buscaban ansiosamente algo en el cielo, el sol temblaba, hizo ciertos movimientos repentinos fuera de las leyes cósmicas, el sol “danzaba” de acuerdo a las expresiones típicas de la gente.

Había un viejecito parado en las escaleras de un ómnibus con su rostro volteado hacía el sol que recitaba el credo en alta voz. Pregunté quien era y me dijeron que era el señor Joao da Cunha Vasconcelos. Lo vi después dirigiéndose a los que estaban a su alrededor con sus sombreros puestos y les imploró vehementemente que se descubrieran sus cabezas ante tan extraordinario milagro.

La gente se preguntaban los unos a los otros lo que habían visto. La gran mayoría admitió ver el sol danzando y temblando, otros afirmaban que habían visto el rostro de la Virgen Santísima. Otros juraron que vieron el sol girar como una rueda que se acercaba a la tierra como si fuera a quemarla con sus rayos. Algunos dijeron haber visto cambios de colores sucesivamente.

milagro del sol en fatima 1917 krouillng comunion en la mano es sacrilegio

A la una en punto de la tarde, mediodía solar, la lluvia cesó, el cielo de color gris nacarado iluminaba la vasta región árida con una extraña luz. El sol tenía como un velo de gasa transparente que hacía fácil el mirarlo fijamente. El tono grisáceo madre perla que se tornó en una lámina de plata que se rompió cuando las nubes se abrían y el sol de plata envuelto en el mismo velo de luz gris, se vio girar y moverse en el circulo de las nubes abiertas. De todas las bocas se escuchó un gemido y las personas cayeron de rodillas sobre el suelo fangoso.

La luz se tornó en un azul precioso, como si atravesara el vitral de una catedral y esparció sus rayos sobre las personas que estaban de rodillas con los brazos extendidos. El azul desapareció lentamente y luego la luz pareció traspasar un cristal amarillo. La luz amarilla tiñó los pañuelos blancos, las faldas oscuras de las mujeres. Lo mismo sucedió en los árboles, las piedras y en la sierra. La gente lloraba y oraba con la cabeza descubierta ante la presencia del milagro que habían esperado. Los segundos parecían como horas, así de intensos eran.

RELATO DE MANUEL MARTO (PADRE DE JACINTA Y FRANCISCO)

Podíamos mirar con facilidad el sol, que por alguna razón no nos cegaba. Parecía titilar primero en un sentido y luego en otro. Sus rayos se esparcían en muchas direcciones y pintaban todas las cosas en diferentes colores, los árboles, la gente el aire y la tierra. Pero lo más extraordinario para mí era que el sol no lastimaba nuestros ojos.

Todo estaba tranquilo y en silencio y todos miraban hacia arriba. De pronto pareció que el sol dejó de girar. Luego comenzó a moverse y a danzar en el cielo, hasta que parecía desprenderse de su lugar y caer sobre nosotros. Fue un momento terrible.

RELATO DE MARÍA CAPELINHA (UNA DE LAS PRIMERAS CREYENTES)

Se transformó todo de diferentes colores, amarillo, azul y blanco, entonces se sacudió y tembló, parecía una rueda de fuego que caía sobre la gente. Empezaron a gritar “¡nos va ha matar a todos!”, otros clamaron a nuestro Señor para que los salvara, ellos recitaban el acto de contrición. Una mujer comenzó a confesar sus pecados en voz alta, diciendo que había hecho esto y aquello.

Cuando al fin el sol dejó de saltar y de moverse todos respiramos aliviados. Aun estabamos vivos y el milagro predicho por los niños fue visto por todos.

RELATO DE UN PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE COIMBRA

Relación de los hechos que ofreció el doctor José Pröença de Almeida Garret, profesor de la Universidad de Coimbra y testigo ocular del prodigio solar de Fátima.

foto origina danza del sol fatima 13 octubre 1917 krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Estaba a un poco más de cien metros de unos postes levantados que sostenían una cruz rústica. Veía perfectamente, alrededor de este arco, el ancho círculo de la multitud, que con sus paraguas abiertos parecía un vasto campo de corazas. Poco después de la una llegaron a este lugar los niños, a quienes (según ellos aseguran) la Virgen les indicó el lugar, el día y la hora de la aparición.

Sería la una y media cuando se levantó, en el preciso lugar que ocupaban los niños, una columna de humo fino, tenue y azulado, que subió recto hasta unos dos metros, tal vez, por encima de las cabezas y se desvaneció a esta altura. Este fenómeno, perfectamente visible a simple vista, duró algunos segundos (…). El humo se disipó bruscamente, y, al cabo de cierto tiempo, volvió a producirse por segunda y por tercera vez.

…el sol había traspasado la densa capa de nubes que le tenían oculto para brillar clara e intensamente. Me volví hacia este imán que atraía todas las miradas y le pude ver parecido a un disco de bordes nítidos y vivo en el centro, luminoso y brillante, pero sin que dañase a la vista (…). No se parecía en nada a la luna en una noche transparente y clara, pues se le veía y se le sentía como a un astro vivo. No era esférico, como la luna; tampoco tenía su tonalidad ni sus claroscuros. Parecía un disco plano y pulimentado, tallado en el nácar de una concha. Esto no es una comparación trivial de poesía barata. Mis ojos así lo vieron.

La bóveda celeste estaba teñida de tenues cirrus, con anchos espacios azules aquí y acullá; pero el sol se destaco muchas veces en el cielo despejado. Las nubes, que se deslizaban tranquilas de este a oeste no amortiguaban la luz del sol (la cual no dañaba a la vista)…

Es maravilloso que durante un tan largo espacio de tiempo se haya podido contemplar aquel astro, foco de luz y centro de calor, sin que perjudicase la vista y sin un deslumbramiento que cegase la retina.

Este disco nacarado tenía el vértigo del movimiento, el cual no consistía solamente en el centelleo de un astro en plena vida, sino que giraba realmente sobre sí mismo a una velocidad impetuosa. De nuevo se oyó un clamoreo, como un potente grito de angustia de todo ese pueblo. Conservando la velocidad de su rotación, el sol se desprende del firmamento y, rojo como la sangre, avanza sobre la tierra, amenazando aplastarnos bajo el peso de su inmensa masa ígnea. Fueron unos segundos de terrorífica impresión.

Durante el fenómeno solar que acabo de describir detalladamente, hubo en la atmósfera coloraciones impresionantes (…). Temiendo una afección en la retina -hipótesis poco probable, pues en tal caso no hubiera visto las cosas de color violeta-, cerré los párpados y los mantuve tapados con mis manos para interceptar la luz. Me volví y, abriendo de nuevo los ojos, observé que, como antes, el paisaje y la atmósfera seguían siempre con el mismo color violeta. La impresión que se tenia no era la de un eclipse. Yo he visto un eclipse total de sol en Viseu (…). Todas las personas parecían estar enfermas, afectadas de ictericia. Me sonreía al verlas tan feas y con tan mala cara. Oí que otros también se reían. Mi mano tenía el mismo color amarillo.

Observé todos estos fenómenos que acabo de citar y describir tranquila y serenamente, sin ninguna emoción ni sobresalto. A otros incumbe explicarlos o interpretarlos.

OTROS TESTIMONIOS

Yo estaba mirando hacia el lugar de las apariciones, esperando serena y fríamente que algo sucediera, y con una curiosidad en descenso por que había pasado mucho tiempo sin que sucediera nada que me llamara la atención, entonces escuche miles de voces gritar y vi que la multitud de pronto se volteó hacia el lado contrario, sus espaldas en contra del sitio donde yo tenía dirigida mi atención y miré al cielo del lado opuesto.

La hora legal era cerca de las 2 de la tarde, alrededor del medio día solar. EL sol unos momentos antes había aparecido entre unas nubes, las cuales lo ocultaban y brillaba clara e intensamente. Yo me volví hacia el magneto que parecía atraer todas las miradas y lo vi como un disco con un aro claramente marcado, luminoso y resplandeciente, pero que no hacía daño a los ojos.

No estoy de acuerdo con la comparación que escuchado han hecho en Fátima y la de un pesado disco plateado. Era un color más claro rico y resplandeciente que tenía algo del brillo de una perla. No se parecía en nada a la luna en una noche clara porque al uno verlo y sentirlo parecía un cuerpo vivo. No era una esfera como la luna ni tenía el mismo color o matiz. Perecía como una rueda de cristal hecha de la madre de todas las perlas. No se podía confundir con el sol visto a través de la neblina (por que no había neblina en ese momento), porque no era opaco, difuso ni cubieroa con un velo. En Fátima daba luz y calor y aparentaba un claro cofre con un arco bien difundido.

La danza del sol duró unos 15 minutos y mientras tanto, unos lloraban, otros gritaban de admiración o terror, muchos se arrodillaban y pedían perdón a Dios y a la Virgen. Al finalizar el milagro, la gente pudo comprobar que sus ropas estaban completamente secas. Aquel día se produjeron maravillosos milagros de sanaciones y conversiones.

ULTIMA APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE AKITA

El 6 de julio de 1973 la hermana Agnes Sasagawa recibió el primer mensaje de la Santísisma Virgen María en el convento donde vivía, es la ciudad de Akita, Japón. Previamente había tenido visiones de resplandores en una estatua de Nuestra Señora de Todos los Pueblos en junio anterior.

El 3 de agosto de 1973 recibió el segundo mensajes y el 13 de octubre de 1973 recibió el último. Entre estos mensajes, y luego hasta 1981, la estatua tuvo lacrimaciones por largos períodos y llagas con sangre.

Agnes Sasagawa Akita krouillong comunion en la mano es sacrilegio

El 13 de Octubre de 1974 (otra vez la misma fecha), mientras oraba ante el Santísimo, la Hermana Agnes se curó instantáneamente de su sordera. Ella misma telefoneó a Monseñor Ito y le habló como si nunca hubiera estado sorda. Al día siguiente el médico diagnosticó: “Facultad de oír normal”. La curación duró seis meses, luego volvió a estar sorda. Dios le pidió que hiciera el ofrecimiento de ese sacrificio. El día de Pentecostés, último domingo de Mayo de 1982, sanaría definitivamente durante la bendición con el Santísimo Sacramento.

El 22 de Abril de 1984, Monseñor John Shojiro Ito, Obispo de Nigata, declaró que, las apariciones de Akita son de origen sobrenatural y autorizó en toda la Diócesis la veneración de la Santa Madre de Akita.

En Junio de 1988, el Cardenal Joseph Ratzinger, (Benedicto XVI), prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dio un juicio definitivo en favor de la aparición de Akita y sus mensajes, considerándolos auténticos y dignos de ser creídos. También dijo: “El mensaje de Akita es el mensaje de Fátima”. Por eso se le llama popularmente la Fátima de Oriente, y no solo por lo que dijo SS Benedicto XVI sino también por la coincidencia de las fechas del 13 de octubre.

nuestra señora de akita 5

EL MENSAJE DEL 13 DE OCTUBRE DE 1973

“Mi querida hija, escucha bien lo que tengo que decirte. Tu informarás a tu superior.”

Después de un corto silencio:

“Como te dije, si los hombres no se arrepienten y se mejoran, el Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo mayor que el diluvio, tal como nunca se ha visto antes. Fuego caerá del cielo y eliminará a gran parte de la humanidad, tanto a los buenos como a los malos, sin hacer excepción de sacerdotes ni fieles. Los sobrevivientes se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que les quedarán serán el rosario y la señal dejada por mi Hijo. Cada día recita las oraciones del rosario. Con el rosario, reza por el Papa, los obispos y los sacerdotes”.

“La obra del demonio infiltrará hasta dentro de la Iglesia de tal manera que se verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneran serán despreciados y encontrarán oposición de sus compañeros…iglesias y altares saqueados; la Iglesia estará llena de aquellos que aceptan componendas y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor.”

“El demonio será especialmente implacable contra las almas consagradas a Dios. Pensar en la pérdida de tantas almas es la causa de mi tristeza. Si los pecados aumentan en número y gravedad, no habrá ya perdón para ellos.”

“Con valentía, habla con tu superior. Él sabrá como dar a cada uno valor para rezar y lograr obras de reparación”

“Es el obispo Ito quien dirige vuestra comunidad.”

Y Ella se rió y entonces dijo:

“¿Todavía tienes algo que preguntar? Hoy es la última vez que yo te hablaré con voz viva. Desde ahora en adelante obedecerás al que se te envía y a tu superior.”

“Reza mucho las oraciones del Rosario. Solo yo puedo todavía salvarles de las calamidades que se acercan. Aquellos que ponen su confianza en mi se salvarán.”

nuestra señora de akita krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Fuente: Foros de la Virgen

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta

SANTIDAD: LA VERDADERA GLORIA DE FRANCISCO Y JACINTA

El 13 de Mayo del 2000, los pastorcitos fueron beatificados por Juan Pablo II, en el mismo lugar que en 1917 vieron a la Santísima Virgen por primera vez. Habiendo sido confidentes de la Madre de Dios y alcanzado la virtud heroica, no obstante su tierna edad, han merecido un renombre auténtico y universal, sin paralelo en la historia de la Iglesia.

videntes de fatima krouillong comunion en la mano sacrilegio

En la primavera de 1916 la vida de tres alegres y despreocupados pastorcitos, Lucía dos Santos y sus primos Francisco y Jacinta Marto, de apenas nueve, ocho y seis años de edad iría a sufrir un cambio brusco: “Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia”, les dijo el Ángel de la Paz.

“Ofreced constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios… De todo lo que podáis, ofreced a Dios un sacrificio de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores. (…) Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe”.

Así, aproximadamente un año después de las apariciones del Ángel, los niños ya estaban preparados para recibir la visita de la Reina del Cielo.

Y la Virgen vino, no con agrados ni con dulzuras, sino con seriedad, repitiendo desde el primer encuentro la invitación a la oración y al sufrimiento hecho por el Ángel: “Vais pues a tener mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestro consuelo”.

lucia francisco jacinta pastorcitos fatima krouillong comunion en la mano es sacrilegio
Francisco: consolador de Dios

Aunque inocente y desapegado, Francisco debió tener algunas flaquezas o pequeñas faltas de generosidad de las que necesitaba corregirse. Si ellas no le impidieron ver al Ángel y a la Santísima Virgen, sin embargo, no escuchaba nada de lo que decían.

Con todo, cuando Nuestra Señora afirmó que necesitaba “rezar muchos rosarios” para llevárselo al Cielo, él exclamó: “¡Oh Señora mía, rezaré cuantos rosarios quisierais!”

Es curioso que después de la visión del infierno, según Lucía, fue Francisco el que quedó menos impresionado con aquel horror. Pues lo que más lo atrajo y absorbió de aquella visión fue Dios, la Santísima Trinidad “aquella luz inmensa que nos penetraba en lo más íntimo del alma”.

Lucía comenta que, “mientras Jacinta parecía preocupada con el único pensamiento de convertir pecadores y de librar almas del infierno, él [Francisco] parecía pensar únicamente en consolar a Nuestro Señor y a Nuestra Señora, que le habían parecido tan tristes”. Cuando la prima le preguntó qué gustaba más, si consolar a Nuestro Señor o convertir pecadores, él no titubeó: “Me gusta más consolar a Nuestro Señor. ¿No reparaste cómo Nuestra Señora, el último mes, se puso tan triste cuando dijo que no ofendiesen más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido? Yo quisiera consolar a Nuestro Señor y después convertir a los pecadores, para que no lo ofendan más”.

Siguiendo ese llamado a la contemplación, se tornó común que se apartarse de las dos niñas para rezar solo. Cuando le preguntaban qué estaba haciendo, les mostraba el rosario. Si insistían para que fuese a jugar con ellas, alegaba: “¿No recordáis que Nuestra Señora dijo que debo rezar muchos rosarios?”

Y si preguntaban por qué no rezaba con ellas, respondía: — “Más me gusta rezar solo, para pensar y consolar a Nuestro Señor, que está tan triste por causa de tantos pecados… ”.
Cuando las niñas lo descubrían absorto detrás de alguna tapia y le preguntaban qué estaba haciendo, respondía: — Estoy pensando en Dios, que está tan triste a causa de tantos pecados… ¡Si yo fuese capaz de darle alegría!…

¡Consolar a Dios, darle alegría! ¡Qué altísima meta! ¡Qué programa de vida!

Pequeños, pero con gran espíritu de sacrificio

Para mortificarse, los tres pastorcitos inventaban mil cosas: dar su refrigerio a los pobres y comer raíces o bellotas, escogiendo las más amargas; abstenerse de beber, a veces todo el día, cuando tenían mucha sed; frotarse el cuerpo con ortigas para mortificarlo; rezar horas seguidas, prosternados, las oraciones que el Ángel les enseñara… eran algunas de ellas.

El día 23 de diciembre de 1918 los dos hermanitos enfermaron, víctimas de una epidemia de bronco-neumonía que atormentaba a Europa. Incluso durante la enfermedad, continuaron rezando y sacrificándose por los pecadores.

Era costumbre que Francisco se alejase de las niñas para rezar solo y consolar a Jesucristo, a quien veía triste debido a las ofensas de los hombres

Sobre Francisco, escribe Lucía: “Sufría con una paciencia heroica, sin dejar escapar nunca un gemido ni la más leve queja. Tomaba todo lo que le daba su madre, y no llegué a saber si alguna cosa le repugnaba.

“Le pregunté un día poco antes de morir: — ¿Francisco, sufres mucho?
— Sí, sufro. Pero todo lo sufro por amor a Nuestro Señor y a Nuestra Señora.
“Un día me dio la cuerda (que usaba en la cintura por penitencia) y me dijo:
— Tómala y llévatela, antes que mi madre la vea. Ahora ya no soy capaz de llevarla puesta.
“Esta cuerda tenía tres nudos y estaba manchada de sangre”.1

El día 4 de abril de 1919, sin un gemido ni contracción del rostro, con una sonrisa angelical en los labios, Francisco fue al encuentro a la Santísima Virgen, que lo esperaba con los brazos abiertos.

Jacinta: víctima reparadora, seriedad y generosidad

La madurez y precocidad en la virtud de esta humilde pastorcita impresionaba. Lucía testimonia: “Tenía un porte siempre serio, modesto y amable, que parecía traducir la presencia de Dios en todos sus actos, propio de personas de edad avanzada y de gran virtud”.

“Si en su presencia algún niño, o incluso personas mayores, decían alguna cosa, o hacían cualquier acción menos conveniente, las reprendía diciendo:
— ¡No hagan eso que ofenden a Dios Nuestro Señor, y Él ya está tan ofendido! 2

Lucía recuerda: “Dios me dio la gracia de ser su confidente más íntima; conservo de ella los mayores recuerdos, estima, respeto, por la alta idea que tengo de su santidad”.

Su dolorosa enfermedad fue ocasión de ofrecer muchos sacrificios a Dios. Un día le preguntó a Lucía: —“¿Ya hiciste hoy muchos sacrificios? Yo hice muchos. Mi madre se fue y yo quise ir muchas veces a visitar a Francisco, pero no fui.

Otro día: —“Cada vez me cuesta más tomar la leche y los caldos; pero no digo nada y todo lo tomo por amor a Nuestro Señor y al Inmaculado Corazón de María”.

Alto grado de santidad

La misión reparadora de Jacinta está íntimamente ligada al Corazón Inmaculado de María. Cuando Nuestra Señora mostró el infierno a los tres pastorcitos, les dijo: “Visteis el infierno a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”. Jacinta fue, a su manera, misionera de esa devoción.

Al despedirse de Lucía antes de partir para Lisboa, le recomienda vehementemente: “Tú te quedas aquí para decir que Dios quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón de María. Cuando haya que decir eso, no te escondas”. Y añade: “Dí a toda la gente que Dios nos concede las gracias por medio del Corazón Inmaculado de María. Que se pida a Ella. Que el Corazón de Jesús quiere que a su lado se venere el Inmaculado Corazón de María. Que pidan la paz al Inmaculado Corazón de María, que Dios se la entregó a Ella. ¡Si pudiera meter en el corazón de todo el mundo la lumbre que tengo aquí dentro del pecho quemándome y haciéndome gustar tanto del Corazón de Jesús y del Corazón de María!”

Jacinta sufrió una penosa agonía que soportaba valientemente ofreciéndolo por la conversión de los pecadores.

¿Cómo puede Jacinta, tan pequeñita, asumir y comprender tan profundamente el espíritu de mortificación y de penitencia? Lucía responde: “Primero, por una gracia especial de Dios que, por medio del Inmaculado Corazón de María, le quiso conceder; segundo, viendo el infierno y la desgracia de las almas que ahí caen”.

Nuestra Señora le preguntará a Jacinta si quería quedarse un poco más en la Tierra para sufrir por la conversión de los pecadores. La generosa niña respondió que sí. Terminó muriendo en Lisboa, alejada de sus parientes. Pero Nuestra Señora nunca la dejó sola. Se le aparecía frecuentemente, instruyéndola, aconsejándola… alertando sobre la situación del mundo y la inminencia de los castigos.

La Madre María de la Purificación Godinho, a quien Jacinta hacía sus confidencias, anotó muchas de las comunicaciones celestiales y meditaciones de la pequeña pastorcita, que muestran el grado de madurez espiritual a que llegó. 3

Comprensión profunda y seria de la eternidad

Viendo a personas inmodestamente vestidas visitando a los enfermos, o a enfermeras excesivamente maquilladas, le decía a la Madre Godinho: “¿De qué sirve todo esto? ¡Si ellas pensasen que tienen que morir y supiesen qué es la eternidad! … Sobre unos médicos ateos comentó: “¡Pobres! con toda su ciencia, mal saben lo que los espera”.

Jacinta fue operada en febrero de 1920 por segunda vez. Debido a su estado de debilidad, sólo pudieron utilizar cloroformo y anestesia local. Al verse sin sus ropas, en manos de los médicos, lloró mucho. Le extrajeron dos costillas, dejando un orificio tan grande que por él podía pasar una mano. Sufrió todo calladita, gimiendo apenas de vez en cuando : “Ay, Virgencita mía”. Pero para consolar a los que la veían sufrir decía: “¡Paciencia! Todos tenemos que sufrir para llegar al Cielo”.

El viernes 20 de febrero, Nuestra Señora vino a buscar a Jacinta, que a pesar de no haber cumplido los 10 años, murió en olor de santidad.

Notas.-
1. P. Luis Gonzaga Ayres Da Fonseca, Nossa Senhora de Fátima, Editora Vozes, Petrópolis, 5ª edición, 1954, pp. 148-149.
2. P. João De Marchi I.M.C., Era uma Senhora mais brilhante que o Sol…, Seminário das Missões de Nossa Senhora de Fátima, Cova da Iría, 4ª edición, 1954, p. 35.
3. Cf. Antonio Borelli Machado, Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?, El Perú necesita de Fátima, Lima, 4ª edición, 2004, pp. 73-83.

Fuente: FATIMA.PE

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Oración a Nuestra Señora de Fátima en Quechua y en Español

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA EN QUECHUA Y EN ESPAÑOL

nuestra señora de fatima krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Fátima Mamanchismanta Mañakuna (Quechua)

¡A! Fátima Sapay Qoya Mama; kunan, Perú suyuykupaq, llapatin Amérika Latina suyukunapaqpas, mancharikuy pachataq chayamushan chayqa, mana Diosniyoq komunismo hasut’ita qarqoy, chay suyukunamanta.

Kristiana relijionpa allinman runakunata horqosqan chay tukuy suyuikunapi, amapuni, munaychu, Diospa kamachisqan simi saroq komunismo kausananta.

Chaypaqyá, ¡Mamalláy!, kausashaqta hap’iy, mirachiytaq, Amérika Latinapi, llapallan tukuy rijch’aq runakuna cheqnisqanta millasqanta.

Kunan nisaq, chaykunata pasaqlla yuyashanaykupaq, yanapawayku:
a) Diospa chunkantin kamachikusqan simikunaqa niwankun: “Diosman sonqo kanki tukuy ima hayk’atapas llallispa”, “aman Diospa qhapaq sutinta qasinmanta hoqarinkichu”, “domingo kunapipas fiesta kunapipas samakunki”, nispa. Mana Diosniyoq komunismotaqmi, iñiyniykuta wañuchiytapuni munan; Dios mana kasukuyman, Dios k’amiyman iman, runakunata tanqaykun, Dios yupachanapaqpas, tukuy imapipas sasachaymanmi churallantaq;
b) Diospa chunkantin kamachikusqan simiqa ninmi: “taytaykita mamaykita yupaychanki”, “aman llunpaq sonqo kayniykita qolluchinkichu”, “amataq runa masiykiq warminta munapayankichu”, nispa. Komunismotaqui ichaqa, tayta mamantinpa, wawakunantinpa munanakuyninta p’akiyta munan, wawankuq edukasionnintapas Estadoq makinman hap’ichispa. Komunismoqa manan munanchu runakunaq llunpaq sonqo, ch’uya sonqo kanankuta; aswanmi munan; kasarasqakuna, imallaña karqoqtinpas t’aqanakunankuta; warmi qharimanta mayqen kaqninkuq munayllanwanpas t’aqanakunankuta;
c) Diospa chunkantin kamachikusqan simiqa ninmi: “aman suwakunkichu”, “amataq runa masiykiq ima hayk’antapas munapayankichu”, nispa. Komunismotaqmi ichaqa: mana runaq‑qa ima hayk’anpas kananchu, nispa nin; hinayá, runakunaqa kaqninkuwan allinyanankuta, hark’akun;
d) Diospa kamachikusqan simiqa ninmi: “aman runata wañuchinkichu” nispa. Komunismotaqmi ichaqa, guerrapi runamasintin maqanakuta kamarin, teqsimuyuntin runaman yuyayninta ch’eqechinanpaq, hinataqmi llapa llaqtakunapi runakunata auqanakuyman, sipinakuyman ima tanqaykun;
e) Diospa kamachikusqan simiqa ninmi: “aman pitapas qasinmanta tunpankichu”, nispa; komunismotaqmi ichaqa, yuyaymantapuni llullakuy huchawan yanapachikun, llapa runaq sonqonman chayayta munaspa.

Amapuni, komunismoqa haykumunanpaq llapa punkuta wesq’aspa, kamariy, suyuykupas, wakin Amérika Latinapi suyukunapas, ruwachunku, kallparichunku; qespinayku hatun p’unchay sispaykamunanpaq, imaynan Fatimapi, suyakuyniyku hunt’aq misk’i simikunawan niwarqankiku hina:

“Qhepamanqa, Llunpaq Sonqoymi atipanqa” nispa.
(con licencia eclesiástica)

Oración a Nuestra Señora de Fátima. (Español)

¡0h!, Reina de Fátima, en esta hora de tantos peligros para nuestro País y todas las naciones de América Latina, apartad de ellas el flagelo del comunismo ateo.

No permitáis que consiga instaurarse, en tantos países nacidos y formados bajo el influjo sagrado de la Civilización Cristiana, el régimen comunista que niega todos los Mandamientos de la Ley de Dios.

Para esto, ¡oh, Señora!, mantened vivo e incrementad el rechazo que el comunismo ha encontrado en todas las clases sociales de América Latina.

Ayudadnos a tener siempre presente que:
a) El Decálogo nos manda “amar a Dios sobre todas las cosas”, “no tomar su Santo Nombre en vano” y “guardar los domingos y fiestas de precepto”. Y el comunismo ateo hace todo para extinguir la Fe, llevar a los hombres a la blasfemia y crear obstáculos a la normal y pacífica celebración del culto;
b) el Decálogo manda “honrar padre y madre”, “no pecar contra la castidad” y “no desear la mujer del prójimo”. Ahora bien, el comunismo desea romper los vínculos entre padres e hijos, entregando la educación de éstos en manos del Estado. El comunismo niega el valor de la virginidad y enseña que el casamiento puede ser disuelto por cualquier motivo, por la mera voluntad de uno de los cónyuges;
c) el Decálogo manda “no hurtar” y “no codiciar los bienes ajenos”. Y el comunismo niega la propiedad privada y su tan importante función social;
d) el Decálogo manda “no matar”. Y el comunismo emplea la guerra de conquista como medio de su expansión ideológica y promueve revoluciones y crímenes en todo el mundo;
e) el Decálogo manda “no levantar falso testimonio”, y el comunismo usa sistemáticamente la mentira como arma de propaganda.

Haced que, cerrando resueltamente las puertas a la penetración comunista, nuestra Patria y todas las naciones hermanas de América Latina puedan contribuir para que se acerque el día de la gloriosa victoria que predijisteis en Fátima con estas palabras tan llenas de esperanza y dulzura:

“Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”
(con licencia eclesiástica)

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Ven Espíritu Santo, dulce huésped del alma

VEN ESPÍRITU SANTO, DULCE HUÉSPED DEL ALMA

Espiritu Santo krouillong comunion en la mano es sacrilegio

Ven, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo.

tregua en el duro trabajo,

brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas,

y reconforta en los duelos.

Ven, Espíritu Santo de Dios, mándanos tu luz.

Padre amoroso del pobre, don,

en tus dones espléndido.

Luz que penetra en las almas:

te necesitamos.

Fuente del mayor consuelo.

Ven Espíritu Divino.

Ven Espíritu Santo de Dios.

Ven Espíritu Santo de Dios.

Ven Espíritu Santo de Dios.

Entra hasta el fondo del alma,

divina luz y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre

Si tu le faltas por dentro;

mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.

Ven, Espíritu Santo de Dios, mándanos tu luz.

Padre amoroso del pobre, don,

en tus dones espléndido.

Luz que penetra en las almas:

te necesitamos.

Fuente del mayor consuelo.

Ven Espíritu Divino.

Ven Espíritu Santo de Dios.

Ven Espíritu Santo de Dios.

Ven Espíritu Santo de Dios.

Riega la tierra en sequía,

sana el corazón enfermo,

lava las manchas,

infunde calor de vida en el hielo,

doma al Espíritu indómito,

guía el que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones según

la fe de tus siervos.

Por tu bondad y tu gracia

dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse

y danos tu gozo eterno.

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.