Plan de vida cristiana para quien quiera servir bien a Dios y santificarse

ESTAMPA PATER NOSTER

PLAN DE VIDA CRISTIANA PARA QUIEN QUIERA SERVIR BIEN A DIOS Y SANTIFICARSE

No dejes pasar mucho tiempo sin encomendarte de alguna manera a Dios, especialmente al salir a trabajar y a la hora de dormir.

Practica la oración diaria del Santo Rosario, el Rosario de San Miguel Arcángel y/o la Coronilla de la Divina Misericordia.

No dejes de asistir a Misa cada domingo y en las fiestas de precepto. Si te es posible asistir todos los días hazlo, antes o después del trabajo, y recuerda que cada Santa Misa escuchada con atención y devoción produce en nuestra alma efectos maravillosos, abundantes gracias espirituales y materiales, que ni nosotros mismos conocemos y que debes estar ahí con las mismas disposiciones que la Virgen Santísima estaba en el Calvario, tratándose de la presencia de un mismo Dios y de la consumación de igual sacrificio.

Cumple con la Confesión y Comunión Pascual, nuestra Santa Madre Iglesia nos lo recomienda para garantizar un mínimo en la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en relación con el tiempo de Pascua, origen y centro de la liturgia cristiana.

Evita todo pecado mortal, y la mejor manera es conociendo lo que es pecado y reconociendo que eso que tú haces en tu vida es pecado, a fin de confesarlo bien y dejar de cometerlo.  Para ello debes conocer los Mandamientos de Dios y de la Iglesia y reflexionar si estás pecando contra ellos. De ser el caso, debes confesarte bien, con ayuda de tu GUIA PARA UNA BUENA CONFESIÓN.

Lee cada día las Sagradas Escrituras durante 10 minutos. Te recomiendo para ello una Guia para la Lectura Diaria de la Santa Biblia de esta manera podrás terminarla en un año.

Visita todos los días a Jesús Sacramentado por 15 minutos. Para tus visitas te recomiendo esta lectura QUINCE MINUTOS CON JESÚS SACRAMENTADO – ADORACIÓN EUCARÍSTICA

Cada noche debes hacer un examen de conciencia sobre tus acciones del día.

Practica, según tus posibilidades, las Obras de Misericordia Corporales y Espirituales que son las siguientes:

Obras de Misericordia Corporales:
1) Visitar a los enfermos
2) Dar de comer al hambriento
3) Dar de beber al sediento
4) Dar posada al peregrino
5) Vestir al desnudo
6) Visitar a los presos
7) Enterrar a los difuntos

Obras de Misericordia Espirituales:
1) Enseñar al que no sabe
2) Dar buen consejo al que lo necesita
3) Corregir al que se equivoca
4) Perdonar al que nos ofende
5) Consolar al triste
6) Sufrir con paciencia los defectos del prójimo
7) Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos.

Y no olvides nunca, que en todo momento, estás en presencia de Dios.

Que Dios les conceda a todos las Gracias que necesiten

Karla Rouillon Gallangos

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario