RAZON de SER DEL PERU.

20060709diversidad

Fuente de la foto: http://blog.pucp.edu.pe/item/3196/catid/353

Desde los albores de su pasado más lejano, a su presente más feliz o infame; se asoman y se imponen las razones de ser del PERÚ. El PERÚ es una patria antigua, con una identidad histórica, social y cultural, que es  plural y única, como pocos países del mundo actual.

En primer lugar, nunca debe olvidarse que no obstante la PLURALIDAD cultural, étnica y lingüística del Perú, e incluso a través de ella, hay una CONTINUIDAD de posesión histórica y cultural sobre este territorio, que viene desde las primeras sociedades que se forjaron en esta patria, hasta la época actual.

En tal sentido nuestras primeras raíces provienen del hombre andino, que aún existe y que convive en estos espacios. El hombre andino, fue quien creó las primeras culturas que aparecieron sucesivamente en las diversas regiones de nuestra patria; desde CARAL, CHAVIN y KOTOSH, a  los INCAS, que consiguieron forjar la primera unidad política en este país, sometiendo o asimilando a todas las etnias y pueblos andinos, al TAHUANTINSUYO: la única gran sociedad política precolombina que tuvo las características de un imperio,  en lo que hoy es América del Sur; y a su turno los conquistadores españoles se acomodaron y se sustituyeron en la sujeción del territorio ganado por los incas, estableciendo el virreinato del Perú, que continuó la tradición de dominio sobre el suelo hoy peruano y sobre parte del que hoy pertenece a nuestros vecinos. Sin embargo, a diferencia de otros países, el elemento étnico y cultural proveniente de los pueblos indígenas no desapareció ni es minúsculo hoy en día, sino que sigue siendo un elemento esencial de la fecunda pluralidad de la población actual. He allí el gran tema del Perú, su unidad en la diversidad, a través de la POSESIÓN de la patria peruana, no solo desde la conquista española, sino desde los primeros hombres que se asentaron sobre los Andes, sus costas y sus selvas, hace miles de años.

No debemos olvidar nunca, que esta patria, significó un “hallazgo” feliz para los pueblos que llegaron a aposentarse en él: andinos, amazónicos, europeos y asiáticos. ¿Porqué razón?, sencillamente porque aquí encontraron todo aquello que les había sido negado en otros lares (tierras, fortuna, naturaleza para satisfacer sus necesidades y metales preciosos para el disfrute de las sociedades monetarias). Esta patria cobijó así a los ancestros cobrizos, arios, negros y amarillos; en ella se levantaron grandes sociedades de naturaleza imperial como el Tahuantinsuyo o sedes de dominación imperial como el Virreinato de Lima, se forjaron grandes fortunas y se prodigaron riquezas y honores en su nombre; por ello el apelativo de esta patria alguna vez fue sinónimo de oro y plata a raudales y por eso se acuñó aquella estridente y a veces increíble frase colonial: ¡VALE UN PERU!

Del primer encuentro del hombre con la naturaleza pletórica y a la vez difícil y exigente de los Andes, surgieron las primeras culturas peruanas. ¡Y qué clase de culturas! Citaremos dos opiniones, primero las palabras de un conquistador (MANCIO SIERRA DE LEQUIZAMO), que en su lecho de muerte, a punto de morir a los ochenta años, en el Cusco, nos describió el mundo que había hallado cuando entró con Pizarro a los Andes y al cual había contribuido a destruir; leamos lo que dice este testigo directo de nuestra historia, para “descargo de su conciencia” como no se cansa de repetir, en el proemio de su testamento:

“…que entienda su majestad católica, que hallamos estos reinos de tal manera que en todos ellos no había un ladrón ni hombre vicioso, ni holgazán, ni había mujer adúltera ni mala, ni se permitía entre ellos, ni gente mala vida en lo moral y que los hombres tenían ocupaciones honestas y provechosas.

Y que las tierras y montes y minas y pastos y caza y maderas y todo género de aprovechamientos estaba gobernado y repartido, de suerte que cada uno conocía y tenía su hacienda, sin que ninguno otro se la ocupase ni tomase, ni sobre ello había pleitos; y que las cosas de la guerra aunque eran muchas, no impedían las del comercio ni estas a las cosas de labranzas y cultivar de las tierras ni otra cosa alguna; y que en todo, desde lo mayor hasta lo más menudo, tenían su orden y concierto con mucho asiento; y los incas eran temidos y obedecidos y respetados y acatados de sus súbditos como a gente muy capaz y de mucho gobierno y que lo mismo eran sus gobernadores y capitanes…

Y que entienda su majestad católica que el intento que me mueve a hacer esta relación es por el descargo de mi conciencia y por hallarme culpable en ello; pues habemos convertido gente de tanto gobierno, como eran estos naturales y tan quitados de cometer delitos, ni excesos ni exhorbitancias así hombres como mujeres, (…) y así cuando vieron que había entre nosotros ladrones y hombres que incitaban a pecar a sus mujeres e hijas, nos tuvieron en poco; y habiendo venido este reino a tal rotura, en ofensa de Dios, entre los naturales, por el mal ejemplo que les hemos dado en todo, que aquel estremo de no hacer cosa mala, se ha convertido en que hoy ninguna o pocas (cosas)se hacen buenas, y requiere remedio y esto toca a su majestad, y en cuanto no lo pusiere corre sobre su real conciencia y la mía, y de los que la descubrimos y poblamos(…)

Y con esto suplico a mi Dios me perdone mi culpa, que es la ocasión de ello; yo confieso que la tuve y tengo y me muevo a decirlo, por ver que soy el postrero que muero de todos los descubridores y conquistadores, que como es notorio, ya no hay ninguno sino yo en este reino, ni fuera de él de todos los que a ellos vinimos; y pues en esto entiendo que he descargado mi conciencia, empiezo mi testamento en esta manera…”(1)

Tales son las conmovedoras palabras de uno de los primeros españoles que llegaron al Perú. Señalemos -a continuación- a un riguroso historiador como el británico Arnold Toynbee, quien considera que la civilización andina, surgida en el territorio que hoy ocupa el Perú, fue una de las civilizaciones primigenias que se dieron en el mundo; a la par que Egipto, China o Grecia; siendo que a la llegada de los conquistadores españoles, en la América precolombina solo cuatro sociedades habían alcanzado el grado de civilización: la Andina, la Yucateca, la Mejicana y la Maya.(2)

Establecida la autoridad española sobre el Nuevo Mundo, la Corona fijó en el Perú la sede de la administración colonial más importante del subcontinente, aprovechando la reciente experiencia de sujeción de estos territorios al Tahuantinsuyo y el Perú se convierte en la cabeza de la dominación española en sudamérica. En otras palabras, la llegada del elemento étnico y cultural hispano introduce un nuevo e importante capítulo en nuestra historia y demarca el siguiente hito de la identidad peruana: su vínculación con la cultura hispana, pero no termina con la relativa unidad territorial y administrativa que habían impuesto los Incas, sino que por el contrario la dominación española se asienta sobre lo que ya los incas habían centralizado: el Virreinato del Perú se configura, encima de lo que ya los incas habían ganado y esa tradición la hereda posteriormente la República criolla peruana que es la continuadora de esa soberanía, sobre el mismo territorio que ya habían ganado los antepasados incas y españoles.

Por otra parte, si bien es cierto que la irrupción de la cultura occidental fue: un hecho histórico complejo, violento y crucial para los pueblos andinos, explicable únicamente dentro de la coyuntura de su época; haciendo un balance actual, libre de apasionamientos, de tal hecho histórico, cabe apreciar que con la llegada del elemento étnico español y occidental, se incorporó a estas tierras todo el bagaje cultural, tecnológico, que el resto del mundo había ido intercambiando y desarrollando, en mutuas inter-influencias entre sí, desde las civilizaciones de Mesopotamia, Egipto e Irán, a la China, la India, Grecia, Roma y Occidente en general; y que los hombres andinos desconocían, pues -hasta entonces- esta parte del mundo había permanecido aislada de tales contactos.

Así pues, otro elemento esencial, que define nuestra plural identidad, es la herencia hispánica, que constituye parte fundamental de nuestra peruanidad actual, que nos vincula o entronca con la gran cultura occidental y universal, con su pasado, presente y futuro; con la tradición filosófica y espiritual hispano-europea, con las instituciones y principios del Estado Democrático de Derecho Social, consagrado en nuestra norma fundamental, con el derecho de filiación romano-germánica, con la tecnología e industria modernas, con la economía y la política mundiales y que nos proyecta a todos los peruanos con nuestra comunión de intereses ante el mundo actual, con sus retos de globalización e intercambio. Y todo esto se enriquece mucho más aún con los aportes culturales y étnicos provenientes del resto del mundo, que se han asentado en nuestra patria.

Finalmente, la razón de ser del Perú, se nutre también del legado moral e ideológico de todas aquellas personas que han luchado e incluso se han inmolado por la patria peruana; cada una de ellas enaltece nuestra peruanidad plural, con sus múltiples herencias raciales y culturales. Rememoremos, solo por decir algunos nombres, a: José Gabriel Túpac Amaru, Juan Pablo Vizcardo y Guzmán, Francisco de Zela, María Parado de Bellido, José Olaya, Andrés Rázuri, Miguel Grau Seminario, Francisco Bolognesi, Andrés Avelino Cáceres y un gran etcétera. Su vida, acciones o ideas, entregadas de una u otra manera al ideal de la patria peruana, nos vinculan y nos obligan, como sucesores suyos en este territorio.

Por todo lo resumido: pocos países en el mundo tienen tantas razones de ser, como el Perú; las mismas que provienen de su historia dramática y fecunda a la vez, así como de sus raíces culturales y étnicas, empapadas de olor andino e hispano, primordialmente; en fértil y a veces difícil contrapunto.

__________________________________________________________________

(1) Testamento del Conquistador español y vecino principal del Cusco: Mancio Sierra de Leguízamo. Fuentes: PEREYRA, Carlos: CUADROS DE LA CONQUISTA y LA COLONIA, UNAM- Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2001, pp. 82-83. También: VIENRICH, Adolfo: AZUCENAS QUECHUAS, Casa de la Cultura de Junín, Huancayo, Tercera Edición, pp. 70-73.

(2) TOYNBEE, Arnold: ESTUDIO DE LA HISTORIA-Compendio I-IV. ALIANZA EDITORIAL, Madrid, 1971, pp. 65.
_________________________________

Continúa leyendo “RAZON de SER DEL PERU.”

PERUANIDAD: NECESIDAD DE UNA PERSPECTIVA PLURAL DE LO PERUANO.


Foto tomada de: http://www.agendameperu.com/2009/02/27/mundo-dtodos/
__________________

Respecto a la identidad peruana y el caracter y sentido de “lo peruano”, doctrinariamente se suelen encontrar diversas y contradictorias interpretaciones y puntos de vista, a los que hemos hecho referencia muy sucintamente en un artículo anterior; quizás por ello, es común que dentro de nuestra ciudadanía existan visiones pesimistas que niegan que lo peruano tenga alguna definición e incluso algún valor. Ante esa realidad, sería conveniente tener en cuenta:

A) Que, la interpretación de la identidad y el problema nacional peruano, necesita de una perspectiva PLURAL, que recoja los aportes valiosos y constructivos de las diversas tendencias y concepciones que existen sobre dichos temas, sin absolutizar a ninguna de ellas. Pues, cada una de esas perspectivas nos puede brindar un punto de vista a tener en cuenta sobre el problema nacional. En esa forma, se nos hará posible, acceder a una concepción integral, que asuma y reconozca la realidad heterogénea y por eso mismo: sumamente rica, de la identidad peruana.

20120322-20060709diversidad.jpg B)

Ello significa que se debe superar los estrechos y prejuiciados márgenes del INDIGENISMO y del HISPANISMO, por ser visiones parcializadas e incompletas del problema, que absolutizan solo uno de los legados recibidos por nuestra patria y pretenden negar al otro. Lo cual es totalmente errado, pues la pluralidad de la identidad peruana actual, se nutre histórica, social, étnica y culturalmente de ambos aportes esenciales; al lado de otros legados menores como el afro-peruano y el oriental.

C) Que, igualmente, una interpretación moderna y acorde con el desarrollo de las ciencias sociales y con nuestra norma constitucional, respecto a la identidad y el problema nacional peruano, debe SUPERAR la TESIS DEL MESTIZAJE, por ser una mixtificación idealista, que algunos autores asumen de buena fe, pero que en la práctica sirve para negar la pluralidad de lo peruano; para ocultar la discriminación racial y cultural; para negar al hombre andino moderno y sus diferentes manifestaciones culturales, pero también para negar al blanco, al chino y al negro. En suma, la tesis del MESTIZAJE busca eludir, escapar, sublimar la heterogeneidad del Perú; heterogeneidad que sin embargo, es una realidad palpitante, tan igual a la pluralidad de la moderna sociedad española, norteamericana o suiza, por ejemplo, colectividades a las cuales a nadie se le ocurre motejarlas como “sociedades mestizas”, ni tampoco a sus ciudadanos. Siendo, que, la pluralidad del Perú está reconocida y consagrada por nuestra ley de leyes, la Constitución Política del Perú, norma fundamental, que a tono con su perspectiva humanista y democrática, acepta y defiende la PLURALIDAD étnica y cultural del Perú, en su artículo 2 numeral 19.

Abordar el tema de la identidad peruana, obliga pues: a reconocer que el Perú es múltiple y plural, que en él coexisten diversos tonos de piel, razas y culturas, cada cual con iguales derechos: hombres andinos, blancos, negros y chinos; miembros de una colectividad heterogénea con múltiples raíces, pero también con puntos de encuentro esenciales, como son: el compartir un mismo territorio y una misma problemática, el estar vinculados por una experiencia histórica y económica común y difícil, sobre la misma patria; todo lo cual se sintetiza en el actual estado democrático de derecho social y nos obliga, a afrontar solidariamente las necesidades y los retos del presente y del futuro.

Continúa leyendo “PERUANIDAD: NECESIDAD DE UNA PERSPECTIVA PLURAL DE LO PERUANO.”

IDENTIDAD PERUANA: LAS DIVERSAS CONCEPCIONES DE LO PERUANO.

20120623-575209_410962338948981_312604338_n.jpg

LAS DIVERSAS CONCEPCIONES DE LO PERUANO

Frente a los problemas de la IDENTIDAD y el PROBLEMA NACIONAL PERUANO, algunos autores señalan que se han dado tres grandes orientaciones(1):

a) La que preponderiza el legado hispánico, blanco, occidental.
b) La que preponderiza el legado indígena o andino.
c) La corriente del MESTIZAJE.

Tales serían, en forma muy genérica, los polos o extremos, entre los cuales ha oscilado el debate sobre el problema nacional en el Perú. Esta clasificación puede servirnos para tener una primera visión, elemental, de la naturaleza de los enfoques que se han dado sobre el asunto; pero no agota la riqueza y multiplicidad de variantes que puede distinguirse dentro de cada uno de ellos.

Al respecto, compartimos la apreciaciòn, de que los diversos enfoques sobre la peruanidad, pueden ser clasificados tentativamente así:

– Interpretaciones de lo peruano, que priorizan o enfatizan como lo principal, al legado hispano y occidental, aunque sin negar el aporte indígena. Aquí podría ubicarse, por ejemplo, la visión de pensadores como José de la Riva Agüero o José de la Puente Candamo.

– Interpretaciones de lo peruano que priorizan o enfatizan el legado andino o indígena. En las que se puede ubicar, con distintas características, a Luis E. Valcarcel, los diversos grupos de intelectuales indigenistas de las primeras décadas del siglo XX, José María Arguedas, Virgilio Roel Pineda, etc.

– Interpretaciones de lo peruano que priorizan o enfatizan que el Perú es MESTIZO, con muchos legados, pero de alguna manera con preponderancia de lo hispano. Verbigracia, los planteamientos de Víctor Andrés Belaúnde y José Antonio del Busto. También se ubicaría aquí Luis Alberto Sánchez.

– Interpretaciones de lo peruano que priorizan o enfatizan que el Perú es MESTIZO, con preponderancia de lo andino. Verbigracia, los planteamientos de José Varallanos, Horacio Urteaga,etc.

– La corriente de la INTERPRETACIÓN ECONÓMICO-SOCIAL del Problema Nacional. Que incluye muchas sub variantes. Fue iniciada por José Carlos Mariátegui y otros como Hildebrando Castro Pozo y continuada por Pablo Macera, Julio Cotler, Mirko Lauer, Nicolás Lynch, José Matos Mar, Wilfredo Kapsoli, Heraclio Bonilla, Karen Spalding, Waldemar Espinoza Soriano, etc,

– La corriente del PERU como país con identidades múltiples. Preconiza la PLURALIDAD RACIAL y CULTURAL del Perú. Tendencia, que surge a partir de la visión económico-social del Problema Nacional, más los aportes de la historiografía moderna, la etnología, la antropología cultural, la linguística y la sociología. En la que se ubica a pensadores tan diversos como: Alberto Flores Galindo (que revaloriza la utopía andina), Manuel Burga, Miguel de Althaus, Rodrigo Montoya, Nelson Manrique, Guillermo Lumbreras, etc. Creemos que Jorge Basadre también puede ser ubicado en este grupo, aunque con las reservas del caso.

– La tendencia que considera que el debate sobre la IDENTIDAD es una disquisición estéril y que no conduce a ninguna parte en esta época de la GLOBALIZACIÓN; señala que se debe tender a la modernidad, dejando de lado los nacionalismos y chauvinismos. En la que se ubica a Mario Vargas Llosa y otros.

En un próximo artículo sentaremos una opinión al respecto.

———————————————–

(1) FUKUMOTO, Mary: POBLACION INMIGRANTE, GRUPOS ETNICOS e IDENTIDAD NACIONAL, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Mayo 1986, pp. 18. Continúa leyendo “IDENTIDAD PERUANA: LAS DIVERSAS CONCEPCIONES DE LO PERUANO.”

IDENTIDAD PERUANA: El TERRITORIO ANCESTRAL

20110723-mapa.JPG
(Fuente de la foto: SOPHIMANIA, blogspot.com)

Otro gran elemento geográfico, histórico, político y jurídico, que cohesiona y define, a pesar de su diversidad, a nuestra plural identidad peruana: es nuestro TERRITORIO ANCESTRAL.

En efecto, el suelo que ocupa el Perú en estos días, es fruto de una larga tradición de posesión histórica, iniciada con las primeras culturas andinas, consolidada con los INCAS y mantenida por el virreinato hispano y la repùblica peruana;  VICTOR ANDRES BELAUNDE denominó a ello el LEGADO DEL IMPERIO[1] y recalcó que la unidad política (del territorio) fue uno de los principales legados del incario al Perú, “unidad que fue una obra milagrosa, realizada contra las dificultades territoriales y las diversidades étnicas. Hemos mantenido ese legado de la unidad política. Podría decirse que España, sobre todo la España de Carlos V, Estado imperial como el Incaico, quiso conservar bajo un solo mando, el vasto territorio del Tahuantinsuyo.”[2].   Esto también fue advertido y ensalzado en términos románticos por JOSE DE LA RIVA AGÜERO: “nacionalistas, tradicionales, restauradores, los incas escucharon y obedecieron el mandato de unidad que parece bajar de los Andes, a pesar de los eternos obstáculos físicos y la no menos perpetua diversidad de razas de este país. Venciendo la lentitud y la pusilanimidad de los hombres, construyeron un grande imperio (con)…una cadena de bronce, poderosa y recia con frecuencia manchada de sangre y de sudor. Pero con ese vínculo duro y macizo consolidaron cosas nobles y grandes. Por ellos nació la patria peruana.”[3]

El territorio sobre el que mandaban los incas, lo tomaron los conquistadores españoles, colocándose sobre las etnias y pueblos andinos, en reemplazo de la figura del INCA centralizador. El Perú, no nace pues de un paulatino y lento avance sobre un territorio nunca antes dominado, según las posibilidades o afanes del invasor europeo, como ocurrió en los Estados Unidos de Norteamérica o en Argentina, o Chile, donde los estados republicanos para poder definir su territorio tuvieron que librar largas campañas de exterminio contra pueblos indígenas nunca antes sometidos, guerras que recién culminaron a fines del siglo XIX.  No;  en el Perú, la cosa fue distinta, porque aquí, los españoles, encontraron una macro formación social que era el TAHUANTINSUYO, que ya se había impuesto en mayor o menor medida sobre las diversas etnias, confederaciones y señoríos regionales y en consecuencia: los españoles luego de imponerse a los señores del Cusco tras las guerras de conquista, hicieron suya esa tradición de dominio, sobre un territorio que ya había sido ganado, centralizado y trabajado por los incas; es decir: sobre un territorio  que tenía una relativa tradición de obediencia, de formar parte de una unidad política. Ese es el Perú que asumieron los españoles y que posteriormente hereda la república.

El segundo elemento histórico jurídico de la identidad peruana, es así: el poseer una tradición de dominio, una tradición de soberanía sobre nuestro territorio, de siete siglos, anterior a la llegada de los españoles, la cual no la tienen otros países en América. Y debe recordarse, que éste nuestro territorio, sobre el cual históricamente se asentó el Tahuantinsuyo y luego el Virreinato, ha perdido espacio, pues antes abarcaba lo que actualmente es Bolivia, Ecuador, y regiones que hoy en día pertenecen a Colombia, Chile y Argentina.

Cabe recordar, asimismo,  que los INCAS no hicieron sino sustituirse o agregarse a las soberanías regionales que otras etnias y grupos de la misma matriz andina, como los mochica, los chimu, los yauyos, los huancas, collas, chinchas, chachapoyas, tallanes, tumpis, etc; habían venido ejerciendo desde mucho antes, en diversas zonas  y valles del actual territorio peruano.

NOTAS.
———————————————————————-

[1] BELAUNDE, Víctor Andrés: PERUANIDAD- Selección, Instituto Riva Agüero- PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU, Lima, 1968, pp. 14 a 22.

[2] Ibid, pp. 20.

[3] DE LA RIVA AGÜERO, José: AFIRMACION DEL PERU – EL PERU EN SU HISTORIA, Pontificia Universidad Católica del Perú- Publicaciones del Instituto Riva Agüero, Volumen I, Lima, 1960, pp. 137-138.>

Continúa leyendo “IDENTIDAD PERUANA: El TERRITORIO ANCESTRAL”

IDENTIDAD PERUANA: El Primer Fundamento Histórico Cultural de su Pluralidad

LA CIVILIZACION ANDINA ORIGINAL.

20110723-inca-stonework-copia-1-.jpg

El primer elemento que tiene el Perú, como fundamento, de su plural y rica identidad, es  el haber sido la cuna de una civilización absolutamente original,  en el mundo: la civilización andina.

Efectivamente, en el Perú se desarrolló gradualmente, desde hace miles de años, una de las civilizaciones más sorprendentes y exitosas que se han dado en la historia universal. Sabido es, que los focos donde apareció por primera vez la civilización humana son muy contados; tenemos entre otros: el creciente fértil: Mesopotamia, Sumeria, el actual IRAK; otro lugar donde se originó una civilización única y primigenia en el mundo es el territorio que ocupa el río Huang Ho en China; otro foco originario de civilización fue: Mesoamérica, en donde hoy están México y Guatemala. Otros centros iniciales de civilización humana se dieron en la India y Egipto.  Y al lado de todas ellas, la civilización andina, es una de las primeras civilizaciones humanas que apareció  en el mundo. La civilización greco-romana se desarrolló luego, adaptando y potencializando creaciones provenientes de las otras culturas.

En este orden de ideas, la civilización andina, que surgió en el territorio hoy ocupado por el Perú, fue según ARNOLD TOYNBEE, una de las pocas civilizaciones primigenias que se dieron en la historia universal; tan igual que las primeras civilizaciones mencionadas; siendo que a  la  llegada de los invasores  españoles, en la América precolombina solo cuatro sociedades habían alcanzado el grado de civilización: la Andina, la Yucateca, la Mejicana y la Maya.(1). Ello coincide con lo propuesto por VALCARCEL que habla de la matriz cultural común andina (2), BASADRE(3),que señala que el Perú proviene, surge, nace, del contacto no de dos grupos bárbaros, sino: “de dos civilizaciones de estilo divergente, dotadas cada una a su manera, de madurez y autenticidad”; a lo cual debemos añadir lo que dice el gran maestro FLORES GALINDO, quien se pregunta: ¿Qué es lo andino?, y se responde: “Antes que nada, una antigua cultura, que debería ser pensada en términos similares a los que se utilizan con los griegos, los egipcios o los chinos, pero para ello hace falta que este concepto por crear se desprenda de toda mitificación” (4).

¿Qué es una civilización?
La civilización, es un estadío superior de la sociedad humana, en el cual se deja atrás la barbarie, para dar paso a una forma de cultura basada ya no en la recolección y la caza, sino en una explotación más adelantada y racional de los recursos naturales, con agricultura, ganadería, centros urbanos o civitas-ciudades, con organización de poder autónomo, y tecnologías adecuadas al medio ambiente, para poder satisfacer las necesidades de la población. En este sentido, las civilizaciones en las que el ser humano consiguió por primera vez tal cosa, son pocas en la historia universal y esa es una de las fuentes de la identidad peruana, pues en éste territorio el hombre andino fue uno de los primeros que creó una civilización, dejando atrás la barbarie; una civilización que supo responder a los retos de un medio ambiente hostil, lleno de cordilleras, en un lugar donde no había grandes animales de tiro y carga como el caballo ni grandes animales de carne como los vacunos, en donde no existían grandes llanuras ni grandes valles naturales y la construcción de caminos era sumamente difícil, con un clima nunca estable, siendo que ante estos retos y a pesar de estas dificultades, el hombre andino pudo desarrollar una civilización que a la llegada de los españoles, en el Tahuantinsuyo, tenía una población de hasta doce millones de pobladores (5) que tenían satisfechas sus necesidades; debiendo recordar, que por lo menos desde hace cuatro mil años, las cordilleras de los Andes, como lo señala DOLFFUS: “aparecen como regiones habitadas por sociedades agrícolas, a menudo organizadas en Estados, que disponen y utilizan cuidadosamente los diversos pisos ecológicos de las montañas, desde sus bases hasta los límites superiores de vegetación, entre los 4500 y 4800 m (6)

Este primer elemento histórico cultural que define al Perú, es algo que vertebra la identidad peruana, a pesar de su pluralidad. Puesto que el Perú aparece, como lo mencionó BASADRE, como fruto no solo de la gran tradición greco romana occidental, sino también como fruto de una tradición cultural e histórica indígena, propia.

20110723-muros_incas_cuzco.jpg

Asimismo, gracias a la fuerza y vitalidad de la cultura andina, LO INDÍGENA en el PERU de hoy, sigue siendo  un elemento vivo e importante. El PERU es uno de los pocos países del mundo, en que las herencias biológicas, los genes  indígenas no son una anécdota. No, en el Perú de hoy, lo indígena es un elemento esencial de la peruanidad plural, pues una gran parte de su población, tiene, mejor dicho  tenemos una  herencia genética preponderantemente indígena, incluidos los llamados mestizos; si bien es cierto, que en muchos casos,  conformamos  una población andina  modernizada y aculturada, sincretizada y  enfrentada a los retos y problemas del mundo de nuestros días.

NOTAS.

[1] TOYNBEE, Arnold: ESTUDIO DE LA HISTORIA-Compendio I-IV. ALIANZA EDITORIAL, Madrid, 1971, pp. 65.

[2] VALCARCEL, Luis Eduardo: “HISTORIA DEL PERU ANTIGUO – A través de la Fuente Escrita”, Editorial MEJIA BACA, Lima, 1985, pp.93.

[3] BASADRE, Jorge: HISTORIA DEL DERECHO PERUANO, EDIGRAF, 2da Edición, Lima, 1984, pp.40.

[4] FLORES GALINDO, Alberto: BUSCANDO UN INCA –Identidad y Utopía en los Andes, Ed. HORIZONTE, Lima, 1988, pp. 12- Introducción.

[5] Sobre esto: DOLFUS, Olivier: EL RETO DEL ESPACIO ANDINO, Instituto de Estudios Peruanos – IEP, Lima, 1981, pp.85; Cook Noble.

[6] DOLFUS 1981, op. cit. pp. 11.

Continúa leyendo “IDENTIDAD PERUANA: El Primer Fundamento Histórico Cultural de su Pluralidad”