BOB DYLAN – PREMIO NOBEL DE LITERATURA.

Leí un texto de Bob Dylan el año 1981, tras comprar un libro en plena calle. Un libro de revendedor, de lector viajero, que probablemente lo remató a precio infame. Como ocurre con los libros muchas veces, lamentablemente.

El Libro era una antología de varios autores, titulada NUEVA POESÍA USA y era una correcta edición argentina traducida, del año 1976. Es decir que lo hicieron cuando Dylan tenía 35 años y en verdad era todavía joven cronológicamente.

No puedo negar que de todos los poemas allí reunidos, un poema de Bob Dylan, fue el que más me impresionó. Aparte de algún que otro verso de Allen Ginsberg o de Monsanto Ferlinghetti.

Ese poema se titulaba: Una fuerte lluvia va a caer (A Hard Rains A Gonna Fall) y su lenguaje poético,  fácil y desembozado, cargado de imágenes tan rotundas y de tanta connotación social me impresionó.

UNA FUERTE LLUVIA VA  A  CAER.        (Versión declamada  en ESPAÑOL)

Bob Dylan, según sus biógrafos, tiene como nombres de nacimiento los de Robert Allen Zimmerman y nació en Minnesota – USA, el 24 de mayo de 1941. Su vida conforme se puede apreciar, a través de los documentales que corren en Youtube, es un ejemplo de constante desarrollo personal por encima de  todos los  encasillamientos y  estereotipos. En su arte musical ha superado distintas etapas y estilos, que van desde el folk norteamericano, el country, el rock, el gospel, la música electrónica, etc, hasta llegar a ser el creador de su propio estilo y de su propia leyenda.

SOBRE EL PREMIO NOBEL de LITERATURA OTORGADO A BOB DYLAN.

Bob Dylan ha logrado muchos premios por su música, pero su último triunfo, el año 2016, como ganador del PREMIO NOBEL de LITERATURA, ha significado el reconocimiento supremo a su calidad de poeta. Sin embargo, al mismo tiempo, esa concesión ha avivado una polémica,   si bien     -relativamente minúscula-  respecto a la legitimidad de su designación como tal.

Para empezar, es justo decir que indudablemente el caso de Bob Dylan es totalmente sui-generis. Su labor artística, mayormente conocida es la de cantor. ¿Empero, se puede atribuir a Bob Dylan la calidad de poeta ó de creador literario? Responder a esta interrogante nos obliga a apreciar la naturaleza de sus creaciones. Si atendemos a ello, veremos que hay una sistemática producción poética, que se encuentra plasmada en cada una de sus canciones. Si le quitáramos la música a estas obras de Bob Dylan y nos quedáramos con las letras, ¿qué nos queda? Nada más que construcciones de poesía pura y hermosa, que la literatura como arte de las letras y las palabras no puede soslayar. A partir de esta constatación, la respuesta es obvia. Por algo, Bob Dylan figura desde hace decenios, para muchos estudiosos y críticos, como una de las voces fundamentales de la poesía norteamericana y como tal aparece incluso en antologías poéticas. No considerar a Bob Dylan como poeta, significaría mutilar brutalmente a la cultura  norteamericana contemporánea.

Lo que ha hecho la academia sueca, tal como ya nos tienen acostumbrados, de cuando en cuando, estos dignos señores, provenientes de uno de los pueblos más singulares y admirables de la historia: es sacudirnos  de cara a  la realidad y a la creatividad humana; como gritándonos que el genio humano no puede tener límites o vallas de alambres de púas que la restrinjan o constriñan. Y lo hizo, justo en un momento (el año 2016), en que la situación política en Estados Unidos y el mundo, parecía meritar la necesidad de que la colectividad recuerde la década de 1960, en que insurgió  la genialidad crítica y contestataria  de un  poeta  como Bob Dylan.

Pues analizando las canciones de Bob Dylan, apreciaremos, que éste autor,  antes que cantor es sin duda un poeta, de voz clara y rotunda. Cada canción suya se expresa a través de versos, de incuestionable profundidad y belleza. Las mayores creaciones de Dylan  escapan a la clásica estructura de una composición hecha para el canto. Tales creaciones, son textos generalmente grandes, divididos en muchos párrafos o versos, cargados de imágenes, metáforas, alegorías, figuras ó paráfrasis de cuerpo  y contenido reflexivo.  De no haber sido musicalizadas y  cantadas, estas composiciones, simple y majestuosamente serían tan solo poemas. La genialidad de Bob Dylan, que por cierto resulta prácticamente  irrepetible en nuestros tiempos, es el haber hecho de estos poemas: canciones, que son conocidas y tatareadas, sino es por millones, al menos por cientos de miles de personas. Un fenómeno que la humanidad había olvidado, prácticamente desde la época de los juglares o trovadores, cuyos orígenes se pierden  en los inicios de la humanidad, en todas las culturas.  Y tal cosa,  es algo que no todos los genios y talentos que llegan a ganar el Premio Nobel,  pueden pretender  alcanzar.

A continuación, una muestra del primer ciclo de poemas de Dylan, de sus creaciones llamadas de denuncia o protesta social. Leamos  el paradigmatico poema titulado: Masters of War.

Masters of War                               Señores de la Guerra

Come you masters of war                                   Vengan señores de la guerra,

You that build all the guns                                 ustedes que fabrican todas las armas,

You that build the death planes                        ustedes que fabrican mortíferos aviones,

You that build the big bombs                            ustedes que fabrican grandes bombas,

You that hide behind walls                                ustedes que se esconden tras muros,

You that hide behind desks                               ustedes que se esconden tras escritorios,

I just want you to know                                      sólo quiero que sepan  / que yo

/I can see through your masks.                        puedo verlos a través de sus máscaras.

 

You that never done nothin’                              Ustedes no han hecho nunca nada

But build to destroy                                             sólo construir para destruir,

You play with my world                                      ustedes juegan con mi mundo

Like it’s your little toy                                         y les  gusta hacerlo su pequeño juguete,

You put a gun in my hand                                  ustedes ponen un arma en mi mano

And you hide from my eyes                               y  luego se  esconden  de  mis   ojos,

And you turn and run farther                            y giran y corren lo más lejos

When the fast bullets fly.                                    cuando las balas vuelan rápido.

 

Like Judas of old                                              Como el Judas de antaño

You lie and deceive                                          ustedes  mienten y engañan,

A world war can be won                                 ustedes quieren que me crea,

You want me to believe                                  que una guerra mundial puede ser ganada

But I see through your eyes                           pero yo veo a través de sus ojos

And I see through your brain                         y veo a través de su cerebro

Like I see through the water                          como veo a través del agua

That runs down my drain.                              que corre por mi desagüe

 

You fasten the triggers                                      Ustedes ajustan los gatillos

For the others to fire                                          para que otros disparen,

Then you set back and watch                           luego se apartan y esperan

When the death count gets higher                  mientras las listas de muertos aumentan,

You hide in your mansion                                 ustedes se esconden en su mansión

As young people’s blood                                    mientras la sangre de los jóvenes

Flows out of their bodies                                   fluye fuera de sus cuerpos

And is buried in the mud.                                 y se hunde en el barro.

 

You’ve thrown the worst fear                        Ustedes han extendido el peor miedo

That can ever be hurled                                 que jamás pudo  ser gritado:

Fear to bring children                                    miedo a traer hijos

Into the world                                                  a este mundo.

For threatening my baby                               Por haber amenazado a mi hijo

Unborn and unnamed                                    aún nonato y sin nombre;

You ain’t worth the blood                              ustedes no valen la sangre

That runs in your veins.                                 que corre por vuestras venas.

 

How much do I know                                   ¡Cuánto se yo!

To talk out of turn                                         para poder hablar así, sin permiso.

You might say that I’m young                      Puede que digan que soy joven,

You might say I’m unlearned                       puede que digan que soy ignorante,

But there’s one thing I know                        pero hay algo que sé,

Though I’m younger than you                     aunque sea más joven que ustedes:

Even Jesus would never                               es que ni siquiera Jesús,  jamás

Forgive what you do.                                    perdonará lo que ustedes hacen.

 

Let me ask you one question                          Déjenme hacerles una pregunta:

¿Is your money that good?                             ¿Es tan bueno su dinero?

¿Will it buy you forgiveness?                         ¿Les permitirá comprar  el perdón?

Do you think that it could                               ¿Ustedes creen que eso es posible?

I think you will find                                          Me parece que descubrirán

When your death takes its toll                        cuando llegue la hora de vuestra muerte,

All the money you made                                   que todo el dinero que hicieron

Will never buy back your soul.                        nunca podrá salvar vuestra alma.

 

And I hope that you die                                     Yo espero vuestra  muerte,

And your death’ll come soon                            Y  que esa  muerte llegue pronto,

I will follow your casket                                     Entonces seguiré  vuestro  ataúd

In the pale afternoon                                          en la pálida tarde.

And I’ll watch while you’re lowered                Y miraré mientras sois  bajados

Down to your deathbed                                      a vuestro lecho de muerte

And I’ll stand o’er your grave                            Y me quedaré sobre vuestra tumba

‘Til I’m sure that you’re dead.                           ¡hasta convencerme que estáis muertos..!

Seguidamente, escuchemos este poema, cantado por un artista joven como Emmanuel Danann. Prueba de la vigencia y actualidad, de BOB DYLAN, uno de los creadores más transparentes de la  poesía norteamericana de los últimos decenios.

MASTERS of  WAR (Señores de la Guerra).   CANTA: EMMANUEL DANANN.

Criterios mezquinos, han denostado el otorgamiento de este premio por parte de la Academia Sueca; arguyendo que Dylan es un notable cantautor más no un creador literario. Semejante mezquindad, que linda con el dogmatismo y el totalitarismo, cuando no con la ignorancia, no hace sino confirmar la  trayectoria renovadora de Bob Dylan. Tamaña  sordidez que pretende ignorar la intimidad tan fecunda que ha existido  entre poesía y buena música, desde los orígenes del ser humano, que muchas veces olvidamos: no es sino una muestra más, de  los prejuicios, castraciones y encasillamientos, que el mismo BOB DYLAN toda su vida ha buscado rechazar, en pos de la libertad necesaria para poder crear  y por encima de ello:  fructificar.

En el fondo, lo que muchos no le perdonan a BOB DYLAN, es que  no solamente sea POETA, sino que sea un POETA – CANTOR. Y ello los escandaliza, como si se tratase de dos actividades excluyentes. Considerar que la poesía es un arte o disfrute reducido para un cenáculo o grupo escogido o privilegiado de personas, que tienen acceso a libros o refinamientos o gustos literarios, es un error, eso forma parte de una mentalidad unidireccional, totalitaria, discriminadora. La poesía no puede ser considerada propiedad de círculos o élites reducidas; la poesía  puede y debe ser vertida al gran público y qué mejor vehículo para ello,  que la música. 

De ese modo, aliada a la música, la poesía consigue algo que en modo alguno podría lograr por sí sola: llegar a las grandes masas. Algo que no todos los genios y talentos que ganan el Premio Nobel, pueden pretender  alcanzar.

Para VER otras opiniones:

http://www.bbc.com/mundo/noticias-37644233

http://circulodepoesia.com/2016/10/the-nobel-is-blowing-por-yuri-vargas/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALTURAS, el inolvidable tema musical de Horacio Salinas.

(Audio: ALTURAS.  Disco: Clásicos Andinos. Por: Gastón Avila)

 

Hay un tema musical inolvidable, que me refresca cada vez que lo escucho, como una lluvia  de pureza en medio de la noche más enceguecida.

Lo escuché por primera vez, cuando tenía 16 años y acababa de ingresar  a la universidad. En plazas,  actos culturales, congresos y mítines estudiantiles,  la llamada Nueva Canción, estremecía auditorios y somnolencias.

En aquél tiempo, con mis escasos quince años y algo más a cuestas, no entendía muy bien las diferencias entre estas creaciones de laboratorio  y la verdadera música popular. Así que, durante un par de buenos años, escuchaba igual de estremecido, los temas de UÑA RAMOS, LOS DAVALOS, ERNESTO CAVOUR, JAIME TORRES, RAUL GARCÍA ZARATE, LOS PAYAS,  INTI ILLIMANI, QUILLAPAYÚN, los JAIRAS, VOCES DE HUAMANGA, WASKAR AMARU, MERCEDES SOSA, HORACIO GUARANY, ATAHUALPA YUPANQUI, PICAFLOR DE LOS ANDES, FLOR PUCARINA, LOS ERRANTES, ALICIA MAGUIÑA, ZAMBO CAVERO, LOS EMBAJADORES CRIOLLOS, luego ILLAPU, VIENTOS DEL PUEBLO, PUKASONCCO y un larguísimo etc, etc, etc.

Pero volvamos al tema musical que hoy nos convoca. En medio de la vorágine de canciones populares de viejo y de nuevo cuño;  de pronto  llegaba a los parlantes un redoble que parecía una pregunta, era un contrapunto de zampoñas vibrantes, a la par que un requiebro de cuerdas, absolutamente inolvidable. Todos sentían entonces, algo así como un reclamo, una invocación; todos vivían la muy sentida interrogante que aquella música parecía lanzar -frontalmente- a la multitud. Y no se puede negar que era la magia de las zampoñas (sikus), que muchos escuchaban por primera  vez,  dialogando, por encima de guitarras y charangos.

Era el tema ALTURAS.  Entonces yo no sabía ni quién era su creador.

Lo único que importaba era que allí estaba, vibrando en el aire, ardiendo en su melodía.

Creo, que de todos los temas, de la entonces llamada nueva música popular, sólo ALTURAS permanece, tan fresco como siempre.

Esta melodía es un legado, de su gran creador, el genial compositor Horacio Salinas, fundador del grupo Inti Illimani. Claro, que es menester reconocer que lo hizo, lo irguió, lo levantó, sobre los pétreos y diáfanos cimientos de la música andina, aymara y quechua de los sikuris; fusionada magistralmente, gracias a su talento: con todos los demás  aportes musicales del mundo.

En este breve artículo, hemos ofrecido cuatro versiones de ALTURAS:

  1.  Una de las primeras grabaciones de este tema,  por INTI ILLIMANI, recogida posteriormente,  en el disco: LO  MEJOR DE INTI ILLIMANI del año 1997.
  2.  El Concierto en vivo de INTI ILLIMANI HISTÓRICO, en Chile,  el Año 2005.
  3.  La versión de Gastón Avila en su CD CLASICOS ANDINOS del 2006
  4.  La versión de Paco Mejorada (peruano) en su CD TRAZOS DE VIENTO,  2005.

                                                                               Víctor Jara y Horacio Salinas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UNA VISIÓN DE ÍTACA y LA ODISEA (A propósito de un poema de Konstantino Kavafis)

 

La ODISEA siempre me impresionó,  por razones muy distintas a la ILÍADA.  En efecto, al leer la ODISEA, desde la primera vez que lo hice,  siempre sentí  algo así como un escape,  una evasión a  los terribles días de la guerra, en que se había centrado  la ILIADA;  un  retorno hacia el hogar y el amor, hacia un estado ideal, hacia un lugar feliz y añorado, anterior a la guerra, una búsqueda de la paz, que el conflicto nos había quitado a los hombres. Empero, ese retorno a la paz y a la calma,  en un comienzo tan esperanzado y prometedor, poco a poco se  iba volviendo más y más ilusorio.

Por ello,  de niño, siempre sufrí los apuros y desgracias de Ulises en su retorno a ITACA, como aciagos e injustos, burla febril de los dioses para un pobre aunque poderoso mortal, que -a pesar de todo- sobrevivía, a todas las hecatombes y emboscadas, en su regreso al amor y la paz.

Posteriormente, el ULISES de James Joyce, nos permitió aproximarnos a los linderos de la búsqueda existencial,  de la pequeña y terrible odisea de la cotidianeidad, la de todos los amaneceres citadinos, en medio de la abulia burguesa, para hallar la pequeña o grandiosa razón de la vida, en la que todos somos o podemos llegar a ser: o bien Penélope o bien Ulises, con nuestros monstruos y cantos de sirenas, de cada día.

En este orden de ideas,  es un poema de  Konstantino Kavafis, el que  condensa una visión muy sugerente de ITACA, que a continuación compartimos. La ÍTACA de KAVAFIS, es  el discurrir de cada uno,  hacia su meta en la vida:

ITACA

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

 

No le temas a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al colérico Poseidón,

no los encontrarás en tu camino,

si mantienes en alto tu ideal

si tu cuerpo y alma se conservan puros.

 

Nunca verás  a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al fiero Poseidón,

si no los llevas dentro de tu alma,

si tu alma no los levanta frente a ti.

 

Pide que tu camino sea largo.

Que sean muchas las mañanas de verano,

en que llegues con placer a puertos

que nunca viste  antes.

 

Ancla en mercados fenicios

y aprecia cosas bellas:

madreperla,  coral, ámbar, ébano

y toda suerte de perfumes sensuales,

cuantos más abundantes  puedas.

 

Ve a las ciudades egipcias

y  aprende  a aprender de sus sabios.

 

Siempre ten a Ítaca en tu mente,

llegar allí es tu meta. Pero no apresures el viaje.

Es mejor que dure mucho

Mejor llegar cuando estés viejo,

pleno con  la experiencia del viaje,

y no aguardes  que Ítaca te enriquezca,

Ítaca te ha dado un bello viaje.

 

Si no es por ella, nunca lo hubieras emprendido.

Pero ella no tiene ya, nada más que ofrecerte.

Aunque la halles pobre, Ítaca  no te ha engañado.

 

Con la sabiduría ganada, con tanta experiencia,

Habrás comprendido  lo  qué las Ítacas significan.

 

Konstantino Kavafis. (Grecia)

MUERTE del GENERAL SAITO EN LAS JUNGLAS DE SAIPAN.

Todos  los siglos pesan sobre mí.

Mis ancestros vencieron  a los grandes kanes,  los guerreros más completos, que  nunca antes conocimos. Eran bravos.

Cuando llegaron a atacarnos,  ya habían  destruido más de la mitad del  mundo. Pero nosotros,  los  echamos a empujones al mar,

por donde habían venido…

Ahora,  setecientos  años después,  aquí en Saipán, nadie podrá decir que no luchamos.

En esta selva que nos sube, nos corroe,  nos  escalda.

Y  no  hay  nada que lo pueda remediar.

Nos bombardearon quince días con sus quince noches, antes de atacarnos,

a los que aún los esperábamos,

agazapados

junto a  cadáveres  y  lagartijas.

Y eso que nos triplicaban en número. Nunca vi tanto miedo,

en  un enemigo con sed,  de  tanta venganza.

 

/ Su general piensa que en  eso hay  mucho valor.

No hay  honor,  en atacar a  unos guerreros,

previamente  masacrados,

calcinados,

desde el mar y  desde  el aire,  a  cañonazos.

Sin embargo:

jamás verán  mi cuerpo vivo,

soportando

sus desmanes.

 

 

RÉQUIEM por ADON HEREDIA del TRÍO LOS PUQUIALES de AYACUCHO.

La música tradicional del Perú, tan rica en estilos y diversa, según las regiones;  tiene una de sus mejores vertientes en la música  de la región ayacuchana. Amalgama de pueblos waris,  pokras, chankas, rukanas, puquinas, quechuas y españoles. Pueblos de cuya hirviente mixtura (por usar un término de moda) deriva la música tradicional ayacuchana, tan variada, tan diversa y también tan afectada por cambios, fusiones y sincretismos  sucesivos.

Tenía unos diez años, cuando por primera vez llegué con mis padres a Ayacucho. Sobre aquella ciudad de casonas e iglesias de estirpe centenaria; sobre aquellos patios empedrados y balcones de perfil severo, había algo que bullía, que vibraba en cada casa, en cada aparato radiorreceptor. Era  algo que empapaba de tierra fresca y campo abierto, a todos, aún a los que no lo querían entender: eran sus huaynos:  tiernos, agridulces,  diáfanos, redentores;  en los que vibraba sin ningún empacho la raíz del  pueblo.

Eran los años 70 y en Ayacucho florecían de  cabo a rabo un sinnúmero de estilos y agrupaciones; cada cual con un tono y giro muy propio: El TRÍO AYACUCHO, el TRÍO VOCES DE HUAMANGA,  las HERMANITAS ASCARZA, EL DÚO HERMANOS GARCÍA, LOS MANANTIALES, LOS PUQUIALES,  LOS HERALDOS,  JAIME GUARDIA… (los cuatro últimos de la zona sur de Ayacucho – PUQUIO, LUCANAS y CORA CORA). Conjuntos a los que menciono, sólo por citar a los más célebres de esos tiempos precursores.

De aquella copiosa llamarada de cantos y trovadores quiero hablar hoy de ADON HEREDIA. Yo era niño aún; pero aquella música suya, en muchos tramos glosada en quechua, me remeció el espíritu; aún cuando pudiera no entender los párrafos de dulce runasimi que cada cierto trecho engalanaban sus canciones (o quizás si lo entendían mis genes, decidida y mayoritariamente andinos); lo cierto es que su dicción,  sus giros vocales, su ternura, su manera de decir aquellos puros cantares, me conmovieron desde un principio en una forma profunda  y esencial.  Aún hoy,  sus huaynos pueden sacudir mi alma, al cabo de infinitos diluvios y eclosiones.

ADON HEREDIA, era profesor y era abogado, pero sobretodo era un hombre realmente cultivado de espíritu y por ello mismo decididamente comprometido con la música tradicional de nuestro pueblo;  nadie podrá negar que hizo del canto un ministerio de alegatos y lecciones. Jamás buscó lucrar con ello, ni persiguió curules ni recompensas inmensas.  No hizo de su compromiso con el canto un comercio, como tantos y tantas “estrellas” del hoy en día citadino. No sometió jamás su repertorio al visto bueno de canales y auspiciadores.  Pasaron los años y siempre quise imaginarlo tan igual como lo había visto permanentemente en mi adolescencia: seguro, expresivo, firme, en su señorío, de cantor del pueblo andino.

Hasta el día de hoy, que acabo de enterarme de su muerte. Ocurrida hace tres años. No lo sabía, perdón por ello. Me cayó de sorpresa, como un  baldazo de agua en plena calle de invierno. A veces,  no queremos aceptar,  que la muerte también silencia, aunque solo sea físicamente… a nuestros ídolos mayores.

SONIDOS de la PLURALIDAD UNIVERSAL PERUANA I.

 

El título y espíritu de estos párrafos, a algunos podría parecer lindar con el libelo, pero no lo es. Una patria como la nuestra, resulta plural – universal y a la vez muy peruana. Muchas cosas nos convencen de ello, cada día.   Una muestra eminente de lo afirmado, es entre muchos otros,  el trabajo del talentoso creador, productor y músico peruano: TONY SUCCAR. Y a las pruebas me remito.

Basta ver los conciertos que ofrenda al mundo entero, este gran compatriota,  para convencernos de la universalidad de su genio y de lo maravillosa que es nuestra patria que le dio origen, pues como decía José María Arguedas:el Perú es una fuente infinita para la creación y se debe perfeccionar los medios para entender este país infinito mediante el conocimiento de todo cuanto se descubre en otros mundos(…)No, no hay país más diverso, más múltiple en variedad terrena y humana; todos los grados de calor y color, de amor y odio, de urdimbres y sutilezas, de símbolos utilizados e inspiradores[1].

Eso es lo que fluye de peruanos como TONY SUCCAR, a quien he conocido recién hoy, únicamente por medio de una noticia periodística y seguidamente viendo sus conciertos en los Estados Unidos de Norteamérica, a través de Youtube.

Peruanidad y universalidad bien ensambladas, en la obra de este gran artista y arreglista,  demuestran que el PERÚ es una vibrante y fecunda síntesis  de culturas, que posibilita el surgimiento de perspectivas artísticas rotundamente plurales y por ello mismo radicalmente humanas y humanistas.

Porque la pluralidad peruana tiene diversos componentes. Cada uno de ellos con elementos muy propios, valiosos y originales. Pero una perspectiva integradora de tan diversas culturas e influencias, como la que desarrolla SUCCAR, es de suyo digna de emulación y del mayor elogio.  Porque SUCCAR nos permite comprender que todas las vertientes culturales, razas e idiosincrasias, finalmente no solo pueden integrarse sino también complementarse e incluso  armonizar en grado sumo, aspirando a lo sublime  y con ello dar origen a esa dimensión mayor  de la experiencia humana que conocemos como Arte (apasionado y por ende: verdadero).

NOTAS

[1] Discurso de JOSE MARÍA ARGUEDAS,  en el acto de entrega del premio “Inca Garcilaso de la Vega”, en Lima, Octubre de 1968. Conocido generalmente con el nombre  de NO SOY UN ACULTURADO.

CUATRO TEMAS de CHABUCA GRANDA – El Dueño Ausente, La Herida Oscura, Cardo o Ceniza y Una Larga Noche.

DE NUESTRA GRAN CHABUCA GRANDA.

CHABUCA GRANDA, es un verdadero icono de la peruanidad. Nadie puede discutir la calidad de sus composiciones; todos conocemos aquellas clásicas canciones, que han trascendido nuestras fronteras, tales como LA FLOR DE LA CANELA, FINA ESTAMPA ò JOSE ANTONIO. Las mismas que han sido interpretadas por grandes cantantes internacionales como LOS CHALCHALEROS.

Sin embargo, hay otro segmento de canciones, menos celebradas, pero que  traslucen las preocupaciones sociales y culturales de nuestra gran cantautora y evidencian un ángulo profundo de su personalidad, el cual es: su notable comprensión de los problemas de la pluralidad peruana, su visión del mundo andino, al que también conocía, pues había nacido y vivido una parte de su primera infancia, como hija de una familia criolla asentada temporalmente en los Andes, en Cotabambas- Apurìmac.

En tal sentido, el VALS titulado el DUEÑO AUSENTE, en sus breves letras, pinta todo el universo de los problemas de la población andina, allá por  los años 50, en nuestra urbe capital: Lima;  tales como: la migración a la ciudad, el desarraigo del terruño, el abandono de las sementeras y el descuido de la producción agrícola, el sufrimiento del recién llegado a la ciudad, los amores que se dejaron atrás, el despoblamiento del campo y el drama de la levas, es decir de los reclutas indígenas y campesinos que eran llevados a la fuerza para que cumplan Servicio Militar Obligatorio. Todo ello, resulta retratado magistralmente,  en la breve poesía, de las letras de esta inolvidable canción: EL DUEÑO AUSENTE.

Se cuenta  que doña CHABUCA GRANDA refirió la siguiente explicación (1), acerca del origen de su canción EL DUEÑO AUSENTE:

“Para la señora Aurelia Canchari, empleada cocinera de la casa de mi madre. Vino a Lima en busca de su esposo, conscripto; Lima era grande, no lo encontraba. Le hice esta canción. Extrañamente, comenzó a silbar mientras trabajaba, largamente, tristemente… Un día, se despidió para siempre, luego me hizo saber, agradecida, que allá en su tierra la esperaba su esposo.”

A continuación, queremos destacar otras tres canciones, muy particulares,  de nuestra gran compositora CHABUCA GRANDA: La Herida Oscura, Cardo o  Ceniza y Una Larga Noche. La primera de ellas, es  un canto al dolor humano y social. Cardo o Ceniza es un bellìsimo himno al amor, sobre todos los prejuicios. Por otra parte, la canción en ritmo afroperuano: UNA LARGA NOCHE, según la edición efectuada por el CEMDUC de la Pontificia Universidad Católica del Perú (2), se refiere a la terrible historia de una persona que afrontaba el alcoholismo.

NOTAS

(1) CEMDUC – Centro de Estudios Musicales y Danzas de la Universidad Catòlica: CADA CANCIÒN CON SU RAZÒN- Homenaje a Chabuca Granda- PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÒLICA DEL PERÙ, Lima, Perù, 2004.

(2) Ibid.

UN PRIMER HUMANISTA de AMÉRICA: FRAY ANTÓN de MONTESINOS.

Isla LA ESPAÑOLA,  21 diciembre del año 1511.

Es día domingo y los grandes guerreros invasores esperan escuchar  una misa más, donde les digan los elogios de siempre, con las bendiciones de siempre, para inflamar su corazón de buenos cristianos.

Está el señor Gobernador, Almirante  DIEGO COLÓN,  los oficiales reales, los letrados juristas, los encomenderos, los soldados de a caballo, los peones, los arcabuceros, los maestres de perros caníbales, los cocineros de a bordo. Todas las razas de Europa y medio oriente,  que un día se dieron cita en España, brillan, compitiendo en el fulgor de sus barbas,  bajo el ardiente sol del Caribe.

Todas las guerras que llevan consigo, refulgen en sus caras. Se sienten orgullosos de haber luchado y vencido a  los que consideran “indios”,  los que salieron a enfrentar sus espadas y armaduras,  provistos  de tan solo palos y hondas, casi calatos.

Es un día de adviento, en la ISLA LA ESPAÑOLA  y todos esperan relajarse, con las acostumbradas  lisonjas y felicitaciones, que debe pronunciar el cura, en homenaje a sus ilustrísimas personas,  por haber traído la luz del cristianismo,  a estas tierras.

De pronto apareció  el sacerdote, encargado del sermón aquél día.  Era FRAY ANTÓN de MONTESINOS, al cual Bartolomé de Las Casas  (1nos lo describe así: “Era un hombre lleno de virtudes y a quien dios nuestro señor dotó y arreó de muchos dones y gracias corporales y espirituales. Alto de cuerpo y de hermosa presencia, era de muy excelente juicio, prudente y muy discreto naturalmente y de gran reposo”

El sacerdote, comenzó sus palabras, con un exordio en latín, referido a un fragmento del Evangelio de San Juan,  que narra que cuando los fariseos le preguntaron al Bautista quien era  él,  éste les respondió: Ego vox clamantis in deserto…

Seguidamente, FRAY ANTÓN de MONTESINOS, pronunció este vibrante sermón, este profundo alegato, que a continuación reproducimos; el mismo que aún sacude las conciencias de todos los hombres buenos, hoy en nuestros días: 

SERMON DE FRAY ANTON DE MONTESINOS.           

 “Yo soy la voz que clama en el desierto…..”

“ ¡Para dárosla a conocer me he subido aquí, yo soy la voz de Cristo en el desierto de esta isla, y por tanto conviene que con atención, con todo vuestro corazón y con todos vuestros sentidos, la oigáis; pues será la más nueva que nunca oísteis, la palabra más áspera y dura y más espantable y peligrosa que jamás pensasteis oír…

Esta voz, señala, que todos ustedes estáis en pecado mortal y en él vivís y en él morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes.

¡¡ Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tan infinitas de  ellas, con muertes y estragos nunca oídos, habéis consumido?  

¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin darles de comer ni curarlos en sus enfermedades;  que de los excesivos trabajos que les dais  incurren y se os mueren  y por mejor decir:  los matáis, por sacar y adquirir oro cada día?  ¿Y qué cuidado tenéis de quien los doctrine y conozcan a su Dios y creador, sean bautizados, oigan misa, guarden las fiestas y domingos?

¿Estos, no son hombres? ¿No tienen ánimas racionales? ¿No sois obligados a amarlos como a vosotros mismos?  ¿Esto no entendéis, esto no sentís? ¿Cómo estáis en tanta profundidad, de sueño tan letárgico, dormidos?

¡¡¡  Tened por cierto, que en el estado que estáis, no os podéis más salvar, que los moros o los turcos,  que carecen y no quieren la fe en  Jesucristo !!!”.(2)

«¿Estos no son hombres? ¿Con éstos, no se deben guardar y cumplir los preceptos de caridad y de justicia? ¿Estos no tenían sus tierras propias y sus señores y señoríos? ¿Estos hannos ofendido en algo?  ¿La ley de Cristo, no somos obligados a predicársela y trabajar con toda diligencia de convertirlos?… Todos estáis en pecado mortal, y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes»(3)

FRAY ANTÓN de MONTESINOS,  un gran humanista precursor de la defensa de los derechos que tiene todo pueblo y toda persona, al margen de su raza o su cultura,  en AMÉRICA.  No se conoce el lugar de su muerte ni su sepultura. Solo se sabe que como Vicario de los dominicos partió  como capellán de la expedición alemana de los Welser de los Augsburgo, para tratar de evitar mayores abusos contra los indios  y no regresó jamás de dicha empresa. Una anotación de su orden religiosa indica que habría fallecido tal como vivió: como un mártir del verdadero cristianismo.(4)


NOTAS

[1] DE LAS CASAS, Fray Bartolomé: HISTORIA DE LAS INDIAS, México, Fondo de Cultura Económica, 1965, Tomo II, pp.382.

[2] DE LAS CASAS, Fray Bartolomé: HISTORIA DE LAS INDIAS, México, Fondo de Cultura Económica, 1965, Tomo II, pp.442. ( En versión adaptada al castellano actual)

[3] IRABURU, José María: HECHOS DE LOS APÓSTOLES DE AMÉRICA, Fundación Gratis Date, Pamplona, España, 3ra Edición, 2003, pp. 14.

(4) Ver: https://santodomingocolonial.do/listings/monumento-a-fray-anton-de-montesinos/?lang=es.

Igualmente: https://www.dominicos.org/quienes-somos/grandes-figuras/personajes/anton-de-montesinos/

 

FABULA SOBRE LA MALDAD.

MALDAD CONTRA BONDAD

 

Hace mucho mucho tiempo, en el lejano oriente, y más concretamente en Japón, vivía cerca de Tokio, un  respetado samurai, que había llegado a ser reverenciado, tras innumerables batallas ganadas con honor.

Su tiempo de guerrero en el campo de batalla había sido grande, y ahora, este sabio samurai, pensaba impartir sus enseñanzas a los más jóvenes, pese a que se seguía creyendo la leyenda de que: era capaz de derrotar a cualquier adversario, por muy temido que fuese.

Una tarde de verano, apareció cerca de su casa un guerrero conocido por sus malas artes, su soberbia y su poca caballerosidad. Le conocían por buscar lo mas fácil, ser provocador y no tener el mas mínimo escrúpulo. Le gustaba molestar a su adversario, hasta que éste, movido por la ira, realizara un movimiento, lo que utilizaba para atacar por sorpresa. El decía que jamás había sido derrotado. Y esa tarde quiso probarlo con el respetado samurai para hacer más grande su fama.

A pesar de la oposición de los estudiantes, el sabio samurai aceptó el desafío, y la contienda comenzó. El guerrero malvado, fiel a sus malas artes, empezó a insultar al sabio samurai, llegando a tirarle piedras e incluso escupirle en la cara, además de gritarle todo tipo de insultos e improperios dirigidos contra él y también contra sus ancestros.

Así se sucedieron los minutos y las horas, sin respuesta alguna del sabio samurai, que permanecía impasible. Pasada la tarde, ya exhausto y ciertamente humillado, el irreverente guerrero se dio por vencido y se fue.

Los aprendices de samurai, indignados por los insultos que había recibido el maestro y a los que no había respondido con iguales groserías, le preguntaron:

Maestro, ¿cómo habéis podido soportar toda esta indignidad? ¿Por qué no  blandísteis vuestra espada contra todas esas mentiras, en vez de no luchar  delante de nosotros? Preguntaron.

A  lo cual,  el maestro les cuestionó:

 – Si alguien llega con un presente y no lo aceptáis, ¿a quién pertenece el regalo?  les inquirió.

– ¡A quien lo  vino  a  entregar!  Respondió un alumno.

Pues lo mismo vale para la rabia, las mentiras, los insultos y la envidia, respondió el maestro samurai: Cuando no son aceptados, siguen perteneciendo a quien los llevaba consigo;  y ahora él  lleva toda esa basura atravesada, en su conciencia y en su estomago;  por toda la eternidad,   para siempre...

 

 

 

 

 

 

 

MASA: UN POEMA UNIVERSAL y ETERNO de César Vallejo.

 

Hay poemas universales y eternos, que podrán ser traducidos a cualquier idioma y recitados ante cualquier público y siempre serán entendidos,  en su esencia y en su nervio poético, en todas partes y en todos los tiempos.  El poema MASA de César Vallejo, es sin duda alguna, uno de ellos.

Y eso es así,   porque en este poema, VALLEJO toma y despliega: dos temas universales tremendos: la GUERRA y LA MUERTE. Dos constantes de la existencia humana, hoy, aquí, mañana  y siempre.

Dos temas que harán estremecer a cualquier público o auditorio. Que la gente siempre  sentirá y se sobrecogerá, con tan sólo oír nombrarlos. A los cuales VALLEJO dota de belleza, resonancia y dimensión poética.

Porque, este poema igual podría ser recitado en el descanso de las huestes de la estepa, antes de la batalla de Balkhara contra Ciro  o en las trincheras del Marne o en las junglas de Saipán a  las tropas del general Saito.  O  ante las cómodas  butacas del mejor teatro de tu localidad.  Y  siempre sobrecogerá.

Vallejo escoge, dos frases cortas, brillantes y perfectas, para introducirnos en el escenario de la muerte y de la guerra.  Al escucharlas ya tenemos todo el cuadro gigantesco, dramático y épico del poema. Esas dos frases, tan concisas,  pero a la vez tan perfectas, son:

“ Al fin de la batalla… y muerto el combatiente….”

Al oír tales frases, tenemos ante nosotros, todo el panorama de la historia humana. Una batalla ha terminado y la muerte se pasea entre  sus  despojos.  Así  comienza el poema, que es un canto  a favor de la  unidad humana y  una arenga  de  la solidaridad de los  hombres contra todo,  incluso contra la soledad de la muerte.

Porque VALLEJO, en todo el poema lanza un alegato a favor de la hermandad humana. Sólo unidos, todos los hombres juntos, al margen de razas,  culturas o posiciones socio-económicas,  podremos vencer incluso a la muerte. El poema concluye, cuando TODOS, absolutamente TODOS los hombres de la tierra SE UNEN  para darle vida al cadáver y entonces éste,  al fin puede despertar, no puede negarse al pedido que le hacen  todos sus hermanos, no puede negarse al reclamo que le formulan todos juntos y al fin se levanta y camina de nuevo.

¡Qué inmensa alegoría!  Ante nosotros, el colectivo humano pasa a ser Dios que revive a LÁZARO.  El hombre masa puede resucitar al individuo,  el hombre masa puede vencer a la muerte…. Ergo,  el hombre unido, la humanidad unida  es  Dios mismo. Y puede vencer al odio.  Y puede…. vencer a la  guerra.

Porque finalmente, MASA es también un canto a favor de la PAZ  y  contra la guerra.  Si percibimos, que la unión de todos los hombres de la tierra, que VALLEJO canta  y proclama triunfante en el poema,  significa que incluso los adversarios, que acaban de enfrentarse en  el combate,  finalmente se UNEN para  lograr que el muerto en la batalla vuelva a la vida.

Algunos dirán que la dimensión del poema es utópica. Ello es incuestionable, pero la utopía es algo imprescindible para el ser humano. Sólo así se puede proyectar un mundo más amable,  más justo, más solidario;  libre de egoísmos y ambiciones desmedidas, de razas y posiciones. En definitiva: un mundo más digno para absolutamente TODOS  los hombres.

Mi primer encuentro, con el poema MASA del inmortal Vallejo;  fue cuando tenía nueve años y mi padre me enseñó a recitarlo;   en el verde valle del Mantaro.