POR QUIÉN VOTÓ LA MAYORÍA? (Fuente: Hildebrandt en sus Trece)

[Visto: 242 veces]

Escribe: César Hildebrandt.

El señor presidente del  Consejo de Ministros  dice: que Perú Libre ganó  las elecciones. No es cierto. Es mentira. Es demagogia de la peor especie. La gente votó por un profesor de provincias que se enfrentaba a alias La Chica, la señora que la  derecha apoyó  con descaro y de modo abrumador,  a ver si esta vez tenía suerte.

Se diría que la señora  derrotada perdió las elecciones porque no pudo convencer a suficientes votantes de que había cambiado y que esta vez no era la hija rencorosa del padre condenado. Era imposible que en pleno sufrimiento de la pandemia y la crisis económica por ella desatada los peruanos no advirtieran que la señora Fujimori estaba fingiendo y que sus bonos, sus regalías, sus loncheras, eran parte de esa actuaci6n.

Perdió alias La Chica. Ganó Castillo por 44,000 votos. Fue una  llegada  de nariz saliente, de belfos estirados. Fue el derby  de Kentucky corrido por los caballos menos atractivos del reparto.

Que, el señor Bellido salga a la calle y le pregunte a la gente que votó por Castillo, si es cierto que, en la cabina electoral, pensó en Cerrón y se emocionó.  Que, le pregunte a la gente que votó por Castillo si es cierto que a la hora de ponerle un aspa al lapicito pensó en Perú Libre y en su líder.

Perú Libre, es decir, el señor Cerrón, se presenta ahora como el titular de la patente. Y pretende que el señor Castillo, presidente constitucional de la república, cumpla las metas del partido marxista-leninista que le sirvió de vientre de alquiler.

El problema es que: las metas comunistas de Perú Libre y del señor Cerrón sólo pueden cumplirse después de una revolución popular triunfante.

Si el señor Cerrón hubiese tomado la Bastilla, si el señor Bellido fuese Robespierre, si el señor Bermejo encarnase a Dantón, la historia sería otra cosa.

Esa epopeya de revancha y justicia, de decapitaciones y fundaciones, no se ha dado aquí.

Aquí lo que ha pasado es que el señor Castillo le ha ganado la batalla electoral a la señora que ya no podrá postular otra vez. Nada menos y nada más. Aquí lo que está en discusión es cómo se hará el cambio constitucional  que el señor Castillo prometió a sus votantes.

Y el señor Castillo ya anunció que se someterá al Congreso para lograr esa meta. Lo dijo claramente en su discurso del 28 de julio.

Nada de lo dicho significa que el nuevo gobierno esté impedido de plantear cambios severos en varios campos: el régimen tributario, el papel del Estado, la reivindicación de los postergados, la lucha contra la desigualdad.

Porque así  como decimos que el señor Cerrón no ganó las elecciones y que Perú Libre no puede pasarnos la factura de un triunfo expectaticio,  del mismo modo podemos decir  que la derecha no puede exigir la castración programática del nuevo gobierno.

La derecha no puede confundir las válidas críticas que se le hacen a Castillo, con la exigencia inaceptable de que nada debe cambiar.

Claro que hay muchas cosas que cambiar !!  Una cosa es que Castillo sume errores precoces y se dispare a los pies con algunos de sus nombramientos y otra muy distinta es pedirle que se olvide los millones de pretéritos que le dieron su confianza.

La derecha cree que Castillo  debe acatar los miedos que sus periódicos y televisiones desatan. Cerrón y Perú Libre están seguros de que Castillo es el hombre que pusieron en palacio para que fuera obediente y reconociera su papel de actor secundario.

El señor Castillo tiene que gobernar un país complicado en un momento especialmente delicado. Su deber es durar.  No debe ser peón de Cerrón ni Cosito de la prensa concentrada. Encontrar ese balance requiere consejeros sabios,  no gente dispuesta a patear el tablero como “gesto viril”.

 El señor Cerrón cree que se ha encontrado  con la fortuna de una revolución castrista sin necesidad de irse a pegar tiros a la Sierra Maestra. Los que apoyaron la candidatura de Castillo con su voto apostaron por el cambio.

Pero el cambio no puede darse en la anarquía ni puede ser el resultado de una guerra civil  instigada desde el poder.

Vladimir Cerrón quiere cerrar el congreso después de dos censuras de gabinete y aspira a que una nueva elección legislativa le dé una nueva y aplastante mayoría a Perú Libre. Sueña, delira, divaga el señor Cerrón. Nuevas elecciones quizá signifiquen menos curules y una derrota enorme. El ex gobernador de Junín cree en una nueva versión de los Estados Generales. Quiere guillotinar capetos que no existen.

Lo que necesitamos es un capitán que sepa de tormentas. Lo que menos requerimos es un chiflado que enfile la proa hacia donde suenan los truenos. Es la hora de ponerse serios.—

(AUTOR: CESAR HILDEBRANDT.  FUENTE:  Revista   “HILDEBRANDT EN SUS TRECE”) 

Edición: Del Viernes 6 al Jueves 12 de agosto del 2021.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puntuación: 5 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *