IDENTIDAD PERUANA: El TERRITORIO ANCESTRAL

20110723-mapa.JPG
(Fuente de la foto: SOPHIMANIA, blogspot.com)

Otro gran elemento geográfico, histórico, político y jurídico, que cohesiona y define, a pesar de su diversidad, a nuestra plural identidad peruana: es nuestro TERRITORIO ANCESTRAL.

En efecto, el suelo que ocupa el Perú en estos días, es fruto de una larga tradición de posesión histórica, iniciada con las primeras culturas andinas, consolidada con los INCAS y mantenida por el virreinato hispano y la repùblica peruana;  VICTOR ANDRES BELAUNDE denominó a ello el LEGADO DEL IMPERIO[1] y recalcó que la unidad política (del territorio) fue uno de los principales legados del incario al Perú, “unidad que fue una obra milagrosa, realizada contra las dificultades territoriales y las diversidades étnicas. Hemos mantenido ese legado de la unidad política. Podría decirse que España, sobre todo la España de Carlos V, Estado imperial como el Incaico, quiso conservar bajo un solo mando, el vasto territorio del Tahuantinsuyo.”[2].   Esto también fue advertido y ensalzado en términos románticos por JOSE DE LA RIVA AGÜERO: “nacionalistas, tradicionales, restauradores, los incas escucharon y obedecieron el mandato de unidad que parece bajar de los Andes, a pesar de los eternos obstáculos físicos y la no menos perpetua diversidad de razas de este país. Venciendo la lentitud y la pusilanimidad de los hombres, construyeron un grande imperio (con)…una cadena de bronce, poderosa y recia con frecuencia manchada de sangre y de sudor. Pero con ese vínculo duro y macizo consolidaron cosas nobles y grandes. Por ellos nació la patria peruana.”[3]

El territorio sobre el que mandaban los incas, lo tomaron los conquistadores españoles, colocándose sobre las etnias y pueblos andinos, en reemplazo de la figura del INCA centralizador. El Perú, no nace pues de un paulatino y lento avance sobre un territorio nunca antes dominado, según las posibilidades o afanes del invasor europeo, como ocurrió en los Estados Unidos de Norteamérica o en Argentina, o Chile, donde los estados republicanos para poder definir su territorio tuvieron que librar largas campañas de exterminio contra pueblos indígenas nunca antes sometidos, guerras que recién culminaron a fines del siglo XIX.  No;  en el Perú, la cosa fue distinta, porque aquí, los españoles, encontraron una macro formación social que era el TAHUANTINSUYO, que ya se había impuesto en mayor o menor medida sobre las diversas etnias, confederaciones y señoríos regionales y en consecuencia: los españoles luego de imponerse a los señores del Cusco tras las guerras de conquista, hicieron suya esa tradición de dominio, sobre un territorio que ya había sido ganado, centralizado y trabajado por los incas; es decir: sobre un territorio  que tenía una relativa tradición de obediencia, de formar parte de una unidad política. Ese es el Perú que asumieron los españoles y que posteriormente hereda la república.

El segundo elemento histórico jurídico de la identidad peruana, es así: el poseer una tradición de dominio, una tradición de soberanía sobre nuestro territorio, de siete siglos, anterior a la llegada de los españoles, la cual no la tienen otros países en América. Y debe recordarse, que éste nuestro territorio, sobre el cual históricamente se asentó el Tahuantinsuyo y luego el Virreinato, ha perdido espacio, pues antes abarcaba lo que actualmente es Bolivia, Ecuador, y regiones que hoy en día pertenecen a Colombia, Chile y Argentina.

Cabe recordar, asimismo,  que los INCAS no hicieron sino sustituirse o agregarse a las soberanías regionales que otras etnias y grupos de la misma matriz andina, como los mochica, los chimu, los yauyos, los huancas, collas, chinchas, chachapoyas, tallanes, tumpis, etc; habían venido ejerciendo desde mucho antes, en diversas zonas  y valles del actual territorio peruano.

NOTAS.
———————————————————————-

[1] BELAUNDE, Víctor Andrés: PERUANIDAD- Selección, Instituto Riva Agüero- PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU, Lima, 1968, pp. 14 a 22.

[2] Ibid, pp. 20.

[3] DE LA RIVA AGÜERO, José: AFIRMACION DEL PERU – EL PERU EN SU HISTORIA, Pontificia Universidad Católica del Perú- Publicaciones del Instituto Riva Agüero, Volumen I, Lima, 1960, pp. 137-138.>

Puntuación: 2.91 / Votos: 22

2 thoughts on “IDENTIDAD PERUANA: El TERRITORIO ANCESTRAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*