PERUANIDAD: NECESIDAD DE UNA PERSPECTIVA PLURAL DE LO PERUANO.


Foto tomada de: http://www.agendameperu.com/2009/02/27/mundo-dtodos/
__________________

Respecto a la identidad peruana y el caracter y sentido de “lo peruano”, doctrinariamente se suelen encontrar diversas y contradictorias interpretaciones y puntos de vista, a los que hemos hecho referencia muy sucintamente en un artículo anterior; quizás por ello, es común que dentro de nuestra ciudadanía existan visiones pesimistas que niegan que lo peruano tenga alguna definición e incluso algún valor. Ante esa realidad, sería conveniente tener en cuenta:

A) Que, la interpretación de la identidad y el problema nacional peruano, necesita de una perspectiva PLURAL, que recoja los aportes valiosos y constructivos de las diversas tendencias y concepciones que existen sobre dichos temas, sin absolutizar a ninguna de ellas. Pues, cada una de esas perspectivas nos puede brindar un punto de vista a tener en cuenta sobre el problema nacional. En esa forma, se nos hará posible, acceder a una concepción integral, que asuma y reconozca la realidad heterogénea y por eso mismo: sumamente rica, de la identidad peruana.

20120322-20060709diversidad.jpg B)

Ello significa que se debe superar los estrechos y prejuiciados márgenes del INDIGENISMO y del HISPANISMO, por ser visiones parcializadas e incompletas del problema, que absolutizan solo uno de los legados recibidos por nuestra patria y pretenden negar al otro. Lo cual es totalmente errado, pues la pluralidad de la identidad peruana actual, se nutre histórica, social, étnica y culturalmente de ambos aportes esenciales; al lado de otros legados menores como el afro-peruano y el oriental.

C) Que, igualmente, una interpretación moderna y acorde con el desarrollo de las ciencias sociales y con nuestra norma constitucional, respecto a la identidad y el problema nacional peruano, debe SUPERAR la TESIS DEL MESTIZAJE, por ser una mixtificación idealista, que algunos autores asumen de buena fe, pero que en la práctica sirve para negar la pluralidad de lo peruano; para ocultar la discriminación racial y cultural; para negar al hombre andino moderno y sus diferentes manifestaciones culturales, pero también para negar al blanco, al chino y al negro. En suma, la tesis del MESTIZAJE busca eludir, escapar, sublimar la heterogeneidad del Perú; heterogeneidad que sin embargo, es una realidad palpitante, tan igual a la pluralidad de la moderna sociedad española, norteamericana o suiza, por ejemplo, colectividades a las cuales a nadie se le ocurre motejarlas como “sociedades mestizas”, ni tampoco a sus ciudadanos. Siendo, que, la pluralidad del Perú está reconocida y consagrada por nuestra ley de leyes, la Constitución Política del Perú, norma fundamental, que a tono con su perspectiva humanista y democrática, acepta y defiende la PLURALIDAD étnica y cultural del Perú, en su artículo 2 numeral 19.

Abordar el tema de la identidad peruana, obliga pues: a reconocer que el Perú es múltiple y plural, que en él coexisten diversos tonos de piel, razas y culturas, cada cual con iguales derechos: hombres andinos, blancos, negros y chinos; miembros de una colectividad heterogénea con múltiples raíces, pero también con puntos de encuentro esenciales, como son: el compartir un mismo territorio y una misma problemática, el estar vinculados por una experiencia histórica y económica común y difícil, sobre la misma patria; todo lo cual se sintetiza en el actual estado democrático de derecho social y nos obliga, a afrontar solidariamente las necesidades y los retos del presente y del futuro.

Continúa leyendo “PERUANIDAD: NECESIDAD DE UNA PERSPECTIVA PLURAL DE LO PERUANO.”

IDENTIDAD PERUANA: El TERRITORIO ANCESTRAL

20110723-mapa.JPG
(Fuente de la foto: SOPHIMANIA, blogspot.com)

Otro gran elemento geográfico, histórico, político y jurídico, que cohesiona y define, a pesar de su diversidad, a nuestra plural identidad peruana: es nuestro TERRITORIO ANCESTRAL.

En efecto, el suelo que ocupa el Perú en estos días, es fruto de una larga tradición de posesión histórica, iniciada con las primeras culturas andinas, consolidada con los INCAS y mantenida por el virreinato hispano y la repùblica peruana;  VICTOR ANDRES BELAUNDE denominó a ello el LEGADO DEL IMPERIO[1] y recalcó que la unidad política (del territorio) fue uno de los principales legados del incario al Perú, “unidad que fue una obra milagrosa, realizada contra las dificultades territoriales y las diversidades étnicas. Hemos mantenido ese legado de la unidad política. Podría decirse que España, sobre todo la España de Carlos V, Estado imperial como el Incaico, quiso conservar bajo un solo mando, el vasto territorio del Tahuantinsuyo.”[2].   Esto también fue advertido y ensalzado en términos románticos por JOSE DE LA RIVA AGÜERO: “nacionalistas, tradicionales, restauradores, los incas escucharon y obedecieron el mandato de unidad que parece bajar de los Andes, a pesar de los eternos obstáculos físicos y la no menos perpetua diversidad de razas de este país. Venciendo la lentitud y la pusilanimidad de los hombres, construyeron un grande imperio (con)…una cadena de bronce, poderosa y recia con frecuencia manchada de sangre y de sudor. Pero con ese vínculo duro y macizo consolidaron cosas nobles y grandes. Por ellos nació la patria peruana.”[3]

El territorio sobre el que mandaban los incas, lo tomaron los conquistadores españoles, colocándose sobre las etnias y pueblos andinos, en reemplazo de la figura del INCA centralizador. El Perú, no nace pues de un paulatino y lento avance sobre un territorio nunca antes dominado, según las posibilidades o afanes del invasor europeo, como ocurrió en los Estados Unidos de Norteamérica o en Argentina, o Chile, donde los estados republicanos para poder definir su territorio tuvieron que librar largas campañas de exterminio contra pueblos indígenas nunca antes sometidos, guerras que recién culminaron a fines del siglo XIX.  No;  en el Perú, la cosa fue distinta, porque aquí, los españoles, encontraron una macro formación social que era el TAHUANTINSUYO, que ya se había impuesto en mayor o menor medida sobre las diversas etnias, confederaciones y señoríos regionales y en consecuencia: los españoles luego de imponerse a los señores del Cusco tras las guerras de conquista, hicieron suya esa tradición de dominio, sobre un territorio que ya había sido ganado, centralizado y trabajado por los incas; es decir: sobre un territorio  que tenía una relativa tradición de obediencia, de formar parte de una unidad política. Ese es el Perú que asumieron los españoles y que posteriormente hereda la república.

El segundo elemento histórico jurídico de la identidad peruana, es así: el poseer una tradición de dominio, una tradición de soberanía sobre nuestro territorio, de siete siglos, anterior a la llegada de los españoles, la cual no la tienen otros países en América. Y debe recordarse, que éste nuestro territorio, sobre el cual históricamente se asentó el Tahuantinsuyo y luego el Virreinato, ha perdido espacio, pues antes abarcaba lo que actualmente es Bolivia, Ecuador, y regiones que hoy en día pertenecen a Colombia, Chile y Argentina.

Cabe recordar, asimismo,  que los INCAS no hicieron sino sustituirse o agregarse a las soberanías regionales que otras etnias y grupos de la misma matriz andina, como los mochica, los chimu, los yauyos, los huancas, collas, chinchas, chachapoyas, tallanes, tumpis, etc; habían venido ejerciendo desde mucho antes, en diversas zonas  y valles del actual territorio peruano.

NOTAS.
———————————————————————-

[1] BELAUNDE, Víctor Andrés: PERUANIDAD- Selección, Instituto Riva Agüero- PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL PERU, Lima, 1968, pp. 14 a 22.

[2] Ibid, pp. 20.

[3] DE LA RIVA AGÜERO, José: AFIRMACION DEL PERU – EL PERU EN SU HISTORIA, Pontificia Universidad Católica del Perú- Publicaciones del Instituto Riva Agüero, Volumen I, Lima, 1960, pp. 137-138.>

Continúa leyendo “IDENTIDAD PERUANA: El TERRITORIO ANCESTRAL”