CRISTO FRENTE a BARRABÁS: ¿ES LA VOZ DEL PUEBLO LA VOZ DE DIOS?

[Visto: 218 veces]

 

Comúnmente hemos escuchado: la voz del pueblo es la voz de Dios; aludiendo a una verdad, una voluntad o una decisión incontrovertible. ¿Es posible afirmar algo así, con plenitud, aunque sea como frase o dicho popular? Discutible ó en todo caso depende del ángulo de donde se mire. Porque un pueblo exacerbado por agitadores de uno u otro lado o motivado por medios de presión social parcializados y falaces, puede asumir decisiones muy  controversiales y  hasta terribles.

En el libro sagrado del cristianismo, la Biblia, existen relatos icónicos  que al parecer pretenden evidenciar que el pueblo puede equivocarse alevosamente.

El más importante relato bíblico (1) que toca este tema y  que siempre convoca  a reflexión, es el que narra la decisión del pueblo respecto a Jesús y Barrabás:  Convencido  el gobernador romano Poncio Pilatos, de que Jesús Cristo es inocente, decide recurrir a la figura del perdón para salvarlo de ser ejecutado y a fin de justificar esta decisión ante sus superiores del Estado romano, convoca al pueblo para que le convalide su intención de liberar a Jesús. Con este propósito, el gobernador  pone frente a la masa popular a Jesús Cristo el Mesías y a Barrabás, para que escojan a cuál de ellos se le perdonaría la vida.  Pilatos parece convencido de que el elegido sería Jesús Cristo, pero el pueblo, influido por los sacerdotes tradicionalistas de la élite hebrea, escoge a Barrabás, a pesar de que este último sería un criminal, un asesino, un bandido. Entonces Pilatos se lava las manos y dice: yo no seré responsable de la muerte de un inocente, mientras la multitud ruge: que la sangre de Cristo caiga sobre nosotros y nuestros descendientes. Y Jesús seguidamente es crucificado.(2)

ANÁLISIS DEL DILEMA

Desde un punto de vista histórico y con relevancia jurídica,  el dilema que refieren los evangelios, respecto  a la decisión que pidió asumir al pueblo, el gobernador Pilatos, implica responder a la interrogante muy importante para muchos: respecto a quién o quiénes fueron finalmente los responsables de la muerte de Cristo?  ¿Fué  Pilatos, fueron los sacerdotes o fué el pueblo?

La primera respuesta que parecería proponer este episodio bíblico, sería: el pueblo. Pero, otra respuesta más aguda que brota del mismo texto bíblico, nos diría: los grupos de poder, que instrumentalizaron al pueblo. Una tercera opción, considerada por los estudiosos,  es que el responsable fue PILATOS, quien como gobernador y Juez que actuó en la causa de Jesús Cristo, no supo imponer la ley romana vigente en esa región ni la autoridad que él  tenía y procedió en forma no solo pusilánime sino prevaricadora, al  condenar a Jesús sin la convicción que exigía el proceso judicial romano y sin haber encontrado prueba, como él mismo lo dijo ante el pueblo abiertamente. En tal sentido, especialistas como MARTOS NUÑEZ no dudan en afirmar que PILATOS  no fue un Juez independiente, que en consecuencia Jesús Cristo padeció “la injusticia del Imperio Romano cuna del Derecho, cuyo representante en Judea cometió sendos delitos de prevaricación y abuso de poder en la persona de Jesucristo…ordenando su flagelación y crucifixión. Asimismo invirtió la carga de la prueba autoproclamándose inocente de la sangre de Jesús”, siendo que la inocencia de Pilatos  no es posible aceptar desde el instante en que ordenó la flagelación de Jesús, puesto que el acusado no tuvo la tutela efectiva de los jueces y tribunales que conocieron su causa: estuvo indefenso (sin abogado), fue inducido a declarar contra sí mismo y a confesarse culpable (3).

Sin dejar de lado, que una respuesta más teleológica, desde el punto de vista de la fe cristiana sería: que el responsable final fue Dios, que había decidido que su hijo muriese sacrificado.

Pero quién era Barrabás?

BARRABÁS, según muchas fuentes era un delincuente común; algunos libros del Nuevo Evangelio señalan que era un bandido, asesino y ladrón. Sin embargo, otras fuentes bíblicas,  precisan que BARRABÁS era un sedicioso, un insurgente, un insurrecto, un rebelde que había tomado las armas contra el estado, es decir contra el Imperio Romano (4).

Lo más revelador del asunto es:  que el primer nombre de Barrabás habría sido también Jesús, o sea que era Jesús Barrabás, como lo señalan muchos estudiosos del tema como Pablo Uribe (5); cosa que también mencionó ORÍGENES, teólogo cristiano de los primeros tiempos (6) y cuya reseña encontramos igualmente en el Diccionario de Jesús de Nazaret: Su nombre completo es Jesús Barrabás (Mt 27,16). Delincuente famoso, jefe de banda, revolucionario (Mc 15,7), asesino (Lc 23,19; Act 3,14), bandolero y ladrón (Jn 18,40). Con motivo de la Pascua, se daba libertad a un preso -privilegio que los romanos concedieron a los judí­os-, el que el pueblo pedí­a. Los judí­os prefirieron que Pilato diera libertad a Barrabás y no a Jesús (Mt 27,17; Mc 15,11; Lc 23,25; Jn 18,40)(7). 

Siendo el otro detalle, a tener en cuenta, que Barrabás en idioma arameo, el hablado en tiempos de Jesús Cristo, significaba “Hijo del Padre”(8).

Entonces, tenemos, que en esencia, PILATOS habría puesto al pueblo a escoger, entre dos hombres llamados JESUS, ambos se pretendían  ser “hijos del Padre” y  salvadores del pueblo. Lo diferencial es, que uno portaba un mensaje de redención, paz y cambio basado en el amor al prójimo;  el otro un accionar de violencia,  guerra y también cambio.

 

NOTAS y FUENTES CONSULTADAS 

(1)  Mateo 27:17-41

Entonces cuando el pueblo estaba reunido, Pilato les preguntó: —¿A quién quieren que libere? ¿A Barrabás ó   a Jesús al que llaman el Mesías? Porque Pilato sabía que habían entregado a Jesús por pura envidia, cuando Pilato estaba sentado en el tribunal, recibió un mensaje de su esposa que decía: «No le hagas nada a ese hombre inocente. He estado intranquila todo el día porque soñé con él».

Pero los jefes de los sacerdotes y los ancianos líderes convencieron a las multitudes para que pidieran a Pilato que pusiera en libertad a Barrabás y ordenara matar a Jesús. Y cuando el gobernador preguntó: —¿Cuál de estos dos presos quieren que deje libre? Las multitudes contestaron: —¡A Barrabás! Pilato preguntó otra vez: —¿Entonces qué debo hacer con Jesús, al que llaman el Mesías? Todos dijeron: —¡Crucifícalo! Pilato preguntó: —¿Por qué? ¿Qué ha hecho de malo? No encuentro culpa en él. Pero todos gritaron más fuerte: —¡Crucifícalo!

 Pilato se dio cuenta de que no podía hacer nada para cambiar la intención de ellos. Vio que se iba a formar un disturbio, así que agarró un poco de agua y se lavó las manos enfrente de todos y dijo: —Yo no soy responsable por la muerte de este hombre. Allá ustedes. La gente respondió: —¡Nosotros y nuestros hijos cargaremos con la responsabilidad de su muerte!

 Entonces Pilato puso en libertad a Barrabás. Luego hizo que le dieran latigazos a Jesús y lo entregó para ser crucificado. Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al palacio. Reunieron a toda la compañía de soldados alrededor de él. Le quitaron la ropa y le pusieron un manto de color morado. Hicieron una corona hecha de espinas, se la colocaron en la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Se arrodillaron ante él y se burlaban, diciendo: «¡Viva el rey de los judíos!» Luego le escupieron, tomaron la caña y le pegaron en la cabeza. Cuando acabaron de burlarse de él, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo sacaron para crucificarlo. Al salir encontraron a un hombre de Cirene llamado Simón y lo obligaron a cargar la cruz de Jesús. Llegaron a un sitio llamado «Gólgota» que significa «Lugar de la Calavera». Le dieron a Jesús vino mezclado con hiel para que bebiera, pero después de probarlo no quiso beberlo. Clavaron a Jesús de pies y manos a la cruz y rifaron entre ellos la ropa de Jesús. Luego, se sentaron a vigilarlo. Por encima de su cabeza escribieron un aviso con la razón de su condena: «ESTE ES JESÚS, EL REY DE LOS JUDíOS».

 Ese mismo día dos ladrones fueron crucificados con Jesús, uno a su derecha y otro a su izquierda. La gente que pasaba lo insultaba, meneando la cabeza y diciendo: —Tú que ibas a destruir el templo y reconstruirlo en tres días, ¡sálvate a ti mismo! Si eres el Hijo de Dios, entonces bájate de esa cruz. También los jefes de los sacerdotes junto con los maestros de la ley y los ancianos líderes se burlaban de él…

(2)  Lucas 23:13-25

“Entonces Pilato, convocando a los principales sacerdotes, a los gobernantes, y al pueblo, les dijo: Me habéis presentado a éste como un hombre que perturba al pueblo; pero habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado en este hombre delito alguno de aquellos de que le acusáis. Y ni aun Herodes, porque os remití a él; y he aquí, nada digno de muerte ha hecho este hombre. Le soltaré, pues, después de castigarle. Y tenía necesidad de soltarles uno en cada fiesta. Mas toda la multitud dio voces a una, diciendo: Fuera con éste, y ¡suéltanos a Barrabás! Este había sido echado en la cárcel por sedición en la ciudad, y por un homicidio. Les habló otra vez Pilato, queriendo soltar a Jesús; pero ellos volvieron a dar voces, diciendo: ¡Crucifícale, crucifícale! Él les dijo por tercera vez: ¿Pues qué mal ha hecho éste? Ningún delito digno de muerte he hallado en él; le castigaré, pues, y le soltaré. Mas ellos instaban a grandes voces, pidiendo que fuese crucificado. Y las voces de ellos y de los principales sacerdotes prevalecieron. Entonces Pilato sentenció que se hiciese lo que ellos pedían; y les soltó a aquel que había sido echado en la cárcel por sedición y homicidio, a quien habían pedido; y entregó a Jesús a la voluntad de ellos.”

(3) MARTOS NÚÑEZ, Juan Antonio: EL PROCESO DE CRISTO: ASPECTOS JURÍDICO-PENALES y PROCESALES; Revista de Derecho Penal y Criminología; ESPAÑA; Nro. 04;  1994; pp. 627.

(4) www.BibliaCatólica.com.ar  Mateo 27(15-26) –  pp. virtual 2047.  “6. En cada fiesta, Pilato ponía en libertad a un preso, a elección del pueblo. 7. Había en la cárcel uno llamado Barrabás, arrestado con otros revoltosos, que habían cometido un homicidio durante la sedición.” 

(5) URIBE ULLOA, Pablo: BARRABÁS o JESÚS BARRABAS; Blog Académico de la USSC – Universidad Católica de la Santísima Concepción. Artículo publicado el 08 de abril de 2015. Visto el 15 de abril del 2022. URIBE nos dice: “Los nombres son importantes. Jesús Barrabás Vs  Jesús Cristo.”  https://teologia.ucsc.cl/2015/04/barrabas-o-jesus-barrabas/ Así mismo, este otro artículo donde este autor trata con mayor amplitud el tema: https://www.scielo.br/j/pteo/a/TtTVjWC5wrb3HPbtmm8YR6k/?lang=es

(6) BIBLICOMENTARIOS: https://biblicomentarios.com/la-verdadera-historia-de-barrabas/ Visto el 15  de marzo del 2022:

¿Cual era el verdadero nombre de Barrabas?

Es interesante saber que Barrabás y Jesús, siendo personajes totalmente diferentes, compartieron en realidad el mismo nombre. En los manuscritos anteriores al siglo III d.C. que provienen de Siria, Cesárea y el Sinaí, como también en los escritos de Orígenes, el nombre de este ladrón en Mateo 27:7 aparece como” Iesous ho Barabbas“, que, traducido al castellano, significa “Jesús Barrabás”. Este sería el verdadero nombre de Barrabás, según estos escritos. También aparece como Jesús Bar Abba, que significa “Jesús, hijo del Padre”. La coincidencia de los nombres establece un contraste radical entre “Jesús, llamado el Cristo” (según el mismo Pilato le nombra) y este otro Jesús Barrabás, representante de los resultados de la maldad posible en el hombre. El contraste es estremecedor, al considerar que Jesús de Nazaret es el verdadero “Hijo del Padre” y el verdadero libertador y Salvador.

(7) Diccionario de Jesús de Nazaret, Editorial Monte Carmelo, Burgos, 2001

(8) Más sobre BARRABÁS:

Mat 27:16; Mar 15:7 tenían .. preso .. llamado Barrabás
Luk 23:18 ¡fuera con éste, y suéltanos a Barrabás!
Joh 18:40 no a éste, sino a Barrabás, y Barrabás era ladrón.

Barrabás (gr. Barabbás; transliteración del aram. Bar ‘Abbâ*, “hijo del padre [maestro; de Aba]”; por lo general no se acepta la interpretación de Jerónimo de que provení­a del aram. Bar Rabban, “hijo del rabí­’). Criminal judí­o que en ocasión del juicio de Jesús ante Pilato estaba en prisión por robos y asesinato. Cuando Pilato ofreció liberar a Jesús o a Barrabás, los judí­os eligieron a Barrabás (Mat 27:16-26; Mar 15:7-15; Luk 23:18; Joh 18:40).

Fuente: Diccionario Bíblico Evangélico

Hijo del padre o maestro. Individuo aclificado en los evangelios como bandido, salteador, amotinado, que estaba preso por asesinato en Jerusalén.

Cuando Jesús fue llevado ante Pilatos y como por motivo de la Pascua se acostumbraba soltar algún preso, el procurador romano puso a la turba a escoger quién serí­a liberado, Jesús o B., y el pueblo señaló a este último, Mt 27, 15-26; Mc 15, 6-15; Lc 23, 13-25; Jn 18, 38-40.

Diccionario Bí­blico Digital, Grupo C Service & Design Ltda., Colombia, 2003

Fuente: Diccionario Bíblico Digital

(gr., Barabbas, para el arameo Bar-abba, hijo del padre, o maestro). Un criminal escogido por la turba de Jerusalén, instigada por los principales sacerdotes, en preferencia a Cristo, para ser soltado por Pilato en la fiesta de la Pascua. Era un prisionero famoso (Mat 27:16), arrestado con otros por robo, sedición y asesinato (Mar 15:15; Luk 23:18; Joh 18:40).

Fuente: Diccionario Bíblico Mundo Hispano

Ladrón soltado en vez de Jesús. Mat 27:16, Mar 27:16, Lc. 23, Jn. 18.

Diccionario Bí­blico Cristiano
Dr. J. Dominguez

http://biblia.com/diccionario/

Fuente: Diccionario Bíblico Cristiano

(Hijo del padre). Personaje que estaba en prisión cuando el Señor Jesús fue traí­do a juicio ante Pilato. Era un preso famoso. Pilato acostumbraba… soltar al pueblo un preso† y queriendo libertar a Cristo, porque sabí­a que por envidia le habí­an entregado, preguntó a la multitud que a cuál debí­a poner libre. La gente pidió a gritos que soltase a B. (Mat 27:15-26). B. era acusado de un motí­n. Con varias otras personas, presos con él, habí­an cometido homicidio en una revuelta (Mar 15:7; Luc 23:19). Era, además, ladrón (Jua 18:40). Pedro, en uno de sus sermones, le recuerda al pueblo: Vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida (Hch 3:14).

Fuente: Diccionario de la Biblia Cristiano

tip, BIOG HOMB HONT

vet, = “hijo del padre”. Descrito como “ladrón” (Jn. 18:40) y “un preso famoso” (Mt. 27:16). Habí­a encabezado una insurrección y cometido homicidio (Mr. 15:7). Ante la disyuntiva de elegir entre éste y el Señor Jesús, los judí­os, instigados por los principales sacerdotes y por los ancianos, pidieron la liberación de este hombre, y la muerte para Jesús. Esta elección manifestó claramente la impiedad y dureza del corazón de ellos. Pedro no perdió la ocasión de presentar este hecho acusadoramente a los judí­os: “Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida” (Hch. 3:14).

Fuente: Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado

[016]

Nombre que se da popularmente al que es delincuente, a pesar de que etimológicamente no significa otra cosa que hijo (bar) de padre (abbâ).

Algunos manuscritos antiguos atribuyen en este nombre al bandido o delincuente comparado por Pilatos con Jesús y liberado. (Mt. 27.16; Mc. 15. 6)

Pedro Chico González, Diccionario de Catequesis y Pedagogí­a Religiosa, Editorial Bruño, Lima, Perú 2006

Fuente: Diccionario de Catequesis y Pedagogía Religiosa

Su nombre completo es Jesús Barrabás (Mt 27,16). Delincuente famoso, jefe de banda, revolucionario (Mc 15,7), asesino (Lc 23,19; Act 3,14), bandolero y ladrón (Jn 18,40). Con motivo de la Pascua, se daba libertad a un preso -privilegio que los romanos concedieron a los judí­os-, el que el pueblo pedí­a. Los judí­os prefirieron que Pilato diera libertad a Barrabás y no a Jesús (Mt 27,17; Mc 15,11; Lc 23,25; Jn 18,40).

  1. M. N.

FERNANDEZ RAMOS, Felipe (Dir.), Diccionario de Jesús de Nazaret, Editorial Monte Carmelo, Burgos, 2001

Fuente: Diccionario de Jesús de Nazaret

(Hijo del Padre; posiblemente: Hijo del Maestro).
El criminal encarcelado, culpable de asalto, sedición y asesinato, a quien Pilato puso en libertad en lugar de Jesús. Pilato obró así­ †œdeseando satisfacer a la muchedumbre†, que clamaba por su libertad debido a la insistencia de los sacerdotes principales y los ancianos. (Mt 27:15-26; Mr 15:6-15; Lu 23:16-25; Jn 18:39, 40; Hch 3:14.)
Esta costumbre poco común de soltar a un preso cada año en la ví­spera de la Pascua no tiene base o precedente en las Escrituras Hebreas, y no hay ningún testimonio extrabí­blico de que fuera una costumbre romana. Debió ser una costumbre de los judí­os, pues Pilato les dijo: †œUstedes tienen por costumbre que les ponga en libertad a un hombre en la pascua†. (Jn 18:39.)

Fuente: Diccionario de la Biblia

Un bandido (Jn. 18.40), arrestado por terrorismo político homicida (Mr. 15.7; Lc. 23.18s). El lenguaje empleado por Marcos podría indicar un incidente muy conocido, y el epíteto de “famoso” (Mt. 27.16) cierta reputación como una especie de héroe. Los sacerdotes, posiblemente haciéndose eco de una demanda inicial de sus seguidores (cf. Mr. 15.8), organizaron un movimiento para lograr su liberación por oposición a la intención de Pilato de ofrecer la de Jesús (Mt. 27.20; Mr. 15.11), y así Barrabás se transformó en ejemplificación de los efectos de la expiación sustitutoria.

Este nombre es un patronímico (“hijo de Abba”). Aparece como “Jesús Barrabás” (cf. “Simón BarJonás”, °VM mg) en algunas autoridades en el caso de Mt. 27.16s, y Origenes in loc. menciona que se trata de una lectura antigua. Le agrega mordacidad al ofrecimiento de Pilato: “¿Jesús Barrabás o Jesús Cristo?”, pero, por más que resulta interesante, se trata de algo que tiene que permanecer en la incertidumbre.

El privilegio de soltar a un prisionero en la época de la pascua recibe confirmación independiente tanto de Marcos como de Juan, pero no está claro. Blinzler lo asocia con la Misná, Pesaḥim 8.6, que establece que el cordero pascual puede ser ofrecido “por alguien a quien se ha prometido soltar de la prision”.

BIBLIOGRAFÍA. Deissmann en G. K. A. Bell y A. Deissmann, Mysterium Christi, pp. 12ss (para el texto: en contra, cf. M. J. Lagrange, S. Mathieu, pp. 520ss); H. A. Rigg, JBL 64, 1945, pp. 417ss; C. E. B. Cranfield, St Mark, pp. 449ss; J. Blinzler, The Trial of Jesus, 1959, pp. 218ss; F. F. Bruce, New Testament History, 1971, pp. 203ss.

A.F.W.

Douglas, J. (2000). Nuevo diccionario Biblico : Primera Edicion. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.

Fuente: Nuevo Diccionario Bíblico

 

 

Puntuación: 4.75 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *