Absorción musical y afrontamiento hábil desde un cuarteto de cuerdas

[Visto: 3031 veces]

Por: Victoria Petho

 

Cientos de veces cuando miramos una sinfónica o un concierto y observamos detenidamente a los intérpretes, podemos verlos moviéndose al compás de la música, con los ojos medio cerrados, tan apasionados, inspirados y conectados con lo que hacen, como si la música y ellos fueran uno solo. Pues, así como los músicos poseen a la música, la música también los posee a ellos.

Experiencias como estas, comúnmente se denominan “absorción artística”. Simon Høffding, en A Phenomenology of Musical Absorption (2018), analiza casos similares y para esto se basa principalmente en el concepto de “afrontamiento hábil”, es decir, la idea de que en la experiencia la toma de decisiones y la adquisición de habilidades se basan en el afrontamiento corporal más que en el conocimiento representativo.

La investigación de Høffding es tanto teórica como empírica. Esta última consta de una serie de entrevistas a cuatro músicos clásicos que componen el Cuarteto de Cuerdas Danés: Asbjørn, Rune, Fredrik y Frederik Ø. El método utilizado para llevar a cabo estas entrevistas fenomenológicas está detalladamente descrito en el libro.

Cada músico se presenta brevemente y cuentan las experiencias que viven mientras ejecutan los instrumentos. Luego de la presentación, Høffding muestra un cuadro para distinguir los diferentes tipos de experiencias contadas por los músicos. Él nombra la tabla “una topografía de absorción musical” y define sus cinco categorías principales.

“La absorción estándar” es el modo predeterminado de ejecución donde el cuarteto se encuentra normalmente. Este estado incluye sentirse un poco aburrido o neutral.

“La mente divagando sin ser” es la experiencia de tocar automáticamente mientras los pensamientos no relacionados surgen en la mente. Este no es un estado en el que los músicos se encuentren muy a menudo.

“La interpretación frustrada” es el modo de actuación de supervivencia cuando hay inconvenientes externos como interrupciones o accidentes y los músicos se concentran intensamente para tratar de volver a la absorción estándar. Es un estado poco común.

“Absorbido no-estar-allí” es uno de los dos estados de intensa absorción. Lo experimentan cuando están “completamente perdidos en la música” durante la interpretación. A veces, posteriormente no pueden recordarlo. La sensación es corporalmente agradable, eufórica y de alto valor emocional y existencial.

“La absorción ex estática” es el otro estado mayor de absorción intensa. Aquí, el músico ve alterado su sentido de sí mismo por la absorción y se siente invencible, poderoso y en control de la situación en su conjunto.

Luego, en la otra mitad del libro, el autor desarrolla conceptos teóricos que compara con la absorción. Aquí Høffding entra en distintos debates, compara los sueños lúcidos y el sueño sin sueños con las experiencias de los músicos de absorción ex-estática y no-estar-absorto, estudia teorías de esquizofrenia y presenta diversos puntos de vista de la experiencia artística y estética.

Por último, Høffding analiza la absorción musical teniendo en cuenta la síntesis pasiva y activa de Husserl y presenta su propia teoría de la pasividad performativa, la cual define como la experiencia “de alguien o algo distinto a mí que hace que la música se desarrolle” pues opina que la acción musical no es generada principalmente por la conciencia egoica activa sino por un sentido pasivo ampliado de subjetividad. Además, aclara que como podemos suponer, solo los expertos con un esquema corporal bien entrenado pueden ingresar a estos estados de absorción intensa.

Camille Buttingsrud, quien escribe la reseña de este libro, realiza varias interesantes críticas a “A Phenomenology of Musical Absorption”, comenzando con el error del autor al no haber vivido nunca la absorción musical, tener problemas en detectarla, rechazar otras teorías y aun así proclamar que su trabajo es “paradigmático” y “universal”. Además, nunca define el tan usado concepto de absorción musical, con lo cual surgen dudas con respecto a qué se refiere. Por otro lado, se pueden encontrar varias cuestiones extrañas con respecto a la teoría de Husserl de síntesis pasiva y activa y la pasividad performativa.

Sin embargo, es un libro que propone interesantes teorías sobre la absorción musical y nos recuerda que si bien es necesaria la práctica y la habilidad, hay momentos en los que las acciones y decisiones se dejan llevar por el afrontamiento corporal más que por el conocimiento representativo. Como lo afirma el autor; “la absorción musical es una cuestión de suceder en vez de hacer”.

 

El presente resumen está con licencia CC de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional

ANUNCIO: Visita nuestras páginas de mecenazgo en PATREON  y KO-FI si quieres apoyar este proyecto.

Puntuación: 4.67 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *