El renacimiento de Carl Schmitt y la indeterminación jurídica en nuestros tiempos

[Visto: 1595 veces]

Por: Victoria Petho

 

Debido al renacimiento de los estudios de Carl Schmitt en los últimos tiempos, William Scheuerman en The end of law (2019) se propone analizar los textos de este jurista y filósofo alemán que nos dejó valioso material en los campos del derecho, la economía y la política.

El estado de derecho y la democracia actualmente están atravesando una crisis debido, primeramente, a la expansión de las intervenciones estatales a diferentes campos de la economía capitalista y el bienestar social que otorga a los jueces y administradores una gran cantidad de poder y, en segundo lugar, debido a la proliferación de poderosos tribunales constitucionales, lo cual deriva en una acumulación asimétrica de poder en los Poderes Legislativo y Judicial. Según Scheuerman, esta crisis está descrita por el diagnóstico legal de Schmitt.

Acumulación del poder en los tribunales de justicia

A lo largo de su vida, Schmitt criticó la indeterminación jurídica que sucedió en el orden constitucional liberal de la República de Weimar (actual Alemania). Esta indeterminación que se manifestaba en el orden político y jurídico liberal, según el autor, se debía a la crisis de la democracia parlamentaria. Él afirmaba que liberalismo y democracia eran incompatibles ya que en la era de masas sólo la democracia podría proporcionar una homogeneidad entre gobernantes y gobernados, a diferencia de antes cuando solo una minoría de aristócratas calificados participaba en la deliberación y el debate de interés social.

Esta búsqueda de igualdad es la que hizo entrar a Schmitt en el Partido Nacionalsocialista, anhelando una sociedad étnica y racialmente homogénea. Y si a esta ideología le agregamos su pensamiento a favor de la violencia para asegurar el orden político, entonces, la dictadura sería el resultado natural.

Scheuerman sostiene, por un lado, que el marco de la indeterminación legal también está incorporado en la discusión de Schmitt sobre el derecho internacional ya que este, al igual que el parlamentarismo liberal, no representa una voluntad uniforme de un grupo homogéneo de personas y, por otro lado, afirma que el filósofo avaló el imperialismo estadounidense para apoyar al imperialismo nacionalsocialista en los años 30 y 40 antes de la guerra. Este último, a diferencia del derecho internacional, tiene un poder hegemónico para formar las relaciones de dominación.

El libro continúa estableciendo vínculos entre Schmitt y otros dos pensadores. Con Schumpeter, le une la discusión sobre el “empresario capitalista”. Ambos están de acuerdo en el concepto de modernización propuesto por Weber y están en desacuerdo sobre la solución de la crisis del parlamentarismo, pues Schumpeter apoya el elitismo liberal, mientras que Schmitt opta por un plebiscitarismo autoritario de masas. En cuanto a su relación con Hayek, vemos que ambos critican el estado intervencionista moderno afirmando que la sociedad y el estado deben estar claramente separados: la sociedad es diversificada y heterogénea, el estado no lo es. En el caso contrario, donde están fusionados, resulta en el establecimiento de un estado de bienestar y en la elaboración de leyes para el bien de un grupo particular de personas.

Volviendo al presente, podemos ver que recientemente, en Estados Unidos, ocurrió el renacimiento de los estudios de Schmitt debido a la guerra en nombre del antiterrorismo. Esto fue consecuencia del poder que centralizó gradualmente la Casa Blanca en el siglo pasado. Después de la guerra fría, el gobierno de Estados Unidos tiene una nueva forma de fortalecer su poder contra el terrorismo. Luego del ataque terrorista de 2001 se aprobó la Ley Patriota de EE. UU. que otorga al gobierno ejecutivo un gran y extenso poder para combatir a los enemigos a toda costa. En la doctrina de soberanía de Schmitt, el poder de emergencia constituye fundamentalmente la idea de soberanía.

Según la reseña de Samuel Lee, Scheuerman realiza una lectura fascista de Schmitt y esto es cuestionable ya que él tenía amigos judíos y decidió dar clases en una escuela donde asistían mayormente judíos, además, el énfasis de la homogeneidad social no apunta a promover la pureza de la nación o exterminio judío. De todos modos, Lee sostiene que en el libro se realiza un fructífero análisis que contribuiría mucho a los estudios de Schmitt y al debate de la teoría jurídica.

 

El presente resumen está con licencia CC de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional

ANUNCIO: Visita nuestras páginas de mecenazgo en PATREON  y KO-FI si quieres apoyar este proyecto.

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *