Archivo de la etiqueta: Minería

CADE 2013 Y LA MINERÍA

[Visto: 686 veces]

20131202-logoipaecadeejecutivos.png

La Conferencia Anual de Ejecutivos de este año (CADE 2013) ha representado un punto de quiebre respecto de sus similares. De una parte se trata de una renovación del compromiso de los empresarios que sobrevivieron a la crisis de los años 80 y al conflicto armado, y de otro representa un cambio generacional que deja en manos de los más jóvenes el futuro empresarial del país.

Al finalizar el evento los diferentes grupos de empresarios se comprometieron a brindar su apoyo al país, y en particular en lo que respecta a la minería el grupo “se compromete a…

  • Entregar al Estado los estudios técnicos para la remediación de cinco pasivos ambientales mineros que están bajo su responsabilidad.
  • Acercar la educación y la conectividad global a 10 centros poblados a través de conexión a internet que les permita el acceso a mejores plataformas educativas
  • Financiar estudios y generar convenios para promover la mejora en el aprovechamiento, disponibilidad y cuidado del agua, en tres sub-cuencas importantes del país.
  • Apoyar la lucha frontal que el Gobierno ha iniciado con la minería ilegal.”

Documento: Compromisos del sector privado

20131107-etiqueta1.png

Más información sobre la diplomatura: Click aquí)

Sigue leyendo

La minería mexicana y el mercado mundial de la plata 2013

[Visto: 667 veces]

A fines de Julio de 2013 69 proyectos se suspendieron en México, lo que reperesenta una inversión de 8 mil millones menos de la esperada para este año.

La recuperación de la economía mexicana aún tiene cuentas por pagar, el sistema financiero y la estructura tributaria siguen siendo un problema, a lo que se suma la caída de los precios de los minerales. Todo indica que la sequía de inversiones en el sector se prolongará un tiempo más.

De acuerdo con el instituto de estadística el valor de la producción minera sigue bajando, y el único metal que ha subido es el hierro.

20131108-etiqueta3.png

México es el mayor productor mundial de plata; en el momento del informe, el London Bullion. El valor de mercado de la plata fue de alrededor de EE.UU. $ 20/oz , en comparación con el promedio de 2012 de más de EE.UU. $ 31 – y la historia ha sido la misma para otros metales en 2013 .

De acuerdo con el informe del London Bullion la demanda industrial de plata ha pasado por un período difícil en los últimos años. La recesión mundial de 2008 y la posterior lenta recuperación económica han afectado la demanda de uso final en una serie de sectores industriales clave. Además, los altos y volátiles precios de la plata han fabricantes incentivado para el ahorro en el uso de la plata en un rango de aplicaciones. Si bien el impacto económico en los pedidos industriales es de naturaleza cíclica, lo perdido en épocas de austeridad rara vez se convierte en inversión durante la expansión.

Entonces, ¿qué tenemos por delante? A finales de agosto, El ministro de Finanzas Luis Videgaray habló de las expectativas de que la economía mexicana se recupere en 2014, basado en la  previsión del Banco de México que calcula una tasa entre 3.2 %  y 4.2 %.

Para la industria minera del país en concreto, las predicciones son igualmente optimistas, en un informe publicado en mayo de Business Monitor International sugiere el valor esperado del sector alcanzará los $ 16 mil millones en 2017.

Con un empleo de alrededor de 334.000 personas de forma directa, y con más de dos millones de puestos de trabajo indirectamente asociados al sector, la minería en México es la cuarta industria más grande en términos de ingresos en dólares – y es claramente que pra el presidente Peña es un asunto esencial en cualquier escenario para la reactivación económica nacional.

En el primer semestre de este año, el gobierno proporcionado financiamiento por un total de $ 348 millones para 619 pequeños y medianas empresas a través de FIFOMI – un aumento de más del 25% respecto de 2012 – y se espera que a finales de 2013 el monto de ayuda alcance $ 1 mil millones.

Peña espera cumplir el “Pacto por México” teniendo a la minería como locomotora, y los acuerdos bilaterales con China parecen prometedores, sin embargo todo dependerá de cómo marchen los precios, y el impacto que tengan las nuevas, y según dicen más duras, reglas tributarias sobre los inversionistas.

Documento: The Outlook for Silver Industrial Demand

Sigue leyendo

MINERÍA Y EDUCACIÓN

[Visto: 1756 veces]

Flavio Figallo R.

Este es un artículo para iniciar un tema que debe tener una segunda parte con más información y más detalle, pero como ello ocurre en tiempos marginales, por ahora quiero dejar algunas de las ideas aún borrador sobre este asunto.

En los últimos 100 años puede distinguirse hasta tres momentos en la relación entre minería y educción. Al principio las grandes empresas eran (enclaves) organizadoras del espacio geográfico y social, lo que incluía a la educación que como servicio público tenía poca presencia. La educación es parte de los servicios que la empresa presta frente a los reclamos de los sindicatos de los trabajadores. De otro lado las medinas y pequeña empresas mineras lo que buscaban era eludir este papel hasta donde fuera posible, cosa que fue más fácil para las pequeñas e informales, que para las medianas. En todo caso conforme surgen los campamentos y pequeños poblados alrededor de los yacimientos, aparecen las escuelas financiadas por las empresas. Resultaba además natural que si los directivos de la empresa tenían en su parte del campamento escuelas para sus hijos, los trabajadores también las tuvieran.

Otro asunto interesante se relaciona con la calidad de la educación brindada. Hay que recordar que en las primeras décadas del siglo XX los gobiernos civilistas tenían la convicción de que la educación es una de las condiciones para el desarrollo del país y se canalizan importantes recursos públicos para expandir la educación primaria y sacar de la ignorancia a la población indígena, este esfuerzo sin embargo pocas veces llegaba más allá de las capitales de provincia. De modo que en los campamentos fueron los profesores extranjeros contratados por la compañía los que se encargaron de conducir el proceso educativo de los hijos del naciente proletariado minero.

Hay también una relación con la formación profesional superior. Los ingenieros, administradores y técnicos venían principalmente de fuera, dependiendo de la nacionalidad de las empresas, quienes además de sus labores debían adiestrar al naciente proletariado minero para la mejor realización de sus actividades. Algo sin embargo, se había ya avanzado con Habich y la creación de la Escuela Especial de Ingenieros de Construcciones Civiles y de Minas de Lima (1876), sobre la cual surgiría más tarde la escuela de Ingenieros y la Universidad Nacional de Ingeniería (para una historia de la UNI ver: (López Soria, Ueda Tsuboyama, & Quiñones Tinoco, 2012).

Un segundo momento de la relación entre minería y educación puede imaginarse cuando la educación pública se expande y llega a los campamentos. Aquí las grandes empresas deben hacer alianzas, y la mediana y pequeñas quedan expiadas de su responsabilidad. Los directivos de la gran empresa deben acordar con los representantes públicos sus propios roles, así los maestros pasan al servicio público pero con un subsidio privado adicional, cosa que trascendió a la presencia de las transnacionales y se prolongó durante e funcionamiento de las empresas nacionalizadas. Así ocurrió en el caso de CENTROMIN (empresa pública que sucedió a “la Cerro”) por ejemplo, y mientras ello ocurría, todas la prácticas previas, como las de medición de calidad de estudiantes, o desempeño de profesores, se mantuvieron.

Tiempo más adelante con la vuelta de las transnacionales, al cabo de 30 años, al escenario la educación es ya un asunto público en el sentido que el acceso a ella ha sido garantizado aún para los pequeños poblados rurales. El tema y el reclamo a las empresas es ampliarla, sea mejorando la calidad de la educación básica, o sea ampliándola hasta cubrir todos los niveles. En este nuevo escenario las empresas cumplen un doble papel, de una parte  premunidos de la idea de “responsabilidad social” se convierten en la beneficencia de los profesores y centros educativos existentes, y hasta apoyan la creación de nuevos. En algunos casos, y más las grandes que las medianas, tratan de impactar en la educación regional apoyando con poco éxito a las universidades regionales.

Son, sin embargo, también otras condiciones; la presencia y la demanda del Estado es diferente. La renta minera es parte de los ingresos de los gobiernos nacionales, regionales y locales, y constituye un capital expresamente destinado a ciertos rubros en la idea que debe generar capacidades de generación de riqueza sustentable y equivalente a la obtenida por la extracción de los recursos naturales no renovables.

Todo parece indicar que estas oportunidades han sido poco aprovechadas. Los recursos que han ido a las universidades vía canon han dado escasos frutos. De acuerdo con una nota de Jorge Morelli:

“Son más de mil cuatrocientos millones de soles los que empollan las universidades estatales en cuentas bancarias sin que nada salga de ellos. De los más de dos mil millones de soles transferidos por canon desde 2004 hasta la fecha, apenas han podido gastar –no digo invertir- algo más de setecientos en ciencia y tecnología, que es su razón de ser.” Hay como señala “casos meritorios: la Universidad de la Amazonía (Ucayali) ha usado 94 de los 96 millones entregados. Otros son vergonzosos: la de Cajamarca ha gastado seis de los 94 millones entregados. A la Universidad del Cusco se le dieron 356 millones, ha utilizado 85. Las universidades más reconocidas del país, de otro lado, no reciben nada, no tienen canon.” (Morelli, 2013)

En lo que respecta a la educación básica las empresas mineras, como muchas otras, han apoyado el desarrollo educativo local de diversas maneras entre las que destaca el apoyo directo o indirecto en capacitación docente, infraestructura, equipamiento y materiales en las zonas de impacto y de amortiguamiento de los proyectos. Muchas de estas experiencias tienen impactos poco conocidos en el aprendizaje (aún no se ha cruzado la información de la prueba nacional con los distritos mineros), y solo en algunos casos éstas se usan como fuente para el desarrollo de políticas regionales o nacionales. Al respecto la iniciativa “Empresarios por la educación”, aunque sus aportantes no son todos mineros, muestra lo siguiente:

 

Proyectos

Docentes

Alumnos

Escuelas

LEER PARA CRECER

687

18,701

122

Inclusión digital

64,532

    1,415,816

5,310

Intel educación

           5,570

     1,912

Reading Companion

                 41

            2,460

          36

Alianza por la Educación de Microsoft

         30,165

        525,983

1,263

Red Integral de escuelas

1,180

21,694

366

Total

102,175

1,984,654

9,009

http://www.empresariosporlaeducacion.org.pe/proyectos.php

De otro lado, uno de los reclamos frecuentes de la población local es ser contratado por las empresas mineras en diferentes labores, sin embargo dado lo tecnificado de la actividad y la baja calificación de la población las posibilidades de que esto ocurra son bajas. Aunque han surgido iniciativas de formación como el Centro Tecnológico Minero – CETEMIN, apoyadas por estas empresas, recién la generación local que sigue tendrá oportunidad de aprovecharla.

De acuerdo con el trabajo de Arellano  uno de los pocos impactos locales positivos de  la minería es el aumento de la tasa de escolaridad (Arellano, 2011), particularmente en la secundaria. Atribuye este fenómeno a la expectativa de los jóvenes por ser trabajador minero (imagen asociada a un mayor status y condiciones de vida).

“Los altos niveles de transferencias de canon minero redistribuidas a los gobiernos subnacionales … tuvieron un efecto positivo sobre la tasa de asistencia escolar, sobre todo para niños y niñas entre 12 y 16 años de edad.

Hay dos explicaciones posibles para ese efecto positivo sobre la educación. La primera es que el aumento en las transferencias de canon conduce a mejoras en la oferta educativa. La renovación de los centros escolares, la construcción de nuevas escuelas en zonas remotas, la formación de los profesores y la disponibilidad de mejores servicios de transporte y alojamiento serían algunas de las mejoras posibles. Sin embargo, ese tipo de razones no puede explicar completamente el efecto positivo. ¿Cómo entender que el efecto sea estadísticamente más claro para los 12-16 años de edad que para los más jóvenes? La explicación alternativa es que la presencia de las minas genera una mayor demanda de educación secundaria para los jóvenes que tienen la esperanza de obtener un empleo en el sector… Mi interacción con la población local durante mis viajes a las regiones mineras me lleva a pensar que factores vinculados tanto con la mejora de la oferta educativa como con la demanda de la población se reforzaban mutuamente.” (Arellano, 2011 p. 197)

A ello habría que agregar dos comentarios, el primero es que la tasa aumenta en secundaria probablemente por las altas tasas de cobertura de la primaria, de otro lado influye también la mejora en la infraestructura y las condiciones generales de la escolaridad, y creo yo el aumento del tiempo libre dados los cambios en el ciclo de la economía familiar. La empresa frecuentemente invierte en “emplear” a la población en tareas marginales a partir de las cuales asigna salarios que resultan atractivos dadas las condiciones de pobreza e incertidumbre de la economía campesina, y de este modo libera a los miembros más jóvenes de la familia de su rol de proveedor temporal de mano de obra quedando disponible para asistir a la escuela.

Finalmente., hay otra situación que perturba estas relaciones y hace difícil prever cual será el efecto de la educación en estos espacios. En condiciones “normales” podría afirmarse que hay un desfase generacional de los beneficios generados por la minería, y que serán los hijos de los actuales dirigentes los que disfrutarán de los beneficios. Pero paralelamente hay un cambio en la demografía local producido con el retorno de los “hijos de la comunidad” que disputan exitosamente con los viejos el control de las instituciones locales y se convierten en mediadores entre los recursos de la mina y la población; mientras que los “viejos” o los que se quedaron son desplazados de las labores tradicionales y “beneficiados” con empleos ficticios. Ello además tiene como consecuencia la destrucción del sistema productivo local, sin que sea sustituido por otro.

Bibliografía

Arellano, J. (2011). ¿Minería sin froneras? Conflicto y desarrollo en regiones mineras de Perú. Lima: PUCP/Ruiz de Montoya/IEP.

López Soria, J. I., Ueda Tsuboyama, A. M., & Quiñones Tinoco, L. (2012). Historia de la UNI. Volumen IV: Institucionalización como universidad frente a los retos del desarrollo (1955-1984). Lima: EDUNI.

Morelli, J. (26 de Junio de 2013). Empollando 1,400 millones. Diario Expreso.

Sigue leyendo

Pasivos ambientales mineros, prevenir y no lamentar

[Visto: 1837 veces]

La contaminación por efecto de los minerales tiene diversas fuentes, una que podemos llamar geológica (estructural), otra que resulta de los desperdicios que la actividad minera ha acumulado por siglos en diversas partes del territorio, una tercera producida por la actividad minera en operación, y una cuarta por la actividad industrial (tanto como resultado del proceso, como por su presencia en los diversos artefactos que nos rodean). Todas ellas a su vez están sujetas a las contingencias climáticas, ambientales o sociales que pueden hacer más o menos peligrosos sus efectos.

Mapa de pasivos mineros en el Perú

20130128-pasivos_mineros_1.jpg

Fuente: MINAM, 2011

En la universidad La Serena en alianza con la Complutense de Madrid se dará un curso sobre este tema enfocado en el manejo de ?? los residuos de tal manera que el proceso no implique la generación indeseada de efluentes de alto riesgo y por otra parte, que los materiales se adapten adecuadamente a los factores climatológicos y orográficos.? Y cuya información trasladamos a ustedes en este post.

Un curso GEMM sobre: Estabilización Dinámica de Residuos Mineros – Factores Geometalúrgicos, Geomorfológicos e Hidrológicos en la Planificación de Cierres

Profesores del GEMM: José Martín Duque (UCM), Pablo Higueras (UCLM); Javier Lillo (URJC), Hugo Maturana (ULS)

Un curso GEMM sobre: Estabilización Dinámica de Residuos Mineros – Factores Geometalúrgicos, Geomorfológicos e Hidrológicos en la Planificación de Cierres
Profesores del GEMM: José Martín Duque (UCM), Pablo Higueras (UCLM); Javier Lillo (URJC), Hugo Maturana (ULS) & Jorge Oyarzún (ULS)
Casi no hace falta mencionar aquí los múltiples problemas asociados a los residuos mineros. Aparte de los relacionados con el drenaje ácido y la dispersión de metales y metaloides, los relaves, pilas, y botaderos pueden presentar serios problemas de estabilidad, particularmente en zonas sísmicamente activas, con una orografía compleja y fenómenos tormentosos (p.ej., El Niño). Si bien años atrás no existían casi herramientas que permitieran realizar estudios de predictibilidad sobre el comportamiento químico y físico de los residuos mineros, hoy existe toda una serie de tecnologías, algunas de bajo coste, que permiten prever y prevenir problemas ambientales contemporáneos o subsecuentes a la acumulación de los residuos.

Este curso trata sobre esta problemática, cómo manejar los residuos de tal manera que el proceso no implique la generación indeseada de efluentes de alto riesgo y por otra parte, que los materiales se adapten adecuadamente a los factores climatológicos y orográficos.

La experiencia acumulada de los miembros del GEMM en Chile y España sobre esta temática nos permite ofrecer en este momento una visión integrada del problema, y lo que es más importante, entregar herramientas prácticas de solución. Lo hacemos a través del estudio integral y dinámico de la temática, desde las raíces de la misma (aspectos litológicos y geometalúrgicos de la carga mineral), la orografía y clima, el régimen hidrológico local y regional, el monitoreo y diagnóstico de los residuos (geoquímica y geofísica de las acumulaciones de residuos), acabando con la entrega de soluciones globales, químicas y físicas de integración de los residuos en el entorno ambiental de las operaciones mineras: 1. estabilización química; 2. Estabilización morfológica mediante el software Geofluv® y el método Natural Regrade®.

MAyor información Click AQUÍ

Sigue leyendo

Minería y transformación institucional

[Visto: 2032 veces]

Gerardo Damonte acaba de publicar el texto en el que se discuten los cambios institucionales producidos por el desarrollo de la gran minería en el Perú “Dinámicas rentistas: transformaciones Institucionales en contextos de proyectos de gran minería” que forma parte de un texto en el que también hay un artículo de Javier Escobal y otro de Manuel Glave.

20121006-img_0289_rondas_campesinas.jpg

El texto propone algunas ideas interesantes que permiten matizar la reflexión sobre los impactos de la minería sobre las instituciones locales y sus formas de organización, rondas campesinas en un caso, y comunidades campesinas en el otro. Las preguntas que se propone responder son: ¿Cómo afecta la entrada de proyectos mineros a gran escala la organización rural en el Perú actual? ¿En qué medida los procesos de cambio institucional están asociados a cambios generales en la ruralidad andina y en qué medida son dependientes del desarrollo extractivo?

A partir de las preguntas planteadas el autor concluye de la siguiente manera:

Los cambios asociados a la “nueva ruralidad” nos obligan a replantear lo que entendemos por “rural”. En este sentido, consideramos que lo “rural” se debe definir como el espacio de reproducción social de familias que, al menos parte del año, habitan zonas no urbanas, teniendo en cuenta que esta reproducción no necesariamente tiene una base económica (puede ser política o identitaria). Asimismo, debemos definir a una familia como campesina cuando una parte significativa de la vida de sus miembros se desarrolla en ámbitos rurales.

Por ello, las organizaciones rurales deben adaptarse a esta nueva realidad, diversificando sus funciones y membresías, para poder representar tanto a las familias que todavía mantienen su base de subsistencia en la tierra, como a aquellas que se encuentran más articuladas a espacios urbanos. La comunidad y la ronda, entonces, encuentran su razón de permanecer en la representatividad política de las familias que al menos tienen un pie en el campo.

En contextos extractivos, la labor política de la ronda y la comunidad se intensifica en la primera fase del desarrollo extractivo, toda vez que la empresa necesita adquirir la tierra y derechos de uso de agua para acceder a los recursos y desarrollar su actividad. Entonces, la transformación de las organizaciones rurales en entes de representación y negociación política es dramática y tiene consecuencias en su legitimidad como organizadoras o guardianas del trabajo en el campo.

Esta transformación se aprecia en los cambios generacionales de liderazgos y las continuas crisis de legitimidad por la que atraviesan comunidades y rondas involucradas en proyectos extractivos. El liderazgo se traslada a individuos con mayor capacidad negociadora, que generalmente provienen de las familias con más grados de educación o experiencia urbana. El liderazgo se disocia de la actividad productiva agropecuaria, para responder a las nuevas necesidades de representación. Con el advenimiento del canon (y la segunda fase del encuentro), la política —y con ella, las comunidades— se traslada a la arena municipal. Los líderes comunales aprovechan su recién ganada experiencia política para postular a la municipalidad y así poder disponer de los recursos del canon.

20121006-conga1.jpg

En este proceso de politización y municipalización de la batalla política, las comunidades, muchas veces marginadas por las élites urbanas, comienzan a disputar el liderazgo urbano-distrital; en este momento la negociación pasa de la tierra a los recursos del canon. La nueva estrategia es urbanizar las comunidades para convertirlas en centros poblados y así poder acceder directamente a más recursos derivados del desarrollo extractivo: más rentas.

Por ello, lo que apreciamos en este nuevo ciclo de expansión minera es la paulatina transformación de las comunidades y rondas, de colectivos vinculados primordialmente a la producción agropecuaria y modo de vida campesino, a colectivos cada vez más vinculados a la competencia por acceder a la renta de la actividad minera. Las dinámicas productivas han dado paso a dinámicas rentistas.

Para finalizar, es importante señalar que los procesos de cambio en contextos extractivos se deben entender en el marco de transformaciones de alcance mayor, ligadas a formas de producción y modelos de desarrollo hegemónicos nacionales y globales. En el capitalismo actual, el trabajo ha sido desplazado por la extracción de recursos naturales como principal condición de acumulación. Esto se traduce en una focalización geográfica de la inversión de capital, lo que tiende a generar economías dependientes de múltiples enclaves. En el presente ensayo hemos intentado mostrar los cambios institucionales locales, ligados a dichos procesos globales, en los centros de extracción mineros andinos.

Sigue leyendo

Carreteras, desarrollo y conflictos en Cajamarca

[Visto: 1859 veces]

A fines del año 2011, con el apoyo de JICA, el CIES publicó un estudio sobre las “Barreras del crecimiento económico en Cajamarca”, texto que ha sido resumido en el artículo “Los conflictos y la falta de vías afectan el crecimiento económico de Cajamarca” e impreso en El Comercio, del 2 de octubre de este año.

20121004-vadeando_el_rio.jpeg

Los autores, Waldo Mendoza (*) y José Gallardo (**), ambos economistas, consideran en el texto cuatro factores como los limitantes del desarrollo, aun cuando en el artículo presenten solo tres: la poca articulación vial en la región que resta oportunidades de acceso y reduce las oportunidades del crecimiento de la economía de mercado; la alta conflictividad social principalmente en torno a la minería; las limitadas capacidades de las instituciones públicas para hacerse cargo del desarrollo; y finalmente la fuerte emigración de sus miembros más talentosos.

La desarticulación vial de Cajamarca es un tema recurrente en la discusión sobre el desarrollo de la región que no fue solucionado por el centralismo, ni por la regionalización, pese a que existen planes para enfrentarlo. Este es un tema de falta de voluntad política, no es un problema de recursos económicos.

La conflictividad social vinculada a la minería tiene que ver, según los autores, con la mala relación entre la población y la actividad minera, sea por sus efectos ambientales o principalmente por prácticas inadecuadas, cuyo pasivo se carga a pesar de haber sido en gran medida corregidas por la inversión subsiguiente. Y la real vinculación entre la producción de oro de Yanacocha y el crecimiento del PBI regional. Este sin embargo me parece más un problema de falta de institucionalidad para canalizar los conflictos, que una reacción “tardía” frente a las malas prácticas de algunas empresas. En otras regiones, los conflictos no han detenido las inversiones.

Sobre las limitadas capacidades de las instituciones públicas, coincidimos en la falta de Estado y de Gobierno Regional, producto de la ausencia de una élite política o una clase dirigente local/ nacional con algún norte que pueda articular a la mayoría de la población. Podría además argumentarse que 11 años de regionalización no son suficientes para lograr los objetivos que esta se propone, pero ese es otro tema.

Finalmente, está el tema de la emigración. Cajamarca no retiene población, la expulsa, y como siempre ocurre, los que se van son los que están en mejores condiciones para establecerse en otros lugares que le brinden condiciones algo más favorables que las de su lugar de origen. La causa es entonces la falta de oportunidades en la región, asunto que tiene que ver con el bajo efecto multiplicador del empleo de la inversión minera, y nuevamente la incapacidad institucional para generar espacios de desarrollo en otras áreas y sectores económico.

Pero dejemos los comentarios y veamos que dicen los autores de este interesante trabajo sobre el tema del desarrollo y la minería en el Perú:

Los conflictos y la falta de vías afectan el crecimiento económico de Cajamarca

Cajamarca es una de las regiones con los peores indicadores socioeconómicos del país. A diferencia de otras, en los últimos años su crecimiento ha sido modesto. Paradójicamente, posee gran cantidad de población -con cerca de millón y medio es la cuarta región más poblada del país-, una buena dotación de recursos naturales: tiene 870 mil hectáreas cultivables (8%de la superficie agrícola nacional), y una importantísima dotación de recursos minerales.

20121004-mineria.png

Sus niveles de productividad son inferiores a los de otras regiones, pero dentro de su sector es la minería la que posee el nivel más alto de valor agregado bruto (VAB), algo más de S/.71.600 per cápita. Los bajos niveles de productividad y la escasa dinámica de crecimiento en los sectores que generan empleo han determinado que Cajamarca sea la región que históricamente ha tenido la mayor cantidad de emigrantes del país. Según el censo del 2007, más de 600 mil cajamarquinos viven en otras regiones. La situación de la productividad está fuertemente asociada con la de los indicadores de educación, salud e infraestructura, que en la región presentan un sustancial rezago.

Los resultados del estudio, encargado por la JICA y el CIES, sugieren que es posible identificar por lo menos tres factores limitativos de su crecimiento: la alta conflictividad social, que surge principalmente en torno a la actividad minera; el bajo desarrollo de una infraestructura vial de calidad, sobre todo en la articulación interna de la región, situación que reduce el retorno social debido a la carencia de este importante factor de complementariedad; y las limitadas capacidades del sector público regional y la fragilidad de las instituciones en general.

Conflictos sociales

La desaceleración del crecimiento en Cajamarca está relacionada con la desaceleración de la producción minera y con la escasa dinámica del resto de sectores. A ello se suma la demora de la puesta en marcha de importantes proyectos mineros. Estos aspectos están explicados por la conflictividad social, cuyo origen, a su vez, puede ser hallado no solo en los problemas ambientales y de manejo de recursos asociados a la actividad minera, sino principalmente en las prácticas inadecuadas de la actividad minera en la década de 1990. La situación de conflicto no ha podido ser revertida a pesar del cambio sustancial en el modelo de responsabilidad social y de relación con la comunidad de la empresa minera. Desde sus orígenes, este problema está asociado a la falta de Estado, ausencia que ha forzado a las empresas a desarrollar una serie de funciones en las comunidades, como la promoción del empleo, la construcción de infraestructura, la provisión de servicios de educación y salud, entre otras.

Sigue leyendo

Huellas de la minería del oro de hace 2000 años

[Visto: 1927 veces]

Las Médulas es hoy un lugar turístico en España que hace 2000 años fue una mina de oro explotada durante dos siglos por los romanos. Este pequeño núcleo de montaña se convierte en la entrada natural para visitar Las Médulas, paisaje cultural único que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

20120909-13_las-medulas-leon-01.jpg

El perfil dentado de estas montañas de arcilla roja, y cubiertas de castaños, se debe a los romanos, quienes modelaron el entorno natural al establecer aquí una mina de oro a partir del siglo I d. C.

Para ello, idearon un ingenioso sistema denominado ruina montium, que aprovechaba la fuerza hidráulica para desmenuzar la tierra y dejar el oro al descubierto.

Técnica Montiun para derribar montañas:

1) Se construía una red de pozos y galerías sin salida exterior que minaban toda la masa que se quería abatir, introducían en ella todo el caudal de agua almacenada en el depósito y producían un efecto de “golpe de ariete”, consiguiendo el derrumbe de todo el conglomerado minado.

2) Se construía una red de pozos y galerías sin salida externa en la base de la masa de materiales que se quería derrumbar, se iba llenando progresivamente de agua hasta que todos los niveles inferiores se saturasen y se consiguiera con ello el derrumbamiento de toda la masa minada.

20120909-montium.png
Aminación flash

Los dos siglos que duró la explotación minera de la zona permitió configurar el peculiar relieve de Las Médulas. Cárcavas de arcilla roja, torres y galerías subterráneas, rodeadas de castaños componen este paisaje cultural. Picos de más de 100 metros de altura conducen al centro del yacimiento aurífero, la Cueva Encantada y la Cuevona.

Pero, ¿qué consecuencias tuvo y qué lecciones podemos sacar? Sobre ello trata el artículo de JOSÉ ÁLVAREZ ALONSO “Oro Maldito” publicado en el dominical de El Comercio el 9-9-12 que reproducimos en adelante.

Roma adoraba el oro, como hoy lo hacen los mercados internacionales y quienes viven de la especulación o de la apariencia. La minería de aquel entonces movilizó gran cantidad recursos para extraer el preciado metal hasta de los confines del imperio. Se afirma que los romanos conquistaron la belicosa península ibérica, impulsados por la ambición de explotar sus yacimientos auríferos. En el año26 antes de Cristo, el mismo emperador Augusto dirigió diez legiones romanas para conquistar el noroeste de España, muy rico en oro. La zona fue defendida ferozmente por sus habitantes originales: los galaicos, cántabros y astures. Los últimos guerreros se suicidaron en la cima del monte Medulio antes de caer esclavos de los romanos. Las minas más grandes fueron administradas directamente por el emperador o por el Senado.

BRUTAL EXPLOTACION

Las antiguas minas de oro en el valle del río Omaña-las Médulas del Omaña- fueron explotadas por los romanos durante más de cuatro siglos. Aproximadamente 5.000 esclavos movieron millones de toneladas de tierra roja depositada en el terciario, ayudados por el flujo del agua canalizada por la montaña, varios kilómetros río arriba. Arrasaron el paisaje de tal modo que las cicatrices se aprecian perfectamente ahora, más de l.600 años después. Nunca se recuperó el bosque original y se ven apenas líquenes, musgo y algunos raquíticos hierbajos y arbustos. El mercurio fue usado masivamente en tiempos romanos para concentrar las diminutas pepitas de oro, lo que contaminó a las poblaciones río abajo y, por supuesto, a los mineros que lo manipulaban. Según el historiador romano Estrabón, los mineros eran esclavos importados de la lejana Dalmacia, en la costa balcánica del mar Adriático. El trabajo era durísimo y la fórmula para tratar de disminuir la tasa de deserción era, justamente, movilizar hacia las minas a gente de tierras distantes. Plinio el Viejo, administrador de las minas de las Médulas del Bierzo, comento en sus escritos la dureza del trabajo: ” Es menos temerario buscar perlas y púrpura en el fondo del marque sacar oro de estas tierras”.

HERIDA ABIERTA

El impacto en el paisaje de la minería a cielo abierto era tan grande que ya hace dos mil años diversos autores romanos, como los citados, la consideraron una “violación de la naturaleza”, y el Senado romano llegó a prohibirla en toda Italia (Plinio, H. N. 3,138), aunque no en las provincias subyugadas como Hispania. Es curioso que, hoy día, empresas multinacionales que en sus países de origen tienen prohibida la minería a cielo abierto la practiquen con entusiasmo en países como el Perú.

¿QUÉPASA EN CASA?

Hoy existen tecnologías que permiten mitigar en buena medida el impacto de la minería para recuperar las zonas intervenidas, y normas que obligan a hacerlo. Esto, sin embargo, no es aplicado por la minería informal, que está arrasando extensas áreas en la selva amazónica. Solo en Madre de Dios se calcula que han sido destruidas más de 35 mil hectáreas de bosques, probablemente irreversiblemente: la enorme cicatriz causada por la deforestación en Huaypetuhe se distingue, incluso, desde el espacio. La zona parece más un paisaje lunar que amazónico. La capa vegetal ha sido totalmente removida y la lluvia lavó materiales profundos (depositados por la paciente labor de los ríos a lo largo de miles de años); por esta razón, en este paisaje, no crece nada y es probable que la regeneración del bosque tarde centenares de años.

VENENOSO MERCURIO

La destrucción del paisaje no es el único daño que ha sufrido Madre de Dios, donde se producen anualmente entre 16 mil y 18 mil kilos de oro. Por cada kilo se utilizan unos2, 8kilos de mercurio, que es en buena medida liberado y arrojado al ambiente. El mercurio es uno de los metales más tóxicos que se conocen y afecta principalmente el sistema nervioso en su forma orgánica (metilmercurio).

Este se forma cuando el mercurio es vertido al ambiente en zonas como la selva; es bioacumulable y al organismo le es muy difícil eliminarlo. Recientes estudios demuestran los altos niveles descontaminación con mercurio y otros metales pesados de los peces en Madre de Dios y en Loreto. La población indígena es la más vulnerable a este veneno, pues las distintas especies de pescado-que son la base de su dieta- acumulan en sus tejidos el tóxico. Con los mineros ilegales el envenenamiento por alimentos no ocurre, pues ellos principalmente consumen productos importados de la sierra y la costa.

AMENAZA REAL

Hoy los mineros ilegales de Madre de Dios están en guerra contra los D.S.1100 y 1101, y exigen que se les permita operar nuevamente sus dragas pese a que destruyen el cauce de los ríos de forma virtualmente irreversible y contaminan sus aguas.

La región Ucayali ya aprobó en junio la Ordenanza Regional 010-2012-C R-GRU, que prohíbe la minería aluvial en los cauces de los ríos. Se sabe que Loreto está impulsando una ordenanza similar para enfrentar la amenaza que significa la minería aluvial en la Amazonia para la salud de las personas y para el ambiente. Esperemos que se impongan la razón y el interés del bien común, y no el poder del oro, corruptor y maldito.

Sigue leyendo

Conga, no hay plazo que no se venza, ni deuda que nos se pague

[Visto: 655 veces]

La discusión sobre las implicancias del proyecto Conga siguen en el candelero. En momentos en que los peritajes sobre la solvencia de los estudios y su viabilidad son realizados por las partes, se han pronunciado los actores y algunos comentaristas, he aquí algunas de sus intervenciones.

Entrevista de Rosa María Palacios a Ministro del Ambiente Manuel Pulgar Vidal

Entrevista de Milagros Leiva a ex Ministro del Ambiente Ricardo Giesecke

Entrevista al Presidente Regional de Cajamarca, Gregorio Santos

Entrevista de Rosa María Palacios a Marco Arana

El peritaje al EIA de Conga marca la Hora Cero para el Primer Ministro Oscar Valdés, por Ricardo Uceda

Peritaje internacional es un gesto positivo, por Flavio Figallo

Para la documentación completa: Click AQUÍ

Sigue leyendo

La minería que vendrá

[Visto: 1006 veces]

La dialéctica es un método para comprender el cambio, aunque en sus inicios se acomode demasiado en la lógica del evolucionismo inevitable que niega la incertidumbre que pregona la ciencia del caos.

20120223-moon-mining-robot.jpg

Ocurre que la interacción social se dispersa en todas las direcciones y afecta a todos los actores, de modo que la manifestación de “agua si oro no”, o cualquier otra que se relacione con la conservación de las especies, o la necesidad de tener agua potable, terminarán por afectar el rumbo de la tecnología. Pero este no es el tema a tratar, sino el de la minería del futuro.

Las minas a cielo abierto parecen haber llegado al final de sus vidas, las restricciones para hacerla posible solo crecen. Haya ya muchos países que prohíben la minería a cielo abierto, y otros tantos en los que los conflictos terminan por tirar abajo la rentabilidad de los proyectos. El futuro de la minería esta en los nódulos marinos (algo de lo que ya hemos hablado) y el subsuelo. Sin embargo los costos y las técnicas de perforación son aún demasiado caros.

Otro de los temas importantes para el futuro de la minería tiene que ver con la recuperación de los minerales de los desechos acumulados por explotaciones ineficientes, o con las tecnologías para “raspar el fondo de la olla” y obtener un beneficio, cuestión en la que la industria petrolera parece haber avanzado más rápidamente que la minera. Pensemos por ejemplo en los pasivos ambientales de siglos de baja tecnología e irresponsabilidad social, o en las minas abandonadas porque las técnicas no permitían obtener todo el mineral. En el delirio es posible imaginar explotaciones de alta rentabilidad que acaben con los pasivos de la minería.

20120223-mineria-del-futuro-1.jpg

Es en esta dirección que algunas empresas avanzan en alianza con otras empresas, centros de investigación y universidades, buscando soluciones. Un ejemplo de ello es lo que viene haciendo Rio Tinto con Atlas Copco para reducir considerablemente el tiempo necesario para excavar bajo tierra. La misma empresa trabaja con TOMRA Sorting Solutions para la recuperación de minerales de los desechos. En la misma línea se trabaja para una mayor automatización del transporte de minerales, así como sistemas robotizados de exploración.

El tema es interesante ya que interpela a todos los actores sobre su responsabilidad y papel en el futuro de la sostenibilidad socioambiental d las actividades extractivas. En otras palabras, el esfuerzo por tratar de que no haya minería en cabecera de cuencas debe acompañarse con la investigación y el desarrollo de la tecnología necesaria para que esto sea posible.

Sigue leyendo

Conga, para entender las causas del conflicto

[Visto: 6090 veces]

Reproducimos en esta ocasión el documento de Gerardo Castillo Guzmán, Director de Societas, sobre el conflicto en torno al proyecto Conga en Cajamarca, y que fuera publicado en su blog institucional.

Buena parte del debate sobre el conflicto provocado por la realización del proyecto Conga en Cajamarca se centra en explicar su origen y naturaleza. En un polo se ubican aquellos que sostienen que en el origen del conflicto se encuentra una lucha entre quienes defienden el medio ambiente y aquellos que solo procuran el enriquecimiento de unos pocos. En el otro aquellas personas que consideran el conflicto es producto de los intereses políticos de algunos personajes locales que buscan desestabilizar al gobierno y desinformar y manipular a una población ignorante. El primer caso es una reedición de la lucha contra el sistema capitalista de la anticuada izquierda, ahora tamizada por un ropaje ecológico. El segundo corresponde a las posiciones más duras de la derecha que ven complots comunistas en todo conflicto y añoran una mano dura que envíe los tanques a las calles y declare en emergencia las regiones.

No sorprende que estas caracterizaciones se produzcan en la mayor parte de la prensa. Sí sorprende que casi ningún analista se esfuerce en presentar algo más que opiniones. Mucho más preocupantes son las declaraciones de los funcionarios del gobierno central, pues ello habla de una escasa capacidad de análisis, de la inexistencia de una estrategia con respecto a las inversiones mineras, de la poca preparado para enfrentar los conflictos sociales –más aún, si es que supuestamente varios operadores del gobierno provienen o son cercanos a los movimientos de base— y así como de una nula articulación entre sus diferentes organismos. Aunque poco publicitadas, sorprenden las declaraciones del ministro de Comercio Exterior y Turismo José Luis Silva, quien afirmó que “la violencia en Cajamarca desalienta a potenciales inversionistas; hay que ver qué intereses están detrás; las ONG que dicen defender a las comunidades son financiadas por mineras de otros países con los que competimos” (Diario Gestión, jueves 1 de noviembre 2011, página 4). No solo muestra ignorancia sino que también lanza acusaciones sin prueba alguna; ¡sería la industria extractiva mundial la causante de su propio sabotaje!

Como suele suceder, las causas del conflicto son variadas y él ha encontrado su punto más álgido cuando se logra articular un frente amplio compuesto por actores con diversos intereses, pero con coincidencias mínimas. Así, las principales causas inmediatas son: i) un extendido y arraigado rechazo hacia la compañía Yanacocha entre buena parte de las poblaciones cajamarquinas producto de un pésimo manejo social y de bajos estándares sociales y ambientales por parte de la empresa a lo largo de más de una década de presencia en la región; ii) reclamo de pobladores rurales alrededor del proyecto por ser incluidos dentro del área de influencia directa y, de esta manera, poder ser partícipes de los beneficios propuestos; iii) preocupación por los impactos ambientales –especialmente en la calidad y la cantidad de agua disponible— que el proyecto generaría, más aún sabiendo que el estudio de impacto ambiental (EIA) fue aprobado siguiendo procedimientos poco transparentes; y iv) estrategias políticas que encuentran en el enfrentamiento al proyecto una manera eficaz de lograr presencia, legitimidad y liderazgo en la región a la par de posicionarse en contra del gobierno central.

Como se observa, los actores involucrados son diversos, poblaciones rurales, grupos medio ambientales, y activistas políticos ligados a Patria Roja, a remanentes del MRTA y a un etnocacerismo radical seguidor de Antauro Humala.

El clima social en Cajamarca empezó a enrarecerse con la inminente expansión de las operaciones de la compañía Yanacocha con el proyecto Conga, azuzado por las declaraciones del vicepresidente de operaciones en Sudamérica de Newmont Carlos Santa Cruz de iniciar operaciones en el Cerro Quillish el 2016, proyecto cuya oposición causó el mayor enfrentamiento que ha tenido la compañía con la población cajamarquina y que supuso su paralización el 2004.

20111212-yanacocha.jpg

Mina Yanacocha en Cajamarca

En este contexto, el Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca liderado por el ex-emerretista Wilfredo Saavedra, logró aglutinar el descontento existente, muy especialmente en las zonas rurales. Ante la fuerza que tomaba la convocatoria, y para no quedar fuera de ese frente de lucha, el Gobierno Regional de Cajamarca, presidido por Gregorio Santos del partido Patria Roja, decidió apoyar el paro y oponerse al proyecto minero.

La reacción del gobierno central para gestionar el conflicto fue torpe: el ministro de energía y minas habría tratado con suma displicencia al Presidente Regional de Cajamarca en su despacho en Lima, tuvo muestras públicas poco aceptables de parcialización con la compañía Yanacocha y realizó declaraciones sobre la corrección del EIA que luego fueron desmentidas por el Ministerio del Medio Ambiente (MINAM); diferentes funcionarios del gobierno se enfrentaban públicamente entre sí, incluyendo a miembros de la Unidad de Resolución de Conflictos de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM); y el propio Presidente establece una posición de enfrentamiento innecesario al anunciar que “Conga va” y “no aceptaré ningún ultimátum”.

Ante esta situación, cabe preguntarse por qué soluciones apostar. Señalo tres puntos que considero centrales.

– Un primer y central tema consiste en, creando un horrísono neologismo, “descongalizar” el debate y las acciones del gobierno. Es decir, la pregunta central no es cómo sacar Conga adelante sino cómo convertir la minería en uno de los ejes centrales del desarrollo nacional. El proyecto Conga deberá ser revisado exhaustivamente y de manera independiente y si no encuentra sostenibilidad ambiental y social el gobierno debe de asumir que las proyecciones de inversión minera serán 4 mil millones de dólares menos y prepararse para ello. Lo que no se debería permitir es que la oposición a Conga arrastre a otros importantes proyectos de compañías con estándares muchísimos más altos como son Antamina, Anglo American, Barrick, Rio Tinto o Xstrata.

– Un segundo punto estriba en tornar creíble y efectivo el balance entre desarrollo minero y cuidado ambiental; el anunciado “oro y agua” del Presidente. Pero más allá de esta aparente buena voluntad los signos no son alentadores: en vez de transferir las responsabilidades de control ambiental y revisión de los EIA al MINAM y fortalecer su institucionalidad y recursos humanos y financieros, se procura colocar esa responsabilidad en la PCM, órgano no especializado en la materia e íntimamente ligado a la discrecionalidad del poder ejecutivo. Asimismo, en vez de fortalecer la labor de los organismos reguladores, como el OSINERGMIN, se transfieren parte de sus funciones ministerios no especializados y con pocos recursos como es el Ministerio de Trabajo. Además, el gobierno no tiene ningún plan serio de remediación de los más de seis mil pasivos ambientales existentes.

– Un tercer aspecto sería el crear una fuerte y positiva relación entre desarrollo minero y desarrollo social. El modelo seguido desde la década de 1990 hasta ahora es desastroso: a cambio de extraer recursos minerales de áreas rurales el gobierno central transfiera el 50 por ciento del impuesto a la renta pagado por las compañías mineras a las regiones donde se ubican los proyectos sin mayor criterio de desarrollo salvo que el dinero debe ser casi exclusivamente gastado en infraestructura. Los resultados son esperados: de un lado, el impacto de esas obras de poca envergadura realizadas por gobiernos locales con pocas capacidades técnicas es bajísimo.

De otro lado, las obras son mayoritariamente orientadas hacia las zonas urbanas pues es ahí donde se concentran los electores. De esta manera, las poblaciones rurales donde se localizan los proyectos mineros tienen muy bajas probabilidades de recibir impactos positivos a través del sistema del canon. Las posibilidades de mejora se ven limitadas a los programas de responsabilidad implementados directamente por las empresas, pero ello disminuirá aún más con la eliminación del Fondo de Solidaridad con el Pueblo.
En una próxima entrega se procurará ofrecer alternativas al sistema actual del canon y de inversión social y productiva. Lo que quisiera resaltar es la necesidad de generar una visión de desarrollo nacional, regional y rural a partir de la inversión minera. Los cuatro gobiernos anteriores nunca la tuvieron, ahora es indispensable.

Gerardo Castillo Guzmán

Sigue leyendo