Smartphones, tablets y tendencias 2013

Hace algunas semanas, Gartner, una empresa líder en investigación y consultoría en el campo de las tecnologías de información, identificó las diez tendencias más probables de tecnología o con mayor prospectiva para el 2013. La primera o más destacada es una intensa competencia entre los dispositivos móviles por ganar posiciones predominantes en el mercado. Sin embargo, cabe señalar que en dicha tendencia, según Gartner, los móviles superarán a los PC como medio de acceso a internet. Asimismo, la mayoría de teléfonos serán inteligentes o smartphone (con acceso a aplicaciones en la nube) y Android de Google habrá superado a Windows como sistema operativo.

Por otra parte, según nos refiere @giner en Twitter, de modo claro y rotundo, durante los primeros tres trimestres del 2012, se han vendido muchos más smarphones que PCs y tablets juntos. Hablamos de casi 500 millones de smartphones, frente a poco más de 85 millones de tablets y 260 millones de PCs. Visto de otro modo, los dispositivos móviles se están vendiendo a un nivel de más del doble que los PCs.

En este panorama hay dos sectores que se vienen transformando sustantivamente en su dinámica de acceso a la información, comunicación e interacción: las empresas (en especial las pequeñas y medianas) y las instituciones educativas (en especial las de nivel superior o post secundaria). Aunque muchas de ellas se resisten al cambio (y continuarán su ruta sin retorno a la obsolescencia), muchas otras aceptarán el desafío y harán un uso diverso y creativo de estás oportunidades.

Mucho trabajadores “de oficina” no tendrán que acumular una determinada cantidad de horas “presenciales” como medida burocrática de su cumplimiento y desempeño. Al contrario, podrán demostrar su contribución aportando y produciendo en entornos distintos al ambiente rutinario, en cualquier momento y desde cualquier lugar, inclusive en la comodidad de su hogar, y ganar en autonomía y oportunidades para su desarrollo, desempeño y satisfacción laboral.

Por su parte, los estudiantes no sólo dispondrán de mayores recursos para el aprendizaje formal y no formal sino, también, mejores oportunidades en su formación y especialización, desde la educación básica, pero en mayor medida a nivel pregrado y postgrado universitario. Es más, podrán organizar mejor su tiempo y actividades para combinar e integrar mejor su desempeño laboral y su desarrollo profesional, aprovechando estas nuevas opciones educativas cuando lo considere más adecuado.

El 2013 será un año en que veremos con mayor claridad la diferencia entre las empresas e instituciones que incorporen las ventajas de los dispositivos móviles (tablets y smartphones) en su infraestructura tecnológica, cada vez más ubícua, y aquellas que se van rezagando cada vez más.

Sigue leyendo

Perfil de uso y tendencias en Twitter

Twitter ha ocupado la primera posición en la encuesta a especialistas y profesionales (500+) del aprendizaje y la enseñanza, promovida por Jane Hart. Aquí tenemos un rápida presentación del perfil de uso y tendencia en Twitter de carácter general, lo cual siempre resulta interesante.

Sigue leyendo

Top 100 – Herramientas para aprender y enseñar

Se ha publicado los resultados de la encuesta promovida por Jane Hart para identificar las herramientas de tecnología preferidas y utilizadas por especialistas en el campo del aprendizaje y la enseñanza. Esta encuesta se viene realizando hace varios años y constituye un referente para profesionales, instituciones educativas y otras organizaciones.

Sigue leyendo

El pasado en nuestras manos

En 1799 se descubrió en Egipto la llamada Piedra o Rosetta o Rosetta de Champollion. Ella contenía un decreto expedido por Menfis en el año 196 antes de Cristo. En 1822 se pudo descifrar su contenido: los jeroglíficos egipcios. Hoy, gracias a internet y servicios como Google, cualquier estudiante puede leer sobre ella en Wikipedia u otros lugares y visualizar el original en imágenes y videos.

Por otra parte, los Manuscritos del mar Muerto son considerados como los manuscritos más antiguos sobre la biblia y datan, al menos, de un par de siglos antes de Cristo. Hoy, pueden ser vistos y “revisados” por cualquier estudioso o interesado a través de internet, con una calidad de imagen del orden de los 1,200 megapixeles.

Las ventajas y aplicaciones educativas de estos servicios y facilidades que brinda internet son inmensas. En el acontecer cotidiano pueden pasar desapercibidas, pero un docente con un poco de iniciativa, motivación y capacidad de investigación podrá hacer maravillas.

Sigue leyendo

Twitter, No. 1 como aplicación educativa

Por tercer año consecutivo Twitter viene ocupando el primer lugar en el ranking de preferencias entre las top 100 herramientas para el aprendizaje en la encuesta 2011 que realiza el Center for Learning & Performance Technologies, conducido por Jane Hart. La importancia de esta encuesta es que recoge los puntos de vista de profesionales del aprendizaje a nivel internacional, lo cual ha venido llevándose a cabo durante 5 años. Twitter empezó en la posición 43, luego pasó al lugar 11 y parece inamovible en el primer lugar.

Twitter puede ser utilizado como una plataforma de red personal para el aprendizaje y también ser empleado como una herramienta para la enseñanza. Es muy práctica y versátil. Tiene múltiples usos por estudiantes, profesores y otros profesionales. Progresivamente, se han ido desarrollando otras aplicaciones para complementar su potencial, manejar imágenes, audios o videos. Aunque no le sea fácil de creer, Twitter ha desplazado a YouTube al segundo lugar, a Google Docs al tercero, Facebook a la octava posición y Moodle en el lugar 12.

Esta encuesta internacional ha sido ya respondida por 270 expertos en el campo del aprendizaje y la enseñanza y puede verse aquí.

Sigue leyendo

Aplicaciones Online

Un rasgo distintivo de la situación actual de internet es la presentación cotidiana de nuevas “aplicaciones” (programas, servicios y recursos) que por miles se ponen a disposición de los usuarios. Existen aplicaciones para toda clase de necesidades. Algunos casos son ampliamente publicitados (como las casi cien mil aplicaciones para el iPad2) y otros se encuentran a través de directorios especializados.

Es bastante frecuente que la mayoría de estas aplicaciones tengan versiones libres o gratuitas para ser aprovechadas por cualquier persona, grupo o institución. Es más, las versiones gratuitas ofrecen prácticamente las mismas funcionalidades que las versiones de pago, con excepciones como la activación de algunas facilidades muy especializadas, el tiempo de uso o la cantidad de recursos a emplear. Por lo general, responden al modelo de negocio “probar primero” y sólo comprar cuando se ha comprobado que satisface nuestras necesidades; incluso, eligiendo entre varios niveles de pago.

Otra característica importante es que los usuarios interesados no requieren instalar software alguno en su computador: “todo está en la nube”. Solamente se necesita una cuenta de correo electrónico para registrarse y empezar a utilizar las aplicaciones disponibles. Muchas veces, nuestra identificación o “usuario” de Facebook, Twitter o Gmail es suficiente para aprovechar las ventajas de las aplicaciones online. La principal ventaja de “posicionarse” en la nube y no en nuestro “escritorio” es que los usuarios tienen acceso a sus contenidos, recursos y aplicaciones “en cualquier momento” y “desde cualquier lugar” con una simple conexión a internet.

Hoy, existen aplicaciones de propósito múltiple (para cualquier usuario) y otras para usuarios especializados (profesionales de cualquier campo o disciplina), así como para usuarios individuales, grupales, corporativos; o aplicaciones que corresponde a alguna de muchas temáticas: educativas, empresariales, académicas, de entretenimiento, etc. Para los interesados, siempre es de gran utilidad visitar periódicamente los directorios que comentan y difunden las aplicaciones más recientes, por ejemplo: The Museum of Modern Beta, Online Tools and Applications o Wwwhat´s New entre otros.

Sigue leyendo

Desempeño profesional basado en internet

Para el común de profesionales -y de sus instituciones- internet no representa mucho más allá de una fuente para hallar información (usando buscadores como Google Search) y un medio para comunicarse a través del email o el messenger. No se aprovechan las múltiples herramientas y servicios de internet que están disponibles para interactuar y realizar tareas, actividades y proyectos de modo conjunto, compartido desde la oficina, centro de trabajo o desde cualquier otra ubicación, sin tener que reunirse en un mismo espacio y lugar. Estas sesiones grupales son ahora difíciles de programar para coincidir todos en un tiempo y horario “adecuados” o convenientes para cada uno de ellos. El uso de herramientas de internet “asincrónicas y sincrónicas” a discresión facilita esta labor, reduce costos e incrementa la producción.

Un ejemplo frecuente es el caso del diseño, elaboración, revisión y aprobación de diversos documentos: listados de tareas, análisis de problemas, definición de términos y casos, programación de actividades, organización de proyectos, revisión de avances, formulación de propuestas, redacción de informes, preparación de artículos y textos académicos, etc. En todos ellos, el modelo ideal de elaboración implica la participación y aporte de más de una persona, mejor aún de un equipo de trabajo. Ellos pueden cumplir su misión o encargo sin tener que reunirse en un horario fijo (por ejemplo, los lunes de 3 a 5 de la tarde) y menos hacerlo en el mismo lugar.

El responsable principal o coordinador del equipo podrá generar el primer documento (incluso en blanco, grabado como un texto en formato de MS-Word), el cual será “compartido” o autorizado digitalmente para que sus colegas intervengan como co-autores, editores o comentaristas, según sea necesario. Se podrán olvidar de estar enviando archivos por email. Todos podrán visualizar y editar el mismo documento, desde distintos puntos de acceso a internet (pero sincronizados entre sí) y ver en tiempo real los avances que se van logrando. El proceso podrá manejarse en privado para los miembros del equipo hasta obtener la versión final que, si lo desean, será publicada por internet. Algunas de las aplicaciones y servicios de internet que permiten hacer dicho proceso virtual son Google Docs, CrocoDoc, TitanPad, EdiGrid, SpringNote y son útiles no sólo para documentos sino también para hojas de cálculo y presentaciones con diapositivas (como las generadas en Excel y Power Point). Próximamente realizaremos un taller sobre Actividades Interactivas y Trabajo Online, cuyo primer módulo aborda estas aplicaciones.

Luis Palomino Sigue leyendo

Google Plus y Educación

Ya no nos sorprende que, a cada momento, Google haga pública la puesta en servicio de diversas aplicaciones y “tecnologías”. Algunas son variantes o mejoras de prestaciones anteriores. Otras, se presentan como novedades o nuevos enfoques para aprovechar las tecnologías de información y comunicación. Google Plus es una de estas últimas: un conjunto integrado de aplicaciones que configuran una plataforma de red social y un portal para acceder a otros servicios como el Gmail, los documentos compartidos, calendario, noticias, etc.

Desde una perspectiva educativa en general, una primera impresión (hace apenas un par de semanas se abrió Google+) nos hace reflexionar en dos aspectos que deberían estar unidos pero usualmente los hallamos separados y hasta divorciados: profesores y estudiantes. Los “migrantes digitales”, es decir los docentes, con frecuencia se ven desbordados personal y pedagógicamente por las múltiples aplicaciones y servicios de tecnología que aparecen cada día. Apenas algunos se empiezan a familiarizar con Facebook (y tímida o tentativamente abren sus cuentas) y todavía no alcanzan a entender qué uso educativo darle al Twitter, cuando ya Google+ tiene más de diez millones de usuarios en menos de dos semanas. Creemos que, para el docente promedio, le será muy difícil obtener un nivel de aprovechamiento adecuado de estas novedades. La inmediatez y velocidad de los cambios e innovaciones tecnológicas es así. Sin una estrategia especial y de aplicación intensiva, muchos quedarán en el camino.

Al contrario, los estudiantes se hallan en mejores condiciones y sus perfiles de aprendizaje (son más “nativos digitales”) les ayudarán en el aprovechamiento de estos servicios y tecnologías. Ellos se incorporaron con rapidez al mundo del correo electrónico, los mensajes de texto, el uso del celular para generar contenidos audiovisuales y publicarlos en la red. Igual sucederá con Google+. Son una generación móvil y “enredada”, han tomado la red como propia.

Sin embargo, es posible diseñar e implementar buenas iniciativas pedagógicas y de socio-aprendizaje en las cuales se aprovechen, entre otras, facilidades de Google+ como los círculos, los intereses, las recomendaciones, las quedadas y el buscador plus. Los círculos permiten crear grupos a discreción (un equipo de proyecto o estudio, un grupo de docentes, una red educativa, etc.) de modo que toda la actividad deseada se realiza exclusivamente para cada círculo en particular. Los intereses son asuntos o tópicos que definen un perfil y gracias a ellos se puede filtrar, facilitar u organizar de un modo más rápido y eficiente el acceso a la información. Las recomendaciones (+1) son opciones para que evaluemos o califiquemos positivamente a una persona, contenido o recurso (tiene su antecedente en el “Me gusta” de Facebook) pero también es posible una calificación negativa (-1) para desaprobar o rechazar algo. Las “quedadas” son una facilidad que nos lleva al chat, videochat al interior de Google+. Incluso se pueden observar en simultáneo el mismo video de YouTube y compartir los comentarios del caso. También existe un buscador Google especializado en los contenidos publicados o intercambiados en Google+.

Estas son algunas de las prestaciones y servicios más notorios de Google Plus cuyas aplicaciones educativas empiezan a ser claramente visibles. También cabe destacar que, en tan corto tiempo (dos semanas) se están publicando muchas aplicaciones que permitirán ampliar el rango de uso de Google Plus. Se hace necesario explorar y probar cuánto de esto es posible y qué beneficios tendrá para el aprendizaje de las personas.

Sigue leyendo

Alfabetización Tecnológica: hacia un enfoque global

Sobre el tema se ha escrito bastante y desde diferentes perspectivas. Algunos centran su atención en los equipos y dispositivos digitales, otros en sus aplicaciones e, incluso, en su valor educativo o social. No es un asunto agotado y merece definición y reflexión permanentes. Aquí nos referimos a un modo global de enfocar el tema a partir de seis preguntas clave que nos pueden ilustrar sobre los niveles que cubriría esta nueva clase de alfabetización y cómo las personas pueden avanzar entre dichos niveles o estancarse en uno de ellos.

1) Cómo se opera con determinada tecnología? Trátese de un dispositivo digital, un software instalado en nuestra PC o de una aplicación virtual, el primer paso siempre estará en saber cómo activarla o hacer que ella “funcione”.

2) Qué puedo lograr con ella? Sea un procesador de textos, un dispositivo móvil o una plataforma de red social, si no tenemos una clara idea de los resultados a obtener con su uso, no vale la pena emplearla.

3) Qué puedo aprender con ella? Tanto en los sistemas educativos formales cuanto en la vida diaria, la tecnología es un medio o herramienta para facilitar u optimizar aprendizajes.

4) Cómo me ayuda en mis labores cotidianas, en mi desempeño profesional? Este es un espacio muy amplio en el que la tecnología puede ayudar o brindar un valor agregado a nuestro trabajo, la productividad personal y el de nuestras organizaciones.

5) Cómo la tecnología cambia nuestra manera de actuar y pensar? La tecnología puede promover, facilitar o hacer viables cambios positivos en las pautas de comportamiento, las tendencias en el pensar o las preferencias sociales.

6) Cómo y qué puedo innovar usando tecnología? Aquí encontramos un campo selectivo para la creatividad, innovación e inventiva personal o social apoyada o basada en los adelantos y novedades tecnológicas de nuestros días.

Estas ideas pueden ayudarnos a entender mejor el proceso de alfabetización tecnológica, más allá de la llamada alfabetización digital, vinculando el aprendizaje de las personas con el desempeño laboral, las prácticas sociales y el desarrollo cultural.

Sigue leyendo