El pasado en nuestras manos

[Visto: 1443 veces]

En 1799 se descubrió en Egipto la llamada Piedra o Rosetta o Rosetta de Champollion. Ella contenía un decreto expedido por Menfis en el año 196 antes de Cristo. En 1822 se pudo descifrar su contenido: los jeroglíficos egipcios. Hoy, gracias a internet y servicios como Google, cualquier estudiante puede leer sobre ella en Wikipedia u otros lugares y visualizar el original en imágenes y videos.

Por otra parte, los Manuscritos del mar Muerto son considerados como los manuscritos más antiguos sobre la biblia y datan, al menos, de un par de siglos antes de Cristo. Hoy, pueden ser vistos y “revisados” por cualquier estudioso o interesado a través de internet, con una calidad de imagen del orden de los 1,200 megapixeles.

Las ventajas y aplicaciones educativas de estos servicios y facilidades que brinda internet son inmensas. En el acontecer cotidiano pueden pasar desapercibidas, pero un docente con un poco de iniciativa, motivación y capacidad de investigación podrá hacer maravillas.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *