MONOGRAFÍA DEL USO ÉTICO DE LA TÉCNICA DEL FICHAJE BAJO NORMA ISO 690-2

INTRODUCCIÓN

Nuestro trabajo monográfico de tipo descriptivo busco identificar como la ética permite una correcta utilización de la técnica del fichaje cumpliendo los requerimientos del ISO 690-2. Partimos de dicha premisa porque deseamos expresar en sentido positivo lo beneficioso de trabajar como personas respetuosas de los derechos de autor.

Hemos buscado textos diversos como periódico, libros y revistas para plantear nuestra investigación sabiendo que existe una variedad de fuentes que se pudieron utilizar.

Hemos trabajado nuestra monografía de la siguiente manera. En el capítulo I describimos la técnica del fichaje la cual era importante para registrar nuestros datos. En el capítulo II describimos el uso de la norma ISO 690-2 la cual era útil en el trabajo académico de los estudiantes de la Universidad César Vallejo. En el capítulo III describimos los problemas éticos del fichaje porque consideramos que la persona tuvo una voluntad sana o insana al momento de realizar sus actos de investigación.

Finalmente, esperamos haber contribuido a la formación de una visión holística entre la técnica y la ética que desarrolla todo estudiante universitario.

CAPÍTULO I
TÉCNICA DEL FICHAJE

Entre las diversas técnicas para sistematizar la información consideramos a la técnica del fichaje esencial como primer contacto entre el ingresante universitario y el trabajo académico de tipo descriptivo. Consideramos, además, que era una técnica básica para el trabajo intelectual que permitía al estudiante generar sus propias estrategias de manejar su información para luego convertirla en conocimiento personal y profesional. En palabras de BRUNNER: (permite)…“desarrollar criterios para los instrumentos de investigación que puedan ser utilizados en el futuro por las universidades latinoamericanas.”(p. 138). En el capítulo uno expondremos sobre el concepto de la técnica y su clasificación por su uso.

1.1 CONCEPTO

La técnica del fichaje es utilizada para registrar información que consideramos importante en nuestro trabajo monográfico. Para reforzar nuestra posición tomamos la siguiente idea de la Oficina de Desarrollo Académico (ODA) de la Universidad César Vallejo: “El fichaje es la técnica de investigación bibliográfica que nos permite almacenar información relevante en fichas o tarjetas, para luego contrastar la información de diversas fuentes” (p. 5).

Es decir, nos permitió acopiar la información requerida en nuestro proceso de investigación de manera clara y sencilla. La técnica permitió además tener un orden de los temas, autores, series o colección que deseábamos y utilizar en nuestro trabajo de investigación como tesinas, monografía, ensayo o artículos científico conforme a los sistemas de registro como son: International Estándar Organization (ISO), American Psichology Association (APA) Modern Language Association (MLA), entre otros.

Era nuestro interés el aseverar que la técnica por si misma era útil solo si la empleamos de manera clara y siguiendo la norma o estándar que los centros de estudios superiores universitarios nos dieron como parámetros académicos. En nuestro caso particular la Universidad César Vallejo sede Lima Norte eligió desde el año 2008 el sistema ISO 690-2 que luego detallaremos en el capítulo correspondiente.

1.2 CLASIFICACIÓN
En nuestro medio existen muchas divisiones o clasificaciones de las fichas. Nosotros elegimos de manera convencional una división por el uso de la información la cual explicaremos a continuación.

1.2.1 Fichas de registro

Son las fichas que permite registrar el tipo de fuente, es decir, si pertenecen a un libro como a una revista física o impresa; o si es un texto virtual.
Por tal razón las fichas de registro se subdividen en:
a) Fichas Bibliográficas: Son aquellas fichas utilizadas para el registro de libros exclusivamente físicos.
b) Fichas Hemerográficas: Son aquellas fichas utilizadas para el registro de revistas exclusivamente físicas.
c) Fichas Virtuales: Son aquellas fichas utilizadas para el registro tanto de libros como de revistas electrónicas.

Las fichas de registro se usan de forma indistinta siempre y cuando se maneje un formato único en el trabajo de investigación. Además trabajamos de manera exacta la forma de redactar cada ficha como afirma GALLARDO: (es)”…preciso conocer la estructura planteada por la universidad e identificar sus partes así como los recursos lingüísticos característicos de cada uno.” (p. 34). De ahí deriva la importancia de tener claro el uso de la norma ISO 690-2.

1.2.2 Fichas de investigación.

Son las fichas que permite utilizar de manera específica la información en nuestro trabajo de investigación. Aseveramos lo anterior porque era la forma ordenada de identificar el tipo de texto que redactamos de forma textual, resumida, comentada o combinando ideas del autor con las propias.

Por tal razón las fichas de registro se subdividen en:
a) Fichas Textuales: Se utilizan para transcribir literalmente lo afirmado por el autor utilizado tal como asevera EZCURRA: “reproduce una pasaje determinado tal y como esta escrito en el texto original.”(p. 47)
b) Fichas Resumen: “Se emplean cuando la información de la fuente es extensa.” (ODA, p.5). Aclaremos, el trabajo se realizo tratando de diferenciar el abstract que viene en los artículos científicos del propio resumen que elaboro cada estudiante de sus textos de lectura en cada asignatura.
c) Fichas Comentario: Se emplean si la información de la fuente es breve y muy clara, tanto que no sea necesario explicarla.
d) Fichas Combinadas: Se emplea la información de la fuente con algún comentario; o resumen con algún comentario.

En nuestra monografía fue necesaria combinar las cuatro tipos de fichas de registro para dar consistencia interna a nuestras sustentaciones de tal manera que tuviéramos el rigor académico exigido en el nivel superior universitario. Por otro lado, si omitimos dichas fichas caeremos posiblemente en el plagio de las ideas de otros lo cual dañaría nuestra credibilidad en futuros trabajos que realicemos tanto en el índole personal como en el profesional.

El orden en nuestro trabajo de fichaje permitió tener los insumos necesarios en nuestros trabajos de investigación monográfica. En el siguiente capítulo explicaremos como se trabaja con la norma ISO 690-2

CAPÍTULO II
NORMA ISO 690-2

La norma ISO pertenece a una convenció europea a fin de fijar ciertos criterios semejantes entre empresas trasnacionales. En nuestro caso particular la norma ISO 690-2 era un estándar referido al registro de información tal y como se detalla más adelante del presente capítulo.

2.1 Concepto

La norma ISO 690-2 permitió dar una forme ordenada y coherente al registro y uso de los textos tanto físico como digitales. En tal sentido nos basamos en la definición de CUYA quien afirmo: (pertenecen a las)”… normas internacionales para la presentación, identificación y descripción bibliográfica de los documentos. Especifica, además, los datos y su orden en las referencias.” (p. 32).

En el caso de la Universidad César Vallejo se eligió esta norma para homogenizar a las diferentes facultades se poseen. Además, permitió tener criterios estandarizados los cuales eran manejados por los catedráticos de nuestra casa de estudios de manera clara y sencilla. El usar la norma en cuestión consolida una cultura organizacional basada en el conocimiento tácito para convertirlo en explicitó (NONAKA y TAKEUCHI, 1995) que poseemos cada uno de los involucrados en el proceso de formación general y profesional a favor de cada cliente interno (estudiante). Sin embargo se requería de la experticia da cada docente y estudiante para su adecuado manejo ya que exigía manejar los diferentes formatos los cuales pasaremos a explicar en el siguiente acápite.

2.2. Formatos de presentación

La norma ISO 690-2 tiene los siguientes formatos de presentación de información considerando el origen del material como detallaremos a continuación:

a) Citar libro impreso
Definiremos al libro impreso como un texto físico. El formato a fichar se toma de CUYA:
1. Autor.
2. Título de la publicación.
3. Edición.
4. Lugar de publicación.
5. Editorial.
6. Año de publicación.
7. Paginación.
8. ISBN (Numero internacional normalizado para libros). (p. 12)

Fijemos que existen algunos libros que carecen de ISBN, sin embargo los demás datos si serán consignados de manera obligatoria. Citamos el siguiente ejemplo: REDORTA Josep. Entender el conflicto. 1era edición, España, Editorial Paidos, 2007, 240 páginas, ISBN: 978-84-493-2011-8 (Elaboración propia)

b) Citar revista impresa
Definiremos la revista impresa como un texto físico. El formato a fichar se toma de CUYA:
1. Título de la revista
2. Lugar de publicación
3. Volumen (cuando la revista lo incluye).
4. Número (anotar entre paréntesis)
5. Fecha (indicar mes y año)
6. ISSN (Numero internacional normalizado para Revistas). (p. 16)

Fijemos que existen algunas revistas que carecen de ISSN, sin embargo los demás datos si serán consignados de manera obligatoria. Citamos el siguiente ejemplo:
Educational Administration Quarterly. Vol 35 (1). 1999

c) Citar libro electrónico
Definiremos el libro electrónico como un texto virtual. El formato a fichar se toma de CUYA:
1. Autor(es), ya sea institucional o personal..
2. Título del documento.
3. Tipo de medio [entre corchetes].
4. Edición o versión.
5. Lugar de publicación.
6. Editor.
7. Fecha de publicación.
8. Fecha de consulta [requerido para documentos en línea; entre corchetes].
9. Disponibilidad y acceso (requerido para documentos en línea) (Disponible en:)
10. ISBN (Numero internacional normalizado para libros). (p. 13)

Fijemos que existen algunos libros electrónicos carecen de ISBN, sin embargo los demás datos si serán consignados de manera obligatoria. Citamos el siguiente ejemplo: ZUGARRAMURDI, Aurora, PARIN, María A. y LUPIN, Héctor M. Ingeniería económica aplicada a la industria pesquera [en línea]. Roma: FAO, 1998 [fecha de consulta: 18 Octubre 2005]. Disponible en: http://www.fao.org/docrep/003/v8490s/v8490s00.htm. ISBN:9253037385

d) Citar revista electrónica
Definiremos la revista electrónica como un texto virtual. El formato a fichar se toma de CUYA:
1. Título.
2. Tipo de medio [entre corchetes].
3. Lugar de edición.
4. Editorial.
5. Fecha de publicación.
6. Fecha de consulta (requerida para documentos en línea; entre corchetes).
7. Serie (opcional).
9. Notas (opcional).
9. Disponibilidad y acceso (requerido para documentos en línea).
10. ISSN (obligatorio). (p. 17)

Fijemos que existen algunas revistas electrónicas carecen de ISSN, sin embargo los demás datos si serán consignados de manera obligatoria. Citamos el siguiente ejemplo: DISEINUZ [en línea]. Bilbao: DZ Centro de Diseño, 1985- [fecha de consulta: 20 Octubre 2005]. Disponible en: http://www.dzdesign.com/cast/comunicacion/revista.htm

Mención especial merecen las revistas indexadas tal y como lo definen ZALAMEA (2000) de la siguiente manera: “son aquellas publicaciones periódicas de carácter científico y tecnológico contenidas en la base de datos: 1) Science Citation Index (SCI) 2) Social Science Citation Index (SSCI) 3) Art & Humanities Citation Index (A& HCI). Todas estas bases de datos son administradas por el Journal Citations Reports el cual contiene una serie de indicadores estadísticos basados en las citas de los artículos. Estos indicadores permitan asignar un factor de calidad- el Impact Factor- a cada revista y por tanto, también, al trabajo de cada investigador”. (p. 45)

Las revistas indexadas tienen una gestión y política editorial, su ISSN tanto para el número en digital como físico, evaluadores externos, cumplimiento de la periodicidad, entre otros, etc. Lo cual le permite una alta confiabilidad en la calidad académica de los artículos que promueve, evitando así el plagio.

El cumplimiento de la norma 690-2 nos permitió trabajar de forma transparente en nuestra monografía dando a cada autor su derecho a propiedad intelectual y sustentar nuestras ideas de forma académica. En el siguiente capítulo observamos citar errores éticos en los trabajos que utilizan el fichaje.

CAPÍTULO III
PROBLEMAS ÉTICOS DEL FICHAJE

El uso del fichaje era correcto mientras mencionemos a quien pertenecen determinadas ideas, opiniones o posturas de diferente índole, sin embargo se presentaron ciertas dificultades si obviamos ya sea intencionalmente o por defecto la autoría de determinado texto o grafico. En el siguiente capítulo versamos sobre el plagio y los problemas más comunes cuando se utilizaron las fichas de registro o investigación.

3.1 El plagio

Constituye la apropiación de manera ilegal de las ideas de un tercero tal como lo define la PUCP: “el plagio consiste en hacer pasar como nuestras ideas o textos que pensaron otros y que nos fueron transmitidos por ellos, bien por escrito, bien oralmente o por algún otro mecanismo de comunicación.” www.pucp.edu.pe/documento/pucp/plagio.pdf.

El error pudo existir, pero si lo analizado supera el 50% de referencias evadidas entonces ya no leemos un conjunto de errores sino un plagio total. Por eso es la cuestión tiene importancia la ética de cada sujeto al momento de reconocer la autoría o propiedad intelectual del material que utiliza registrando al dueño de dicho producto. Nosotros buscamos la fidelidad conforme a cada fuente utilizada para actuar conforme a una responsabilidad académica.

Sin embargo el paradigma del plagio presente una serie de manifestaciones en nuestro medio a pesar de las sanciones de tipo administrativo que se dan en las universidades públicas y privadas. Nos lleva a la reflexión que plantea CEREZO HUERTA:”El autor o autores de un trabajo, por modesto que éste sea, debemos estar también conscientes de que nuestro papel de alguna manera también compromete a una institución. Por lo tanto, la conducta en la búsqueda de información debe estar regida por normas éticas que nos permitan mantener en todo momento el respeto a los demás, la congruencia en nuestras acciones y la rigurosidad en la honestidad de la investigación científica.” (p 33)

El plagio es un acto deshonesto ante nosotros mismo porque aceptamos nuestra propia incapacidad para genera nuevos conocimiento en base a datos que recopilamos para nuestras sustentaciones. Además, comprometemos a la institución que nos patrocina en nuestro trabajo académico de tal manera que cometemos un fraude a nivel institucional y obramos contra la fe pública de quienes confían en nuestra profesionalidad como docentes, responsabilidad como investigadores o coherencia como estudiantes de la educación superior universitaria.

Confiamos en la conciencia ética de cada persona que pretenda realizar un trabajo universitario rechace de manera tajante el plagio por ser incompatible con el espíritu de ser buenas personas y buenos profesionales requeridos por la nación.

3.2 Problemas frecuentes

Tenemos casos en los cuales aparentemente no se inflige la norma como atribuye GIRON CASTRO:
“Copiar el trabajo total o parcial de otro estudiante (con autorización o sin ella),
Copiar y pegar el contenido de artículos o páginas de Internet sin usar comillas
y sin dar el nombre de la fuente consultada.
No citar la fuente de donde se toma la información.
Mover o reubicar de un texto unas pocas palabras o frases o cambiar el orden
en el que ellas estaban originalmente.
Copiar partes significativas de un texto o del trabajo de otro.” (p. 7)

En el primer caso planteado por GIRON, tenemos una completa desconsideración hacia nuestros potenciales lectores porque nos atribuimos de manera implícita la propiedad de las ideas expuestas, sin considerar las lesiones que ocasionaremos al autor original de las ideas usufructuadas. Es necesario mencionar al autoengaño como acto voluntario en el cual la persona asume que lo hecho es correcto a fin de evadir su propia responsabilidad. En el plagio ocurre lo mismo, pero además le agregamos el daño académico al autor que copiamos.

En el segundo caso, cometemos errores de omisión, es decir, de manera deliberada o involuntaria evitamos atribuir a quien pertenecen los datos utilizados cayendo en una aparente confusión la cual nos trae beneficios que perjudican al autor de las fuentes utilizadas. Una posible justificación, si cabe, es que el sujeto infractor tenga un déficit en su progresión temática, tal como la define CARLINO: “es la forma que un texto va articulando una idea a continuación de la otra, es decir, el modo en que una información nueva se relaciona con otra información dada previamente en el texto.” (p. 43). Conocemos que nuestros estudiantes vienen con una serie de dificultades en el lenguaje tal como lo afirma “El Perfil del Escolar Peruano” (El Comercio, 2009) lo cual en estudiantes ingresantes si es fácil de entender, pero no en estudiantes de octavo o noveno ciclo del pre-grado y mucho menos de las unidades de post-grado de maestría y doctorado.

En el tercer caso, omitimos el declarar la fuente utilizada en nuestro trabajo académico. Esta omisión puede ser por descuido o por ser desordenado, pero igual dañamos al autor quien gentilmente ha sistematizado sus conocimientos para que nosotros podamos acceder a dichas fuentes con facilidad. La omisión puede disfrazar una incapacidad en la racionalidad dialoga del estudiante universitario. Tal y como la afirma VILLALOBOS: “La racionalidad dialógica comprende la idea del hombre prudente que se ve cumplidor del deber, en el marco de las capacidades argumentativas a la hora de establecer el sentido de interpretación de los valores en conflicto” (p. 8) lo cual se refuerza con su inmadurez afectiva.

En el cuarto caso aparece una clara intencionalidad por suplantar la autoría de un conocimiento y pretenderlo hacerse autor del mismo. Es decir, existe una compleja red engaños que descalifican a la persona que realiza dichos actos como persona y profesional. Un aspecto a considerar es que posee tal grado de inconcordancia escrita como ocurre con el anacoluto, definido por GATTI y WIESSE como la “combinación inadecuada de dos expresiones ligústica. La primera queda inconclusa pues la segunda no le sigue desde el punto de vista sintáctico.” (p. 206). Lo anteriormente dicho refuerza su culpabilidad porque si es consciente de sus limitaciones, pero evitar superar sus propias limitaciones psicolingüísticas.

En el quinto y último caso, se desea ocultar la sustracción de información parcial de un autor para hacerla pasar por propia. Es claro que la persona que actúa de esta manera es insegura de sus propias tesis y toma un referente que presume superior a lo que sustenta. En palabra de IBARROLA: (existen) “…rasgos que caracterizan profesiones académicas distintas, entre las que se identifican actualmente con claridad la docencia y la investigación, aunque se empiezan a perfilar nuevas profesiones: la administración académica, la divulgación académica.”(p. 68). Nuestro trabajo es lograr que el estudiante se reconozca como generador de sus propios conocimientos los cuales pueden ser publicables en la medida que logre mejores niveles de concreción en su redacción y expresión de ideas originales.

CONCLUSIONES

• La técnica del fichaje permitió registrar de forma ordenada la información que requerimos en nuestros trabajos monográficos de manera clara, sencilla y sintética.

• El uso de la norma ISO 690-2 permitió estandarizar los formatos utilizados en la distribución de los datos a consignar tanto en formatos físicos como digitales.

• El uso de la fichas requirió personas éticas integras en sus espacios individuales de trabajo académico y profesional.

BIBLIOGRAFÍA

BRUNNER José Joaquín. El proceso de Bolonia en el horizonte latinoamericano: límites y posibilidades. En: Revista de Educación Universidad Diego Portales. Instituto de Investigación en Ciencias Sociales. Santiago, Chile, número extraordinario abril 2008.

CARLINO Paula. “Escribir, leer y aprender en la universidad” Una introducción a la alfabetización académica. 1era edición, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica 2005, 208 p. ISBN: 978-950-557-653-1.

CEREZO HUERTA Héctor. Aspectos éticos del plagio académico de los estudiantes universitarios. En. Elementos [En línea]. 2006, 61, pp. 31-35 [Fecha de consulta: el 12 de marzo del 2009]. Disponible en: http://www.elementos.buap.mx/num61/pdf/31.pdf.

CUYA CHAMILCO, Paolo. Manual para redactar citas bibliográficas. Según norma ISO 690 y 690-2. (International Standards Organization) [En línea]. 2009, [Fecha de consulta: el 12 de marzo del 2009]. Disponible en: ucvlimanorte

EL COMERCIO. “El Perfil del Escolar Peruano” El Comercio. Lima, 8 de marzo del 2009. a 16. (En sección: Metropolitana).

EZCURRA Alvaro (Coordinador), et. al. INICIARSE EN LA REDACCIÓN UNIVERSITARIA exámenes, trabajos y reseñas. 1era edición. Lima. Talleres gráficos de TAREA. 2007. 213 p. ISBN: 978-9972-2968-1-9.

GATTI, Carlos & WISSE, Jorge. Técnicas de lectura y redacción. Tercera edición. Lima : Universidad del Pacifico. 2003. 256 p. ISBN:

GALLARDO Susana. La monografía universitaria como aprendizaje para la producción de artículos científicos. En: G. VASQUEZ (Compilador). El español confines académicos: de la comprensión a la producción de textos. 1 era edición. Madrid. Edinumen.2005. pp 45-56. ISBN:

GIRÓN CASTRO Sonia Jannett. ANOTACIONES SOBRE EL PLAGIO. [En línea]. 2008. pp. 1-24. [Fecha de consulta: el 22 de marzo del 2009]. Disponible en: www.usergioarboleda.edu.co/libro%20plagio.pdf –

IBARROLA, María de. La evaluación del trabajo académico desde la perspectiva del desarrollo sui generis de la educación superior en México. En: Ponencia presentada en el. CISE. [En línea]. (Serie 7: 1991: México D.F. Trabajos presentados. México D.F: Foro sobre la evaluación del trabajo académico 1991. [Fecha de consulta: el 12 de marzo del 2009]. Disponible en:
http://www.ciees.edu.mx/ciees/documentos/publicaciones/seriedemateriales/serie7.pdf

NONAKA Ikujiro e ITAKEUCHI Hirotaka. El conocimiento creador: Como los japoneses crean compañías dinámicas de innovación. Segunda edición Oxford: Oxford University Press. 1995. 284 p. ISBN: 0195092694

OFICINA DE DESARROLLO ACADÉMICO. (ODA) Programa de implementación de la investigación científica como metodología didáctica. Guía para la elaboración de la monografía. 1 era edición. Lima. 2009. 5p.

VICERRECTORADO ACADÉMICO PUCP. Por qué y cómo debemos combatir el plagio. [En línea]. 2008. pp. 1-5. [Fecha de consulta: el 22 de marzo del 2009]. Disponible en: www.pucp.edu.pe/documento/pucp/plagio.pdf

VILLALOBOS ANTÚNEZ. Ethos universitario y filosofía de la acción. En: REDHECS: Revista electrónica de Humanidades, Educación y Comunicación Social, [En línea]. 2008 Año 3, (4) pp. 1-11. [Fecha de consulta: el 12 de marzo del 2009]. Disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2717922&info=resumen&modo=popup. ISSN 1856-9331.

ZALAMEA, Fernando. Portafolio de Investigaciones. 1 era edición. Bogotá Universidad Nacional de Colombia, 2000.

Puntuación: 3.80 / Votos: 10

Un pensamiento en “MONOGRAFÍA DEL USO ÉTICO DE LA TÉCNICA DEL FICHAJE BAJO NORMA ISO 690-2

  1. douglas

    Es bueno saber que hay normas que regulan la presentación del trabajo de investigación, pero mi pregunta es ¿ como saber si este trabajo de investigación esta cometiendo un delito ético o no?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*