Archivo de la etiqueta: oraciones eucarísticas

Oraciones para después de recibir la Comunión

 ORACIONES PARA DESPUÉS DE RECIBIR LA COMUNIÓN

Bajo las especies consagradas del pan y del vino, Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdaderamente, real y substancialmente con Su Cuerpo, Su Sangre, Su Alma y Su Divinidad

Después de comulgar, procura tomar unos minutos, para dar gracias. Es un acto de fe hacia Jesús continuar un rato después de Misa dándole gracias por la Comunión recibida. Estas oraciones le ayudarán:

ACTO DE FE

¡Señor mío Jesucristo!, creo que verdaderamente estás dentro de mí con Tu Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, y lo creo más firmemente como si lo viera con mis propios ojos. Amén.

ACTO DE ADORACIÓN

¡Oh, Jesús mío!, te adoro presente dentro de mí, y me uno a María Santísima, a los Ángeles y a los Santos para adorarte como te mereces. Amén.

ACTO DE ACCIÓN DE GRACIAS

Te doy gracias, Jesús mío, de todo corazón, porque has venido a mi alma. Virgen Santísima, Santo Ángel de mi guarda, Santos Ángeles y Santos del Cielo, dad por mí gracias a Dios. Amén.

 

Acompaña a Jesús en el Sagrario más cercano 10 minutos diarios. La Adoración Eucarística es tan efectiva como la oración diaria y constante para crecer espiritualmente.

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Oración a Jesús Sacramentado

ORACIÓN A JESÚS SACRAMENTADO

 

Se responde después de cada alabanza:

R. “Bendito seas tú, Señor Jesús, en el Santísimo Sacramento del Altar”.

Bendito seas Tú, en el Sacramento del Pan y Vino consagrados, fruto de la tierra, de la vid y del trabajo del hombre. R.

Bendito seas Tú, Jesús Eucaristía, en el Sacramento de la Pascua Eterna, que inauguraste en la última cena. R.

Bendito seas Tú, Pan de la Vida, que nos dejaste como memorial el Sacramento de Tu Cuerpo entregado y Tu Sangre derramada por nosotros. R.

Bendito sea Tú, Hijo de Dios, en el Sacramento de la Caridad. R.

Bendito seas Tú, Hijo del hombre, por el sacramento del don del Padre a la humanidad, donde te entregas como ofrenda agradable a él. R.

Bendito seas Tú, Ungido de Dios, por el Sacramento que nos trae la Reconciliación con el Padre y la comunicación de unos con otros. R.

Bendito seas Tú, Cristo Jesús, Tú, el Amor hasta el extremo, por el Sacramento que da unidad a la Iglesia, Santa y Católica. R.

Bendito seas Tú, Nuestro Señor Resucitado, por el Sacramento de la Eterna Pascua, anticipo del Reino definitivo y alimento de la vida eterna. R.

Bendito seas Tú, Esposo de la Iglesia, por el Sacramento esencial de tu Pueblo, fundado sobre el cimiento de los Apóstoles. R.

Bendito seas Tú, Cordero Inmolado en el ara de la Cruz, por el Sacramento Eucarístico, donde nos permites unir nuestros sufrimientos a Tu Sacrificio, único e irrepetible, del Calvario. R.

Bendito seas Tú, el Santo Consagrado de Dios, por el Sacramento del Amor, que nos rescata del pecado y nos va santificando, hasta convertirnos en “Cristos vivos”. R.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Acompaña a Jesús en el Sagrario más cercano 10 minutos diarios. La Adoración Eucarística es tan efectiva como la oración diaria y constante para crecer espiritualmente.

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Saludo a Jesús Sacramentado

SALUDO A JESÚS SACRAMENTADO

Oh Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, aquí presente en el Santísimo Sacramento del altar, creo todo lo que Vos, mi Señor, me habéis revelado. Arrepentido de todos mis pecados, esperando en Vos que nunca permite que sea confundido, agradeciendo por este don supremo, amándoos sobre todas las cosas en este Sacramento de vuestro amor, adorándoos en el misterio profundo de vuestra humildad, os manifiesto y hago patente todas las heridas y miserias de mi pobre corazón y os pido me deis todo lo que necesito y deseo. Pero tan solo os necesito a Vos, oh Dios mío, tan solo os deseo a Vos, vuestra gracia y la gracia de usar debidamente vuestras gracias, poseeros en esta vida y poseeros en la otra.

Se repite después de cada alabanza:

R. Oh Pan celestial, gran Sacramento, os adoro y os alabo en todo momento.

Bendito seáis, oh poder divino de vuestro paternal Corazón, que aunque todo lo podéis, sin embargo, no podíais darnos un don más precioso que este Santísimo Sacramento. R.

Bendita seáis, oh Sabiduría del Verbo Divino, que todo lo sabéis y lo ordenáis, y sin embargo no sabíais prepararnos una comida más exquisita, que este Santísimo Sacramento. R.

Bendito seáis, oh Dios mío, que en vuestra inefable dulzura de amor os habéis transformado en este pan para dárosnos como el más dulce manjar. R.

Bendito seáis, oh Dios mío, que habéis encerrado todos vuestros misterios en esta humilde forma de pan terrenal. ¡Oh Trinidad Santísima! R.

Amén

Acompaña a Jesús en el Sagrario más cercano 10 minutos diarios. La Adoración Eucarística es tan efectiva como la oración diaria y constante para crecer espiritualmente.

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Adoración Eucarística: Actos de Adoración

Actos de Adoración

Vengo, Jesús mío, a visitarte.

Te adoro en el sacramento de tu amor.

Te adoro en todos los Sagrarios del mundo.

Te adoro, sobre todo, en donde estás más abandonado y eres más ofendido.

Te ofrezco todos los actos de adoración que has recibido desde la institución de este Sacramento y recibirás hasta el fin de los siglos.

Te ofrezco principalmente las adoraciones de tu Santa Madre, de San Juan, tu discípulo amado, y de las almas más enamoradas de la Eucaristía.

Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo.

Ángel de mi Guarda, ve y visita en mi nombre todos los Sagrarios del mundo.

Di a Jesús cosas que yo no sé decirle, y pídele su bendición para mí.

adoracion eucaristica krouillong comunion en la mano sacrilegio

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings

Gracias, Jesús Eucaristía

GRACIAS JESÚS EUCARISTÍA

¡Gracias, Jesús Eucaristía, por tu bondad, que tan generosamente derramas en mi vida!

Gracias, Señor, porque no obstante mis infidelidades, faltas y pecados, tu amor y misericordia no cesan de auxiliarme y bendecidme. Gracias, Señor, es la expresión sincera que brota de mi ser al experimentar vivamente tu amor vivificando y colmando mi existencia.

Gracias mil, te repetiré constantemente, pues no tengo otra forma de manifestar mi gozo, mi admiración, todo ese cúmulo de nobles sentimientos que intensamente experimento desde lo más profundo de mi ser.

¡Jesús Eucaristía! Sé tú mismo quién dé gracias por mí, con tu corazón de hombre perfecto, de supremo adorador del Padre, de dócil instrumento en la acción santificadora del Espíritu Santo.

eucaristia krouillong oraciones catolicas devocionario

Concédeme que, desde hoy en adelante, toda mi vida sea una constante alabanza de acción de gracias. A imitación de la Virgen María, proclamaré desde lo más íntimo de mi corazón.
¡Alaba mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en el Dios que me salva, porque ha hecho en mí maravillas !

¡Gracias, Jesús Eucaristía! porque tu misericordia ha colmado de gozo mi existencia.

Amén.

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Santa María, Madre de la Eucaristía

santa maria madre de la eucaristia krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano yo no recibo la eucaristia en la mano comunion en la mano no recibas a jesus en la mano eucaristia

SANTA MARÍA, MADRE DE LA EUCARISTÍA

Ave María, dulce Madre de la Eucaristía.

Con dolor y mucho amor,

nos has dado a tu Hijo Jesús

mientras pendía de la Cruz.

Nosotros, débiles criaturas,

nos aferramos a Ti para ser hijos dignos

de este gran Amor y Dolor.

Ayúdanos a ser humildes y sencillos,

ayúdanos a amar a todos los hombres,

ayúdanos a vivir en la Gracia

estando siempre listos

para recibir a Jesús en nuestro corazón.

Oh María, Madre de la Eucaristía,

nosotros, por cuenta propia,

no podremos comprender este gran misterio de Amor.

Que obtengamos la luz del Espíritu Santo,

para que así podamos comprender

aunque sea por un solo instante,

todo el infinito amor de tu Jesús

que se entrega a Sí mismo por nosotros.

Amén

–/–

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

LO QUE DEBES SABER:

Nos han quitado los reclinatorios y no hemos hecho nada.

Nos imponen la sacrílega comunión en la mano y no hacemos nada.

La comunión en la mano se regula por una excepción dada por la diócesis, según el juicio del obispo respectivo. La comunión en la boca siempre ha sido y sigue siendo ley de la Iglesia y por tanto no debe ser considerada desechada por los católicos como forma válida de recibir la comunión.

La Santa Iglesia -en su sabiduría- ha dejado indicado en la excepción que regula la comunión en la mano que es “solo para el fiel que lo desea”, lo que significa que nadie, ni sacerdote, ni párroco, nadie puede obligarte a recibir la comunión en la mano.

La obediencia se debe siempre y cuando lo que se mande no sea pecado.

Si cedes a las presiones, estiras las manos y recibes la comunión en la mano es porque tú lo quieres así y, por tanto, tu responsabilidad, tu pecado, tus consecuencias.

Cuando veas al sacerdote negarte la comunión en la boca y querer que la recibas en la mano pregúntate si por ese sacerdote vale la pena ofender a Dios y cometer sacrilegio.

Toma la decisión correcta, no vaya a ser que estés siendo probado por Dios. Recuerda que todo te es lícito, pero no todo te edifica.

La comunión en la mano es el trabajo sacrílego perfecto de Satanás. Los católicos hoy en día blasfeman contra la Sagrada Eucaristía cuando dicen y consienten la idea de que “les da asco que les contagien una enfermedad con la saliva de otro fiel por comulgar en la boca” y luego cometen sacrilegio contra la Sagrada Eucaristía al recibirla en las manos, y con estos pecados se comen su propia condenación.

Por favor, por amor a Jesús, no se queden callados y luchen contra la sacrílega comunión en la mano… es Jesús ahí presente y no, no está dichoso de ser flagelado otra vez por ti recibiéndolo en las manos… ¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Y recuerda que si en tu parroquia no cambian las cosas, siempre puedes cambiar tú de parroquia.

Que Dios bendiga a todos los que luchan contra la sacrílega comunión en la mano.

Karla Rouillon Gallangos

Sobre la COMUNIÓN EN LA MANO

Recuerda que los demonios son RESPONSABLES del pecado pero tú eres CULPABLE por no haber resistido la tentación y por ofender a Dios con el pecado. ¡Confiésate bien!

Descarga tu GUÍA PARA UNA BUENA CONFESIÓN

Facebook GUÍA PARA UNA BUENA CONFESIÓN

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.