Archivo de la etiqueta: NO RECIBAS LA EUCARISTIA MANO

Más de 80 años sin confesarse

Autor: Juan Pablo Ledesma, LC. Roma (Italia)
Fuente: www.100sacerdotes.com

Más de 80 años sin confesarse

Cierto día, uno de los misioneros me pidió llevar la comunión a una señora muy anciana…

Tengo que confesar que ser misionero ha sido siempre la ilusión de toda mi vida. De niño fue el sueño que me cautivó y que encendió en mí la llama de la vocación. Yo quería ser sacerdote para ayudar a los demás, para hacer algo que valiera la pena. Alguna vez me imaginé convertido en otro San Francisco Javier en las Indias: con el brazo dolorido por tanto bautizar, agotado de confesar, de predicar, de enseñar el catecismo, sin tiempo de comer, sin poder descansar porque todos acudían a mí en busca de consuelo, de consejo o de ayuda.

El episodio que aquí narro me sucedió en una aldea de la Sierra norteña de Sonora… Sus habitantes no saben que hace ya muchos años, allá por 1646, la corona española embarcó hacia sus tierras soldados y misioneros. Cierto día los Apaches, una de las cuarenta tribus que poblaban estas tierras, saquearon una guarnición española y fueron castigados. En represalia atacaron sin piedad, matando y destruyendo. El sacerdote Juan Bautista, amigo de todos, los recibió con los brazos abiertos. Los temibles Apaches respondieron con arcos y flechas. Una a una, le clavaron más de veinte saetas. Agonizando y desangrado, el misionero se arrastró a gatas hasta los pies del crucifijo de la misión. Era una talla de gran tamaño, esculpida por los indios Órapas. Se abrazó a él. Y murió así, mezclando su sangre con la del Cristo. Ese es el pasado glorioso de estas tierras.

Nuestra jornada misionera comenzaba muy temprano y acababa en la madrugada del día siguiente. Después de levantarnos, un suculento y nutritivo desayuno y un buen rato de oración. Luego, la voz de la campana atraía a pequeños y grandes a la capilla. Mientras tanto los misioneros visitábamos a las familias y les impartíamos catequesis. Como sacerdote, yo confesaba todo el día y luego celebraba la Misa. Si había enfermos, los visitaba y les administraba los sacramentos.

Un bien día conocí a este encanto… Cierto día, uno de los misioneros me pidió llevar la comunión a una señora muy anciana. Vivía muy lejos, en una loma. Ya había atardecido y no quise adentrarme por la brecha de la montaña, difícil y tortuosa. Incluso nos perdimos. Decidí volver. Además tenía el compromiso de cenar en la casa del sordomudo. Una familia muy pobre me había invitado y accedí. Estaban todos reunidos, esperándonos y de pie, porque no había platos ni vasos ni sillas suficientes para todos. Eran muy pobres. Me ofrecieron sardinas enlatadas. Les conté mi desilusión del día y el señor sordomudo, que seguía la conversación leyendo los labios de su esposa, con gestos y expresiones me ofreció su caballo para el día siguiente. -¿A qué hora lo quiere?- preguntó su esposa. Miré a los otros misioneros y me dijeron que tenía todo el día ocupado. –Entonces nos quedamos sin comer para ver a esta señora. Al día siguiente, a la una del mediodía tenía ensillado el caballo. Una gran emoción me embargaba el alma. Entre la aventura y el deseo de ayudar, cabalgaba, llevando en una píxide el Santísimo Sacramento. Nos adentramos en el cauce del Sonora. Después de veinte minutos de trote llegamos a la casita. Era una señora de 83 años, enferma, que no podía caminar, con un tumor en la pierna. Nos recibió con gran alegría y emocionada… Era la primera vez que un sacerdote le visitaba. Contaba cómo su mamá había tenido 23 hijos y que en sólo 3 años había perdido a 13 de sus hijos por enfermedades y accidentes. Hablé con ellas a solas. ¡Cómo olvidarla! Era la primera vez que se confesaba. Toda la vida esperando este momento. Fue su primera confesión. Su primera comunión y su primera y -quizás también- última unción de los enfermos. Después, ayudada por otra señora, nos sirvió una taza de café y nos despedimos.

De regreso, sobre el caballo, no dejaba de darle gracias a Dios. Hablaba con él y comentábamos que quizás sería la última vez que vería a esta persona en mi vida. Pensé también en todos los años de preparación y de sacerdocio y me dije: ¡Valió la pena! ¡Momentos como éste, pagan con creces todo! Valdría la pena ser sacerdote para un momento como éste. No hay mayor alegría que dar, es la mejor inversión de nuestro tiempo, dar nuestra vida por amor.

100sacerdotes 100 historias en blanco y negro krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la boca
Esta historia y otras mil, fueron recopiladas durante el Año Sacerdotal. Las cien mejores están publicadas en el libro “100 historias en blanco y negro”, que puede adquirirse en www.100sacerdotes.com

[Leer más …]

Sueños de Don Bosco – EL INFIERNO en PDF

El Infierno existe.

Don Bosco nos explica los motivos por los cuales muchos caen al infierno y los remedios para evitarlo.

sueños de don bosco el infierno existe salesianos krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano los tres lazos

Tu voluntad tiene que vencer al pecado.
Tienes que querer detestar ofender a Dios.

Mi sacerdote confesor me aconsejó que “si tienes dudas de lo que está bien o está mal debes pensar si eso que tú quieres hacer lo habría hecho Jesús” y así evitar el pecado.

Jesús le abrió las puertas del Cielo a los hombres con Su Sacrificio en la Cruz y nos hizo herederos del Cielo, no desperdicies esta Gracia porque pecando te vas al infierno.
Que Dios te bendiga.

Karla Rouillon
Lima-Perú

DESCARGA “SUEÑOS DE DON BOSCO – EL INFIERNO EN PDF” [Leer más …]

DIVINOS FRUTOS DEL GENIO HUMANO: LOS MUSEOS VATICANOS

DIVINOS FRUTOS DEL GENIO HUMANO
Los Museos Vaticanos, espacios sagrados y símbolos del diálogo de la Iglesia con la humanidad.

Fuente: Revista LUHHO

museos vaticanos benedicto xvi krouillong karla rouillon no recibas la eucaristia en la mano
En la Ciudad Santa del Vaticano (Roma-Italia), los Museos Vaticanos muestran al público la extensa colección de la Iglesia Católica Romana; una invitación a conocer el espíritu creador del hombre, en su búsqueda por descubrir el misterio divino, el universo, los seres vivientes y sobre todo la figura humana. Tratados de forma independiente, debido a su enorme amplitud conjunta, se encuentran compuestos por distintos edificios de museos temáticos, edificios pontificios, galerías, monumentos y jardines. Este fabuloso complejo museístico, símbolo del largo compromiso del papado con el antiguo patrimonio romano (siendo los Papas los primeros soberanos en poner sus colecciones de arte y palacios a disposición del público), nació con una pequeña colección privada de esculturas perteneciente al Papa Julio II, quien al ser elegido en 1503, la situó en el patio del Palacio Belvedere, hoy llamado “Patio Octógono”. Con el tiempo, y el acceso al poder de nuevos papas, nuevos edificios fueron construidos, al igual que pasadizos y galerías para unirlos con otros, desarrollándose y ampliándose hasta formar los actuales museos.
krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano museos vaticanos benedicto XVI
Hoy en día, y desde el año 2000, una nueva y magnífica entrada recibe a su visitantes, siendo tal como la definió el Papa Juan Pablo II en su discurso inaugural, “el ingreso que introduce al templo del arte y de la cultura que son los Museos Vaticanos, (los cuales) constituyen culturalmente una de las más significativas puertas de la Santa Sedes abiertas a todo el mundo”. Decorada por diferentes obras, entre las que destacan un gran mosaico polícromo del siglo I, en cuyo centro se encuentra un cabeza de Medusa rodeada por motivos geométricos y con una hilera de barcos en la parte inferior; así como una escultura en mármol policromo y un portón de bronce, obras contemporáneas, de Giuliano Vangi y Cecco Bonanotte respectivamente.

DEVELANDO LA MISTICA

museos vaticanos krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano
La monumental escalera doble, diseñada por Giuseppe Momo, de fascinante forma helicoidal, es la subida indicada para acceder a las salas expositivas (y a la vez su segunda espiral es la bajada que nos llevará a la salida del museo) . Debido a su considerable extensión, se requiere de un día entero para poder apreciar sus diferentes espacios, de los cuales presentaremos aquí una selección según su cronología.
krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano museos vaticanos

****/***

Los Museos Vaticanos y la Galerías Pontificias surgieron con los pontificados de Clemente XIV (1769-1774) y Pío VI (1775-1799), por esta razón toman el nombre de Museo Pío-Clementino. En este, se encuentran reunidas importantes obras maestras provenientes de antiguas excavaciones romanas, y procedentes en gran parte de la colección privada del Papa Julio II. Entre ellas: el “Apoxiomenos” (copia romana en mármol cuyo original griego en bronce fue obra de Lisipo), el “Apolo de Belvedere” (ubicada en la sala de Belvedere, y el grupo escultórico el “Laocoonte y sus hijos”, pieza de gran dramatismo donde se aprecia el mito del sacerdote troyano condenado a morir junto con sus hijos, victimas de serpientes surgidas del mar, enviadas por uno de los dioses. Por su parte, los Museos Gregorianos (Etrusco, Egipcio y Profano), fundados por el Papa Gregorio XVI (1831-1846), cuentan (los dos primeros) con objetos provenientes de las excavaciones realizadas en la Etruria meridional y Egipto, así como el segundo con otras que se encontraban ya conservadas en el Vaticano y en el Museo Capitolino. El tercero, cuenta con estatuas, bajorrelieves, mosaicos de la edad romana que no encontraban lugar en los Palacios Vaticanos. El Museo Misionero Etnológico (fundado por Pío XI en 1926), reúne una cifra impresionante de 80,000 objetos procedente de todo el mundo, ofrecidos al Papa por particulares, misiones y diócesis.
Por su parte la Pinacoteca Vaticana inaugurada en 1932, dentro de su nuevo edificio actual (construido según los deseos y las directrices de Pío XI, garantizando así las mejores condiciones de luz para una correcta conservación de las obras, al igual que una óptima apreciación estética de las mismas), incluye obras de maestros de las pintura italiana, entre ellos: Giotto, Beato Angélico, Perugino, Rafael, Leonardo, Tiziano y Caravaggio.Asimismo, encontraremos las llamadas Estancias de Rafael, ubicadas en el segundo piso del Palacio Pontificio, parte de lo que fueron los aposentos escogidos por Julio II para su residencia personal; utilizadas también por sus sucesores, la decoración pictórica estuvo a cargo de Rafael Sanzio acompañado de sus discípulos, quienes se encargaron de culminarlas después de su muerte en 1520. El Appartamento Borgia, estancias de Rodrigo Borgia (quien al ser asumir el papado fue nombrado como Alejandro VI), cuenta con una decoración realizada por Pinturicchio, discípulo de El Perugino. Cabe mencionar, además la Galería de los Tapices, la Galería de las Cartas Geográficas y la Colección de carruajes y berlinas, todas ellas de sumo valor histórico, al igual que la Biblioteca Vaticana (fundada a mediados del siglo XV, por el Papa Nicolás V), la cual alberga más de 70,000 manuscritos y una cantidad superior al millón de libros, guardando entre ellos valiosísimos códices árabes, latinos, hebreos, persas e islámicos.

Comentario aparte merece la Capilla Sixtina, llamada así debido a que fue el Papa Sixto IV quien hizo reestructurar la antigua Capilla Magna entre 1477 y 1480. Aquí somos introducidos en el mundo de la revelación divina, plasmada en los geniales frescos de Miguel Ángel; imposible no sentirse sobrecogido frente a la magnificencia del “Juicio Universal”, composición insuperable al día de hoy.

Paula Herrera

Museos Vaticanos
http://mv.vatican.va

[Leer más …]

6 DE DICIEMBRE: EPIFANIA DEL SEÑOR

EPIFANIA DEL SEÑOR

Ya llegaron los Reyes Magos cargados de Regalos!!!

epifania del señor krouillong karla rouillon no recibas la eucaristia en la mano

El 6 de Diciembre se celebra la EPIFANIA DEL SEÑOR, fiesta también conocida como LA LLEGADA DE LOS REYES MAGOS, donde se recuerda cómo los Tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar llegaron a Belén, siguiendo la Estrella que les guió hasta encontrar al Niño Jesús.(Cf. Mt 2, 1-12)

El significado de esta fiesta es la celebración de la llegada de Dios al mundo y para todo el mundo, es decir la EPIFANIA.
Dios se da a conocer no sólo a los pastores, no sólo a los judíos, también a estos hombres de ciencia, ricos y poderosos que se ponen en camino desde tierras lejanas, en busca de la estrella que interpretan como una manifestación de la presencia de Dios en la Tierra y que con mucha fe siguen durante un largo recorrido hasta encontrarle.

Al encontrar al Niño Jesús reconocen a Dios y se postran ante él y le adoran. Sus regalos para el Niño Jesús nos cuentan lo que ellos vieron los Reyes Magos en Èl: el ORO se le ofrece sólo a los reyes, por lo que reconocen en Jesús al Rey; el INCIENSO se le ofrece sólo a Dios, por lo que revelan que Jesús es Dios; y la MIRRA es un perfume que reconoce en Jesús Rey, Hijo de Dios, también a un Hombre.

Este hecho relatado en el libro de San Mateo merece nuestra reflexión: si los Reyes Magos que vinieron desde muy lejos reconocieron a Dios en una tierra que no era la suya, compartiendo nosotros nuestra fe con los demás debemos lograr que el Jesús sea conocido por todos los hombres, de todos los lugares, de todos los tiempos.

SOLO DIOS SALVA: Tus actitudes y valores humanos, la raza, la lengua, las costumbres, participan de este don redentor si se adecuan a la voluntad redentora de Dios, “nunca” por méritos propios.

Dios se hizo hombre para hacer a los hombres herederos del Cielo, para salvar a la humanidad entera, y no exclusivamente al pueblo elegido. A TODOS.

Karla Rouillon
Lima – Perú

Descargar imagen para colorear

EPIFANIA DEL SEÑOR

[Leer más …]

1º de Enero: OCTAVA DE NAVIDAD

OCTAVA DE NAVIDAD

octava de navidad krouillong karla rouillon no recibas la eucaristia en la mano colorea con jesus

En la Sagrada Familia Dios nos pone un ejemplo de la forma en que debemos comportarnos según el rol que nos toca vivir a cada uno dentro de nuestras familias.

San José, es el jefe de la familia y actúa siempre como Dios le manda, muchas veces sin comprender el por qué de lo que Dios le pide, pero teniendo fe en Él.
– Cuando se entera que María estaba embarazada piensa en abandonarla porque la quería mucho y no deseaba denunciarla publicamente (como era la costumbre de la época), pero el Ángel de Dios se le apareció en sueños y le dijo que lo que había sido engendrado en el vientre de María era obra del Espíritu Santo y que no temiera en recibirla. “Al despertarse, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa”. (Mt:1-24,25)
– Cuando nace el niño, él le pone el nombre de Jesús, como el Ángel le había dicho. “Ella dió a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús” Mt:1-25
– Cuando Herodes tenía intenciones de matar al Niño Jesús y ante otro aviso del Ángel del Señor, José toma a su familia y marcha hacia Egipto.
– Con la muerte de Herodes y ante un nuevo aviso del Ángel de Dios, lleva a su familia a instalarse en Nazaret. José acepta a Jesús y lo ama como si fuera hijo suyo.
– Jesús recibe de José la educación de “padre adoptivo” o “padre terrenal” que este le brinda aprendiendo, entre otras cosas, el oficio de carpintero.

La Virgen María, es el modelo de entrega a Dios.
– En la Anunciación, María se pone en manos de Dios, a su entera disposición: “Yo soy la esclava del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho” Lc:1-38
– El nacimiento del Niño Jesús no fue como los partos normales, Dios manifestó su poder en toda la naturaleza y los pocos testigos ahí presentes vieron como, mientras la Virgen María emanaba una luz sobrenatural el nimo
– María cría y educa a Jesús en medio de una situación difícil y con muchas carencias materiales; pero lo cría y educa con sobreabundancia de amor.
– Ella fue vislumbrando lentamente el misterio trascendente de la vida de Jesús, manteniéndose fielmente unida a Él. “Su madre conservaba estas cosas en su corazón” Lc:2-52

El Niño Jesús, siendo Dios, siempre vivió sujeto a sus padres y la Virgen María y San José fueron sus primeros educadores. Jesús aprende el oficio de carpintero de su padre adoptivo José.
– Desde chico, Jesús demuestra que es el Hijo de Dios y que cumple fielmente lo que su Padre le manda.”El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la Gracia de Dios estaba con Él” Lc:2-40
– Como niño, Él obedecía a su madre y a su padre adoptivo, y permanecía siempre junto a ellos: “vivía sujeto a ellos” Lc:2-51
– Cuando Jesús se queda en el Templo, a los doce años, se puede pensar que desobedece a sus padres y que eso está mal, porque mientras sus padres le buscaban en la caravana de regreso a su ciudad el Niño Jesús se había quedado en Jerusalén sin que ellos lo supieran. No es así, Jesús demuestra en este hecho su plena independencia con respecto a todo vínculo humano cuando está de por medio la Voluntad de su Padre y la Misión que Él le ha encomendado. “¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?” Lc:2-49

Dos aspectos se destacan en la vida de la Sagrada Familia:
– La Fe en Dios.
– La Fidelidad a la Voluntad de Dios.

Estos dos aspectos son los que debemos siempre tener y acentuar nosotros en nuestras vidas y en nuestras familias; con la Fe en Dios debes creer ciegamente que Dios sabe lo que es mejor para ti aunque todo parezca que está mal y con la Fidelidad a la Voluntad de Dios debes mantenerte firme creyendo en Dios aunque los demás digan lo contrario porque tu Fe lo es todo para Ti y Dios es lo único que importa.

Vuelve tu mente a lo alto, piensa que Dios siempre te ve, te espera y te ayuda a llegar a Èl.

Descarga la imagen para colorear

OCTAVA DE NAVIDAD
[Leer más …]

Natividad del Señor

Natividad del Señor
25 de Diciembre

logo navidad es jesus krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano natividad del señor nacimiento

Este 25 de Diciembre celebramos la Natividad del Señor o Navidad como le conocemos todos que es el Nacimiento del Niño Jesús, Dios que se hace hombre para abrirle a los hombres las puertas del Cielo.

Para Dios, ¿Qué es la Navidad? Dios no tiene tiempo porque es Eterno pero viniendo al mundo entró en el tiempo y Jesús, que es Dios, sigue siendo Hombre en el Cielo y cada Navidad recuerda que es Su cumpleaños.

En esta Navidad Jesús va a mirar al mundo con un cariño inmenso y mirará el corazón de cada hombre, de cada mujer y de cada niño para ver cuánto amor hay ahí para El y para darte Su Amor, sanar las heridas y animar los buenos deseos que hay en ti para que se hagan realidad.

De todas las tarjetas de Navidad que vas a recibir el mensaje más importante para esta Navidad viene del Corazón de Jesús:
– Te invita a leer la Biblia (San Lucas 1. 5-80 y San Lucas 2. 1-20),
– A recordar que sin importar lo malo que hayas hecho El siempre te está buscando (porque el pecador no es condenado),
– A vivir con alegría todos los días, porque Dios abraza a quienes se hacen como niños y viven con la sencillez propia de quienes se sienten muy amados.

¡ FELIZ NAVIDAD ! ¡ NAVIDAD ES JESUS !
natividad del señor navidad nacimiento krouillong colorea con jesus karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano

COLOREA NATIVIDAD DEL SEÑOR

ESPECIAL DE NAVIDAD [Leer más …]

Cuarto Domingo de Adviento – Colorea con Jesús

Cuarto Domingo de Adviento

Estamos en el cuarto domingo de adviento y ya no falta nada para el Nacimiento del Niño Jesús.

En este cuarto domingo de adviento debemos reflexionar sobre los propósitos de cambio que hemos realizado desde que comenzó el Adviento, y debemos pensar que las cosas buenas que hemos hecho en estas tres semanas son el regalo que le vamos a hacer al Niño Jesús en Navidad.

Si vemos que hemos hecho poco o nada, tenemos una semana más para arreglarlo y no llegar a Navidad con las manos vacías, y si hemos hecho mucho, podemos regalarle al Niño Jesús mucho más.

Como regalo para el Niño Jesús tú puedes escribirle la relación de cosas buenas que has realizado en estos días de Adviento y contarle en una carta cómo has dejado atrás los malos hábitos y cómo -con mucho esfuerzo- ahora eres un niño más bueno y colocarlo en tu nacimiento.

Espero que en esta Navidad lleguemos todos llenos de regalos para darle al Niño Jesús.

Recuerda que Dios te ama y quiere que estés en el Cielo con Él algún día, la mejor manera de hacerlo: “No hacer nada que Jesús no hubiera hecho.”

Colorea y diviértete pensando en la Navidad y en la pronta llegada de Jesús y ofrécele un propósito para esta cuarta semana de adviento.

Karla Rouillon
Lima-Perú

cuarto domingo de adviento navidad krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano navidad colorea con jesus

Descarga la imagen para colorear

COLOREA CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO [Leer más …]

Tercer Domingo de Adviento – Colorea con Jesús

Tercer Domingo de Adviento

Estamos ya en el tercer domingo de adviento y faltan dos semanas para el Nacimiento de Jesús.

Ahora que cada vez está más cerca el Nacimiento de Jesús hay que reforzar nuestros deseos de ser mejores y esforzarnos más en serlo y siempre rezar a Dios para pedirle que nos ayude en este intento de mejorar para no caer en la tentación de ceder ante las presiones del mundo que nos alejan de Dios y de nuestro Cielo.

Recuerda que Dios te ama y quiere que estés en el Cielo con Él algún día, la mejor manera de hacerlo: “No hacer nada que Jesús no hubiera hecho.”

Colorea y diviértete pensando en la Navidad y en la pronta llegada de Jesús y ofrécele un propósito para esta tercera semana de adviento.

Karla Rouillon
Lima-Perú

krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano tercer domingo de adviento navidad

Descarga la imagen para colorear

COLOREA TERCER DOMINGO DE ADVIENTO [Leer más …]

Segundo Domingo de Adviento – Colorea con Jesús

Segundo Domingo de Adviento

Estamos ya en el segundo domingo de adviento y está cada vez más cerca el Nacimiento de Jesús.

Hay que pedirle a Dios nos ayude a ser mejores, que nos dé muchos dones espirituales y que aprendamos a conocer el verdadero valor que tienen las cosas materiales y nunca anteponerlas a las del Cielo.

Recuerda que Dios te ama y quiere que estés en el Cielo con Él algún día, la mejor manera de hacerlo: “No hacer nada que Jesús no hubiera hecho.”

Colorea y diviértete pensando en la Navidad y en la pronta llegada de Jesús y ofrécele un propósito para esta segunda semana de adviento.

Karla Rouillon
Lima-Perú

segundo domingo de adviento navidad krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano

Descarga la imagen para colorear

COLOREA SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO [Leer más …]

El Adviento explicado por Benedicto XVI en 20 textos

El Adviento explicado por Benedicto XVI en 20 textos
Esperanza, Alegria y preparación tema principal en los mensajes de Adviento (206- 2011) del Papa
Autor: Redacción | Fuente: www.opusdei.es

santa padre benedicto xvi krouillong karla rouillon no recibas la eucaristia en la mano adviento

“Si falta Dios, falla la esperanza. Todo pierde sentido”, dice el Papa. En esta selección de textos de homilías pronunciadas al inicio del Adviento, habla de esperanza, de alegría y de preparación.

I domingo de adviento 2006

1) La primera antífona de esta celebración vespertina se presenta como apertura del tiempo de Adviento y resuena como antífona de todo el Año litúrgico: “Anunciad a todos los pueblos y decidles: Mirad, Dios v iene, nuestro Salvador” (…). Detengámonos un momento a reflexionar: no usa el pasado -Dios ha venido- ni el futuro, -Dios vendrá-, sino el presente: “Dios viene”. Como podemos comprobar, se trata de un presente continuo, es decir, de una acción que se realiza siempre: está ocurriendo, ocurre ahora y ocurrirá también en el futuro. En todo momento “Dios viene”.

2) El Adviento invita a los creyentes a tomar conciencia de esta verdad y a actuar coherentemente. Resuena como un llamamiento saludable que se repite con el paso de los días, de las semanas, de los meses: Despierta. Recuerda que Dios viene. No ayer, no mañana, sino hoy, ahora.

3) El único verdadero Dios, “el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob” no es un Dios que está en el cielo, desinteresándose de nosotros y de nuestra historia, sino que es el Dios-que-viene. Es un Padre que nunca deja de pensar en nosotros y, respetando total mente nuestra libertad, desea encontrarse con nosotros y visitarnos; quiere venir, vivir en medio de nosotros, permanecer en nosotros. Viene porque desea liberarnos del mal y de la muerte, de todo lo que impide nuestra verdadera felicidad, Dios viene a salvarnos.

4) De una forma que sólo él conoce, la comunidad cristiana puede apresurar la venida final, ayudando a la humanidad a salir al encuentro del Señor que viene. Y lo hace ante todo, pero no sólo, con la oración.

I domingo de adviento 2007

5) La esperanza cristiana está inseparablemente unida al conocimiento del rostro de Dios, el rostro que Jesús, el Hijo unigénito, nos reveló con su encarnación, con su vida terrena y su predicación, y sobre todo con su muerte y resurrección.

6) Como se puede apreciar en el Nuevo Testamento y en especial en las cartas de los Apóstoles, desde el inicio una nueva espera nza distinguió a los cristianos de las personas que vivían la religiosidad pagana. San Pablo, en su carta a los Efesios, les recuerda que, antes de abrazar la fe en Cristo, estaban «sin esperanza y sin Dios en este mundo» (Ef 2, 12). Esta expresión resulta sumamente actual para el paganismo de nuestros días: podemos referirla en particular al nihilismo contemporáneo, que corroe la esperanza en el corazón del hombre, induciéndolo a pensar que dentro de él y en torno a él reina la nada: nada antes del nacimiento y nada después de la muerte.

7) Si falta Dios, falla la esperanza. Todo pierde sentido. Es como si faltara la dimensión de profundidad y todas las cosas se oscurecieran, privadas de su valor simbólico; como si no «destacaran» de la mera materialidad.

8) Dios conoce el corazón del hombre. Sabe que quien lo rechaza no ha conocido su verdadero rostr o; por eso no cesa de llamar a nuestra puerta, como humilde peregrino en busca de acogida. El Señor concede un nuevo tiempo a la humanidad precisamente para que todos puedan llegar a conocerlo.

9) Mi esperanza, nuestra esperanza, está precedida por la espera que Dios cultiva con respecto a nosotros. Sí, Dios nos ama y precisamente por eso espera que volvamos a él, que abramos nuestro corazón a su amor, que pongamos nuestra mano en la suya y recordemos que somos sus hijos. Esta espera de Dios precede siempre a nuestra esperanza, exactamente como su amor nos abraza siempre primero.

10) Cada hombre está llamado a esperar correspondiendo a lo que Dios espera de él. Por lo demás, la experiencia nos demuestra que eso es precisamente así. ¿Qué es lo que impulsa al mundo sino la confianza que Dios tiene en el hombre? Es una confianza que se refleja en el corazón de los pequeños, de los h umildes, cuando a través de las dificultades y las pruebas se esfuerzan cada día por obrar de la mejor forma posible, por realizar un bien que parece pequeño, pero que a los ojos de Dios es muy grande: en la familia, en el lugar de trabajo, en la escuela, en los diversos ámbitos de la sociedad. La esperanza está indeleblemente escrita en el corazón del hombre, porque Dios nuestro Padre es vida, y estamos hechos para la vida eterna y bienaventurada.

I domingo de adviento 2008

11) Todo el pueblo de Dios se pone de nuevo en camino atraído por este misterio: nuestro Dios es “el Dios que viene” y nos invita a salir a su encuentro. ¿De qué modo? Ante todo en la forma universal de la esperanza y la espera que es la oración, la cual encuentra su expresión eminente en los Salmos, palabras humanas en las que Dios mismo puso y pone continuamente la invocación de su venida en los labios y en el corazón de los creyentes.

12) “Señor, (…) ven de prisa” (v. 1). Es el grito de una persona que se siente en grave peligro, pero también es el grito de la Iglesia en medio de las múltiples asechanzas que la rodean, que amenazan su santidad, la integridad irreprensible de la que habla el apóstol san Pablo y que, en cambio, debe conservarse hasta la venida del Señor. Y en esta invocación resuena también el grito de todos los justos, de todos los que quieren resistir al mal, a las seducciones de un bienestar inicuo, de placeres que ofenden la dignidad humana y la condición de los pobres.

I domingo de adviento 2009

13) Adviento. Reflexionemos brevemente sobre el significado de esta palabra, que se puede traducir por “presencia”, “llegada”, “venida”. En el lenguaje del mundo antiguo era un término técnico utilizado para indicar la llegada de un funcionario, la visita del rey o del emperador a una provincia. Pero podía indicar también la venida de la divinidad, que sale de su escondimiento para manifestarse con fuerza, o que se celebra presente en el culto. Los cristianos adoptaron la palabra “Adviento” para expresar su relación con Jesucristo: Jesús es el Rey, que ha entrado en esta pobre “provincia” denominada tierra para visitar a todos; invita a participar en la fiesta de su Adviento a todos los que creen en él, a todos los que creen en su presencia en la asamblea litúrgica. Con la palabra adventus se quería decir substancialmente: Dios está aquí, no se ha retirado del mundo, no nos ha dejado solos. Aunque no podamos verlo o tocarlo, como sucede con las realidades sensibles, él está aquí y viene a visitarnos de múltiples maneras.

14) El significado de la expresión “Adviento” comprende también el de visitatio, que simplemente quiere decir ” visita”; en este caso se trata de una visita de Dios: él entra en mi vida y quiere dirigirse a mí. En la vida cotidiana todos experimentamos que tenemos poco tiempo para el Señor y también poco tiempo para nosotros. Acabamos dejándonos absorber por el “hacer”. ¿No es verdad que con frecuencia es precisamente la actividad lo que nos domina, la sociedad con sus múltiples intereses lo que monopoliza nuestra atención? ¿No es verdad que se dedica mucho tiempo al ocio y a todo tipo de diversiones? A veces las cosas nos “arrollan”.

15) El Adviento, este tiempo litúrgico fuerte que estamos comenzando, nos invita a detenernos, en silencio, para captar una presencia. Es una invitación a comprender que los acontecimientos de cada día son gestos que Dios nos dirige, signos de su atención por cada uno de nosotros. ¡Cuán a menudo nos hace percibir Dios un poco de su amor! Escribir -por dec irlo así- un “diario interior” de este amor sería una tarea hermosa y saludable para nuestra vida. El Adviento nos invita y nos estimula a contemplar al Señor presente. La certeza de su presencia, ¿no debería ayudarnos a ver el mundo de otra manera? ¿No debería ayudarnos a considerar toda nuestra existencia como “visita”, como un modo en que él puede venir a nosotros y estar cerca de nosotros, en cualquier situación?

16) En la vida, el hombre está constantemente a la espera: cuando es niño quiere crecer; cuando es adulto busca la realización y el éxito; cuando es de edad avanzada aspira al merecido descanso. Pero llega el momento en que descubre que ha esperado demasiado poco si, fuera de la profesión o de la posición social, no le queda nada más que esperar. La esperanza marca el camino de la humanidad, pero para los cristianos está animada por una certeza : el Señor está presente a lo largo de nuestra vida, nos acompaña y un día enjugará también nuestras lágrimas. Un día, no lejano, todo encontrará su cumplimiento en el reino de Dios, reino de justicia y de paz.

17) Existen maneras muy distintas de esperar. Si el tiempo no está lleno de un presente cargado de sentido, la espera puede resultar insoportable; si se espera algo, pero en este momento no hay nada, es decir, si el presente está vacío, cada instante que pasa parece exageradamente largo, y la espera se transforma en un peso demasiado grande, porque el futuro es del todo incierto. En cambio, cuando el tiempo está cargado de sentido, y en cada instante percibimos algo específico y positivo, entonces la alegría de la espera hace más valioso el presente. Queridos hermanos y hermanas, vivamos intensamente el presente, donde ya nos alcanzan los dones del Se&ntild e;or, vivámoslo proyectados hacia el futuro, un futuro lleno de esperanza. De este modo, el Adviento cristiano es una ocasión para despertar de nuevo en nosotros el sentido verdadero de la espera, volviendo al corazón de nuestra fe, que es el misterio de Cristo, el Mesías esperado durante muchos siglos y que nació en la pobreza de Belén.

18) Al venir entre nosotros, nos trajo y sigue ofreciéndonos el don de su amor y de su salvación. Presente entre nosotros, nos habla de muchas maneras: en la Sagrada Escritura, en el año litúrgico, en los santos, en los acontecimientos de la vida cotidiana, en toda la creación, que cambia de aspecto si detrás de ella se encuentra él o si está ofuscada por la niebla de un origen y un futuro inciertos.

19) Nosotros podemos dirigirle la palabra, presentarle los sufrimientos que nos entristecen, la impaciencia y las preguntas que brotan de n uestro corazón. Estamos seguros de que nos escucha siempre. Y si Jesús está presente, ya no existe un tiempo sin sentido y vacío. Si él está presente, podemos seguir esperando incluso cuando los demás ya no pueden asegurarnos ningún apoyo, incluso cuando el presente está lleno de dificultades.

I domingo de adviento 2010

20) Durante el tiempo de Adviento sentiremos que la Iglesia nos toma de la mano y, a imagen de María santísima, manifiesta su maternidad haciéndonos experimentar la espera gozosa de la venida del Señor, que nos abraza a todos en su amor que salva y consuela.

I domingo de adviento 2011

¡Queridos hermanos y hermanas!

Hoy iniciamos en toda la Iglesia el nuevo Año litúrgico: un nuevo camino de fe, a vivir juntos en las comunidades cristianas, pero también, como siempre, a recorrer dentro de la historia del mundo, para abrirla al misterio de Dios, a la salvación que viene de su amor. El Año litúrgico empieza con el Tiempo de Adviento: tiempo estupendo en el que se despierta en los corazones la espera de la vuelta de Cristo y la memoria de su primera venida, cuando se despojó de su gloria divina para asumir nuestra carne mortal.

“¡Velad!”. Este es el llamamiento de Jesús en el Evangelio de hoy. Lo dirige no sólo a sus discípulos, sino a todos: “¡Velad!” (Mt 13,37). Es una llamada saludable a recordar que la vida no tiene sólo la dimensión terrena, sino que es proyectada hacia un “más allá”, como una plantita que germina de la tierra y se abre hacia el cielo. Una plantita pensante, el hombre, dotada de libertad y responsabilidad, por lo que cada uno de nosotros será llamado a rendir cuentas de cómo ha vivido, de cómo ha usado las propias capacidades: si las ha conservado para sí o las ha hecho fructificar también para el bien de los hermanos.

También Isaías, el profeta del Adviento, nos hace reflexionar hoy con una sentida oración, dirigida a Dios en nombre del pueblo. Reconoce las faltas de su gente, y en un cierto momento dice: “Nadie invocaba tu nombre, nadie salía del letargo para adherirse a tí; porque tu nos escondías tu rostro y nos entregabas a nuestras maldades” (Is 64,6).

¿Cómo no quedar impresionados por esta descripción? Parece reflejar ciertos panoramas del mundo postmoderno: las ciudades donde la vida se hace anónima y horizontal, donde Dios parece ausente y el hombre el único amo, como si fuera él el artífice y el director de todo: construcciones, trabajo, economía, transportes, ciencias, técnica, todo parece depender sólo del hombre. Y a veces , en este mundo que parece casi perfecto, suceden cosas chocantes, o en la naturaleza, o en la sociedad, por las que pensamos que Dios pareciera haberse retirado, que nos hubiera, por así decir, abandonado a nosotros mismos.

En realidad, el verdadero “dueño” del mundo no es el hombre, sino Dios. El Evangelio dice: “Así que velad, porque no sabéis cuándo llegará el dueño de la casa, si al atardecer o a media noche, al canto del gallo o al amanecer. No sea que llegue de improviso y os encuentre dormidos” (Mc 13,35-36). El Tiempo de Adviento viene cada año a recordarnos esto para que nuestra vida reencuentre su justa orientación hacia el rostro de Dios. El rostro no de un “amo”, sino de un Padre y de un Amigo. Con la Virgen María, que nos guía en el camino del Adviento, hagamos nuestras las palabras del profeta. “Señor, tu eres nuestro padre; nosotros somos d e arcilla y tu el que nos plasma, todos nosotros somos obra de tus manos” (Is 64,7).

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 27 noviembre 2011

[Leer más …]

Colorea: PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

Primer Domingo de Adviento

El Primer Domingo de Adviento es el primer domingo del Calendario Litúrgico y da inicio a las cuatro semanas anteriores a la Navidad: el Nacimiento de Jesús.

Todos empezamos a pensar en la Navidad y a esperarla con deseos de mejoras, espirituales más que materiales, y sobre todo con promesas de cambio a nivel personal.
Le ofrecemos a Dios un cambio de hábitos, dejamos lo malo atrás, nos compremetemos a no volverlo a hacer y le prometemos vivir nuestra vida cada día mejor, siempre con el ejemplo de Jesús.

Recuerda que Dios te ama y quiere que estés en el Cielo con Él algún día, la mejor manera de hacerlo: “No hacer nada que Jesús no hubiera hecho.”

Colorea y diviértete pensando en la Navidad y en la pronta llegada de Jesús y ofrécele un propósito para esta primera semana de adviento.

Karla Rouillon
Lima-Perú

colorea primer domingo de adviento

Descarga la imagen para colorear

COLOREA PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO [Leer más …]