El Santo Rosario en latín que Santa María entregó a Santo Domingo de Guzmán

EL SANTO ROSARIO EN LATÍN QUE SANTA MARÍA ENTREGÓ A SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

Yo doy gracias a Dios porque hoy en día existen católicos que conservan la Tradición Católica pura, sin los cambios dados luego del Concilio Vaticano II. Si no fuera por ellos yo nunca habría conocido la Santa Misa Tradicional, nunca hubiera tenido un Misal latín español en mis manos, nunca hubiera conocido una Mantilla, y no hubiera conocido las oraciones en latín y el canto gregoriano.

Existen católicos modernistas que no conocen todo esto pero lo critican porque les han enseñado mal a propósito pues hay hijos de perdición que quieren eliminar la Tradición de la Iglesia y reducirla a nada, también les han enseñado que quienes conservan la Tradición de la Iglesia Católica son sedevacantistas (no reconocen a los Papas después de Pablo VI) y esto no es del todo cierto. Algunos si pero otros no, y por desconocimiento se pierden la oportunidad de conocer la Tradición de la Iglesia y disfrutar de sus Gracias.

La Santa Misa Tradicional no ha sido derogada por la Iglesia, solo ha sido despreciada por los católicos modernistas a quienes les parecía aburrida, y que -seguramente- hoy disfrutan mucho ver mujeres entregando la comunión en una misa lo suficientemente corta como para no aburrirse; sin embargo, en esta ocasión les quiero explicar por qué algunas personas rezan el Santo Rosario en latín, y por qué no rezan los misterios luminosos.

S.S. Benedicto XVI durante su papado rezaba los cuatro misterios en latín (yo tengo sus audios), estos son: gozosos, dolorosos, gloriosos y luminosos, pero existen católicos tradicionales que solo rezan tres misterios, estos son: gozosos, dolorosos y gloriosos.

 

El motivo por el cual no rezan los misterios luminosos no necesariamente se debe a que no reconocen a S.S. Juan Pablo II como Papa (fue él quien introdujo los misterios luminosos del Santo Rosario), sino más bien a que quieren rezar el Santo Rosario en latín bajo una disciplina instruida por la Santísima Virgen María en persona, ya que, cuando Nuestra Santa Madre le entregó a Santo Domingo de Guzmán el Santo Rosario, éste solo tenía tres misterios, estos son: gozosos, dolorosos y gloriosos.

Quienes así deciden rezarlo consideran que las adiciones posteriores (los misterios luminosos) destruyen lo tradicional, es decir, aquello que fue entregado por manos de la Santísima Virgen María, y por disciplina, tradición y obediencia deciden sujetarse a su rezo tal cual.

También consideran que la meditación de los momentos que se indicaron como misterios luminosos no es que sea mala, sino que lo malo es cambiar lo dictado por la Santísima Virgen María en persona.

En la Fiesta de Nuestra Señora del Rosario o de Santo Domingo de Guzmán todos los católicos comparten en sus redes sociales artículos relacionados al momento en que Nuestra Madre del Cielo entrega al religioso el Santo Rosario, incluso con bonitas imágenes de dicho momento, pero nadie explica en dichos artículos que ese Rosario no es el que los católicos rezamos hoy en día.

Entonces, si se trata de ser fieles a lo que Nuestra Santa Madre nos dio, cabe recordar que en la guerra contra los albiguenses Nuestra Santa Madre dio a Santo Domingo de Guzmán el Santo Rosario, el cual consta de 150 Avemarías para equipararse a los 150 salmos, no más y no menos. Y así solo lo rezan pocos hoy en día porque a la mayoría nadie se lo ha explicado.

Es una Tradición que nuestra Santa Madre dictó en persona a Santo Domingo de Guzmán para que nosotros sus hijos podamos meditar y contemplar la vida, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

No obstante lo arriba explicado, se puede rezar como obra piadosa en forma privada los misterios luminosos, y meditar sobre tales momentos incluidos en las Sagradas Escrituras, pues Dios ve nuestros corazones y nuestras intenciones en lo privado, y por Su misericordia nos lo reconocerá en lo público (en el juicio final delante de toda la humanidad); pero siempre respetemos lo que Nuestra Santa Madre dictó y respetemos también a quienes quieran rezarlo así.

Si te surge la inquietud de qué debemos contestarnos ante la pregunta ¿Debo elegir entre el Santísimo Rosario tal cual fue dado por la Santísima Virgen María a Santo Domingo de Guzmán o el “Nuevo” con los Misterios Luminosos? ¿Cuál elijo? La elección es individual y en ninguno de dichos casos estás haciendo mal a tu alma, pues es Nuestra Santa Madre del Cielo quien te guía en tu oración.

Sin embargo, hay algo que los católicos si debemos dejar de hacer y es ofender a los católicos tradicionales y continuar despreciando la Tradición de la Iglesia, la Santa Misa Tradicional y el latín, que -por cierto- critican sin conocerlos diciendo que lo moderno es mejor, cuando nuestros ojos ven -en la santa misa (de cara al pueblo) y las ministras extraordinarias de la comunión- que eso no es cierto.

Luego del Concilio Vaticano II han pasado más de 40 años en que ni sacerdotes ni fieles transmiten estas verdades sobre el Santo Rosario en latín, no se difunde la Santa Misa Tradicional que no ha sido derogada por la Iglesia, no se difunde el latín y a muchos católicos ni les interesa conocerlo; pero estas mismas personas que se llaman a sí mismos “muy católicos” si han tenido tiempo para rechazar la Tradición y ofender a los católicos tradicionales de diversas maneras.

En tal sentido, luego de más de 40 años, nuestras abuelas todavía pueden recordar la Santa Misa Tradicional y el latín, pero no nuestras madres que ya lo olvidaron, tampoco nosotros que nunca nos enseñaron, ni nuestros hijos pues sus padres no pueden enseñarles lo que ellos desconocen, y menos nuestros nietos. Por eso doy gracias a Dios por quienes nunca cambiaron nada a la Tradición de la Iglesia y siguen conservándola hasta nuestros días.

Lee también DEL CARÁCTER TRINITARIO DEL SANTO ROSARIO

Ya es tiempo de detener las ofensas e informarse mejor.

Tú no puedes opinar ni criticar aquello que no conoces solo por cómo otros te lo han contado.

Católico, regresa a la Tradición. Asiste a la Santa Misa Tradicional en latín y verás la diferencia.

Que Dios les conceda a todos, por la intercesión de Nuestra Santa Madre del Cielo y su Santo Rosario, las Gracias que necesiten.

Karla Rouillon

Este libro nos explica el Santo Rosario Tradicional que Nuestra Santa Madre del Cielo nos entregó.

Puntuación: 5 / Votos: 3

Deja un comentario