¿Como llegar a ser Santos?

¿Cómo llegar a ser Santos?

Los Santos se hacen en la Tierra, con las rodillas, la penitencia y la oración. No basta la confesión, también hay que hacer reparación.

Todos estamos llamados a ser Santos ¿pero cómo lo logramos hoy en día en un mundo tan materialista y egoísta? No es fácil pero ahí les va mi experiencia y la que aconsejan muchos Santos Sacerdotes -sin dejar de lado a las apariciones marianas y a los místicos que aconsejan lo mismo.

Conversión

Es darte cuenta que no vives tu vida de acuerdo a lo que Dios espera de ti. Dios te ha dado el libre albeldrío pero también te ha dado talentos para que los uses para tu bien y para ayudar a otros. Debes ver dentro de ti mismo y encontrar cuáles son estos dones y tratar ponerlos en práctica, pero no sin Dios. Dios es y siempre debe ser el eje de tu vida y y el centro de todo lo que haces, Él te guiará a usar esos talentos de la mejor manera para tu salvación y la de muchos y todo lo que haces debe ser siempre con mucho amor y desprendimiento (sin buscar retribución), siempre para mayor Gloria de Dios, es decir, para que muchos más también conozcan a Dios.

Parte importantísima de la conversión de vida es la confesión. Si tú decides acercarte a Dios no puedes acercarte sucio y llenos de cargas pesadas que te impidan llegar a él, debes dejar tus pecados y tus lágrimas en el confesionario, y luego debes hacer reparación de tus pecados.

Recuerda que los demonios son RESPONSABLES del pecado en el mundo, pero tú eres CULPABLE por no haber resistido la tentación y por ofender a Dios con el pecado.

Si la penitencia no lleva al esfuerzo interior que elimina el pecado y a practicar las virtudes, no puede ser agradable a Dios, que quiere ser servido con corazón humilde, puro, sincero, nos dice San Agustín; por eso, debes confesar tus pecados con la sincera enmienda de no volverlos a cometer más, sabiendo que el pecado es ofensa contra Dios, y que tú ofendiste a Dios con cada uno de tus pecados. Esto es lo importante.

guia para una buena confesion krouillong comunion en la mano

Consejos del Padre Carlos Cancelado para hacer una buena Confesión

El Padre Carlos Cancelado recomienda que una vez tomada la decisión de confesarte bien, debes REZAR para pedir a tu Santo Ángel de la Guarda que te ayude a recordar todos tus pecados, luego debes hacer tu EXAMEN DE CONCIENCIA revisando los MANDAMIENTOS DE DIOS, uno por uno, y si quieres escribirlos para no olvidarlos (pero luego de decirlos al confesor debes asegurarte de romper la lista).

Debes tener verdadero DOLOR DE TUS PECADOS y firme PROPÓSITO DE ENMIENDA, es decir, que luego de conocer y recordar tus pecados debes no querer volverlos a cometer jamás. Antes de ir a confesarte debes orar a Dios y pedirle un BUEN SACERDOTE QUE TE COMPRENDA Y TE ACONSEJE BIEN, pedirle a tu Santo Ángel de la Guarda y a San Miguel Arcángel que te guíen en tu camino para encontrar el Confesor que Dios quiere, para que te protejan en el camino y que no permitan que los demonios se interpongan e impidan tu confesión.

Debes ir primero al SAGRARIO y leerle todos tus pecados a JESÚS, tal y como se los vas a decir al Sacerdote; luego debes ir al Confesionario y debes CONFESAR TODOS TUS PECADOS QUE HAS RECORDADO sin ocultar ninguno ni justificarte, solo lee la lista que has hecho y los que hayas olvidado los recordarás ahí mismo.

Una vez que hayas terminado de leerle la lista (no tiene que ser en voz alta) puedes rezar el Señor Mío Jesucristo antes de entrar al confesionario. Es preferible que busques los confesionarios antiguos que son cerrados para que te sientas más cómodo.

Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío
­por ser Vos quien sois­
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido.
También me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno.
Ayudado de vuestra divina gracia,
propongo firmemente nunca más pecar,
confesarme, y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Ingresa en el confesionario, el sacerdote dirá “Ave María Purísima” y tú responderás “Sin Pecado Concebida Santísima”, te preguntará cuándo fue la última vez que te confesaste y dirás “Padre no me confieso desde hace …. (tanto tiempo), luego te preguntará qué pecados deseas confesar y dirás “Padre, quiero pedirle perdón a Dios por …. (comienzas a leer tu lista)”.

El sacerdote te va a escuchar y te va a aconsejar, no te calles nada porque es pecado grave callarte un pecado en el confesionario, suéltalo todo y sin vergüenza que Dios ya sabe lo que haz hecho y ahora quiere perdonarte. Si tú no le pides perdón a Dios él no puede perdonarte. Recuerda que el morir sin confesar los pecados mortales es condenación al infierno. No te calles nada, pues nada puedes ocultarle a Dios.

El sacerdote te va a dar un consejo o una llamada de atención por algo y no tengas vergüenza que es Jesucristo mismo quien está ahí, te va a dar tu penitencia y te va a absolver de tus pecados diciendo las mejores palabras que jamas hayas escuchado en tu vida «Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» y tú respondes “AMÉN”.

El sacerdote te dirá “puedes ir en paz” y tú respondes “demos gracias a Dios” y le agradeces al sacerdote si quieres.

Por último, en la Iglesia te arrodillas donde tú quieras y deberás cumplir la PENITENCIA que te dé el Sacerdote Confesor y LISTO. Espera la Santa Misa y comulga con tu alma limpia, sé constante y fuerte para no volver a pecar.

Puedes ayudarte con esta GUÍA PARA UNA BUENA CONFESIÓN

Penitencia

La penitencia es para muchos algo muy exagerado, pero se refiere al ayuno y la mortificación. Hay muchos tipos de ayuno, algunos son suaves otros más severos, todo depende de la persona, nadie te obliga a hacer un ayuno severo, debes empezar con sacrificios pequeños.

Igual es con la mortificación, nadie dice que seas severo contigo mismo, pero “puedes algo hacer lo que no te gusta hacer” como limpiar los baños, tender la cama, barrer o planchar, sacar la basura, algo que no te guste hacer pero hacerlo con amor ofreciéndole tus sacrificios y esfuerzo a Dios, por las BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO y por la conversión de los pecadores.

Aquí te damos más ideas de MORTIFICACIÓN Y PENITENCIAS PEQUEÑAS con las que puedes empezar.

Oración

No podemos ser santos sin oración, yo te recomiendo el ROSARIO DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL, el SANTO ROSARIO y la CORONILLA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Reparación

Está bien que hayas confesado tus pecados, y mejor aún que en esta nueva etapa de tu vida hagas oración, reparación y penitencias, como lo ha pedido la Santísima Virgen en Fátima, pero si robaste debes reponer lo robado, si difamaste o mentiste debes decir la verdad y aclarar lo mal dicho, si ofendiste a Dios debes ahora hacer actos de adoración, si hablaste mal de los sacerdotes o de la Iglesia ahora debes aclarar la verdad y defender a los sacerdotes y a la Iglesia de los cuales Dios se sirve para que tú seas santo.

Esto es hacer reparación y uno de sus beneficios es que equilibra la balanza de los actos buenos y malos de tu vida ante Dios, lo que finalmente acortará tu Purgatorio.

Te comparto estas prédicas del Padre Carlos Cancelado sobre COMO LLEGAR A SER SANTOS – PARTE 01COMO LLEGAR A SER SANTOS – PARTE 02

Tambien puedes encontrarnos en la página de Facebook GUÍA PARA UNA BUENA CONFESIÓN

Que Dios les conceda a todos las Gracias que necesiten.

Karla Rouillon Gallangos

Googlea “krouillong” y encuéntranos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Google Plus, Slideshare, Youtube, Gloria.tv, Ivoox, Soundcloud, Pinterest y May Feelings.

Puntuación: 3 / Votos: 5

Comentarios

  1. Gracias por tus buenos consejos!

    Publicado por Gisselle el:

Deja un comentario