El oro se va como el agua entre los dedos…

[Visto: 1571 veces]

De acuerdo con la información con la que contamos, el oro ilegal se produce en 17 de las 25 regiones del Perú, y según los estimados se trata de 24 toneladas por un valor de más de 900 millones de dólares. Dinero suficiente como para comprar unos 4,500 súper camiones de carga, o adquirir una pequeña flota de Boeing 727, cada año; para no hablar de los servicios que podría universalizarse, o los km de carretera.

20111004-Oro en.png

Pero cómo se comporta el oro en la sociedad peruana, ciertamente no como una fuente de bienestar o de generación de empresas y de empleo formal. Lo hace como cualquier droga.

20111004-Oro en aq.png

Miguel Santillana en una entrevista reciente señala que el oro en particular, y la minería en general, pueden explicar en gran medida las olas migratorias de los setenta a Madre de Dios, en los ochenta al sur medio (Ica, Nazca, Palpa, Acarí, Puquio, Caravelí), en los noventa hacia Puno (Ananea, Rinconada, Sandia) y hacia las provincias orientales de La Libertad, y agregaría que en la del dos mil hacia Piura (Piura y Ayabaca). Manuel Glave sostenía en el seminario internacional de industrias extractivas, que la minería funciona y funcionó como el articulador del espacio andino con el mercado internacional y nacional, en ese orden.

20111004-Mapa metalgenetico.png

Poco se ha explorado sin embargo su relación con la cadena criminal vinculada a las mafias, la droga y la violencia. Hay evidencias si de su relación inmediata como testimonian los diversos informes periodísticos sobre lo infernal de la vida en las zonas de extracción, pero a nuestro entender el tema va más allá. En Puno por ejemplo se relaciona con “la culebra” del contrabando y con las rutas de la cocaína que crecientemente van hacia Bolivia camino Brasil. La costa articula la extracción interandina cercana a la cordillera occidental, y la vincula con las rutas marinas del narcotráfico que blanquea su dinero adquiriendo oro. Las bandas armadas brindan protección a los productores, multiplicando de esta manera la violencia y ampliando su dominio del territorio.

La producción de cocaína genera una primera logística de provisión y control armado de los espacios de producción de hoja de coca y de cocaína, tal como ocurre hoy en el VRAE. Una segunda logística se relaciona con el traslado de la cocaína para su venta al mercado internacional, o para el aprovisionamiento del mercado local, cuya demanda crece y se asocia con la bonanza urbana y con las zonas de extracción ilegal de oro, estableciendo un canal de ida y vuelta.

La ruta de la costa, la Panamericana acopia oro desde Tacna hasta Piura. El metal baja a pie, en mula o en camión de las cabeceras de los esporádicos ríos costeños, se vende, trafica y pasa a la cadena de acumulación del narcotráfico que controla puertos y el comercio ultramarino.

20111004-Oro 4-10-12.gif

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *