Archivo de la etiqueta: TIC

Índice de artículos de 2009

A modo de recuento de fin de año, les ofrezco un índice de artículos no coyunturales publicados en este blog, de modo que puedan tener una mejor perspectiva de lo que pueden encontrar en este espacio.

Naturalmente, los comentarios y temas sugeridos para ayudar a mejorar el blog son sumamente bienvenidos.

La Sociedad del Conocimiento
1.- Globalización y conocimiento
2.- Alcances de la revoución del conocimiento
3.- Entrando al campo de la Gestión del Conocimiento
4.- TIC y aprendizaje

TIC y Educación, o, el dilema del medio o el diseño

La planificación educativa como renovación

Enfoque de las organizaciones educativas
1.- Paradigma político
2.- Enfoque interpretativo-simbólico
3.- Paradigma estructural

Responsabilidad social y educación: primer acercamiento

Micropolítica en la escuela

Educación y democracia: el factor convivencia

Presentaciones y capacitaciones: recomendaciones al estilo Zen

El pensamiento crítico ante los medios
Parte 1 y parte 2

Las redes sociales y sus reflejos sociales

La inteligencia*
1.- ¿Qué es la inteligencia?
2.- Gardner y las inteligencias múltiples
*Este tema seguirá desarrollándose el próximo año.

A la hora de elegir escuela

Una propuesta de diseño educativo

Educación e internet: evaluación de la “necesidad” de un portal educativo Sigue leyendo

Educación e Internet: ¿necesitamos un portal?

Internet y educación
Foto de Dain Sandoval

Con cada avance tecnológico, la educación formal suele tener una reacción (a veces) un poco tardía para acoplar esos avances en su beneficio. Pasó con la televisión y el video, y pasó con la Internet. En dicho campo, la avanzada le lleva sin ninguna duda la educación en línea o e-learning, como modernización de la tradicional educación a distancia, recordando la época de la correspondencia y las visitas periódicas de tutores a diversos puntos de un país.

La educación en línea optó por el desarrollo de plataformas de aprendizaje para optimizar el proceso educativo. Estas son las muy conocidas LMS (Learning Managment System), las cuales agrupan varias herramientas ahora tradicionales como el correo electrónico, los foros de discusión, la administración de archivos y documentos compartidos, entre otros. Recientemente, algunas plataformas han incluido herramientas como el desarrollo de Wikis, la reproducción de video y audio, etc.

Entonces, las plataformas resultan un espacio en línea que concentra todos los contenidos y es el centro de comunicación formal entre los participantes y los docentes. Estos desarrollos pueden ser carísimos como la plataforma privada Blackboard, o de presupuesto variable como la plataforma de sistema abierto y gratuito Moodle. En todo caso, el mensaje oculto es el siguiente: para entrar al mundo de la educación en línea, una organización (escuela, universidad, instituto) debe contar con una plataforma educativa.

La pregunta ahora sería: ¿es necesario? ¿Realmente vale la pena en cuanto a inversión de costos, recursos humanos y tiempo? Y Lo pregunto porque con cada avance en Internet, resulta que las plataformas deben hacer innovaciones constantes que no son tan rápidas como la aparición de nuevos avances. Por lo tanto, surge una limitación y retraso de adaptabilidad.

Ello se compensa con el uso de otras herramientas pagadas o gratuitas como Youtube, Skype, herramientas para seminarios en línea o webinars, etc. Entonces, ¿cuán útil es la inversión en una plataforma si al final no cubre todas mis necesidades?

Personalmente, creo que no es necesario contar con una plataforma para incursionar en la educación en línea. Existen diversas herramientas que cumplen con casi todos los aspectos que cuenta una plataforma educativa.

Naturalmente, una plataforma ayuda al docente a la administración del curso, pero no es una herramienta indispensable.

De hecho, las nuevas generaciones de usuarios están acostumbrados a lidiar con diversos sitios web para obtener algo o trabajar. De modo que emplear diversas herramientas gratuitas resulta sumamente natural para ellos.

Por ejemplo, puede abrir un canal para una clase o institución en YouTube para subir videos de charlas, guías de trabajos manuales y laboratorios, etc.

Puede abrir una pagina en Facebook para realizar notificaciones a los participantes de un curso, compartir información, subir videos y realizar discusiones grupales mediante foros; además del servicio de mensajería y chat que brinda.

El mundo de la educación en línea no tiene porqué inventar cosas complejas cuando hay soluciones simples. Es cosa de mantenerse informado del mundo Web, sus aplicaciones y tener un poco de imaginación.

Sigue leyendo

Las redes sociales y sus reflejos sociales

Hace algún tiempo, Marco Sifuentes escribió para Perú21 un artículo llamado “Buscando aguarunas en Facebook”, donde señalaba diferencias sociales entre Facebook y Hi5, siendo la primera una suerte de refugio elitista para las clases sociales altas, mientras que Hi5 tendría un caracter más popular. Lo cual considero que es parcialmente cierto; y digo “parcialmente” porque en realidad el espejo 2.0 de nuestra sociedad no es tan simple.

Conversando de este tema con diferentes amigos, me di cuenta que las diferencias entre estas dos grandes redes sociales responden a diversos criterios: edad, finalidad (perfiles laborales, personales o sexuales), nivel socioeconómico (real o pretendido), etc.

Por ejemplo, el rubro de edad es muy claro. Hi5 permite la personalización del espacio, de modo que uno puede cambiar colores, fondos, incluir secciones, añadir música y otros elementos. Estas marcas de individualidad son un gran atractivo para los adolescentes, quienes encuentran una forma de manifestar su individualidad en definición. Mientras que Facebook con un formato único y sumamente sobrio, variante simplemente en el contenido, es utilizado principalmente por universitarios, jóvenes y adultos. La población adolescente en Facebook es menor y muchos de ellos están unidos a grupos de Facebook que buscan personalizar sus perfiles.

Y es que Facebook se originó como una herramienta de contacto para universitarios. Fue justamente con los universitarios que entró al Perú. Naturalmente, el hecho que la herramienta estuviera originalmente en inglés fue creando una división entre los usuarios. Pero no se puede pretender que esa división sea clasista, ya que por necesidad, el inglés se maneja en diversos sectores sociales.

Lo que sí podría ser cierto es que un gran número de personajes en ámbitos de poder, política, prensa, televisión,etc. son usuarios de Facebook y, sólo se comunican y consideran la perspectiva de otros usuarios de Facebook, lo cual sí puede ser discutible, porque su liderazgo está parcializado hacia un sector muy pequeño en cuanto a redes sociales. La evidencia está en que Facebook es mucho más comentado en las noticias y en declaraciones de personajes públicos que Hi5, aunque este último tiene una cantidad de usuarios muchísimo mayor que la primera. En ese sentido, el gobierno y los diarios debería crear una puerta de acceso a la población suscrita a Hi5.

Sigue leyendo

Concurso Maestro Digital

El diario “El Comercio”, la Pontificia Universidad Católica del Perú y la empresa Backus están organizando el concurso llamado “Maestro Digital”, el cual tiene como propósito reconocer y promover el uso de las TIC en la educación básica peruana.

Así que puede participar cualquier docente peruano que haya realizado alguna innovación o emplee alguna TIC: WebQuest, página web, presentaciones, etc.

En total hay 25 premios que se reparten en 5 categorías. Los premios corresponden a equipos (laptops), becas para un curso de especialización y un diplomado, y dinero en efectivo.

Los interesados pueden inscribirse hasta el 31 de julio.

Concurso Maestro Digital

Sigue leyendo

Discovery en la escuela

Hace un tiempo, me enteré del programa “Discovery en la Escuela”, el cual tiene ya varios años en funcionamiento y consiste en la inserción de tecnologías de la comunicación (especialmente, televisión y video) como parte de las actividades cotidianas de las escuelas en América Latina.

Ello quiere decir que si una escuela desea participar de este programa, puede contactarse con Discovery Networks, y ellos le brindarán materiales, capacitaciones y seguimiento con la intención de enriquecer la experiencia de aprendizaje en las aulas.

Paralelamente, este programa mantiene un sitio web en el que se brindan herramientas a docentes, padres de familia y estudiantes. Por ejemplo, en el caso de los docentes, se pueden hallar actividades ya planificadas, diseños de sesiones de clases de temas específcos (bacterias, astronomia, electricidad, oceános, etc.), guías de estudio y demás. Las secciones de padres y estudiantes brindan principalmente consejos y acceso a cierta información que podría ser útil principalmente para el trabajo en casa.

Portal de discovery en la Escuela

La parte más interesante es que existe una sección en la que se indica la programación de Discovery y se presentan guías de trabajo. De esta manera, la tarea puede ser ver televisión y desarrollar un trabajo en función de lo que se ha observado. De ese modo, se puede reforzar visualmente un tema trabajado o se puede tomar como una actividad previa para aprovechar el tiempo de clase en la realización de actividades prácticas, proyectos y resolución de consultas.

Pero hay que aclarar que no todo está relacionado con la programación de Discovery. Algunas actividades propuestas en la sección “Centro curricular” son para realizarse exclusivamente durante la sesión de clase y conlleva a actividades manuales o experimentos, por ejemplo.

Y si maneja el inglés, puede ingresar a “Discovery School” donde encontrará información más actualizada, mayor cantidad de temas trabajados y herramientas en línea que le pueden ayudar a producir actividades en forma de juegos como palabras cruzadas y demás.

A partir de este post, se creará una nueva categoría llamada “Herramientas”, donde compartiré materiales o enlaces a sitios en Internet de los cuales se pueden sacar ideas para clases, capacitaciones, etc.

Sigue leyendo

TIC y Educación, o, el dilema del medio y del diseño

Desde hace varios años es común leer y escuchar acerca del uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en la Educación. Al entrar al tema, es muy común terminar repleto de argumentos a favor de la incorporación de dichas tecnologías en beneficio de la educación porque implica cambios en la educación. El problema que veo es que en la práctica nunca termina de quedar claro que el cambio es completo, y termina siendo sólo la sustitución de medios.

A partir del surgimiento de las TIC, aparecieron algunos cuestionamientos a la educación convencional: se criticó un modelo para afirmar el beneficio del cambio por el cambio en sí; es decir que si se cambiaba al profesor expositor por el uso de computadoras e Internet, se estaba transformando la educación y mejorando el aprendizaje; lo cual no era ni es cierto. El cambio en los medios no implica un cambio metodológico. Muchos recursos electrónicos preparados con fines educativos, y la Internet en sus primeros años, tenían un soporte expositivo. Así que en esencia, se seguía el mismo modelo. Probablemente, al inicio haya sido más interesante para las personas por lo novedoso, pero como todo “juguete nuevo”, luego de un tiempo, aburre.

Además, se tomó el modelo expositivo como una suerte de “enviado maligno” al que había que erradicar, aunque en el fondo, sólo se mantenía su existencia.

Así se llegó a una nueva etapa, en la que el cambio vino por el lado metodológico sobre la base de medios “nuevos” (ya para entonces, no tan nuevos). Ahora el cuestionamiento sí tenía una base en el diseño educativo y le dio mucha fuerza a temas como el Constructivismo y el Aprendizaje significativo, las estrategias didácticas activas como el Aprendizaje Basado en Problemas (extremadamente semejante a la metodología de Proyectos), y el aprendizaje en comunidad. Mi objeción en este punto para algunos casos es que en muchos artículos se presentan estas innovaciones metodológicas amarradas fuertemente a las TIC, de modo que parecieran aspectos inherentes el uno al otro. Ello tiene una repercusión en personas que no tienen una formación en Educación y que buscan “estar al día” o mejorar sus procesos educativos: piensan en el medio como el hacedor del cambio; es decir que regresan a la primera etapa donde las formas usuales de trabajo son adaptadas a un nuevo medio.

Los beneficios de las TIC en la educación no son importantes por el medio, sino por el diseño educativo que es la arquitectura de cualquier proceso educativo, ya sea que emplee o no a las tecnologías.

Y ello debe quedar claro en países con realidades en las que el acceso a las tecnologías de forma sostenida y aplicable de por vida dista de un futuro inmediato.

Encontré un artículo muy interesante sobre este punto:

Aprender y enseñar en entornos virtuales. Por Javier Onrubia

Sigue leyendo

Sociedad del Conocimiento IV: TIC y Aprendizaje

Referente al tema del conocimiento y su implicancia en la sociedad, es muy común hallar información estrechamente asociada a las TICs; y para ser más exactos a la Internet.

La difusión de la Internet en el Perú es más bien el resultado de la combinación de una gran demanda social y del éxito de las cabinas públicas de Internet, como una alternativa empresarial, mayormente informal, que provee acceso barato a la red. Esto significaría que la desigualdad económica no es una traba infranqueable para acceder a TICs y en consecuencia, los beneficios de estas tecnologías podrían llegar a una gran cantidad de peruanos; lo cual facilitaría la consolidación de una sociedad de la información en el Perú y, en extensión, la realización de condiciones para el tránsito hacia una sociedad del conocimiento.

Sin embargo, esta difusión de usuarios de las TICs no necesariamente implica un alcance favorable en cuanto al desarrollo del conocimiento debido a que la persona no necesariamente está preparada para discriminar, seleccionar, analizar la información y los datos a los que accede. Lo cual señalaría insuficiencia de la tecnología por sí misma. Resulta, así, la incidencia de la necesidad de educar para pensar y para la innovación.

Esta avalancha tecnológica está cambiando los procesos de aprendizaje en las generaciones jóvenes actuales y, especialmente, en las futuras debido a que acceden a una edad más temprana a tecnología “de punta”.

Así, es cotidiano que un joven desarrolle diversas actividades en paralelo al pasar tiempo en una computadora. No requiere enfocarse plenamente en una sola actividad, sino que es capaz de mantener una o múltiples conversaciones, por ejemplo. Esto es conocido como media multi-tasking y es un fenómeno creciente en el mundo.

El año pasado, la organización Kaiser Family publicó una investigación al respecto y entre sus conclusiones se afirma que los adolescentes, al desarrollar diversas tareas en forma simultánea adquieren mayor cantidad de información en el mismo tiempo. Ahora bien, esta investigación no se centra en cuestiones educativas, sino más bien recreativas, uso principal de estos medios y recursos (Rideout, Roberts & Foehr, 2005). Sin embargo cabría realizar cuestionamientos a partir de esta investigación y este fenómeno: ¿Cuál es el nivel de profundidad con el que adquieren esta información? ¿Existe realmente una adquisición de información o es en realidad solo una exposición a esta? ¿Qué habilidades se benefician o perjudican a partir de este fenómeno? ¿Qué implicancias tiene en los procesos de aprendizaje para esta generación y las siguientes que serán “nativos tecnológicos”? ¿Qué implicancias tiene en la gestión del conocimiento? ¿Cuál es el impacto en la educación y cómo se debe enfrentar este fenómeno?

Aparte del media multi-tasking, existe otro fenómeno que ha tenido una mayor investigación en el campo educativo y que se relaciona a los procesos de aprendizaje. El flujo de los hipertextos en Internet ha desarrollado la posibilidad de asociar temas diversos. Algo semejante sucedería en muchos jóvenes a quienes el tratamiento monotemático resulta muy poco estimulante, mientras que las asociaciones de temas aparentemente inconexos pueden resultar benéficas, pues además, se perfila a desarrollar un pensamiento integrador.

Así, gracias a los sistemas de hipertextos, el aprendizaje se realiza durante la navegación. Es decir, a medida que una persona procesa la información de un determinado texto del sistema, debe integrar esos datos en la estructura de conocimiento que ya posee sobre el resto de contenidos del sistema. Con la incorporación de esos nuevos datos, el conocimiento de un usuario puede cambiar tanto cuantitativa como cualitativamente. Por tanto, el orden en la adquisición de la nueva información, determinará en parte la forma final en la que se almacene el conocimiento adquirido durante la navegación (Salmerón y otros, 2006; Rodríguez y otros, 2006).

Como observamos, existen diversos aspectos a considerar que deben ser investigados respecto al impacto de las TICs en el aprendizaje. Hay varias investigaciones en lo que es la enseñanza o el uso de las TICs en la educación; pero creemos que el reto de comprender el impacto en los procesos de aprendizaje nos brindará herramientas para enfrentar procesos educativos y, así, de generación de conocimientos en diversos niveles y ámbitos.

Referencias

Rideout, Victoria; Roberts, Donald & Foehr, Ulla. “Generation M: Media in the Lives of 8 – 18 years old”. Fecha de acceso: setiembre de 2006. http://www.kff.org/entmedia/upload/Executive-Summary-Generation-M-Media-in-the-Lives-of-8-18-Year-olds.pdf

Salmerón, Ladislao y otros (2006). “Análisis de la adquisición del conocimiento en sistemas hipertexto a partir de las estrategias de navegación del usuario”. Fecha de acceso: setiembre de 2006. http://lsi.ugr.es/~fguti/taller/06/ladislao%20salmeron.pdf

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Sigue leyendo

La escuela más allá de las paredes: redefinición de la organización educativa

La concepción de hombre y sociedad son variables en el tiempo y desde ellos las ideas de Educación y, por extensión, de la escuela. Así, este fenómeno ha pasado por diferentes concepciones que pueden agruparse en tres tipos de paradigmas que se resumen a partir de García Requena (1997) y Díaz (2005).

El primer enfoque que trataré es el científico-racional o paradigma estructural; el cual observa la realidad educativa como una entidad cierta y observable, capaz de ser estructurada y organizada en un sentido razonable con la finalidad de obtener un alto nivel de competencia. La escuela es vista como una estructura rígida en la que lo principal es el funcionamiento más apropiado para alcanzar mejores resultados.

En un segundo momento, surge el enfoque interpretativo-simbólico o paradigma cultural. Éste centra su atención en el mundo de los significados y la simbología que configura las realidades de las escuelas. Lo primordial es la consideración de los actores educativos y de la existencia de una cultura institucional.

Finalmente, el enfoque socio-crítico o paradigma político se presenta como una perspectiva centrada en una lectura política de las organizaciones donde se descubre una realidad con la finalidad de transformarla para su mejora. Se reconoce a la organización como asociaciones de personas diversas y diferentes grupos de interés.

En la evolución de la concepción de las escuelas se ha llegado a observarlas como una creación cultural, como una cuestión no tangible pues yace en el interior de las personas y en el abstracto de las relaciones que se entretejen entre ellas. Sin embargo, hasta el día de hoy las organizaciones siguen desarrollando su cotidiano bajo paradigmas caducos que no responden a las transformaciones sociales que van de la mano con las innovaciones tecnológicas. Las escuelas siguen limitando su campo de acción a los horarios escolares y pareciera que creen que los procesos de enseñanza y aprendizaje son exclusividad de las aulas. Ello sin considerar que aún existe una dimensión jerárquica y rígida en las estructuras organizacionales que obstaculizan el dinamismo, el cambio, la adaptabilidad de las escuelas a la realidad (Ander -Egg, 2001).

Cabe plantear algunas interrogantes a partir de lo visto y lo planteado en el Proyecto Educativo Nacional (MINEDU, 2006). ¿Es posible acortar el desfase entre las escuelas y la realidad social bajo estos paradigmas positivistas? ¿Responden nuestras escuelas a las exigencias y demandas educativas y sociales? ¿Hacia dónde camina la autonomía escolar y la descentralización educativa bajo esta marcha?

En el contexto del uso de las tecnologías que parecieran flexibilizar y hasta difuminar las barreras del tiempo y el espacio, su adecuada implementación podría facilitar la transformación de las organizaciones educativas a la etapa exigida. Una escuela que no tenga limitaciones horarias ni requiera forzosamente de espacios físicos; que no se aleje de la realidad de la sociedad sino que se alimente de ella y se mantenga en un diálogo constante; que reduzca las brechas sociales e incremente el dinamismo entre todos sus miembros, los distintos actores educativos. Es decir llegar a la construcción de escuelas modernas (Trahtemberg, 2000).

Es importante aclarar que no se trata de la sustitución de la interacción presencial por los espacios virtuales, sino de la ampliación de ésta mediante mecanismos tecnológicos que respondan a la observación de que las escuelas no son los edificios. Las escuelas están conformadas por la totalidad de personas que pueden convertirse en constructores de aprendizajes compartidos. Es cuestión de planificar y facilitar espacios de asesorías virtuales, investigación crítica en línea, debates profesionales y docentes-alumnos en foros virtuales, bibliotecas virtuales y electrónicas, entre otros.

Se trata, en síntesis, de una redefinición de la concepción de las organizaciones educativas en la práctica desde la incorporación con sentido de las tecnologías para que las escuelas reduzcan el desfase con la sociedad y no se conviertan en lo que podría ser un futuro no muy ficcional: instituciones caducas.

Referencias

Ander-Egg, Ezequiel, (2001). Los desafíos de la educación en el siglo XXI. Algunas reflexiones sobre los retos del futuro inmediato. Argentina: Hommo Sapiens Ediciones.

Díaz, Carmen (2005). La organización escolar: ¿burocracia o comunidad? Reflexiones desde una mirada ética. En: Educación. Vol. XIV No. 26, pp. 43-58.

García Requena, Filomena (1997). Organización escolar y gestión de centros educativos. Málaga: Ediciones Aljibe, pp. 279.

Ministerio de Educación (2006). Proyecto Educativo Nacional al 2021. Lima: Ministerio de Educación.

Trahtemberg, León (2000). El impacto previsible de las nuevas tecnologías en la enseñanza y la organización escolar. En: Revista Iberoamericana de Educación No. 24. Pp. 37 – 62.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Sigue leyendo