Archivo por meses: junio 2008

El primer automóvil peruano

[Visto: 28627 veces]

Existe una especie de resignación, por parte de la mayoría de peruanos, frente al marasmo en el que nos encontramos como país y, por eso, considero que es necesario tratar propuestas distintas a las que hasta ahora se han aplicado. Tenemos una imagen terrible de nosotros mismos, sólo nos salva la culinaria en el presente y Machu picchu. Tenemos una imagen grandilocuente de nuestra historia saturada de héroes derrotados, de presidentes notables por su corrpción, de movimientos populares que no han producido líderes políticos realmente distintos, de símbolos que no hacen temblar nuestras emociones (Venturo, 2001).

En el Perú no existe conciencia de la importancia del desarrollo endógeno en ciencia y tecnología. Como un ejemplo que caracteriza perfectamente a nuestro país, se presenta el siguiente extracto de la biografía de Juan Alberto Grieve, insigne inventor peruano de comienzos del siglo XX:

(..)Entusiasmado el ingeniero por esta nueva actividad, y siendo él la más grande autoridad en motores en el Perú, decidió, en 1907, construirse un automóvil. Grieve pasaba todos sus momentos libres en su taller, ubicado en el jirón Washington 117. Allí, con la ayuda de algunos operarios inició el desafío. A sus 30 años, jóven para inicar tamaña empresa, se convirtió en el pionero de la industria automovilística. Los coches que recorrían Lima a inicios del silgo, europeos en su mayoría, tenían entre seis y ocho caballos de fuerza (HP), ua que se pensaba que un carro de pequeña potencia era lo que la ciudad necesitaba.

Sigue leyendo

Si el mundo fuera una ciudad / If the world were a city

[Visto: 880 veces]

Europa occidental sería un lujoso complejo de residenciales, con una población envejecida, atentida por enfermeras turcas y otros inmigrantes.

Estados Unidos sería una urbanización rodeada de rejas, como sucede muy a menudo en Lima, con detector de metales en las entradas (aunque los muchachos de adentro se matan con las armas que consiguen de sus padres). Hay mucha gente sentada en los jardines delanteros quejándose de lo vagos que son todos los demás. Además existe una puequeña abertura en las rejas por la que entran trabajadores mexicanos y otros inmigrantes llenos de energía que contribuyen al funcionamiento de esta urbanización.

Sigue leyendo