Archivo por meses: junio 2015

¿Qué pasaría si el Estado Islámico (ISIS) triunfa?

[Visto: 463 veces]

En este interesante artículo de la revista Foreign Policy (What Should We Do if the Islamic State wins?), el profesor de Harvard, Stephen Walt analiza la posibilidad, cada vez más real, de que El Estado Islámico triunfe. Entiéndase “triunfar” no como el establecimiento de un enorme califato por todo medio oriente desde Rabat hasta Bagdad, sino que en el mediano plazo mantenga  su poder en las áreas que actualmente ya maneja (casi la mitad de Siria más una parte importante del oeste de Irak), demostrando así que la estrategia del presidente Obama, anunciada en setiembre de 2014 de “degradar y posteriormente derrotar” al grupo extremista ha fallado.

El EI controla ciudades como Raqqa (su “capital”), en Siria; así como Ramadi, Mosul y la simbólica Palmira.

Cada vez es más notorio que la combinación de bombardeos de la coalición internacional más el ejército de iraquí combatiendo en tierra ha fallado. La única solución para derrotar al EI sería un  intervención a gran escala de tropas internacionales, compuesta principalmente por países suníes del medio oriente, ante la negativa de Washington de desplegar personal de combate norteamericano en Irak nuevamente.

Pero, ¿Y si eso no sucediera el corto plazo, y el EI se consolida como un estado de facto ? El autor propone contener al nuevo estado y coexistir con él, tal como se ha hecho con otros regímenes radicales en décadas pasadas y explora aun la posibilidad de que el EI sea admitido en la “comunidad de naciones” con un asiento en las Naciones Unidas. Los movimientos radicales o revolucionarios suelen abandonar algo de sus feroces practicas al ser reconocidos al nivel internacional. Con el tiempo el EI podría darse cuenta no solo de que sus grandiosas ambiciones no son realizables y costosas, sino que amenazan su propia supervivencia.

Esta idea suena bastante controvertida, dado el grado de vesania con el cual el EI impone la ‘sharia’ en su dominios. El profesor Walt advierte que a él, como a todo el mundo, le desearía ver al EI derrotado de forma decisiva; sin embargo, “es necesario prepararnos no solo para lo que nos gustaría que acontezca, sino también para una posibilidad cada vez más real derivada del hecho que no podemos alcanzar lo que queremos (o por lo menos no al costo que consideramos aceptable)”.