Oremos

Clementísimo Dios, que para salvación de pecadores y refugio de desgraciados, quisiste que el Corazón inmaculado de María fuese lo más parecido en caridad y misericordia al divino Corazón de su Hijo Jesucristo: concédenos, por la intercesión y méritos del dulcísimo y amantísimo Corazón que ahora conmemoramos, el llegar a ser semejantes al Corazón de Jesús.

Te lo pedimos por los méritos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Amén

 
Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario