SI TE NIEGAN RECIBIR LA EUCARISTIA DE RODILLAS Y EN LA BOCA

 

SI TE NIEGAN RECIBIR LA EUCARISTIA DE RODILLAS Y EN LA BOCA

Puedes presentar una queja contra el sacerdote ante su Obispo, haciendo referencia a este documento.

22 Cf. MISSALE ROMANUM, Institutio Generalis, n. 160.

La Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó la siguiente carta a un obispo en Notitiæ, publicación oficial de dicha Congregación, en su edición NoviembreDiciembre de 2002 (N° 436). Trata sobre el derecho que tienen los fieles a ponerse de rodillas para recibir la Santa Comunión, como también sobre la ilícita actitud de los sacerdotes que se la niegan.

Congregatio de Cultu Divino et Disciplina Sacramentorum Protocolo N° 1322/02/L

Roma, 1° de Julio de 2002

Su Excelencia:

Esta Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha recibido recientemente informes de miembros de la feligresía de su Diócesis a quienes se les niega la Sagrada Comunión cuando, al acercarse a recibirla, se ponen de rodillas en lugar de permanecer de pie. Los informes dicen que tal norma ha sido anunciada a los fieles. Tenemos indicios de que semejante fenómeno podría estar algo más extendido en la Diócesis, pero a esta Congregación no le es posible verificar si es así. No obstante, este Dicasterio tiene la seguridad de que Su Excelencia estará en una posición que le permita hacer una determinación más fiable sobre el asunto. De todas maneras, las quejas proporcionan una ocasión a esta Congregación para hacer saber el criterio que habitualmente se establece sobre esta materia, con el expreso pedido a Ud. de que lo haga conocer a cualquier sacerdote a quien sea necesario informarle.

La Congregación está de hecho preocupada por el número de quejas similares que ha recibido desde varios lugares en los últimos meses, y considera que cualquier negativa de dar la Sagrada Comunión a un miembro de la feligresía, fundada en que se encuentra de rodillas para recibirla, es una grave violación a uno de los derechos más básicos del feligrés cristiano, a saber, el de ser ayudado por sus Pastores por medio de los Sacramentos (Código de Derecho Canónico, canon 213).

En vista de la ley que establece que “los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos” (C. Canónico 843, § 1), no debe negarse la Sagrada Comunión a ningún católico durante la Santa Misa, excepto en casos que pongan en peligro de grave escándalo a otros creyentes, como el pecador público o la obstinación en la herejía o el cisma, públicamente profesado o declarado.

Aún en aquellos países donde esta Congregación ha aprobado la legislación local que establece el permanecer de pie como la postura para recibir la Sagrada Comunión, de acuerdo con las adaptaciones permitidas a las Conferencias Episcopales por la Institución Generalis Missalis Romani n. 160, § 2, lo ha hecho con la condición de que a los comulgantes que escojan arrodillarse no les será negada la Sagrada Comunión.

De hecho, como Su Eminencia el Cardenal Joseph Ratzinger, ha enfatizado recientemente, la práctica de arrodillarse para recibir la sagrada Comunión tiene en su favor una tradición multisecular, y es un signo particularmente expresivo de adoración, completamente apropiado en razón de la verdadera, real y substancial presencia de Nuestro Sénior Jesucristo bajo las especies consagradas.

Dada la importancia de este asunto, la Congregación pide que Su Excelencia averigüe específicamente si este sacerdote niega de ordinario la Sagrada Comunión a algún miembro de la feligresía en las circunstancias descritas más arriba y, si la queja se verifica, pide también que Ud. le ordene firmemente, a él y a cualquier otro sacerdote que pueda haber tenido tal práctica, que se abstengan de actuar así en el futuro.

Los sacerdotes deben entender que la Congregación considerará cualquier queja futura de esta naturaleza con mucha seriedad, y si ellas se verifican, actuará disciplinariamente en consonancia con la gravedad del abuso pastoral.

Agradezco a Su Excelencia su atención sobre este asunto y cuento con su amable colaboración al respecto.

Sinceramente suyo en Cristo.

Jorge A. Cardenal Medina Estévez

Francesco Pio Tamburrino

Prefecto

Secretario

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

Comentarios

  1. A mí me negaron la comunión de rodillas. En otra ocasión me aclararon que “se supone sea de pie”…

    Publicado por Nilda Carrasquillo el:
    1. Por favor lee el comentario que acabo de responderle a otra persona, ahí están los argumentos que necesitas. Que Dios te conceda las Gracias que necesitas.

      Publicado por Karla Patricia Rouillon Gallangos el:
  2. Creo que estas posiciones danan a la iglesia, si esta permitido porque ponerse en contra, Dios no ve lo externo sino lo que esta en el corazon del hombre

    Publicado por Elena el:
    1. La Instrucción Redemptionis Sacramentum permite como excepción la comunión en la mano (para casos en que el sacerdote no pueda distribuir la comunion por la cantidad de fieles asistentes) pero la ley y norma de la Iglesia siempre ha sido y sigue siendo la comunión de rodillas y en la boca. Esta misma instrucción -que es Magisterio de la Iglesia- dice que no se le puede negar a un fiel la comunión por querer recibirla, por ejemplo, de rodillas, pero tu y yo sabemos que si te arrodillas para recibir la comunión o te hacen parar o te la niegan ¿verdad?
      Los fieles y los sacerdotes que gustan más de la comunión en la mano nos quieren imponer a todos esta forma de comunión como forma única.
      Debes saber que los fieles y sacerdotes que promueven esta manera de comulgar lo hacen porque les da asco contagiarse una enfermedad con la saliva del fiel y eso es blasfemia contra la Sagrada Eucaristía, luego reciben la comunión en la mano lo cual es sacrilegio contra la Sagrada Eucaristía y con ello se comen su propia condenación.
      Esperemos que no sea tu caso. Que Dios te conceda las Gracias que necesites.

      Publicado por Karla Patricia Rouillon Gallangos el:

Deja un comentario