Educación y plaga: del peseteo a la riqueza

A pesar que está todo el día pegado a la computadora, mi hijo perderá el año, me dice afligida Sandra, cuando le pregunto cómo están pasando ella y su familia esta cuarentena. ¿Por qué dices que perderá el año?, indago. Es que no es lo mismo. Esas llamadas clases virtuales que están haciendo los colegios, es puro hueveo. Encima nos quieren cobrar lo mismo, monjas conchudas, sentencia con enfado. La verdad que, luego de las consabidas preguntas o cruce de información sobre infectados, muertos y granputeadas a nuestras autoridades por el manejo de la crisis del Bicho19, la educación virtual que están llevando nuestros hijos, ya sea en el colegio o universidad, se ha convertido en un tema capital; pero, lamentablemente, enfocado por el lado más equivocado.

Leer más

UNSA, entre el virus y la educación virtual

La Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, la principal institución de educación superior del sur peruano, ha decidido poner fin a la incertidumbre creada por la actual plaga, en relación al inicio del año académico, decretando que empiezan el 20 de abril. Esa decisión está acompañada de otros acuerdos, como declarar el presente, un año en emergencia e instaurar la modalidad no sólo presencial en el dictado de clases, sino también el semipresencial y el virtual. Es decir, la UNSA se enrola así a lo que la gran mayoría de universidades están haciendo en el mundo: virtualizar la enseñanza; sin embargo, la reacción de su propia comunidad, tanto de estudiantes como de docentes, ha sido de un mayoritario rechazo.

Leer más

Licenciamiento Agustino

La Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa (UNSA), acaba de lograr el licenciamiento ante la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU); es decir, ha sido reconocida como una universidad que tiene las condiciones mínimas o básicas para brindar una adecuada formación educativa de nivel superior. Para muchos agustinos, este licenciamiento se ha convertido en todo un hito que marca un punto de quiebre para lograr el auténtico desarrollo universitario que exige y merece Arequipa y la región en general. Vista, así las cosas, la pregunta es: ¿lo logrará?

Leer más

Afinando la puntería

Universidad 1La nueva Ley Universitaria, Ley 30220, fue la hija no deseada de la comunidad universitaria del país. Con clara excepción de su principal impulsor, Daniel Mora, esta Ley fue rechazada desde su concepción y mucho más desde su nacimiento, el 9 de setiembre de 2014. Obviamente, los primeros en fruncir el ceño con su aparición fueron las universidades privadas, y lo más sorprendente fue la reacción de las públicas, a las que supuestamente favorece, pues fueron sus propios Rectores quienes más alzaron la voz e incluso formaron asociaciones para negar a la hija no deseada.

Leer más

Despertar Agustino

logoUnos días más, y la era Rohel Sánchez de la Universidad Nacional de San Agustín, entrará al último tercio de su primer año de gestión. Es decir, el tiempo vuela,  dentro de poco sólo le quedará cuatro años y para muchos, principalmente para los estamentos agustinos, la situación ha empeorado o, de haberse dado algunos cambios, éstos aún no se notan.

Leer más

La rebelión de los villanos

villaCasi un mes de protesta han protagonizado los estudiantes de la emblemática  Universidad Nacional Federico Villarreal por un solo motivo: que se aplique la nueva Ley Universitaria para que ese centro de estudios anhele alcanzar, por lo menos, los mínimos niveles de calidad académica que, como muchas universidades públicas, han sido  postergadas por las autoridades mafiosas allí enquistadas. Casi un mes y la indiferencia de los medios ha hecho que esa lucha pase desapercibida. Sin embargo, deseo compartir un apunte de Pedro Pablo Ccopa quien desde adentro, nos cuenta el significado de esa protesta y nos alienta a pensar que no todo nuestra juventud universitaria está atravesada por la indiferencia o la fiebre pokemonga que, justamente, los medios, también nos quieren hacer creer. Leer más

La Juani

juEn mi casual arribo  a Arequipa para iniciar mis estudios universitarios, una de las primeras familias que me acogió fue la Espinoza Loayza. Eran finales de los setentas, yo salía de una formación preuniversitaria en la San Marcos y llegué aquí con todo el romanticismo izquierdista de entonces. Esa vinculación ideo-política hizo que una noche, junto a una muy joven Martina Potocarrero y su grupo musical Pueblo Rebelde, llegara a lo que me pareció una casa-hacienda para seguir cantando los temas de Violeta Parra, Victor Jara, Mercedes Sosa y Atahualpa Yupanqui. Allí, en medio de esa casa-paraíso, entre grandes temas y autores conocí a Juana Loayza, La Juani.

Leer más