Mamá Iza

eloParadojas de la vida: cuando un ser muy querido enferma, rezamos al cielo para que no se vaya, para que siga entre nosotros, aunque sea para sentir su aliento, decimos; sin embargo, cuando su situación se agrava y dura mucho tiempo, más de lo que todos imaginamos, volvemos a pedir al cielo, pero en esta ocasión para que piadosamente la reciba en su gloria. Eso pasó con mi tía Eloiza. 

Mi tía Eloiza, Mamá Iza  para muchos de sus sobrinos y sobrinas que encontramos en ella el amor, apoyo, complicidad y picardía que era difícil hallar en nuestros padres; porqué además ella se encargó, tozudamente, de ser parte de nuestras historias acompañándonos, preocupándose, entrometiéndose y complotando. Por eso es que la quisimos tanto, por eso, también, la regañamos y  enojamos tanto, pero el saldo final fue un cariño extremo que hizo que toda la familia se mantuviera en vilo cuando cayó enferma y vimos, como una rosa, se marchitaba con el paso de los días, semanas y años que duró su angustia, que en parte fue también la nuestra.

El sábado llegó a su fin, llegó la hora de su descanso, alejada de todo dolor que injustamente tuvo estos últimos años. Este fin nos duele, pero a la vez nos conforta. Queda ahora recordarla  en su plenitud, con su sonrisa, picardía, buen diente y gordura rebosante, y sobretodo con su disposición para servir a toda la familia, entregando todo, incluso lo que no tenía. Querida Tía Elo, Mamá Iza, que el cielo te acoja, te lo mereces.

Puntuación: 5 / Votos: 1

2 comentarios

  • Estimado: gracias por haber compartido muchos de tus sentimientos relacionados a tu queridaTía Eloiza, lo importante es que en vida también has correspondido a tanta entrega que con amor y engreimiento te lo ha brindado, … te has portado bien con Ella; he sido testigo de tu amor por Ella, tus visitas, tus detalles; y es verdad que ha sido tan fuerte Ella para sobrevivir a su enfermedad aferrada a la vida sin saber porque, tal vez por seguir engriéndolos. es un ángel que linda, que ahora esté descansando y gozando de la presencia Divina. Así Sea. Siento mucho, mil disculpas por no haber sido oportuna, pero siempre eleve mis oraciones por su salud y la de toda su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*